Sep 20, 2020 Last Updated 2:54 PM, Sep 20, 2020

Tres años de la desaparición de Santiago Maldonado, tres meses de la desaparición de Facundo Castro

Publicado en El Socialista N° 471
Tags

Escribe Gastón Godoy

“Se cumplen tres años de impunidad en la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago, seguimos esperando que la Corte Suprema decida investigar con la carátula por ese delito y asigne un juez que sea imparcial”, dijo Sergio Maldonado ante un nuevo aniversario sin justicia. Recordemos que la desaparición forzada se produjo en el marco de un reclamo por las tierras del pueblo mapuche el 1° de agosto de 2017, en la provincia del Chubut. Santiago fue desaparecido tras una violenta represión por parte de Gendarmería Nacional contra el grupo de manifestantes mapuches. Hasta el día de hoy los responsables de la desaparición y posterior muerte de Santiago Maldonado siguen impunes. Y esta impunidad continúa con el gobierno peronista de Fernández, sumada ahora la desaparición de Facundo Castro. Por eso seguimos en las calles exigiendo justicia por Santiago y la aparición de Facundo. 

La represión que terminó con la desaparición y muerte de Santiago Maldonado es parte de un ataque sistemático por parte del Estado contra la autodeterminación y posesión ancestral de los pueblos originarios. Patricia Bullrich, quien era ministra de Seguridad de Macri en 2017, buscó siempre desligar a la gendarmería de toda responsabilidad por la desaparición y muerte de Santiago. Esta semana, el ministerio de Seguridad de Sabina Frederic denunció a Pablo Noceti (ex jefe de gabinete de ese ministerio cuando lo encabezaba Bullrich) por su responsabilidad en el operativo que derivó en la muerte de Maldonado, bajo la carátula de “abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público”. Además de Noceti, la investigación cuestiona también al ex director nacional de la fuerza, Gerardo Otero, y reconoce faltas graves cometidas por los jefes a cargo de los operativos de ese día 1° de agosto de 2017, Diego Balari, Fabián Méndez y Juan Pablo Escola. Extrañamente, contra Patricia Bullrich no habría ninguna denuncia, a pesar de que fue quien con más ahínco defendió a los gendarmes y tildó de “terroristas” a quienes estaban protestando.

El accionar de Noceti que Frederic hoy está denunciando no se diferencia mucho de la manera de proceder de Sergio Berni en la provincia de Buenos Aires. El ministro hoy sigue negando la participación de la policía bonaerense en la desaparición de Facundo y sostiene la versión de que el joven de Pedro Luro nunca había estado en la comisaría de Origone. Un relato que se muestra cada vez más endeble ante la aparición en esa comisaría de un objeto (regalo de su abuela) que le pertenece a Facundo y que sería una evidencia irrefutable de que estuvo allí, a contramano de lo que sostienen el gobernador Kicillof y su ministro de Seguridad. “Cuando vi el regalo de mi mamá ahí casi me muero. ¿Y esta gente me dijo que Facundo no había estado allí y que lo dejaron seguir?”, declaró la madre a varios medios locales.

Desde Izquierda Socialista apoyamos la lucha de los pueblos originarios por recuperar sus tierras, y a tres años de la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado seguimos levantando en alto las banderas de solidaridad que él representa y exigiendo justicia, así como también nos sumamos a la campaña por la aparición con vida de Facundo Astudillo Castro, denunciando la responsabilidad de la policía bonaerense y del gobierno peronista. Seguimos gritando Santiago Maldonado ¡presente!, ¡ahora y siempre! y ¡aparición con vida de Facundo Astudillo Castro!

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa