Aug 10, 2020 Last Updated 3:25 PM, Aug 7, 2020

Nuestros compañeros Pablo Almeida y Nicolás Núñez, legisladores electos de la Ciudad de Buenos Aires, participaron de la audiencia convocada por el gobierno de Larreta para tratar un nuevo aumento de las tarifas del subte, que llevaría el viaje a 21 pesos en abril.

La audiencia es un trámite exigido por ley para formalizar los aumentos ya preacordados con la empresa. De los aproximadamente 40 expositores que participaron, el único que defendió el aumento fue el representante de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (Sbase). Pero el rechazo casi unánime de trabajadores, usuarios, organizaciones vecinales y políticas, no tiene en la práctica ningún efecto contra el tarifazo del que va a beneficiarse Metrovías.

Los expositores demostraron que el aumento no guarda ningún tipo de relación con el aumento del costo operativo del transporte. El tarifazo es un compromiso de Larreta para con las ganancias de una empresa que viene repartiendo dividendos millonarios año a año mientras brinda un servicio pésimo; que tiene a su líder, Benito Roggio autoreconocido como corrupto después de aparecer en los cuadernos de las coimas; y cuya licencia de explotación se encuentra vencida.

Frente a la política de los aumentazos, como lo señala un proyecto recientemente presentado por Laura Marrone, es necesario declarar la emergencia tarifaria, retrotrayendo al 2015 los valores, en el camino de dejar de subsidiar la ganancia privada, y recuperar un servicio de transporte esencial reestatizándolo bajo control de sus trabajadores y usuarios.

Corresponsal

Escribe Nicolás Núñez Legislador electo Izquierda Socialista/FIT • CABA

Roger Waters brindó una conferencia en el teatro Bambalinas el jueves 8 de noviembre. El evento fue organizado por el Comité Argentino en Apoyo al Pueblo Palestino, del cual Izquierda Socialista es parte. En representación de nuestro partido asistieron el diputado Juan Carlos Giordano y la legisladora electa por CABA, Laura Marrone. Estuvieron presentes la familia de Santiago Maldonado y distintos organismos de derechos humanos. El artista y compositor habló centralmente de Palestina: “Hay que iluminar estas causas en todo el mundo porque la verdadera historia del pueblo palestino no se cuenta”.

Roger Waters está de gira por Argentina y Latinoamérica. En cada lugar que pasa deja su rastro. Fue una grata sorpresa poder compartir el hecho inédito de tener al cantante y compositor explayándose por más de una hora sobre la causa palestina y otros temas de interés, más allá de su música. El teatro estaba lleno. Se dieron cita representantes de las organizaciones que somos parte del Comité en Apoyo al Pueblo Palestino en Argentina, entre ellas la dirigente Tilda Rabi, el embajador de Palestina en Argentina, Adolfo Pérez Esquivel, Sergio Maldonado y Estela Carlotto.

“Desde 2006 estoy involucrado en el movimiento BDS* contra Israel (Boicot, Desinversión, Sanciones). El pueblo palestino sufre el sistema de apartheid, de segregación. Hay que terminar con todos los asentamientos y muros de Israel sobre Palestina. Y lograr un Estado único democrático, independiente, sin predominio de una religión o raza, como se vivió durante años conviviendo pacíficamente musulmanes, judíos y otras religiones”, señaló.

“Hay que iluminar estas causas justas para que triunfen en el mundo. Esta lucha es difícil pero la vamos a ganar”, agregó. Y recomendó: “Hay que difundir todo esto para ir convenciendo a quienes todavía no lo ven. El hecho de que la selección argentina no haya jugado en Israel fue muy importante. Son muchos los judíos que dicen ‘esto no tiene nada que ver conmigo’ cuando ven las atrocidades y muertes de niños palestinos. No se puede permitir el actual genocidio contra el pueblo palestino”.

Una de las preguntas que le formularon fue sobre la campaña que le hacen de antisemita. “¿Antisemita yo? Están locos. El hecho de que esté en esta campaña contra Israel no tiene nada que ver con que esté en contra de los judíos. Tergiversan y desinforman. Mirá, te pongo un ejemplo. Yo vengo de una familia donde mi madre siempre luchó por los derechos humanos. El pueblo judío sufrió la represión atroz de los nazis. Siempre estuve en contra de lo que pasó en Auschwitz y los campos de concentración. De niño lo viví a través de la historia de mi abuela. Pero lo que me pregunto es cómo ese mismo pueblo que ha sido víctima de un genocidio ahora se arroga el derecho a hacer lo mismo con otro. No puede ser”.

En otra parte de su relato repudió a Donald Trump: “No me gusta hablar de Trump porque me revuelve el estómago (NdeR: Waters calificó a Trump de “cerdo” y “sin cerebro” en el recital en La Plata). Es el que quiere mudar la capital de Israel a Jerusalén. Estados Unidos no es una democracia, es un espejismo de democracia. Es un sistema al servicio de los de arriba, de acumular riqueza para unos pocos, donde no se invierte en salud o educación sino para que el complejo industrial militar siga con sus grandes negocios para las corporaciones”.

Roger Waters es un apasionado y propagandista de la causa palestina. En su último disco “Is this the life we really want?” (¿Es ésta la vida que realmente queremos?) se refiere a otros dramas del mundo actual, como la crisis de los refugiados de Medio Oriente. También es vocero de denuncias contra este injusto sistema capitalista que explota a millones. “Es un sistema que acumula riqueza para unos pocos. Los de arriba, los oligarcas, están destruyendo el planeta, cuando se trata de nuestro hogar. Hay recursos suficientes para erradicar los grandes males, garantizar la salud y la educación para todo el mundo, pero solo les interesa acumular riquezas y matar al que tiene piel oscura”.

Cuando le preguntaron cómo están las luchas, contestó: “Ellos (por los de arriba) están asustados. No nos están ganando. Me acuerdo cuando ganó Ronald Reagan en Estados Unidos. Un actor horrible que se transformó en presidente. Fue la cara visible del llamado neoliberalismo junto con la Thatcher. Lo denunciamos. Ahora todos saben lo que es el neoliberalismo, el colonialismo. Vamos ganando. Vamos logrando que millones lo vean”.

El último disco compuesto por Waters en Pink Floyd fue “The final cut”. Está cruzado por la guerra de Malvinas y el ascenso de Thatcher y Reagan. Allí el clima predominante era de completo pesimismo. Claramente el mundo no ha mejorado desde entonces, pero el involucramiento en la lucha concreta del pueblo palestino le ha dado ahora a Waters un optimismo militante para sumarse a la denuncia de las atrocidades contra los palestinos.

 (*) BDS: movimiento mundial que hace campaña por un boicot económico, político, académico, cultural y deportivo contra Israel.


Brasil: Ele Não y Michelle Franco

Sobre su recital en San Pablo, donde repudió a Bolsonaro, comentó: “Un amigo me dijo que tenía que decir Ele Não. Y lo dije. Generó furor. La policía me dijo que estaba incitando a la violencia y a los saqueos. Es que en mis temas musicales y en el escenario me refiero a la cruda realidad donde voy”.

En otro pasaje le preguntaron sobre los cambios y la resistencia de los pueblos. “Tengo esperanza. Creo en la revolución de los pueblos, que se levanten. Por ejemplo, en la última elección se eligieron de diputadas a las asesoras de Michelle Franco (NdeR: concejala de izquierda del PSOL, mujer, negra y feminista, asesinada en una favela de Río de Janeiro por la represión). Si la gente elige de esa manera puede haber cambios”.


“Todos somos africanos”

“Muchos de los que votan a Trump creen que los negros en Estados Unidos deberían ser esclavos porque los blancos son superiores. Esto de la supremacía de la raza es aterrador. Yo siempre les digo lo mismo: todos somos africanos. Por lo que sé y se ha comprobado, hace 750.000 años surgimos de Africa e inundamos el mundo. Muchas veces cuando saludo digo: hola, soy africano”.


“Soy ateo”

“Soy un ateo radical. No creo en Dios. Dios nunca existió ni existirá. Pero respeto a quienes son creyentes. Lo que no puedo soportar es a quienes usan la religión como dispositivo para dirigir a las personas”. E hizo referencia sobre el rol nocivo de las iglesias evangélicas y el poder, especialmente en Estados Unidos.

Escribe Nicolás Núñez, Legislador electo CABA Izquierda Socialista/FIT

Decenas y decenas de clases públicas frente a la Legislatura porteña, movilizaciones masivas al Obelisco, “abrazos” a los institutos que se extienden por varias cuadras a la redonda, y hasta un escrache en la inauguración de la Feria del Libro muestran que la lucha de los profesorados después de la histórica marcha del 12 de abril se siguió fortaleciendo.

El gobierno sigue diciendo que en las próximas semanas llevaría a tratamiento su proyecto de cierre de los veintinueve profesorados porteños en la Legislatura, pero tuvo que hacerse cargo de un conflicto que venía intentando meter bajo la alfombra. Y lo hizo de la peor manera, acusando de “fascistas” a los estudiantes. Incluso Durán Barba sacó una nota comparando la lucha de los estudiantes con los métodos del genocida Benjamín Menéndez.

Estos insultos solo aumentaron la bronca. El gobierno que no convocó instancia alguna para debatir con la comunidad educativa este proyecto de desguace de los institutos de formación docente no puede posar de “dialoguista” y “democrático” ante nadie.

El kirchnerismo, a través de UTE, Nuevo Encuentro y sus agrupaciones afines como Patria Grande/La Martí, han tenido una política de intentar “bajar un cambio”, e incluso se opusieron en algunos institutos a participar de las clases públicas en la Legislatura. Saben que el actual impulso masivo y de acción directa que tiene el movimiento de lucha choca con su política de negociar con el macrismo porteño un “proyecto intermedio”.
Desde la Juventud de Izquierda Socialista nos propusimos volcarnos con todo a colaborar con esta importantísima lucha en curso y a seguir bregando por tomar todas las medidas necesarias hasta lograr el retiro del proyecto de Unicaba. En ese marco organizamos el sábado pasado una charla junto a Laura Marrone y compañeras de la Belgrano que nos contaron el proceso de organización en su colegio y nos proponemos seguir impulsando iniciativas en ese sentido.

En los próximos días desde los institutos se van a redoblar esfuerzos para convocar una gran marcha educativa el 9 de mayo y un festival el 15 en las puertas de la Legislatura.


Hablan los estudiantes: ¿Cómo se están organizando desde los institutos?

Sofi, del Dickens
–En el Dickens nos estamos organizando a través de asambleas, clases públicas y festivales junto con otros profesorados. Los que dirigen son de Nuevo Encuentro, que tiene una línea de no impulsar la coordinación, ni participar de acciones como las de las clases públicas en la Legislatura, o la movilización al Obelisco.
Esta semana empezamos en el instituto repartiendo volantes invitando a la charla de Laura Marrone contra el proyecto de la Unicaba y hablando sobre la marcha del 12 de abril, para ver cómo seguirla.

Andy, del Joaquín V. González
–Desde que nos enteramos del proyecto a fines de noviembre del año pasado en el Joaquín V. González se comenzaron a realizar diversas actividades como clases públicas en las calles aledañas al profesorado y en la Legislatura porteña, cortes y “semaforazos” en conjunto con los otros institutos de formación docente de la zona, una asamblea por semana, festivales para la visibilización de la lucha, entre otras. Ante la falta de información que proporciona el centro de estudiantes conducido por La Caravana (Patria Grande) varios estudiantes de diferentes carreras crearon la Comisión de Difusión para informar rápidamente por medio de redes sociales a los estudiantes y docentes lo que está sucediendo en cuanto al proyecto en sí y el cronograma de actividades seman

Escribe Nicolás Núñez Legislador electo CABA Izquierda Socialista/FIT

Este 24 de marzo estuvo cruzado por un importante debate dentro del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia. Este espacio convoca a marchar los 24 “contra la impunidad de ayer y de hoy”, de manera independiente de los gobiernos de turno.
Organizaciones como el PCR-Liberpueblo, Venceremos (que impulsa Correpi) y el MST, entre otras, plantearon que este año había que ir hacia “un acto común” con el kirchnerismo. Más allá de que finalmente esta iniciativa no prosperó, creemos que dio lugar a un importante debate que corresponde aclarar con vista a acciones futuras. Las organizaciones que planteaban un acto común, con el argumento de “no dividir” ante Macri, sostuvieron que no se podía denunciar a los gobernadores.

El MST reconoció que la aparición de la palabra “gobernadores” en el documento dificultaba su intento de acuerdo con el kirchnerismo. ¡Precisamente los gobernadores que aplican el ajuste y la represión en sus provincias al mejor estilo macrista! 
Desde Izquierda Socialista y el FIT reivindicamos que hay que movilizarse unitariamente como viene haciendo el Encuentro en todos estos años cuando se trata de repudiar hechos de impunidad y represión. Lo hicimos ante el fallo vergonzoso del 2x1 de la Corte en beneficio de los genocidas, o en las convocatorias de la familia de Santiago Maldonado. Ahora decimos que el centro del 24 debe ser contra el ajuste y la represión del gobierno reaccionario y proimperialista de Mauricio Macri. Para que los Etchecolatz se pudran en la cárcel igual que los asesinos de Rafael Nahuel. Para derrotar la “doctrina Chocobar” y el gatillo fácil y contra el procesamiento a los luchadores populares. Pero una cosa es esto y otra lavar la cara a los actuales gobernadores peronistas y al gobierno anterior.
“La impunidad de hoy”, precisamente, incluye a los cómplices de Macri. No podemos silenciar que los gobernadores peronistas y kirchneristas firmaron el Pacto Fiscal para robarle a los jubilados; el asesinato de un chico de 12 años en la provincia de Tucumán, gobernada por el ex-ministro kirchnerista Manzur, ni el ajuste y la represión a los docentes por parte del gobierno de Alicia Kirchner.
Con su postura, el PCR y el MST también se olvidan de la “impunidad de ayer”, la que siempre el Encuentro denunció durante los 12 años de gobierno kirchnerista. No podemos olvidar a Julio López, al represor César Milani que está preso por el repudio popular, la ley “antiterrorista” aprobada por Cristina o los 200.000 millones de dólares que pagó el kirchnerismo reconociendo una deuda que viene de la dictadura de Videla.
El 24 es una jornada de lucha para repudiar tanto al gobierno de turno como al conjunto del régimen político de la impunidad. “A los milicos los salvaron sus amigos, la democracia peronista y radical”, se canta correctamente desde hace décadas.
Hacer un acto con el kirchnerismo es meter debajo de la alfombra parte de la historia que venimos denunciando. Tan equivocado es el planteo de un supuesto acto “de unidad” con el kirchnerismo que La Cámpora contestó que está muy bien el acto común “solo si se dice lo que nosotros queremos”. Esto es, reivindicar los años de gobierno kirchnerista y omitir la complicidad de los gobernadores con el ajuste.
Llamamos a la reflexión al conjunto de las organizaciones sobre lo equivocado que es intentar cambiar la autoridad ganada en 22 años del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia en un acuerdo con el kirchnerismo. Tras una dura pelea y la propia realidad, esta política capituladora de estos sectores de la izquierda reformista ha sido derrotada: no habrá acto “único” con el kirchnerismo. Llamamos entonces a marchar reivindicando que no olvidamos, no perdonamos ni nos reconciliamos con los genocidas, la Iglesia, ni los empresarios, ni los partidos patronales cómplices.

Al asumir el gobierno macrista se abrió el debate dentro del EMVJ ya en 2016 sobre si el 24 de marzo no se debía pasar a marchar en unidad con el espacio kirchnerista, lo cual implicaba meter bajo la alfombra muchas de las denuncias que se levantaron en el último tiempo. El EMVJ definió correctamente sostener en 2016 y 2017 su independencia política y movilizarse de forma masiva a Plaza de Mayo pero garantizando tener su propia voz en la Plaza, leyendo su propio documento, sin callar nada.
En ese marco, desde Izquierda Socialista y el Frente de Izquierda insistimos en la importancia que tiene este año sostener nuevamente una voz independiente comprometida con las luchas de todo el país este 24 de marzo. Algo que debía expresarse en una convocatoria propia del Encuentro, con sus consignas, y un documento a ser leído en un acto propio, como propusimos desde el FIT (ver declaración del 6/3).

Pero en el EMVJ nos encontramos con un cambio importante. Organizaciones como el PCR (que impulsa al organismo de Derechos Humanos Liberpueblo), Venceremos (que impulsa CORREPI) y el MST, plantearon que había sido errado el accionar del EMVJ de los últimos años, y que había que ir hacia un acto en común con el kirchnerismo. Y eso tenía una expresión política: intentar bloquear que el EMVJ denuncie en su convocatoria el ajuste y la represión de los gobernadores. En una declaración del 14/3 el MST reconoce que la aparición de la palabra "gobernadores" dificultaba su intento de acuerdo con el kirchnerismo.

Pisoteando el mecanismo histórico de funcionamiento del EMVJ, que ha sido siempre el consenso, los sectores que acordaban en ir al acto común con el kirchnerismo, se autoproclamaron mayoría, y fueron hacia la negociación con el otro espacio. Hasta el momento en que se escriben estas líneas, fueron absolutamente rechazados por La Cámpora, cuya respuesta ha sido "muy bien el acto común, pero solo si se dice lo que nosotros queremos con un documento único". No obstante lo cual, se proponen seguir insistiendo con el tema a pesar de que estamos a una semana del 24.

Es importante aclarar que desde Izquierda Socialista y el FIT reivindicamos el accionar del EMVJ de movilizarse por uno o dos puntos de acuerdo con quien sea, ante la necesidad de responder a hechos y políticas concretas. Lo hicimos frente al 2x1, y ante cada una de las convocatorias de la familia de Santiago Maldonado. Pero otra cosa es el 24 de Marzo, donde el Encuentro ha logrado instalar desde hace 22 años una jornada de repudio a la dictadura genocida, de reivindicación de los compañeros caídos, y de balance y de denuncia del conjunto de las políticas de impunidad y represiva que llevaron adelante los distintos gobiernos. El 24 de marzo el pueblo argentino se reafirma en seguir luchando por memoria, verdad y justicia, y en seguir la pelea de los 30.000 compañeros detenidos desaparecidos, por un país sin oprimidos ni explotados. No es una marcha más. Es una jornada de lucha donde golpeamos de forma contundente al gobierno y el régimen político que le garantizaron la impunidad a la mayor parte de los represores, y que hoy busca la reconciliación. “A los milicos los salvaron sus amigos, la democracia peronista y radical”, se canta en nuestro país hace décadas, y lo reivindicamos.

Este 24 de marzo de 2018 para nosotros se refuerza la importancia de esa independencia política. No podemos silenciar que hemos visto la designación de parte de Cristina de Kirchner de Milani como jefe del ejército. Y en el último año, a los gobernadores peronistas y kirchneristas firmando el Pacto Fiscal que fue de la mano del saqueo a los jubilados, y tras constatar en que cada una de las provincias los gobernadores como Alicia Kirchner, Roxana Bertone, Gildo Insfran, entre otros, despliegan crecientes políticas de ajuste y represión. El asesinato de un chico de 12 años en la provincia gobernada por el ex-ministro kirchnerista Manzur, la represión a los docentes por parte del gobierno de Alicia Kirchner, como también la represión a los pueblos originarios en el sur y norte del país; así como también, el hecho de que los jueces del 2x1 a los genocidas hayan sido designados también con apoyo kirchnerista/peronista, son botones de muestra de una política represiva y de reconciliación con los milicos general en todo el país.
Por otro lado -no menos importante-, el peronismo y el kirchnerismo tras la rebelión de diciembre de 2017 se han constituido en garantes y pilares de la gobernabilidad. Por fuera del circo del "club del helicóptero" que venden Clarín y el gobierno, el kirchnerismo y el peronismo desde las centrales sindicales son los responsables del aislamiento de conflictos como el del INTI, Hospital Posadas y Ferrobaires, son los que ponen paños fríos al conflicto docente, los que dejan avanzar por sector la reforma laboral y firman acuerdos salariales a la baja. Su respuesta ante todo es: "hay que esperar las elecciones del 2019".

Vamos por una masiva movilización del EMVJ

En pos de salir de la parálisis, y de bregar por la unidad del EMVJ, desde el FIT propusimos avanzar con un documento de convocatoria propio del conjunto del Encuentro, y ratificar que no hay ninguna posibilidad de ir a un 24 de marzo donde el Encuentro no tenga un documento propio que con el espíritu de cada año ponga en evidencia el conjunto de las peleas contra la represión y la impunidad. Llamamos a la reflexión al conjunto de las organizaciones del Encuentro sobre lo equivocado que sería en el actual contexto político nacional licuar la autoridad ganada por 22 años del EMVJ en un acuerdo con el kirchnerismo. Y en todo el país Izquierda Socialista sale a convocar a una masiva jornada de lucha que ponga devuelta a los Etchecolatz tras las rejas, que frene la "Doctrina Chocobar", contra el procesamiento a los miles de luchadores en todo el país, contra la ley “antiterrorista”, por el castigo a los responsables de la desaparición de Julio López, contra el pago de la deuda externa y que sirva para fortalecer el conjunto de las peleas en curso contra la represión y el ajuste de Macri y los gobernadores.

Por un gran 24 de marzo donde gritemos fuerte que no olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos, ni con los genocidas, ni con la iglesia, ni los empresarios, ni los partidos patronales cómplices.


¡30.000 Compañeros detenidos-desaparecidos, PRESENTES!

Nicolás Núñez – Legislador electo por CABA de Izquierda Socialista en el FIT

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa