Oct 19, 2020 Last Updated 6:08 PM, Oct 17, 2020

Bariloche. No al desalojo de la comunidad mapuche de Villa Mascardi

Publicado en El Socialista N° 475
Tags

Escribe Rodolfo Sánchez

Villa Mascardi es un emblema nacional de la lucha por la tierra. Esta hermosa zona de montañas y lagos es noticia nacional porque un reducido grupo de familias mapuches recuperaron una pequeñísima porción de tierras fiscales, que más temprano que tarde iban a terminar transformándose en negocios inmobiliarios para grandes inversionistas. Ya en 2017, la comunidad Lof Lafken Winkul Mapu ocupó esas tierras, lo que generó la persecución de la ministra Patricia Bullrich, que envió al grupo Albatros, de Prefectura, a la zona donde asesinaron por la espalda a Rafael Nahuel. Las balas salieron del arma reglamentaria de un cabo de apellido Pintos, que sigue en libertad. Desde entonces el conflicto nunca se resolvió y mostró la divisoria de aguas entre las necesidades del pueblo mapuche y el rechazo de las autoridades nacionales y provinciales, con el apoyo de un pequeño sector de la sociedad, racista y xenófobo hacia la comunidad originaria.

En estos días el escándalo volvió a crecer porque la comunidad retomó la ocupación de esa pequeña parcela, y rápidamente el ex gobernador Alberto Weretilneck, Patricia Bullrich y hasta el peronista jefe de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, se manifestaron contra la recuperación mapuche de Villa Mascardi. Encima fogonearon las manifestaciones públicas de rechazo de un sector de la sociedad de Bariloche y de inversionistas que viven en Buenos Aires que aparecen declarando como víctimas de un despojo, cuando en realidad son capitalistas que están recibiendo inmensas parcelas de tierra en Mascardi para sus negocios inmobiliarios.

El pasado jueves 27, estos sectores reaccionarios que manifestaban contra la reforma judicial atacaron el acto contra el gatillo fácil y por el esclarecimiento del caso de Facundo Castro Astudillo, que se realizaba con la presencia de grupos mapuches en el Centro Cívico, escrachando luego por las redes a militantes de HIJOS, de ATE y a los partidos del FIT-Unidad. Es más, el 29 realizaron una “marcha patriótica” con la finalidad de desalojar la Lof “a sangre y plomo” y en “defensa de la propiedad privada”. Un absurdo, ya que las tierras son de Parques Nacionales y un sector fue usurpado hace años por el Obispado de San Isidro. Por supuesto que la fiscal Silvana Little declaró como “pacíficas” esas manifestaciones violentas. Mientras tanto, las autoridades se pasan la pelota, la gobernadora Arabela Carreras viajó a Bariloche e inmediatamente a Buenos aires para exigir al gobierno nacional que termine con la ocupación, mientras la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, el jefe de gabinete Santiago Cafiero y la ministra de Justicia Marcela Losardo se comprometieron a instalar una mesa de diálogo con los vecinos de Villa Mascardi para encontrar una solución al conflicto, que lleva más de tres años.

Fuera Benetton y Lewis

¿Cuál es el verdadero problema? Que durante años todos los gobiernos permitieron la venta de tierras fiscales a precio vil de centavos de dólar por hectárea. Dueños de grandes fortunas se han apropiado de miles de hectáreas, como el magnate Lewis, que hasta se ha apropiado del lago Escondido; Benetton, con más de un millón de hectáreas en la Patagonia; el emir de Qatar, la reina de Holanda Máxima Zorreguieta, los empresarios Bulgheroni, Rocca, Roemmers. Algunos de ellos adquirentes, con el aval de Macri y como agente inmobiliario al ex tenista Gaudio, que pasea por la región sin importar las medidas de cuarentena. Todas estas superficies deberían ser recuperadas como tierras fiscales para asentamientos de viviendas, para pequeñas unidades de explotación, agricultura, ganadería y centros turísticos administrados por el Estado para goce del pueblo trabajador y de cualquier visitante y no para el enriquecimiento de unos pocos millonarios.

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos