Jul 06, 2022 Last Updated 5:59 PM, Jul 5, 2022


Escribe Mercedes de Mendieta, legisladora porteña y candidata a diputada nacional por Izquierda Socialista/FIT Unidad

Muchas compañeras y compañeros nos plantean sus dudas sobre las consecuencias de romper con el FMI y dejar de pagar la deuda externa. ¿Qué consecuencias nos traería?

Si seguimos pagando la deuda externa no hay futuro para el pueblo trabajador. Es una bola de nieve infernal que sigue creciendo. Más pagamos, más debemos. Las consecuencias, gobierno tras gobierno, están a la vista. En 1974 teníamos un 4% de pobreza, hoy estamos arriba del 40%. Es la foto más gráfica de las consecuencias del endeudamiento externo. A esto hay que sumarle los planes de ajuste que nos impone el FMI, justamente con el objetivo de ir pagando vencimiento tras vencimiento.

Ahora estamos otra vez a las puertas de la firma de un nuevo acuerdo con el Fondo. Como todos los que firmó la Argentina en su historia, o como absolutamente todos los que se les impusieron a los distintos países sometidos al imperialismo del mundo, sólo crearán más pobreza, marginación, desempleo, peores salarios y retroceso en la salud y la educación públicas. No hay ninguna posibilidad de un “acuerdo progresista”, aunque el gobierno de Alberto Fernández quiera vendernos este argumento.

¿Qué hacer? Desde el Frente de Izquierda Unidad somos categóricos: suspender inmediatamente todo pago de deuda externa y romper los lazos políticos y económicos que nos someten al FMI. ¡Ahí está el dinero y la independencia económica que necesitamos para lanzar un programa alternativo que atienda las más urgentes necesidades populares!

¿Qué consecuencias nos traería?

Existe una enorme y total coincidencia entre el Frente de Todos, Juntos por el Cambio y también Milei y Espert: que es imposible dejar de pagar la deuda y romper con el Fondo. Por supuesto, Juntos por el Cambio y los libertarios dicen que el pacto con el FMI nos obligaría ajustar y que eso es la salida para la economía. El Frente de Todos, con su típico doble discurso, dice que “no nos vamos a poner de rodillas con el Fondo”, afirmando que van a negociar duro para finalmente llegar a un acuerdo que no implique un ajuste. Como dijimos más arriba, eso no existe. De lo que no cabe duda es que sí pagaremos. “Siempre pagamos, somos pagadores seriales”, confesó no hace mucho la vicepresidente Cristina Fernández.

Pero, ¿y si no pagamos? ¿Y si nos vamos de la negociación y rompemos con el Fondo? Ahí de nuevo todos, peronistas, macristas y libertarios coinciden en que “nos caemos del mundo”, “vendrán las consecuencias”, “nos aislamos” y los mil y un males.

Mentira. Lo decimos tajantemente. No es cierto que no se puede dejar de pagar la deuda. Un estudio de dos economistas reconocidos a nivel internacional, Carmen Reinhort y Kenneth Rogoff, han relevado 800 casos de no pagos de deuda desde el siglo XIX hasta hoy. Hay ejemplos de todo tipo. Pero nos vamos a concentrar en uno que nos toca de cerca: en diciembre de 2001, la movilización del Argentinazo impuso el no pago de la deuda. En 2002 ese dinero que ya estaba presupuestado para entregárselo a los pulpos acreedores fue el que se utilizó para pagar dos millones de planes a quienes no tenían ningún tipo de cobertura frente a la desocupación. Y en los años siguientes, hasta que el kirchnerismo impuso volver a pagar la deuda en 2005, hubo superávit fiscal (lo que se recaudaba era más que lo que se gastaba) lo que permitió que, duras luchas mediante, se lograra recuperar un poco el salario y el empleo. Durante todo ese período, nadie “bloqueó” ni “sancionó” a nuestro país.

Por supuesto, mientras no se paga la deuda ni se arregla con el Fondo, no entran más fondos especulativos, ni aumenta el endeudamiento. Esto sólo es un problema para los que viven de las superganancias que generan esos negocios.
Lo mismo con respecto al FMI. Digamos de entrada que, cuando se creó el Fondo al final de la Segunda Guerra Mundial, la Argentina no ingresó, ni lo hizo en los diez años posteriores. Recién con el golpe gorila de 1955, la dictadura de Aramburu hizo que entráramos a ese organismo. A partir de ahí, cada acuerdo con el Fondo significó un plan de ajuste. Esto se agudizó después cuando la dictadura genocida creó la deuda externa que sufrimos aún hoy. Todos los acuerdos posteriores con el FMI obligaron a feroces ajustes con el objetivo de pagar los vencimientos de dicha deuda, que siguió creciendo hasta el infinito.

La propuesta del FIT Unidad es posible y necesaria

En síntesis, cualquier consecuencia que pueda surgir del no pago de la deuda o de la ruptura con el FMI, perjudicará mucho más a los pulpos acreedores que al pueblo trabajador. Incluso, en el caso que el establishment internacional y el imperialismo amenacen con alguna sanción, desde nuestro país  le opondremos el llamado a la conformación de un Club de deudores latinoamericanos, ya que el flagelo de la deuda nos afecta a todos de conjunto. Si nuestras riquezas, en vez de ser saqueadas, se utilizan para atender las necesidades conjuntas de nuestros pueblos, tendremos recursos de sobra para resolver las urgentes necesidades de salario, trabajo, salud, educación y vivienda que tenemos pendientes. Esta es la propuesta que postulamos desde el Frente de Izquierda Unidad. Te invitamos a fortalecerla con tu voto.

En el marco de los diferentes actos que prepara Izquierda Socialista en el Frente de Izquierda-Unidad para el 30 de octubre en el Parque Lezama a las 14 estará Mercedes Trimarchi, candidata a legisladora por Izquierda Socialista en la lista que encabeza Myriam Bregman en CABA junto a los legisladores del Fit-Unidad porteño Mercedes De Mendieta y Pablo Almeida.

Trimarchi dijo: “Invitamos a las vecinas y vecinos de la zona a que participen del acto y que se acerquen a escuchar las propuestas del FIT-Unidad para la ciudad autónoma de Buenos Aires. Además de los legisladores del FIT-Unidad porteño harán uso de la palabra referentes juveniles y de las luchas socioambientales como la defensa de la costanera sur frente a la construcción de mega torres en esa zona de humedales a favor de IRSA, privatizando el acceso al Rió y profundizando la crisis ambiental”.

Almeida enfatizó: “Entre 2007 y 2020 durante los gobiernos del PRO, la Ciudad perdió 500 hectáreas públicas de las cuales 150 eran espacios verdes, dato no menor si tenemos en cuenta que vivimos en una de las capitales del mundo con menos espacio verde por habitante. De esas 500 hectáreas, unas 300 que fueron para la especulación inmobiliaria, se privatizaron con el apoyo del peronismo en la Legislatura. Es decir que el gobierno de la Ciudad tuvo un cómplice para la privatización de los espacios públicos y fue el peronismo, para esto no hay grieta. Todo ello, mientras crece el déficit habitacional y el pueblo trabajador no puede ni pagar un alquiler”

De Mendieta resaltó: Las bancas que nos proponemos defender en las próximas elecciones con el Frente de Izquierda-Unidad van a seguir estando en las calles, en el congreso y la legislatura peleando para ponerle un freno a quienes avalan la especulación inmobiliaria y privatizan las tierras públicas y los espacios verdes.  Como hemos estado acompañando cada lucha de la docencia de la Ciudad junto al combativo gremio Ademys o a los trabajadores que pelean por sus fuentes de trabajo como en Garbarino o a las mujeres de la Villa 31 de Fuerza Mujeres por el derecho a la vivienda. Por eso les pedimos a las trabajoras y trabajadores, a las mujeres y disidencias y a la juventud que defiende el planeta a que el próximo 14 de noviembre nos acompañen con su voto al FIT-Unidad”

Contacto:
Mercedes Trimarchi: +54 9 11 5956-1007
Mercedes De Mendieta: +54 9 11 6542-5363
Pablo Almeida: +54 9 11 3377-0008
Mariano Moreno(Prensa de Izquierda Socialista): 1160540129


Escribe Mercedes de Mendieta, legisladora CABA por Izquierda Socialista/FIT Unidad
 
Máximo Kirchner, hijo de Cristina y Nestor y principal referente de La Cámpora, fue el orador central de un acto juvenil en el microestadio de Lanús el sábado 23 de octubre. Su discurso fue para criticar al FMI y decir que el gobierno del Frente de Todos no va a pagar la deuda externa que contrajo Macri con el hambre del pueblo argentino. Hebe de Bonafini en el acto por el 17 de octubre en Plaza de Mayo ya había llamado a no pagar la deuda externa. ¿Son declaraciones de sectores del Frente de Todos que buscan romper con el FMI o solo frases de campaña electoral para evitar seguir perdiendo votos por izquierda? Veamos.

Luego de la fuerte derrota electoral del Frente de Todos en las PASO y en plena crisis de gabinete, fue la propia Cristina (en quién se referencian Máximo y Hebe) la que ratificó en su puesto al ministro de Economía Martín Guzmán. Y son Martín Guzmán y el nuevo jefe de gabinete Juan Manzur quienes negocian los términos del acuerdo con el FMI, que solo traerá más sufrimientos y hambre para nuestro pueblo. La propia Cristina describió en su momento al kirchnerismo como “pagadores seriales” de la deuda externa, reconociendo que fueron el gobierno que más deuda pagó en nuestra historia. ¿En qué quedamos? Hablan contra la deuda de Macri y contra el FMI, pero pagaron cada dólar de vencimiento de deuda desde que asumieron el gobierno el 10 de diciembre de 2019. El Frente de Todos lleva así abonados 12.000 millones de dólares en ese concepto, mientras cada día crecen más la pobreza, la desocupación y el hambre.

A aquellas trabajadoras y trabajadores que creen que el único camino para que nuestro país y nuestro pueblo salga adelante es no pagar la deuda externa y romper con el FMI, desarrollando un plan económico alternativo, los llamamos a votar al Frente de Izquierda el 14 de noviembre. Las frases de Máximo y Hebe son un claro doble discurso destinado a engañar al pueblo trabajador para ocultar el ajuste que aplica el gobierno de Alberto y Cristina. No te dejes engañar, la salida es la izquierda.


Escribe Mercedes de Mendieta, legisladora porteña y candidata a diputada nacional por Izquierda Socialista / FIT Unidad

En los últimos días, mientras en la Legislatura de la Ciudad el gobierno de Larreta votaba nuevos emprendimientos inmobiliarios para unos pocos, funcionando una vez más como la escribanía de PRO, en la Villa 31 la policía desalojaba a más de 100 familias que reclamaban por el derecho a la vivienda.  Desde las bancas de Izquierda Socialista en el FIT Unidad acompañamos desde hace meses el reclamo de mujeres, jefas de hogar, muchas de ellas víctimas de violencia de género y con los trabajos más precarizados, en su exigencia por una respuesta concreta a su demanda específica.

Está a la vista de todos que para el desalojo y la represión no hay grieta entre el gobierno de Larreta y el de Fernández, ante las tomas de tierras que pelean por el derecho a la vivienda como en la Villa 31, la 21-24 y Guernica. Les dejo la denuncia que hice en la última sesión.

Hoy el acceso a una vivienda digna para los trabajadores y sectores populares se ha vuelto inaccesible y alquilar en la Ciudad un departamento de dos ambientes se paga entre 35.000 y 50.000 pesos. Por eso afirmamos que es una Ciudad expulsiva, al servicio de algunos grandes empresarios de la construcción como IRSA o Constantini, y bajo el aval del gobierno de Larreta van a seguir creciendo las viviendas ociosas. Desde los sectores de poder político-económico concentrado la respuesta al problema habitacional es a través de violentos desalojos, no solo en la ciudad, también el gobierno nacional recurre a las topadoras contra las familias.

Desde el Frente de Izquierda Unidad tenemos otra salida para enfrentar la crisis habitacional. Días atrás Fernández pagó 1.900 millones de dólares al FMI con lo que se podría haber construido 60.000 viviendas y dar trabajo a 250.000 personas. Una vez más se desmorona el doble discurso, del gobierno “nacional y popular”. Por otra parte, es urgente establecer en la Ciudad medidas contra las viviendas ociosas como un impuesto progresivo y la expropiación y un plan de viviendas populares. Los trabajadores no pueden seguir esperando una respuesta a sus necesidades que surja de los partidos patronales.


Escribe Mercedes de Mendieta, legisladora porteña y candidata a diputada nacional por Izquierda Socialista /FIT Unidad

El presidente Alberto Fernández dijo haber escuchado “el mensaje de las urnas”, y que se iba a hacer todo lo necesario para poner plata en los bolsillos populares y así reactivar la economía. Sin embargo, las nuevas medidas anunciadas no mueven el amperímetro. Son apenas migajas que no modifican la realidad: los salarios y las jubilaciones siguen pulverizadas por la inflación.

Un salario mínimo que no es ni “vital” ni “móvil”

Leamos la ley de contrato de trabajo. Su definición de lo que es el salario mínimo parece una burla frente a la realidad actual. Establece que este “es la menor remuneración que debe percibir en efectivo el trabajador sin cargas de familia por su jornada laboral. Debe asegurarle alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte, esparcimiento, vacaciones y cobertura previsional. Debe ajustarse periódicamente de acuerdo a las variaciones del costo de vida”.

El “gran anuncio del gobierno” es subirlo de 29.000 a 32.000 pesos a diciembre. Por lo que seguirá estando lejísimo de alcanzar la línea de pobreza, y apenas superando el límite de indigencia. Ni que hablar de garantizar los rubros que establece la ley que citamos en el párrafo anterior. Recordemos que la canasta de pobreza oficial está en 68.359 pesos. Y los trabajadores de ATE Indec la calculan en 108.660 pesos. A años luz del valor del valor del actual incremento.
Y en cuanto a “ajustarse periódicamente”, basta decir que en los últimos seis años, aún después de este aumento, el salario mínimo lleva perdido el 30% de su valor frente a la inflación. Si simplemente se hubiera ajustado el salario mínimo de 2015 (que ya era bajo) por la inflación hasta hoy, debería estar en 44.700 pesos.

Los jubilados siguen siendo el pato de la boda

Estaría “en estudio” un posible nuevo bono a los jubilados que cobran la mínima, de alrededor de 6.000 pesos. Nuevamente, ni con eso se cubrirá el escandaloso robo jubilatorio que se viene llevando adelante desde fines de 2019, cuando se eliminó la anterior movilidad jubilatoria. Los haberes previsionales siguen acumulando pérdidas comparados con la inflación y lo que cobran el 90% de los jubilados está en la mitad de la canasta de la Tercera Edad.
La continuidad del impuesto al salario

El gobierno del Frente de Todos también anunció un incremento del mínimo no imponible para el impuesto a las ganancias. Lo dijimos una y mil veces: el salario no es ganancia, y por lo tanto no debe pagar ese impuesto. El promocionado aumento del mínimo no imponible es una medida que ya se anunció varias veces, pero que se pospuso en su aplicación, haciendo que cada vez más categorías de trabajadores queden alcanzados por dicho tributo. De hecho, al no habérselo reglamentado hasta ahora, hace que los trabajadores seguirán teniendo descuentos hasta el mes de noviembre. O sea, por el simple hecho de posponer el aumento, el gobierno ya le robó 10 meses de enormes descuentos sobre los salarios en este concepto.

Hace falta un verdadero plan de emergencia

Así no se resuelve absolutamente nada. Empezar a atacar la pobreza, el desempleo y la marginación social, requiere de otras medidas: otorgar un aumento de emergencia para que nadie gane menos que el valor de la canasta familiar, hoy en 108.000 pesos; aumentar las jubilaciones hasta llegar a la canasta de la tercera edad (62.000 pesos) y desde ahí aplicar el 82% móvil;  implementar un IFE de 40.000 pesos para todo el que lo necesite; y poner en marcha un plan de construcción de viviendas populares para crear trabajo genuino. Todo financiado con los fondos que se ahorrarían de suspender el pago de la deuda externa y romper con el FMI. Esta es la propuesta del Frente de Izquierda Unidad.


Salió la revista dedicada al tema ambiente
Ya salió la Correspondencia Internacional N48: Afganistán una nueva derrota del imperialismo
La escasez de vacunas y el negocio capitalista / Correspondencia Internacional Nº 46 - La Revista de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores (Cuarta Internacional)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»
Problemas de Organización
El Golpe Gorila de 1955 - Las posiciones del trotskismo - Nahuel Moreno - Textos de 1955/56
Revolución y contrarrevolución en Portugal (1975)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos

Renunció Guzmán / ¡Pero siguen la inflación, los bajos salarios y el FMI!

Renunció Guzmán / ¡Pero siguen l…

02 Jul 2022 COMUNICADOS DE PRENSA

Cristina y su discurso ante la CTA Yasky

Cristina y su discurso ante la CTA …

22 Jun 2022 El Socialista N° 537

El 9 de Julio marchamos en todo el país / Vení a Plaza de Mayo con el Frente de Izquierda Unidad

El 9 de Julio marchamos en todo el …

29 Jun 2022 El Socialista N° 538

Bregman-Vilca (PTS) / Un lanzamiento equivocado a un año de las elecciones

Bregman-Vilca (PTS) / Un lanzamient…

29 Jun 2022 El Socialista N° 538