Oct 26, 2020 Last Updated 1:20 AM, Oct 26, 2020

Escribe Graciela Calderón, secretaria adjunta Suteba La Matanza

La suspensión de clases y la cuarentena de los docentes fue una verdadera pelea que tuvimos que dar para defender la salud de los niños, docentes, auxiliares y millones de familias. No bien se conocieron datos de la pandemia, Izquierda Socialista y los compañeros de Docentes en Marcha comenzamos a exigir que se suspendieran las clases para evitar la posibilidad de contagios masivos. Mientras, impulsamos que donde no se garantizaran insumos e infraestructura escolar necesaria, definiéramos con las familias el cierre provisorio de la escuela. La negativa del gobierno fue apoyada por la burocracia de Ctera y Suteba en la voz de Roberto Baradel: “Por dos muertos no vamos a suspender las clases en todo el país”, dijo.

Días después, el ministro de Educación Trotta decretó la suspensión de clases, pero “con los maestros asistiendo a las escuelas”. Este absurdo fue repudiado por la docencia que, apoyada por los sindicatos combativos, con diferentes medidas, evitó arriesgar su salud. Finalmente, se declaró la cuarentena social para todos. Pero el gobierno insiste en que los docentes tengamos que romper la cuarentena.

Muchos gobernadores, respaldados por la burocracia Celeste y algunas agrupaciones, piden que los docentes (y auxiliares) vayamos “voluntariamente” a realizar diferentes tareas con las escuelas abiertas, como armar bolsones de comida o de materiales escolares, o hacer listados. Larreta, por ejemplo, aprovecha la pandemia para declarar la educación como “servicio esencial” para después ir contra el derecho de huelga. Y obliga a los docentes tercerizados de jornada extendida a que vayan a colaborar a los hoteles donde familias deben hacer cuarentenas por el coronavirus y, si no van, no cobran. También Kicillof, aprovechando que casi 30.000 docentes no pudieron tomar cargos porque se suspendieron los ofrecimientos por la cuarentena y no cobran nada, lanzó un programa que dará a estos docentes $10.000 míseros, con la condición de que vayan a “tareas en las escuelas”, rompiendo la cuarentena. Se los quiere enviar a armar bolsones de comida y repartirlos en las escuelas a centenares de familias que van a retirarlos, sin insumos de seguridad ni aislamiento. Así, además de arriesgar su salud y la de su familia, se compromete la de las madres y padres que se amontonan en las escuelas. Encima, una fuerte denuncia de docentes y padres es que en general los bolsones son minúsculos y no alcanzan para las familias que van, generando mucho malestar.

Izquierda Socialista, Docentes en Marcha, Ademys, los Suteba Multicolores y el sindicalismo combativo hemos rechazado que los gobiernos quieran usar a los docentes para tareas no educativas, arriesgando su salud. Entendemos y compartimos el sentimiento de solidaridad de la docencia para con sus alumnos y familias. Por eso reclamamos que sea el gobierno, provincial o municipal, quien reparta los bolsones, casa por casa, garantizando los materiales de seguridad para los que lo realicen. Y exigimos que se aumente el número de bolsones y la calidad y cantidad de insumos y alimentos de cada uno para que alcance para evitar el hambre en cada familia mientras dure la cuarentena.

El gobierno es el responsable de la salud, la seguridad, el cobro de salarios, ayuda social y la alimentación de todos, los docentes, los trabajadores y el pueblo y las familias. Con el fondo de emergencia, con la plata de los empresarios y de la deuda externa lo tiene que garantizar.

 

Escribe Graciela Calderón, Secretaria adjunta Suteba La Matanza

Estamos en diciembre y el circo de la paritaria montada por Vidal sigue su curso. Comenzó en febrero de 2018 con la oferta salarial de 15% en cuotas, sin cláusula gatillo ni recomposición del 12% perdido en 2017. Luego incorporó una “revisión” en octubre, si la inflación superaba el 15%... La inflación ya pasó el 45% anual, mostrando la tomada de pelo de Vidal a la docencia y a la sociedad, a quien quiso poner en contra de los reclamos docentes.

Ante el repudio de la docencia y la masividad de cada paro, Vidal incorporó unilateralmente “bonificaciones a cuenta de futuros aumentos” cada dos meses, una miseria y sin que nadie comprendiera qué cobraba. ¡Y hasta llegó a cerrar paritarias por decreto en octubre! Más paros obligaron a reabrirlas y llevar a un 31% de aumento anualizado, a 15 puntos de la inflación real.

Si Vidal puede hacer este manoseo es solo por la comparsa que le hacen Baradel, Petroccini y Díaz, burócratas del FUDB (Frente Unidad Docente Bonaerense). Llevaron la política de luchar “con los chicos en las aulas”, rechazando las propuestas gubernamentales pero con paros aislados, sin plan de lucha progresivo. Y ahora, en diciembre, tienen que llamar a parar porque el repudio docente es enorme, pero no porque estén dispuestos a derrotar el ajuste.

Lamentablemente este año los dirigentes de las agrupaciones de los Suteba Multicolores, como la CCC/PCR, PTS, Rompiendo Cadenas y otras, tomaron la política de no hacer nada por fuera del Suteba Celeste. Y el PO/Tribuna Docente no quiso aliarse con nuestra agrupación Docentes en Marcha/Izquierda Socialista para tener la política de impulsar un verdadero plan de lucha y rebelión docente desde los Suteba Multicolores y los Autoconvocados, como hicimos en los años anteriores. Así Baradel y el FUD pudieron implementar su política y evitar los desbordes de otros años.
Seguiremos impulsando la coordinación de los Suteba Multicolores y los Autoconvocados para poder imponerle a la burocracia del FUDB un verdadero plan de lucha que derrote el ajuste de Macri y Vidal, que se invierta plata en educación y salarios, no para el FMI. 

 

Escribe Graciela Calderón • Secretaria adjunta Suteba La Matanza

Después de quince días sin convocar a reuniones, Vidal publicó en el Boletín Oficial un decreto que daba por cerrada la negociación y otorgaba un aumento anual de 19% para todo 2018. El repudio explotó en las escuelas y Baradel y el FUDB llamaron a parar 48 horas. Vidal se vio obligada a convocar nuevamente a paritarias.

Vidal, que en campaña dijo que “un docente debería ganar, al menos, $40.000”, firmó el decreto por un 19%. Encima, de aumento de bolsillo este mes se cobró sólo $500, porque había “adelantos a cuenta” y Vidal consideró que ya estaban absorbidos. Ese aumento es una burla, con una inflación que superará el 40%. Lleva el inicial a $14.800 y el básico queda en miserables $6.435. ¡Los salarios docentes están por debajo de la línea de pobreza!

El ajuste a la educación pública es global

Este brutal ataque al salario se suma a la metralla de medidas contra la escuela pública que Macri y Vidal están tomando. Al desfinanciar el presupuesto educativo, las escuelas se caen a pedazos y llegan a matar trabajadores de la educación, como Sandra y Rubén de la 49 de Moreno, muertos por una explosión de gas. Centenares de escuelas se debieron cerrar para refaccionarlas y decenas siguen sin clases. También buscan liquidar las escuelas especiales, las de adultos, los gabinetes psicopedagógicos y la educación técnica. Los docentes de estas especialidades están en pie de guerra contra estos ajustes. Además de las reformas curriculares, se viene el Operativo Aprender 2018, el Plan Maestro, la Secundaria 2030, todos para poder avanzar en la liquidación de la escuela pública y seguir avanzando en la privatización del sistema educativo. El IOMA está siendo desguazado y quieren liquidar los regímenes de licencias y jubilatorios. En esto Vidal actúa en plena concordancia con Macri, los gobernadores y los planes del Banco Mundial.

Hay que luchar, no ir a rezar a Luján

Las conducciones provinciales del FUDB (Frente Unidad Gremial) de Suteba, Feb, Udocba, con Baradel a la cabeza, eligieron el modelo sindical macrista de “negociar con los chicos en las aulas” y “medidas de fuerza aisladas y epilépticas”. De esta manera frenaron la lucha docente y le dieron al gobierno todo el tiempo necesario para que pase el ajuste y se termine 2018. Ahora, sorprendidos por el decreto mientras pedían la mediación de los obispos y preparaban la marcha a la Basílica de Luján el 20 de octubre, no tuvieron alternativa y llamaron a un paro de 48 horas y asambleas. Pero su política sigue siendo negociar con Vidal y llamar a que, en las elecciones de 2019 votemos al kirchnerismo. Mientras, seguiremos con salarios de hambre y la escuela pública en ruinas.
La base docente quiere retomar la lucha en serio, reclama planes de lucha progresivos e ir al paro por tiempo indeterminado. Esto es lo que debemos exigirle en todas las asambleas a la burocracia del FUDB.

Los Suteba Multicolor llaman al plenario provincial de delegados

Ante esta realidad, los Suteba Multicolor de la Matanza, Tigre, Ensenada y demás, definieron convocar al PPD en Ensenada para el 18 de octubre. Es muy importante tratar de llenarlo de delegados de escuelas, no sólo de las seccionales multicolores, sino de los demás distritos. También que participen masivamente los docentes que se autoconvocan para luchar de las escuelas técnicas, especiales y demás. En el plenario hay que avanzar en resolver medidas de acción para exigirle al FUDB y, si no convoca, autoconvocarlas, mientras nos organizamos y coordinamos para preparar el paro por tiempo indeterminado. Tomar la lucha en nuestras manos será la única manera de derrotar el ajuste de Vidal, Macri y el FMI. Lograr un aumento al básico llevándolo a $20.000, frenar las reformas del Banco Mundial y del FMI, y que se aumente el presupuesto educativo quitando los subsidios a la escuela privada y suspendiendo los pagos de la deuda externa.

Escribe Graciela Calderón Secretaria adjunta de Suteba La Matanza

Aunque Vidal y sus funcionarios sigan mintiendo, desde diciembre de 2017 los docentes cobramos el mismo salario básico. Vidal entregó compulsivamente tres veces cifras en negro por única vez, que no se integran al salario, ni al aguinaldo, ni a la antigüedad. Presionada socialmente al quedar en evidencia que todo ha sido una maniobra para que demos clases sin aumentos, ahora ofrece legalizar esas cifras en negro y dar unos mil pesos de “material didáctico” por única vez. A esto lo llama “16,5% de aumento”. ¡Caradura! Y quiere que volvamos a las escuelas y confiemos que después ella mejorará la oferta. Esa maniobra le dio resultado en el primer trimestre por la capitulación de Baradel y la burocracia del FUDB (Suteba, Feb, Udocba)  que accedieron a negociar “con los chicos en las aulas”. Pero ahora la docencia ya no está dispuesta a permitir tanto atropello, miseria salarial y ajuste educativo.



¿Y de las resoluciones anti educativas no hablan?
Vidal fue aplicando el Plan Maestro, un brutal ajuste a la educación pública. Sacó resoluciones para cerrar escuelas de islas. Cerró y recortó bachilleratos de adultos, escuelas de educación especial y equipos de orientación escolar. Ahora quita 1.400 horas por escuela en la educación técnica, destruyendo el nivel educativo y despidiendo centenares de profesores. También quiere que los profesores de educación física dejen de ser trabajadores y pasen a ser cuentapropistas, con facturación y perdiendo sus derechos laborales. Y, mientras ofrece salarios miserables, ni habla de retroceder en estas medidas. Nuestra lucha no sólo es por salarios, sino para defender la escuela pública y los derechos laborales. ¡Anulación de los decretos antieducativos ya!

Como en Neuquén, el FUDB debe llamar a paro por tiempo indeterminado
La burocracia kirchnerista de Suteba con Baradel, la de Petroccini de Feb y Díaz de Udocba, más allá de quejarse y denunciar a Vidal, le dan tregua y largan paros aislados cuando no pueden sostener la presión de las bases docentes. La inflación y los tarifazos nos golpean tanto que no se puede soportar la miseria salarial. Por eso, cuando los Suteba Multicolores definimos en un plenario provincial no iniciar las clases con 72 horas de paro, con o sin el FUDB, obligamos a que Baradel anunciara que ellos también irían a 72 horas de paro.
Ese es el camino para ganar. Tomar la lucha en nuestras manos, movilizarnos masivamente e imponer la lucha a la burocracia del FUD. Hay que arrancar con el paro de 72 horas e impulsar asambleas de los Suteba Multicolores y Autoconvocados. Llevar mandatos al plenario provincial de delegados para darle continuidad y no volver a clases hasta obtener respuesta satisfactoria de Vidal y que se anulen las resoluciones de recortes. Así lo hicieron y ganaron los docentes de Neuquén. Plata hay. Macri y Vidal quieren dársela a los ricos y al FMI y sostener a la educación privada y a los curas. De allí debe salir la plata para los 20.000 pesos de básico y para el presupuesto de la educación pública.

Docentes universitarios: También votaron no empezar las clases

Las dos asociaciones gremiales más importantes de los profesores universitarios (Conadu Histórica y Conadu) votaron no iniciar las clases el segundo cuatrimestre. Esta medida, que se aplicará a partir del 6 de agosto próximo, se debe a la más absoluta negativa de la Secretaría de Políticas Universitarias a siquiera convocar a una reunión para resolver la paritaria del sector. 
Los sueldos de los docentes universitarios están congelados desde noviembre pasado, mientras que la inflación desde ese momento ya ha superado largamente el 20%. Y a eso se suma toda la pérdida salarial sistemática que se viene dando desde los años anteriores. 
La universidad pública es uno de los objetivos “a ajustar” del gobierno de Macri, con la inmensa mayoría de sus funcionarios formados en la universidad privada. Las recientes declaraciones de la gobernadora Vidal, atacando la mera existencia de las universidades del conurbano bonarense, son una clara muestra al respecto. 
Como ya ha sucedido otras veces, el triunfo de la lucha de los docentes universitarios dependerá del grado de movilización y solidaridad del conjunto de la comunidad, en particular del movimiento estudiantil. Con asambleas, clases públicas, movilizaciones y tomas de facultades, la lucha de los profesores podrá triunfar. 
Corresponsal

Escribe Graciela Calderón Secretaria adjunta Suteba La Matanza

Se cumplen 11 años del asesinato de Carlos Fuentealba. Todavía quedan responsables impunes y siguen vigentes los reclamos que la docencia neuquina planteaba cuando fue asesinado por la represión de Sapag. Por eso varias provincias vuelven a parar mientras Ctera sigue la tregua con Macri.

El 4 de abril es una fecha muy sentida por toda la docencia, en particular para los sectores combativos. Este año el gobierno de Macri ha clausurado la paritaria nacional y en la mayoría de las provincias los gobernadores  implementan la política nacional, en el mejor de los casos un miserable techo salarial de 15%, cuando no menos. Además crecen los cierres de cursos y escuelas de adultos y especiales y se avanza con las jubilaciones compulsivas, dejando centenares de docentes despedidos y aulas superpobladas. Los regímenes de licencias y las coberturas de las obras sociales son insignificantes. Por eso es que el reclamo en las escuelas es que Ctera retome el plan de lucha y termine su absurda tregua con Macri.

Paremos el 4 y 5 de abril

Sin embargo en las provincias la presión escolar lleva a la lucha. En Santa Fe, Neuquén, Santa Cruz, Chubut, Chaco y Formosa se resolvió parar el 4 y 5 de abril. Lo de Baradel de Suteba y el Frente Unidad Docente (FUD) sigue siendo timorato. Las asambleas que convocaron resolvieron, en contra de su propuesta, parar 48 horas. Pero ellos definieron parar sólo el 5. Esto generó una rebelión que llevó a que Suteba Matanza y Ensenada votaran parar el 4 y 5 y muchas escuelas de distritos Celestes definieran sumarse, como los autoconvocados en Malvinas, José C. Paz, Lomas o Echeverría, entre otros. Inexplicablemente conducciones multicolores como Tigre, Escobar o Bahía Blanca ni siquiera quisieron  realizar asambleas para resolver la unidad con Matanza y Ensenada. Es que la CCC (PCR), el PTS y las agrupaciones de Rompiendo Cadenas, equivocadamente priorizan la unidad con Baradel y la Celeste como eje de su política, dándole la espalda a miles de docentes que quieren luchar a fondo y no apostando al desborde. Esa política, opuesta a la que realizamos los años anteriores, está debilitando a la Multicolor como alternativa de conducción en la lucha contra el gobierno de Vidal y Macri. El PO dejó correr esas posiciones durante semanas pero ahora, correctamente, cambió y votó junto a nosotros, desbordar a Baradel y el FUD.  
En CABA, para completar la división, UTE llama a parar el 6.
 
Plata para educación, no para la deuda externa

La política de Macri y todos los gobernadores apunta a liquidar la escuela pública, nuestros salarios y derechos laborales, y que siga creciendo la educación privada. Sin un verdadero plan de lucha nacional unificado o, al menos, la coordinación de las provincias en lucha, será muy difícil derrotarlo. Hay que exigirle a Ctera y a los gremios provinciales el plan de lucha nacional, y en las provincias paros progresivos y movilizaciones. Hay que coordinar con la oposición medidas de acción conjuntas, que presionen y desborden a las conducciones burocráticas. Hay que derrotar el ajuste y lograr que el gobierno nacional se haga cargo de la educación, con plata que hoy va para la deuda externa, los curas y subvencionar a las escuelas privadas. Esas son las tareas que debemos impulsar desde la izquierda y los sectores combativos docentes.

Fotogalerías

 

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos