Nov 28, 2020 Last Updated 9:11 PM, Nov 27, 2020

Escriben Jorge Adaro, secretario general de Ademys y Pablo Almeida, delegado general de ATE Ministerio de Economía

El 8 de agosto la CTA Autónoma realizó elecciones desoyendo el reclamo de la oposición Multicolor de postergar la votación para así concentrar las fuerzas en apoyar la lucha de las mujeres por el derecho al aborto. En el marco de la crisis y división de una CTA que sigue aislando los conflictos, los trabajadores no se entusiasmaron con los comicios. La Multicolor dio pelea fortaleciendo al sindicalismo combativo.

La negativa de la conducción de la CTA Autónoma, encabezada por Ricardo Peidró y Cachorro Godoy, a cambiar la fecha de las elecciones amparándose en supuestos argumentos legales, ratificó el rumbo de una burocracia en crisis que sigue aislando todas las luchas, como ya la había hecho en el hospital Posadas, el INTI y con los mineros de Río Turbio. Ahora le dio la espalda al movimiento de mujeres y aprovechó la jornada del 8 de agosto para imponer mecanismos fraudulentos que intentan mostrar una participación que no fue tal. 

Los padrones de la CTA están totalmente inflados, con más de 1.200.000 de supuestos afiliados, incluyendo “afiliaciones directas” de movimientos sociales que son utilizadas clientelarmente en las elecciones. La Lista 1 de la burocracia prácticamente no realizó campaña en los lugares de trabajo de los sindicatos más importantes que agrupa la CTA Autónoma, como los estatales de ATE, los docentes universitarios de la Conadu Histórica, los profesionales de la salud de la Fesprosa (que incluye a la Cicop bonaerense), docentes, judiciales y otros gremios afiliados. Su gran preocupación durante meses fue organizar el ya tradicional fraude, afiliando compulsivamente a beneficiarios de planes sociales para que voten en comedores populares de manera clientelar, al mejor estilo de punteros del PJ. Esto llegó al colmo de que muchos afiliados de los propios sindicatos ni siquiera figuraban en los padrones, como pasó con trabajadores de antigüedad en el PAMI, algunos de ellos siendo incluso delegados de ATE desde hace años y que no pudieron votar, ¡un bochorno!

Unilateralmente la conducción anunció que votaron más de 240.000 personas, cuando en realidad en todos los lugares de trabajo la participación de afiliados fue muy baja y cientos de urnas fueron fraguadas con votos a la oficialista Lista 1. Con estos métodos, la conducción de la CTA Autónoma ratifica su rumbo de aislar las luchas y seguir colocándose como furgón de cola de proyectos políticos patronales, como ahora intentan con Víctor De Gennaro desde Unidad Popular aliándose con el Movimiento Evita (PJ) y otros sectores de centroizquierda ligados a la reaccionaria Iglesia Católica.

El sindicalismo combativo sí estuvo jugado con todo a apoyar la lucha por el derecho al aborto. Por ejemplo, sindicatos como Cicop, AGD-UBA, Ademys y otros que votaban en las elecciones de la CTA Autónoma, convocaron paro y movilización para el 8 de agosto y estuvieron todo el día con carpas, banderas y cientos de trabajadores en el Congreso Nacional junto al movimiento de mujeres.

En ese marco la elección de la Multicolor fue muy buena en todos los lugares de trabajo donde somos referentes los dirigentes combativos que encabezamos la Lista 6. Ahí obtuvimos los mejores resultados, como en Ademys (93%), AGD-UBA (88%), ATE Ministerio de Economía (87%), ATE Hospital Garrahan (64%) y ATE y Asociación de Profesionales de CNEA del Centro Atómico Bariloche (88%). Se ganaron las seccionales de la CTA Autónoma en Lomas de Zamora (60%) y en Almirante Brown (73%). En otros lugares de trabajo importantes donde disputamos con la burocracia realizamos buenas elecciones, como en la Universidad de Luján (50%), ATE Indec (37%), ATE 3 de Febrero (36%) y CTA Córdoba Capital (20%).

Por primera vez desde que existen las elecciones “directas” en la CTA logramos unificar a todo el sindicalismo combativo y la izquierda en la Lista 6 Multicolor. Esta herramienta unitaria del sindicalismo combativo surgió al calor de las luchas contra el ajuste y los despidos de Macri y los gobernadores, pactados con el FMI. La Multicolor fue apoyada por un activismo sindical independiente que nos acompañó con su voto para fortalecer una nueva dirección de la CTA, antiburocrática, combativa, con independencia de clase y perspectiva de género.

Escribe Jorge Adaro, Secretario general de Ademys

Las CTA divididas y en crisis hoy son parte de la oposición al gobierno de Macri, pero no se juegan en el apoyo a las luchas, ni practican la democracia sindical. Por eso llamamos a fortalecer listas opositoras unitarias del sindicalismo combativo que peleen por una nueva dirección democrática y de lucha.

Este año se realizarán elecciones en las CTA, hoy fragmentadas y atravesando una profunda crisis política y sindical. Recordemos que la CTA se fundó en 1992 como “central alternativa” a la CGT y que, enrolada en la centroizquierda del Frepaso, terminó gobernando con la Alianza de De la Rúa. Desde ese lugar la dirección de la CTA se opuso al Argentinazo de 2001, entró en tregua con el gobierno de Duhalde y luego apoyó al de Kirchner, para finalmente dividirse en 2010 en una elección totalmente fraudulenta entre dos sectores enfrentados burocráticamente. Desde ese entonces existen dos CTA, una kirchnerista llamada “de los trabajadores”, organizada alrededor de Ctera con Hugo Yasky, y otra de centroizquierda llamada “autónoma”, entorno de ATE con Pablo Micheli.

Esta última ahora se volvió a dividir por diferencias burocráticas por el manejo del aparato entre Pablo Micheli, por un lado, y el secretario general de ATE Hugo “Cachorro” Godoy por el otro. Micheli fue quedando en minoría en la CTA Autónoma, que hoy está conducida por el sector de Godoy, alineado con De Gennaro. Esto lleva a que este año en el marco de una profunda crisis y continuas divisiones burocráticas se realicen tres convocatorias a elecciones, distintas, alejadas de las bases trabajadoras de cada uno de los gremios que integran las CTA.

Desde el sindicalismo combativo y la izquierda tenemos que mantener nuestra independencia de las conducciones de las CTA ya que representan distintos sectores de la burocracia sindical que no se juegan en el apoyo y coordinación de las luchas de los trabajadores, sino que priorizan controlar sus aparatos sindicales para ponerlos al servicio de proyectos políticos de la centroizquierda aliados a distintas variantes patronales. Por eso desde Izquierda Socialista en el FIT proponemos presentar listas unitarias del sindicalismo combativo y la izquierda de cada uno de los gremios enrolados en las CTA, para disputarles la conducción y fortalecer una alternativa que apoye las luchas y practique la democracia sindical.
Pablo Micheli, de manera repentina ha convocado una elección para el 28 de junio, intentando ocultar que ha quedado en total minoría en la propia CTA Autónoma. En su desesperación por aliarse con Yasky y la Verde y Blanca kirchnerista de ATE, se ha quedado sin base en la CTA Autónoma y convocó una elección vaciada, sin representación, por lo cual llamamos a no participar ni avalarla.

Por otro lado Cachorro Godoy desde ATE, junto con los docentes universitarios de la Conadu Histórica, los profesionales de la salud de la Fesprosa, los visitadores médicos y otros gremios, convocaron elecciones para el 8 de agosto, como sector mayoritario de la CTA Autónoma. En ella nos disponemos a disputar electoralmente desde los sindicatos que la integran, llamando a construir una lista opositora con el sindicalismo combativo y la izquierda. Convocamos al PO, a Rompiendo Cadenas, al PTS y a todas las corrientes opositoras en la CTA Autónoma a conformarla.
Finalmente, la otra CTA de Hugo Yasky, alineada fuertemente con el kirchnerismo, y que nuclea fundamentalmente a los gremios docentes organizados en Ctera, llamará a elecciones en los próximos meses, donde también nos proponemos presentar una lista encabezada por los gremios docentes que conduce la Multicolor, opositora a la conducción Celeste de Ctera.

Nuestra propuesta es llamar a la unidad del sindicalismo combativo en cada gremio, dentro de la CTA donde el gremio está alineado, sin dividir a la base, para enfrentar a los distintos sectores de las burocracias. Combatiendo todas las maniobras fraudulentas que estos burócratas suelen hacer, como utilizar padrones de diferentes sindicatos que no participan en “su” CTA y usar clientelarmente a los desocupados para que vayan a votar en una elección sindical de manera artificial.

En momentos donde Macri y los gobernadores pactan con el FMI para profundizar el ajuste y los despidos, particularmente en los sectores estatales que integran las CTA, mientras nos siguen robando el salario con paritarias del 15%, devaluaciones y tarifazos, es fundamental fortalecer al sindicalismo combativo para arrancarle un plan de lucha a las distintas alas de la burocracia sindical en que se han dividido las CTA, para pelear contra el FMI, por el no pago de la deuda externa y para que la crisis no la paguemos los trabajadores, sino los capitalistas y usureros. 

Escribe Jorge Adaro • Secretario general de Ademys y candidato a secretario general de la CTA Autónoma en Capital Federal

En el Hotel BAUEN, recuperado por los trabajadores, se presentaron los candidatos de la Lista 6 Multicolor para las elecciones de la CTA Autónoma que se realizarán el miércoles 8 de agosto en todo el país.

 La Lista 6 Multicolor va a dar pelea por una nueva dirección en la CTA Autónoma, antiburocrática y combativa, con independencia de clase y perspectiva de género. Nos presentamos contra la actual conducción burocrática y su Lista 1, encabezada por Ricardo Peidró, de visitadores médicos, y Cachorro Godoy de ATE.

Tanto Peidró como Godoy formaron parte de la fundación de la CTA en 1992. Lo que llamaron “un nuevo modelo sindical” explotó en varios pedazos por falta de independencia política frente a los gobiernos y a los vaivenes de los partidos patronales. Estos dirigentes no han convocado a un debate en asambleas para discutir las causas de la crisis y división de la CTA. Ocultan que con Víctor De Gennaro apoyaron al gobierno de la Alianza y que se borraron de las calles en la rebelión popular del 19 y 20 de diciembre de 2001 que echó a De la Rúa y Cavallo. O que con Hugo Yasky apoyaron al gobierno kirchnerista, frenando las luchas de la etapa, y cuando tuvieron diferencias de aparato no dudaron en despedazar la CTA. Esas son las causas de fondo por las que este año se convocaron tres elecciones, enfrentadas burocráticamente entre sí y al margen de todo debate real entre sus afiliados. 

El armado de las elecciones de este año también responde a los posicionamientos políticos de sus convocantes. Mientras la burocracia de Yasky y Micheli se reposiciona en “votar bien en 2019” como promueve la dirigencia kirchnerista y del PJ, el sector que dirige a la CTA Autónoma acaba de fundar otro movimiento de centroizquierda con un sector del PJ y con organizaciones vinculadas al Vaticano -justo a días de la votación en el Senado de la ley de interrupción voluntaria del embarazo-. Este movimiento llamado En Marcha agrupa desde la Unidad Popular de Godoy y De Gennaro hasta el Movimiento Evita (PJ). La reciente teleconferencia de Claudio Lozano –dirigente de la UP y de esta CTA Autónoma– con funcionarios del FMI y representantes del triunvirato de la CGT, acordando una reunión en septiembre con empresarios y la Iglesia Católica, demuestra su decisión de negociar con el FMI una política asistencialista para consolidar la pobreza, en vez de enfrentar el ajuste fondomonetarista.

La lucha del movimiento de mujeres por el aborto legal, seguro y gratuito el próximo 8 de agosto tiene una batalla histórica en las calles para arrancar la ley en el Senado, por eso desde la Lista 6 Multicolor exigimos postergar las elecciones y un paro nacional para movilizar masivamente ese día al Congreso Nacional. Lamentablemente la conducción de la CTA Autónoma y su Lista 1 decidieron mantener la fecha de las elecciones para el 8 de agosto, dándole la espalda a la lucha de las mujeres.

Llamamos a todo el activismo combativo y democrático a enfrentar la manipulación de los padrones inflados por “afiliaciones directas”, donde se utiliza clientelarmente a los movimientos sociales para consumar un nuevo fraude. Llamamos a defender el voto a la Lista 6 Multicolor reforzando la fiscalización de estas elecciones en cada lugar de votación.

Vamos con un programa para poner a la CTA Autónoma al servicio de enfrentar este ajuste y con un plan económico alternativo desde los intereses de los trabajadores, que somos la mayoría nacional, para frenar la destrucción y entrega de nuestro país, que parta de no pagar la deuda externa y romper con el FMI. Votemos masivamente a la Lista 6 Multicolor.

Escribe Jorge Adaro Secretario general Ademys

Luego de tres reuniones donde el gobierno porteño de Larreta hizo la misma propuesta salarial de 12 %, estamos en vísperas de lo que podría ser la última convocatoria del gobierno, donde presentará probablemente una oferta que de ninguna manera superará el 15% y que será rechazada por la gran mayoría de la docencia porteña, que día a día vive en lo concreto los aumentos de precios y los tarifazos.

El gobierno, que cuenta con la complicidad de la burocracia sindical, no sólo tratará de imponer el techo salarial exigido por Macri en todo el país, sino que también ataca estructuralmente la composición del salario docente, avanzando en la precarización salarial de los trabajadores. Junto al miserable 12 %, Larreta ha propuesto dos plus: por “título” y “capacitación”. En ambos casos no supera al 20% del conjunto de la docencia. De esta manera no sólo no invierte más dinero en salarios sino que introduce “la diferenciación salarial”, lo que implica que cada docente puede tener un sueldo distinto del de su compañero de trabajo realizando la misma labor.

Es en este marco que Ademys realizará el miércoles 21 de marzo un nuevo paro con movilización al Ministerio de Educación, no sólo exigiendo una recomposición del 30% sino la denuncia de la falta de vacantes para miles de alumnos y la exigencia al gobierno de que retire el proyecto de creación de la Unicaba de la Legislatura, en defensa de los 29 institutos de formación docente.
Para ganar no sólo es necesario un plan de lucha nacional de la Ctera, sino avanzar en la coordinación del sindicalismo docente combativo para erigirse en alternativa de dirección frente a quienes año tras año entregan la lucha docente en todo el país.

Jorge Adaro

Sec. Gral. Ademys. Dirigente nacional del Sindicalismo Combativo. Dirigente de Izquierda Socialista en el FIT.

 

 Contactos: Facebook Twitter

 Prensa: Mariana 15 41616941

Fotogalerías

 

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa