Jan 27, 2021 Last Updated 4:39 AM, Jan 27, 2021

El gobierno retrocedió con el descuento de 5% en marzo pero mantiene el robo a los jubilados

Publicado en El Socialista N° 488
Tags

Escribe Claudio Funes

Al cierre de esta edición de El Socialista recibimos la noticia de que el gobierno tuvo que dar marcha atrás con algunas de las medidas de ajuste a las jubilaciones que había acordado con el FMI. Presionado por un repudio generalizado, tuvo que desistir del proyecto que fijaba que el reajuste de 5% de diciembre sería descontado del incremento que debe otorgarse en marzo de 2021. Además, Alberto Fernández se vio obligado a establecer que habrá cuatro recomposiciones en el año, en lugar de dos, como lo establecía el proyecto original. Pero el robo se mantiene con la nueva fórmula de movilidad que quiere implementar el peronismo.

Es claro que esta marcha atrás, forzada por el malestar generalizado entre los jubilados, los trabajadores y los sectores populares, no resuelve el problema de fondo. El de un sector que, mayoritariamente, recibe 18.000 pesos mensuales mientras el costo de la canasta de un jubilado asciende a 49.614 pesos, según la Defensoría de la Tercera Edad. Por eso será necesario continuar batallando y organizando la movilización para romper con el FMI y frenar el ajuste del gobierno a uno de los sectores más vulnerables. En este escenario, denunciamos la actitud cómplice de la burocracia sindical que viene apoyando incondicionalmente las medidas de ajuste de este gobierno acordadas con el Fondo.

Como parte de las acciones de repudio al ajuste a los jubilados que van creciendo y extendiéndose por todo el país, el FIT Unidad y el Plenario Sindical Combativo se movilizarán al Congreso cuando se trate la ley. Desde Izquierda Socialista repudiamos este robo a los jubilados efectuado por el gobierno peronista.

Por ello proponemos luchar por las siguientes medidas:

  • Aumento de emergencia para que la jubilación mínima tenga el valor de la canasta del jubilado, según la Defensoría de la Tercera Edad.
  • Restablecer el valor histórico de los aportes patronales, que se redujeron 50% con Menem y Cavallo.
  • Aplicar las fórmulas indexatorias que correspondan según la inflación mensual.
  • Aplicación del 82% móvil del salario en actividad.

Estas medidas son posibles. Para garantizarlas hay que priorizar a los jubilados, no a los pulpos acreedores. Se impone romper con el FMI y suspender los pagos de la deuda externa.

Coincidentemente con estas idas y venidas del gobierno, recibimos una nota del Defensor de la Tercera Edad, el doctor Eugenio Semino, criticando estas políticas, que reproducimos a continuación:

“El rechazo a la medida fue tan grande, incluso entre simpatizantes del gobierno, que hoy nos enteramos de que se da marcha atrás”

El fin de semana pasado se había sabido que el aumento de 5% en las jubilaciones correspondiente al reajuste de diciembre se descontaría del aumento correspondiente a marzo de 2021, por el empalme que se realizará entre el sistema actual de aumentos por decreto y la nueva fórmula que regirá el año que viene.

El rechazo a la medida fue tan grande, incluso entre simpatizantes del gobierno, que hoy nos enteramos de que se da marcha atrás con la misma. No se descontará en marzo lo dado en diciembre.

Sería un error o un acto de candidez ver esto como un logro o como una mejora en la situación de los jubilados y jubiladas. Y sería un acto de cínica crueldad presentarlo como tal. El estado actual del haber jubilatorio está lejos de poder ser reconstruido con una nueva fórmula. Mientras vamos y venimos con porcentajes, siglas y demás tecnicismos, cuatro millones de personas cobran 18.000 pesos por mes y unas dos millones cobran un promedio de 26.000 pesos. Y se supone que con eso tienen que vivir.

Las idas y vueltas de los funcionarios, siempre a los tropiezos y siempre intentando quedar bien con los propios, solamente dejan en claro lo incapaces que son de entender las necesidades de la sociedad para la cual gobiernan. La marcha atrás en la medida no es un gesto de justicia, ni un reconocimiento de la realidad paupérrima de los haberes, es solamente una muestra más de la torpeza con la que se toman las decisiones en nuestro país.

La sociedad argentina necesita encarar una discusión profunda y estructural sobre el sistema previsional para poder salir adelante, tanto económica como socialmente. En la medida en que eso no ocurra seguiremos viendo el ya repetitivo show de funcionarios perdidos en su área y porcentajes que aparecen y desaparecen. Un espectáculo de circo cada vez más rodeado de miseria.

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa