Sep 24, 2020 Last Updated 4:44 PM, Sep 24, 2020

Escribe Guillermo Sánchez Porta

En 2018, pese a la rebelión educativa, Macri y los gobernadores profundizaron el ajuste y la destrucción de la educación pública para privatizar el sistema educativo y liquidar el derecho social a la educación. La burocracia kirchnerista fue cómplice. Es fundamental que en 2019 la oposición coordine la lucha para frenar el ajuste y que se invierte plata para educación, no para el FMI

Macri mantuvo cerrada la paritaria nacional y no pone un peso para salarios e infraestructura. Así, salvo Neuquén, por la enorme huelga de 43 días, los salarios quedaron al menos a 15 puntos de la inflación. Siendo la kirchnerista Alicia quien menos aumento otorgó y más deudas salariales generó. Atacan el estatuto docente, los regímenes de licencia, la estabilidad laboral, las obras sociales y los derechos previsionales.

El desfinanciamiento genera muertes absurdas, como las de Sandra y Rubén en Moreno. Quedó al desnudo el estado calamitoso de las escuelas en todo el país, que de no resolverse con fuertes inversiones, llevará a nuevas tragedias.

Se destruye la formación docente pública y gratuita con los intentos de cierre de los históricos profesorados de CABA, bajo el invento tramposo de la Unicaba y se recortan profesorados en el resto del país. Pululan universidades, profesorados y cursos de formación privados. Lo mismo hacen con los servicios educativos, privatizando todo.

Ante estos brutales ataques, la burocracia kirchnerista Celeste de Ctera y de las provincias, como Suteba, Amsafe UTE, se negó a organizar un plan de lucha nacional consecuente. Mucho discurso, pocas acciones. Abandonó a las provincias que sí salieron a luchar. Nada hizo por Neuquén, Santa Cruz o Buenos Aires, donde hubo más días de paro. La rebelión educativa de estudiantes, docentes y familias por infraestructura, escuelas técnicas, especiales, adultos, surgió a pesar de los dirigentes. Reafirmando que no sirven para luchar y ganar, sino ser cómplices del ajuste de Macri y los gobernadores.

Pero decenas de miles volvimos a las calles a luchar sin esperar a los dirigentes. Autoorganizándonos democráticamente, usando los sindicatos recuperados, como Ademys, los Suteba Multicolor, SUTE, GDA y otros, o autoconvocándonos por fuera de ellos en asambleas para definir la lucha. Desde ATEN Capital, con un modelo de democracia sindical, con asambleas masivas, movilizaciones callejeras y paros progresivos demostramos cómo se puede pelear y ganar.

Lamentablemente la oposición Multicolor no impulsa la coordinación nacional para poder superar a la burocracia de Ctera. Tampoco lo hace en las provincias, como en Buenos Aires, donde la Multicolor y los plenarios provinciales de delegados opositores podrían haber empalmado con las rebeliones educativas y desbordar a los dirigentes. Pese a nuestros llamados permanentes desde Docentes en Marcha, las demás agrupaciones no asimilan la importancia vital de la coordinación. Peor aún, en algunas provincias como Neuquén, el PTS enfrentó a las nuevas conducciones y por eso se perdieron Capital y demás seccionales multicolores. O en Santa Cruz, donde el PO dividió la Multicolor.

En 2019 será clave retomar la unidad opositora para exigir un no inicio, lucha consecuente y desbordar a la burocracia kirchnerista. Para frenar los ataques a la escuela pública y al salario docente e imponer un aumento del presupuesto sacando plata del pago de la deuda y de los subsidios a la educación privada.


Santa Cruz: Docentes en Marcha sigue creciendo

Esta semana se realizaron las elecciones de congresales provinciales de Adosac en las filiales Pico Truncado, San Julián y Piedrabuena. En Pico Truncado, donde la Naranja, Docentes en Marcha, dirige el sindicato desde hace años, por primera vez se presentaron dos listas opositoras, la de la burocracia provincial Lila y la del gobierno kirchnerista. Votó más del 70% del padrón y ganamos con el 60%, contra 21% K y 19% Lila.

En Piedrabuena nos presentamos encabezando la Fucsia, contra la Lila, y ganamos con el 70% de los votos. En San Julián encabezamos la Multicolor y no hubo oposición. Así Docentes en Marcha está al frente de estas tres filiales santacruceñas y vamos por más en 2019. 

Escribe Jorge Adaro, Secretario general de Ademys

El gobierno de Larreta logró aprobar el proyecto de creación de la Unicaba con su mayoría automática de 34 legisladores, pero sin poder traccionar el voto de ningún legislador de la oposición patronal. Aprobaron la ley en absoluta soledad política, con una Legislatura totalmente militarizada y con represión hacia los docentes y estudiantes que nos opusimos durante un año de intensa lucha.

La jornada del 22 de noviembre fue el corolario de dos días de intensa movilización, que comenzó el martes 20 con una multitudinaria marcha desde Palacio Pizzurno hasta la Legislatura, con la presencia de los sindicatos docentes (Ademys y UTE, que realizamos un paro el propio 22), los rectores nucleados en el CESGE y los estudiantes referenciados en la CET. La movilización del 20 concluyó con un acto y un acampe hasta la mañana del 22, cuando se realizó un “abrazo educativo” de docentes de Ademys y estudiantes para intentar impedir el ingreso de los legisladores a la escandalosa sesión. Lamentablemente la UTE trató de desmovilizar y desarticular las medidas, dando por perdida la pelea de antemano, al punto que primero convocó a un acto simbólico a las 13, luego del inicio de la sesión. Pero frente a la presión del activismo, tuvo que adelantar su convocatoria a las 10, pero siempre evitando ser parte del abrazo educativo convocado por Ademys. El colmo de esta posición fue la acción de la legisladora kirchnerista Lorena Pokoik que, junto con sus asesores, atacaron a los docentes y estudiantes que realizábamos el abrazo educativo para romperlo y buscar que actúe la represión policial contra los manifestantes.

En este marco fue muy importante el papel jugado por Ademys durante todo el conflicto, ubicándose a la cabeza del mismo junto al movimiento estudiantil, siendo reconocidos por toda la comunidad educativa, y atacados a la vez por la ministra de Educación Acuña y otros funcionarios, que trataron de deslegitimar nuestro protagonismo. Les duele el crecimiento del sindicalismo combativo y el rechazo que logramos a la ley de “coexistencia”, que desde el gobierno buscaron pactar con los otros sindicatos. También tuvo amplia repercusión la presencia de Nora Cortiñas junto a Ademys, quien se acercó para solidarizarse con los docentes y estudiantes reprimidos.

El gobierno intentó primero hacer pasar su proyecto inicial con la directa desaparición de los 29 profesorados y luego, frente a una lucha masiva, con su nuevo proyecto llamado de “coexistencia” que implica el cierre “paulatino” de los institutos, obligados a “competir” por la matrícula estudiantil y los recursos presupuestarios con la Unicaba. El gobierno se equivocó al creer que con su nuevo proyecto iba a romper la unidad que se opone a la Unicaba, ya que la fuerte movilización impidió que pudiesen cooptar a los sectores más vacilantes. Algunos medios llegaron a hablar de un triunfo “pírrico” del macrismo.

El gobierno se volverá a equivocar si supone que la aprobación de la ley cierra el conflicto en el nivel terciario. Dimos pelea hasta el último minuto para evitar la aprobación, no aceptando ninguna “derrota digna” como quería imponer la burocracia sindical. Ahora se abre la lucha para impedir la implementación de la ley y evitar que la Unicaba se ponga en funcionamiento en 2020. Es necesario seguir coordinando entre todos los sectores para continuar dando de manera unitaria y consecuente esta pelea, generando mecanismos asamblearios abiertos para derrotar el proyecto del gobierno. La desconcentración del mismo 22 fue con una importante marcha de miles de estudiantes y docentes, que llegó a la sede de la Dirección de Educación Superior. Esa marcha final demostró que el movimiento de lucha sigue en pie y dispuesto a dar la pelea durante el próximo año. Incluso sectores estudiantiles, acompañados por la Juventud de Izquierda Socialista, desbordaron a la conducción kirchnerista de la CET y fueron a realizar un corte de la avenida 9 de Julio en el Obelisco esa misma tarde.
Es de destacar también el rol jugado por todos los legisladores porteños del FIT. Laura Marrone, de Izquierda Socialista, desde fines de 2017 denunció el proyecto de la Unicaba, con numerosos artículos y charlas, y junto a Gabriel Solano, Patricio Del Corro y Myriam Bregman apoyaron cada medida de lucha en defensa de los 29 profesorados.

Luego de aprobada la ley, supervisores de todos los niveles educativos firmaron un repudio a la Unicaba, lo que demuestra la enorme fuerza que tiene nuestra lucha. Ahora es necesario plantear la coordinación nacional de la docencia y los estudiantes para enfrentar el cierre de los profesorados en todo el país. Prácticamente en simultáneo con la aprobación de la Unicaba, se daba a conocer el recorte y cierre de muchas carreras en los profesorados bonaerenses para el año próximo, dejando en claro que el ajuste educativo es de carácter nacional, tiene a Macri como el principal responsable y a los gobernadores como cómplices de este brutal ajuste exigido por los organismos internacionales.

El gobierno de Vidal profundiza su ajuste a los terciarios. Los profesorados venimos padeciendo la falta de presupuesto como el conjunto de la educación pública. La mayoría de los ISFD no contamos con edificios propios y, donde sí, están en pésimas condiciones. Ahora Vidal pretende cerrar carreras y comisiones.

Ante este ataque, los estudiantes respondimos con organización y lucha. Desarrollando asambleas autoconvocadas, movilizaciones a las jefaturas zonales y cortes de calles en muchos distritos de la provincia. Incluso rápidamente coordinamos una movilización provincial a la DES (Dirección de Educación Superior) en La Plata, exigiendo la anulación del recorte.

Desde Estudiantes en Marcha, Terciarios de Izquierda Socialista, impulsamos la organización y asambleas por institutos, la coordinación por zonas y provincial, para profundizar la movilización que frene este nuevo ataque a los terciarios. Además impulsamos la unidad con los docentes, porque también significa despidos y pérdidas de horas. Lamentablemente los sindicatos docentes provinciales organizados en el FUDB, en vez de impulsar un paro y ayudar a la movilización conjunta, sólo declaran su rechazo, pero no impulsan un plan de lucha unificado.
Llamamos a seguir con la organización y coordinación provincial para profundizar la movilización y que se anulen los decretos del ajuste.

Corresponsal

Escribe Graciela Calderón, Secretaria adjunta Suteba La Matanza

Estamos en diciembre y el circo de la paritaria montada por Vidal sigue su curso. Comenzó en febrero de 2018 con la oferta salarial de 15% en cuotas, sin cláusula gatillo ni recomposición del 12% perdido en 2017. Luego incorporó una “revisión” en octubre, si la inflación superaba el 15%... La inflación ya pasó el 45% anual, mostrando la tomada de pelo de Vidal a la docencia y a la sociedad, a quien quiso poner en contra de los reclamos docentes.

Ante el repudio de la docencia y la masividad de cada paro, Vidal incorporó unilateralmente “bonificaciones a cuenta de futuros aumentos” cada dos meses, una miseria y sin que nadie comprendiera qué cobraba. ¡Y hasta llegó a cerrar paritarias por decreto en octubre! Más paros obligaron a reabrirlas y llevar a un 31% de aumento anualizado, a 15 puntos de la inflación real.

Si Vidal puede hacer este manoseo es solo por la comparsa que le hacen Baradel, Petroccini y Díaz, burócratas del FUDB (Frente Unidad Docente Bonaerense). Llevaron la política de luchar “con los chicos en las aulas”, rechazando las propuestas gubernamentales pero con paros aislados, sin plan de lucha progresivo. Y ahora, en diciembre, tienen que llamar a parar porque el repudio docente es enorme, pero no porque estén dispuestos a derrotar el ajuste.

Lamentablemente este año los dirigentes de las agrupaciones de los Suteba Multicolores, como la CCC/PCR, PTS, Rompiendo Cadenas y otras, tomaron la política de no hacer nada por fuera del Suteba Celeste. Y el PO/Tribuna Docente no quiso aliarse con nuestra agrupación Docentes en Marcha/Izquierda Socialista para tener la política de impulsar un verdadero plan de lucha y rebelión docente desde los Suteba Multicolores y los Autoconvocados, como hicimos en los años anteriores. Así Baradel y el FUD pudieron implementar su política y evitar los desbordes de otros años.
Seguiremos impulsando la coordinación de los Suteba Multicolores y los Autoconvocados para poder imponerle a la burocracia del FUDB un verdadero plan de lucha que derrote el ajuste de Macri y Vidal, que se invierta plata en educación y salarios, no para el FMI. 

 

Escribe Jorge Adaro • Secretario general de Ademys

El viernes 16 de noviembre el gobierno porteño de Larreta rodeó de vallas, con un fuerte operativo policial, toda la Legislatura para sacar el dictamen de comisión del proyecto de creación de la Unicaba. El martes 20 miles y miles de estudiantes y docentes de los 29 profesorados junto a toda la comunidad educativa nos volvimos a movilizar contra este proyecto reaccionario y acampamos 48 horas hasta la sesión legislativa. El jueves 22 el macrismo intenta aprobar la ley con represión, ya que no consiguió el apoyo de ninguno de los bloques legislativos de la oposición patronal y hay un masivo rechazo.

Es que la lucha educativa puso contra las cuerdas al gobierno porteño, que fracasó en la llamada “coexistencia” y en sus intentos de lograr “consensos” para imponer esta reforma educativa privatizadora. Para el 22, desde Ademys estamos llamando a un paro docente de todos los niveles, al que también ha adherido la UTE, y desde la primera hora del día realizaremos un “abrazo educativo” a la Legislatura para impedir que se apruebe este flagelo macrista llamado Unicaba. Como dijimos: “34 legisladores no podrán quebrar la voluntad de lucha de miles y miles de docentes y estudiantes que defendemos los 29 profesorados”. ¡La Unicaba no pasará!

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa