Dec 08, 2021 Last Updated 2:00 AM, Dec 8, 2021

Escribe Fabián Torres. Delegado provincial de Fesprosa y ASSPUR

El año pasado, cansadxs  de batallar solxs contra la pandemia y sin recursos, trabajadorx autoconvocadxs, empezamos con medidas de fuerza en todos los hospitales y centros de salud de la provincia.

Ante el acuerdo vergonzoso de ATE y UPCN, de un aumento salarial en negro de $6.000 y en cuotas, surgió la necesidad de armar un nuevo gremio de salud. La desafiliación a ATE y UPCN venía creciendo. Fue así que en marzo de este año se constituye ASSPUR, Asociación Sindical de Salud Pública de Río Negro, reflejo de una organización desde las bases, democrática y con presencia en todos los hospitales. La prueba de fuego fue el pasado 7 de abril, en el que hubo un paro con altísimo acatamiento en rechazo a otro aumento insuficiente del 29% anual y en cuotas que pretende el gobierno.

El 20, 28 y 29 de abril, realizamos paros, movilizaciones y cortes de ruta en toda la provincia, siguiendo los pasos de los elefantes neuquinos. El plan de lucha recién empieza y seguiremos en las rutas y movilizadxs contra el ajuste del gobierno y la precarización laboral, por un aumento salarial del 75 %, por el reconocimiento de ASSPUR y una paritaria sectorial de salud, por una ley de insalubridad y baja de la edad jubilatoria y en rechazo al pacto de ATE y UPCN con el gobierno de Carreras para realizar convenios colectivos de trabajo estatales, sin la presencia de ASSPUR y sin posiblidad de discusión salarial.

El triunfo de Neuquén volvió a mostrar quines son los que sostienen el sistema público de salud. Luchando por sus reivindicaciones, defienden un sistema que se quiebra ante los embates de la pandemia.

En lo que va de ésta, se han sucedido innumerables luchas. Las primeras por los elementos de protección personal, pero hubo luchas por salario, contra la precarización, despidos, y un largo etcétera. Así salieron a la pelea los profesionales de CICOP en Buenos Aires; los autoconvocados de Misiones; la enfermería en CABA, la junta interna de ATE del hospital Garrahan, la multisectorial en Córdoba, el Hospital Larcade de San Miguel (Bs. As.); los residentes de CABA y ahora de Malvinas Argentinas en Buenos Aires; luchas en Tucumán, Río Negro, Santa Cruz, Rosario, en sanatorios privados del AMBA y en otros. Frente a la sólida rosca formada por los gobiernos, patronales privadas y dirigentes sindicales traidores, los huelguistas han salido incluso contra sus dirigentes, impulsando autoconvocatorias y espacios democráticos para organizarse.

Desde Salud en Marcha apoyamos todas estas luchas y el proceso que intenta superar a la burocracia sindical de todo pelaje. La explicación oficial del actual desastre sanitario es que “el sistema llegó a su límite”. Para nosotros el desastre tiene causas y responsables. En el caso del sistema público, es resultado de décadas de desinversión y abandono. En el caso de las pre pagas, sanatorios privados y obras sociales es consecuencia del pillaje de sus fondos por parte de empresarios y burócratas sindicales. El límite del que hablan tiene como responsable principalísimo al gobierno nacional que no toma las medidas que requiere la gravedad del momento.

Para aplastar la pandemia es necesario centralizar esta lucha: campañas de testeo, detección y rastreo y otras acciones como el aislamiento total y parcial, que debe garantizarse con el sostén económico de la población aislada.

Planteamos que es necesaria la centralización nacional de los recursos de salud en un único sistema que incluya sus tres subsectores: público, privado y obras sociales. No para salvar al sector privado y obras sociales con fondos públicos, sino para planificar la atención de toda la población y garantizar que los privados y obras sociales presten la atención debida. Para que se contrate el personal necesario y se aprovechen todos los recursos.

Lo mismo debe hacerse con las vacunas. Se producen en Garín (Bs. As.) 20 millones de dosis de Astrazeneca por mes y ni una sola ha quedado en nuestro país. El gobierno nacional debe incautar esa producción y vacunar masivamente ¡ya!

No se puede fortalecer el sistema de salud sin cuidar a sus trabajadores.

Hay que terminar con los salarios de hambre que obligan al pluri empleo a un personal ya exhausto, acabar con la precarización, los contratos basura y otras formas que sirven para tener a los trabajadores al borde del despido como las becas del sector público y la tercerización. Se debe jerarquizar la enfermería reconociendo el carácter profesional de la actividad como vienen reclamando en la CABA. Pero lamentablemente los gobiernos cuentan con el apoyo de la burocracias de la CGT y las CTA, junto con los gremios traidores de la salud. Es más urgente que nunca superar a esa burocracia y poner en pie a una nueva dirección sindical que lleve adelante la pelea por todas nuestras reivindicaciones.

A la vez, debemos seguir peleando para que los fondos necesarios para la salud aparezcan. Debemos exigir que se lleve adelante un efectivo impuesto a la riqueza y se deje de pagar la deuda externa, para volcar esos fondos a recuperar un sistema público de salud de calidad, con la cantidad de personal suficiente, con salarios por encima de la canasta familiar y con acceso para todas y todos.

Sumate a la campaña nacional e internacional para que liberen las patentes de las vacunas contra el covid19! Sólo así se podrá lograr una vacunación masiva que le ponga fin a la pandemia y evitar que continúen muriendo de a miles en todo el mundo. En nuestro país además, el laboratorio mAbxience del empresario Sigman, produce 20 millones de dosis por mes de la vacuna AstraZeneca en Garín y ni una sola queda aquí. Mientras el gobierno ya pagó el 60% por adelantado para una partida de 22 millones de dosis. No al lucro de los laboratorios mientras millones mueren! abajo las patentes! Que se incauten las vacunas de Garin!

Escribe Reynaldo Saccone, ex presidente de Cicop

El canciller Felipe Solá expresó en su cuenta de Twitter: “Pedimos oficialmente que nos envíen vacunas que están stockeadas en su país”. El tuit, que fue compartido por el propio Alberto Fernández, fue emitido al final de la reunión que Solá mantuvo con Juan González, principal asesor de Joe Biden para el Hemisferio Occidental (Perfil, 13/4/2021). La reserva estadounidense de la vacuna elaborada por AstraZeneca asciende a más de 20 millones de dosis, según personas familiarizadas con el tema (Perfil, 8/4/2021). Espera la autorización de la FDA (la ANMAT norteamericana) para ser utilizada en la campaña de vacunación nacional del presidente Joe Biden. El gobierno peronista, en lugar de ponerse a fabricar la vacuna a gran escala en nuestro país, prefiere pedir a los Estados Unidos lo que, en realidad, se puede hacer aquí.

La respuesta del país del Norte no se hizo esperar. Nos enteramos hace unos días por el propio Boletín Oficial. La Argentina le comprará a los Estados Unidos diez aviones Beechcraft Hurón con destino a la Fuerza Aérea (La Nación, 19/4/2021) por un monto superior a los 16 millones de dólares. El gobierno de Alberto Fernández se apresuró a concretar la adquisición apenas unos días después de la visita del enviado del presidente norteamericano. De las vacunas, ni una palabra. Esa plata, que equivale a cuatro millones de dosis de la vacuna AstraZeneca, podría haber sido aplicada también a aliviar los múltiples problemas que pesan sobre el agotado sistema de salud. Evidentemente, las prioridades del gobierno no apuntan a satisfacer las necesidades populares.                           

Escribe Reynaldo Saccone, ex presidente de Cicop

La ministra de Salud, Carla Vizzotti declaró a los medios que “el lugar en el que se están generando contagios es en el ámbito social” y “no en fábricas o en aulas…  donde las actividades se rigen con protocolos… Es en los momentos de descanso, cuando bajan los cuidados” (El Economista, 01/04/2021). El ministro de Transporte, Mario Meoni, ante el tremendo hacinamiento en los trenes y colectivos dio como gran solución fijar las ventanillas para que queden abiertas y sin inmutarse agregó: “Eso es bastante sencillo, lo estamos empezando a hacer” (El Intransigente, 14/4/2021). Completando el cuadro, Carolina Castro, ejecutiva de la centenaria entidad patronal Unión Industrial Argentina (UIA) declaró a CNN Radio el 6/4/2021: “Tenemos protocolos en todas las industrias y hemos verificado que dentro de las fábricas no está habiendo contagios…Los protocolos funcionan”.

La realidad es bien diferente. En las empresas hay contagios y, además, los protocolos no se cumplen. Trabajadores contratados de seguridad del ferrocarril Roca denuncian que no cuentan con baño para lavarse las manos, ni con servicio médico; reciben un barbijo cada seis meses y no pueden usar los propios. En Toyota y Volkswagen se han registrado decenas de infectados en las últimas semanas. Por otra parte, no cede la saturación de los medios de transporte. Como dice un compañero ferroviario “cada vagón del Sarmiento en hora pico equivale a una fiesta clandestina”. Con solo multiplicar el número de vagones por formación por el número de trenes de todas las líneas se podrá tener una idea del disparate que significa culpar a las reuniones sociales de la circulación explosiva del virus.                   

Salió la revista dedicada al tema ambiente
Ya salió la Correspondencia Internacional N48: Afganistán una nueva derrota del imperialismo
La escasez de vacunas y el negocio capitalista / Correspondencia Internacional Nº 46 - La Revista de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores (Cuarta Internacional)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»
Intervenciones en el primer Congreso de la LIT-CI (1985)
Angola: la Revolución Negra en Marcha (1977)
Después del Cordobazo - Textos de Nahuel Moreno y del PRT-La Verdad
«
  • 1
  • 2
  • 3
»

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa