Feb 26, 2020 Last Updated 3:00 PM, Feb 25, 2020

El Frente de Todos y Macri se unen para cumplir con el FMI

Publicado en EL SOCIALISTA N° 449
Tags

El miércoles 29 de enero se votó en Diputados la ley que permite renegociar la deuda con el objetivo de poder pagarla a lo largo de los próximos años. El Senado se apresta a votarla esta semana. La ley fue una exigencia del FMI y de Donald Trump.

Muchos trabajadores podrán creer que no quedaba otra y que si se patean los vencimientos para más adelante tal vez sea posible lograr un respiro que permita salir de la crisis que nos dejó Macri. Sobre esto cabalgan los diputados patronales que aprobaron la ley para decir que era la única salida posible. Pero estos políticos tradicionales saben muy bien que se trata de un nuevo acto de entrega y sometimiento a los dictados de los organismos financieros internacionales, los bancos y fondos buitre. Si a esto le sumamos que ese mismo día los diputados del Frente de Todos, Cambiemos (Macri-UCR-Carrió) y partidos provinciales también aprobaron el ingreso de tropas yanquis al país, el nivel de dependencia con las principales potencias imperialista es enorme.

A muchos les podrá sonar fuerte nuestra crítica. Pero hay que detenerse en lo perjudicial que se acaba de aprobar. Una ley que va en contra del país y de los trabajadores y demás sectores populares. En primer lugar porque se está avalando el conjunto del endeudamiento de Macri, en especial el mafioso empréstito con el FMI, del cual el propio Fernández dijo que fue para financiar la fuga de capitales y los negociados de los amigos del ex presidente. En segundo lugar, está quedando claro que a cambio de cualquier renegociación habrá un nuevo ajuste. Ajuste que el gobierno disimula bajo un doble discurso, como el que ya se está aplicando con el cambio en la movilidad para perjudicar a los jubilados o las sumas fijas por debajo de la inflación, que tienen el fin de consolidar para millones de trabajadores la pérdida salarial de todos estos años y del actual.

El apoyo que recibió Alberto Fernández en su viaje internacional por parte de Angela Merkel, de distintos gobiernos capitalistas del mundo y del Papa, es precisamente en retribución a que el gobierno del Frente de Todos reconoció el pacto con el FMI y se apresta a renegociar una deuda ilegítima y fraudulenta. Mostrando que se trata de un peronismo dócil, que lejos de sacar los pies del plato como algunos analistas insinuaban, está haciendo los deberes para cumplir con los bonistas, los usureros y el Fondo. Lo acaba de demostrar Kicillof en la provincia de Buenos Aires, quien después de cacarear durante días sobre si pagaba o no la deuda provincial, acaba de pagar de contado con fondos que deberían ir a los hospitales, escuelas o a combatir la pobreza.

La votación en el Congreso Nacional es toda una política para darle un apoyo institucional clave a la renegociación de la deuda, esta vez con el apoyo de todos los partidos representativos de esta democracia para los ricos. Muchos venían diciendo que el tema de la deuda debía pasar por el Congreso para que tenga una mayor validez y legitimidad. A eso apunta la ley. Es lo que llaman una “política de estado”, en este caso para ratificar las relaciones con el FMI y los usureros internacionales, confirmando que Argentina sigue sin romper con la dependencia del imperialismo.

La particularidad de todo esto es que la ley se aprobó en unidad entre el Frente de Todos y los diputados que responden a Macri, los radicales y partidos provinciales. Todos se unieron para avalar el desastre del gobierno anterior y poner como prioridad los pagos de la deuda. El columnista y periodista de La Nación, Morales Solá, celebró el “acto de madurez” de la política argentina. Massa le tiró loas a Elisa Carrió. Todo el régimen político patronal les está llevando tranquilidad a los mercados, es decir, a las multinacionales, a los inversores y a los banqueros.

Contra todo esto se plantó el Frente de Izquierda Unidad. Así evitó la unanimidad que se pretendía para avalar semejante acto de colonialismo. Lo repudió con los dos votos en contra de sus diputados, los únicos que con valentía política lo denunciaron y propusieron otra salida con un acto público. Llamando a desconocer el pacto con el FMI, a dejar de pagar la deuda y destinar esos fondos a salarios, jubilaciones, trabajo, salud, educación y vivienda. Solo el FIT postula esta salida alternativa, que fue materializada con un proyecto de ley presentado por nuestra diputada de Izquierda Socialista Mónica Schlotthauer.

Sabemos que muchos trabajadores por ahora no ven esta salida. Pero a caballo del ajuste que se está aplicando y el que vendrá, junto a los pagos de los próximos vencimientos, se irá demostrando que es mentira lo que dice Alberto Fernández de que esto nos permitirá crecer, pagar la deuda y a la vez combatir los males sociales. A los graves problemas que afectan al pueblo trabajador se los combate con una salida de fondo como levanta la izquierda, no con más sometimiento.

Un comentario aparte merece la falsa campaña que sectores del peronismo y del kirchnerismo vienen enarbolando contra la izquierda diciendo que con nuestras críticas al gobierno de Fernández “le hacemos el juego a la derecha”. ¿Qué dirán ahora cuando el Frente de Todos acaba de votar con la derecha liberal de Macri lo recomendado por el FMI?

Llamamos a enfrentar esta política, a luchar por salario y empleo y fundamentalmente a seguir construyendo una alternativa política opuesta a la de los políticos patronales. Hace falta seguir uniendo a la izquierda y a los trabajadores y luchadores en una herramienta política que enfrente esta política de sometimiento, libere a nuestro país de las cadenas políticas y económicas que nos atan al FMI y a los organismos financieros capitalistas. Para todo esto seguimos construyendo Izquierda Socialista y convocando a hacer más fuerte al Frente de Izquierda Unidad.

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa