Oct 25, 2020 Last Updated 12:36 PM, Oct 23, 2020

Reproducimos la declaración de la UIT-CI (Unidad Internacional de los Trabajadores y las Trabajadoras, Cuarta Internacional), organización mundial de la que Izquierda Socialista es parte, ante el asesinato del dirigente iraní Qasem Soleimani, perpetrado por el gobierno de Donal Trump en Bagdad.

El asesinato del comandante de la Guardia Revolucionaria de Irán, general Qasem Soleimani y de varios líderes chiitas iraquíes en el Aeropuerto de Bagdad, mediante misiles disparados desde drones, que Estados Unidos denominó hipócritamente de “medidas defensivas”, es parte de la intervención militar permanente de Estados Unidos en Medio Oriente, sea en forma directa, o mediante su principal agente en la región: Israel.

Para el imperialismo en general y el yanqui en particular, el dominio de Medio Oriente es clave por su inmensa riqueza petrolera, que aporta una parte sustancial de la energía mundial. Recordemos que Estados Unidos invadió Irak en el 2003, bajo la presidencia de George Bush, argumentando que tenía armas que amenazaban a Estados Unidos. Finalmente tuvo que retirar sus tropas en el 2011, pero dejando bases militares con 5.000 soldados. Desde entonces el gobierno de Irak es relativamente dependiente de Irán, y hay una disputa permanente por el control del poder. En los últimos meses hubo una rebelión popular contra el gobierno, su corrupción y política económica antipopular.

Irán es, desde la revolución de 1979 que derribó la monarquía pronorteamericana, un país relativamente independiente del imperialismo, con una conducción burguesa islámica, de la rama chiita, que trata de afianzarse como potencia regional, chocando permanentemente con Estados Unidos y sus aliados Israel y Arabia Saudita. Su aspiración de desarrollar la energía nuclear fue uno de los puntos de discordia y que llevó a sanciones comerciales que bloquearon sus ventas de petróleo. Con Obama llegó a un acuerdo de limitar el desarrollo nuclear a cambio de eliminar las sanciones. Para debilitar Irán y fortalecer su alianza con Israel, Trump rompió ese acuerdo, aunque no fue apoyado por la Unión Europea.

En Irán también hay un movimiento de protestas populares cuestionando el régimen dictatorial islámico y los problemas económicos que se descargan sobre los trabajadores.

Por su parte el imperialismo, bajo Donald Trump, cada vez más resistido dentro de Estados Unidos y con un proceso de impeachment  en curso,  afronta su propia crisis política y todo indica que busca algún “éxito” internacional para fortalecer su base votante para ganar las elecciones de noviembre de este año.

El contexto regional de Medio Oriente es de guerras permanentes y rebeliones populares en los últimos años. Entre ellos la rebelión popular y guerra civil siria (en la que Irán intervino junto a Rusia en apoyo directo al dictador Al Assad). La guerra civil y la intervención genocida de Arabia Saudita con apoyo yanqui en Yemen, mientras que los rebeldes son apoyados por Irán. También el surgimiento del Estado Islámico dentro de Irak, que luego se extendió a Siria, aunque hoy está derrotado.

En ese contexto explosivo se produjeron varios hechos en la últimas semanas: un ataque con misiles a una base norteamericana en Irak, con la muerte de un soldado yanqui, y el ataque de manifestaciones populares a la embajada yanqui en Bagdad, la capital de Irak. Estos hechos llevaron, según el comunicado del Pentágono de Estados Unidos, al bombardeo al aeropuerto:“Bajo la dirección del Presidente, el ejército de los EE.UU. ha tomado medidas defensivas decisivas para proteger al personal, al matar a Qasem Soleimani”.

Repudiamos el asesinato del general Qasem Soleimani y esta hipócrita declaración del ultra reaccionario Trump. Nadie fue a atacar a Estados Unidos. Es Estados Unidos el que continúa la ocupación militar parcial de Irak y se atribuye el “derecho” de bombardear su principal aeropuerto y producir una masacre. En estos momentos acabamos de recibir la noticia de que un nuevo ataque perpetrado por el ejército yanqui en Bagdad habría dejado varios muertos y heridos.

Sin tener ninguna coincidencia ni apoyo a la política de la República Islámica de Irán, ni del gobierno de Irak, repudiamos estos criminales ataques y los consideramos parte de la acción militar imperialista por someter a Medio Oriente a su dominio total. Llamamos a los trabajadores y pueblos del mundo a repudiar estos atentados y a luchar por el inmediato retiro de todas las tropas yanquis de Irak y de Medio Oriente, ya que sólo han traído genocidio y destrucción.

¡Fuera las tropas yanquis de Irak y Medio Oriente!

¡Repudiamos esta acción criminal determinada por el derechista Trump!

Unidad Internacional de los Trabajadores y las Trabajadoras (Cuarta Internacional)

Izquierda Socialista en el Frente de Izquierda

04/01/2020

Contactos: Juan Carlos Giordano: 15-3119-3003 @GiordanoGringo

Facebook: Juan Carlos Giordano

Prensa: 11-6054-0129 @PrensaIzquierda              

Desde los pasados meses de setiembre y octubre, Francia vive una serie de movilizaciones, protagonizadas con más de un mes de huelga por los trabajadores del transporte públicos franceses contra la reforma del sistema de pensiones impulsada por el presidente Macron. La huelga afectó al 75% de los maquinistas; a la mitad de las líneas de metro de París y la otra mitad funcionó con servicios mínimos y al 70% de los autobuses, y continúan.

Estas luchas han obligado a las centrales sindicales a convocar una huelga general del sector que empezó el 5 de diciembre y que se prolongó hasta el 11, día en que el primer ministro francés Éduard Philippe expuso públicamente su proyecto de reforma. Se unieron importantes sectores de los trabajadores públicos como los funcionarios, sanitarios, bomberos e incluso los bailarines de la Ópera de París, sectores todos ellos que se han visto gravemente afectados por las políticas de ajustes del gobierno francés. El apoyo popular a la huelga es del 62% de la población francesa. Aunque SUD-Rail y la CGT daban apoyo a la huelga, UNSA y CFDT mandaron levantar la huelga hasta después de las fiestas. Pero las asambleas de trabajadores se rebelaron y votaron por continuar. Esto se acompaña con los comités de huelga barriales que plantean seguir haciendo acciones durante las fiestas -algo nunca visto-y los docentes, que están de vacaciones, ya han planificado acciones con los ferroviarios y los conductores.

Las movilizaciones (huelgas y manifestaciones) han continuado durante las fiestas navideñas, convirtiéndose en la huelga más larga desde 1995, cuando tras tres semanas de huelgas, el entonces primer ministro conservador Alain Juppé tuvo que retirar su proyecto de reforma de la Seguridad Social y las jubilaciones de los funcionarios. La huelga ha mostrado la contundente voluntad de lucha de los trabajadores y ha producido dos pequeñas victorias: la dimisión del responsable gubernamental de la reforma de las pensiones y el retraso en la aplicación de la reforma a los bailarines de la Ópera de París. Aun así, Macron, el presidente de los ricos, insiste en implantar la reforma a la que como máximo piensa introducir pequeños ajustes para “mejorarla”.

Pero lo que está en juego no es solo el futuro de las pensiones sino también mantener la capacidad de lucha de la clase trabajadora y de los sectores populares franceses que durante el año 2019 han protagonizado importantes movilizaciones como la de los “chalecos amarillos” contra la degradación de las condiciones de trabajo y de vida en las zonas rurales y, en particular, contra el aumento del precio de la gasolina, que consiguieron anular. También se han realizado 36 días de huelga en los ferrocarriles franceses contra su privatización, que no lograron su objetivo por la política de las organizaciones sindicales mayoritarias.

Estas luchas se han dado en el marco de la política del gobierno francés quiere imponer sus planes de ajuste para aumentar los beneficios de las empresas degradando las condiciones de vida de los y las trabajadoras y los servicios públicos, mientras, Macron ha suprimido el impuesto a las grandes fortunas.

La lucha contra privatización de las pensiones es, no obstante, una lucha internacional que ha tenido sus picos tanto en Chile como en Nicaragua que ha dado respuesta a los planes de privatización de los sistemas públicos de pensiones. Pero la lucha de la clase trabajadora francesa también se da en el marco de la oleada de movilizaciones insurreccionales que sacude el mundo, contra las políticas de ajuste de los gobiernos burgueses, del FMI y de la OCDE.

Total apoyo a la huelga contra la reforma de pensiones de Macron.

30/12/2019

Unidad Internacional de los Trabajadores – Cuarta Internacional (UIT-CI)

El 17 de marzo se realizó la Conferencia de Unificación de ARPT (Alternativa Revolucionaria del Pueblo Trabajador) y FUERSA (Fuerza Revolucionaria Socialista Antiimperialista). Ambas organizaciones se encontraban unidas mediante un comité de enlace en el marco de la UIT-CI desde 2017. La organización unificada se denominará ARPT y su periódico Fuerza. En la conferencia estuvo presente Gabriel Schwerdt, representante del Comité Ejecutivo de la UIT-CI.

En Bolivia hay elecciones en octubre próximo. Evo Morales forzó ilegalmente su “cuarta” reelección y solo permite legalidad electoral para el MAS y nueve partidos de derecha tradicional. Evo pierde popularidad por su pacto con los terratenientes del agronegocio, las multinacionales petroleras y mineras, y como consecuencia de las medidas de ajuste económico antipopular. Aunque hay luchas populares de resistencia, no se unen por la total entrega de la conducción de la Central Obrera Boliviana (COB) al gobierno.

La conferencia ARPT FUERSA resolvió seguir impulsando la reconstrucción del Partido de los Trabajadores (fundado por congreso de la COB en 2013), la lucha por recuperar la COB para las bases y el movimiento hacia una cumbre del Pueblo que agrupe a las organizaciones de los trabajadores e indígenas independientes sobre la base de a sus demandas y defensa de recursos naturales contra las multinacionales.

“Arde París” ha sido el titular de diferentes medios periodísticos que reflejaron así las consecuencias de la manifestación popular de los llamados “chalecos amarillos” del sábado 1° de diciembre en la capital de Francia. Miles en las calles de París y de todo el país enfrentaron y desbordaron la represión policial del gobierno conservador de Macron.
Hubo centenares de detenidos y cerca de cien heridos. Fue el punto más alto de una protesta que se inició días atrás contra el intento del gobierno de Macron de aumentar el combustible, que pasaría de 0,80 a 1,30 euros, lo cual llevaría a un aumento general de precios. Durante toda la semana se mantuvieron barricadas en los peajes y bloqueos a depósitos de combustible.
Los rebeldes, sin dirección ni organización sindical o política reconocida, se identifican con chalecos amarillos, que son de uso obligatorio en las rutas francesas. La mayoría de ellos son sectores populares de los pueblos y las ciudades que utilizan sus autos y motos para ir a trabajar.

Este aumento del combustible es parte del ajuste capitalista que viene aplicando Macron. Los trabajadores y el pueblo de Francia han sufrido un deterioro de sus condiciones de vida. Los aumentos no sólo se encuentran en el sector energético, sino también en la canasta básica donde por ejemplo, legumbres, mantecas y papas han aumentado entre 9% y 11,2%. Antes Macron buscó una reforma laboral contra los ferroviarios y trabajadores públicos.
Esta rebelión popular se dio justo cuando se reunía en Buenos Aires, Argentina, el G20 con la presencia de los Trump, Merkel, Macron, May, Erdogan, Xi Jinping, Putin, Macri o Temer. Son el imperialismo, el FMI y sus gobiernos capitalistas que en nombre de las multinacionales y el capital financiero pactan nuevos ajustes contra la clase trabajadora y los pueblos del mundo.

La rebelión de los “chalecos amarillos” es parte de la misma lucha que llevan adelante los pueblos del mundo contra el FMI, la deuda externa o el ataque al salario y las jubilaciones. Por eso los socialistas revolucionarios de la UIT-CI nos solidarizamos con esta lucha por derrotar este aumento de combustible.
Los manifestantes también expresaron el odio al gobierno capitalista de Macron y muchos reclamaron “Macron dimisión”. La gravedad del ajuste como de la represión hacen necesario que los “chalecos amarillos” se unan a los trabajadores, a las mujeres y a la juventud francesa para exigir a las centrales sindicales que se convoque a una huelga general contra el ajuste y el gobierno de Macron.
Llamamos a la más amplia solidaridad internacional en apoyo a la movilización popular de Francia contra el aumento del combustible, por la libertad de los manifestantes y contra la represión.

Unidad Internacional de los Trabajadores-Cuarta Internacional (UIT-CI)
1° de diciembre de 2018

Al menos siete palestinos murieron y más de quince resultaron heridos este lunes 12 en el área de Beit Lahia, en el norte de Gaza, tras los sistemáticos bombardeos del Estado sionista de Israel. Se trata de una nueva escala de violencia criminal por parte de Israel contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza que se inició el domingo.

Todo comenzó cuando una “fuerza especial” de Israel penetró en territorio de Gaza para realizar una “operación especial” y fue interceptada por una brigada de Ezedin al Qasam, brazo armado de Hamas. El propio Israel y sus fuerzas armadas tuvieron que reconocer que realizó una operación encubierta en territorio palestino: “Las fuerzas armadas confirmaron la muerte de uno de sus comandos infiltrados, un teniente coronel de operaciones especiales de 41 años, identificado solo con la letra M, cuyo cuerpo pudo ser evacuado” (El País, 13/11). En realidad, se trata de una nueva acción militar en territorio palestino para avanzar en su ocupación, que lleva 70 años, avalada por el imperialismo norteamericano.

Los bombardeos israelíes, con aviones caza F-16 y helicópteros artillados, comenzaron antes que Hamas ordenara lanzar cohetes sobre el territorio de Israel. Tuvieron el objetivo de permitir la retirada de las fuerzas especiales sionistas. Y ahora continúan en nuevas represalias contra el pueblo palestino. Los medios de comunicación buscan confundir y argumentar que hay un “enfrentamiento” como si el Estado sionista de Israel no estuviera realizando un genocidio sistemático para ocupar el territorio de la Franja de Gaza y Cisjordania. Sólo en lo que va del año más de 200 palestinos murieron por la violencia ejercida por el Estado de Israel.

Desde la UIT-CI repudiamos los bombardeos israelíes y estos nuevos crímenes del Estado sionista y racista de Israel. No hay salida para el pueblo palestino con la utopía de una posible “convivencia pacífica” entre los dos Estados. Llamamos a los pueblos del mundo a realizar acciones de solidaridad con el pueblo palestino y a levantar la exigencia de que sus gobiernos rompan relaciones con Israel.

¡Alto a la masacre en Gaza! ¡Basta de represión criminal al pueblo palestino!¡Libertad a todos los presos palestinos! ¡Basta del estado de apartheid de Israel! Solo con un Estado único, laico, democrático y no racista en Palestina podrá haber paz en la región. ¡Fuera el imperialismo de Palestina y todo Medio Oriente!

¡Apoyo incondicional a la resistencia del pueblo palestino!

Unidad Internacional de los Trabajadores-Cuarta Internacional (UIT-CI)
13/11/2018
 

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos