Dec 01, 2021 Last Updated 2:10 PM, Dec 1, 2021

Izquierda Socialista

Por Partido Socialismo y Libertad, Venezuela

El próximo domingo 21 de noviembre se llevarán a cabo las elecciones regionales en Venezuela, en las que se elegirán gobernadores, alcaldes, concejales y miembros de los consejos legislativos de las 23 entidades federales y 335 municipios del país.

Estas elecciones se realizarán con el trasfondo de una aguda crisis económica y social, sin parangón en la historia reciente del país. En medio de 7 años de recesión y 4 de hiperinflación. Con una producción petrolera que para el pasado mes de octubre fue de 590 mil barriles diarios, una cantidad aproximada a lo que se producía a principios de la década del 40 del pasado siglo.

Con los servicios públicos por el suelo. Con graves fallas eléctricas, pésimo servicio de telecomunicaciones, sin agua en casi todo el país, y con una llamativa escasez de gasolina y gas, en un país que el gobierno se ufana en decir tiene las mayores reservas de petróleo del mundo. En un país donde el salario mínimo no llega ni a dos dólares, y con el cestaticket apenas alcanza los 3 dólares y medio.

Toda esta dramática situación ha generado un éxodo desconocido en Venezuela. Al final de este año, según la ONU, 6 millones de venezolanos habrían dejado el país, en los últimos 5 años.

Estamos a 3 días para la realización de las elecciones regionales. Lo que caracteriza el ambiente preelectoral es una proverbial indiferencia, que contrasta con la urgencia del pueblo trabajador con darle respuesta al día a día en medio de la tragedia social que padecemos.

Conseguir los alimentos cada vez más caros con salarios de hambre, erosionados por la escalada vertiginosa de la cotización del dólar. Con continuas devaluaciones de la moneda y sin planes agroalimentarios. Sortear las vicisitudes creadas por la escasez de gasolina, de gas y agua, es la preocupación central del pueblo y los trabajadores.

Toda esta situación se ha visto severamente afectada por los efectos de la pandemia, desde marzo del pasado año. En el contexto de un sistema de salud que ya estaba por el suelo, y con enfermeras, médicos y personal de salud sin medicinas ni recursos sanitarios, y con salarios de hambre.

Sin duda, las sanciones económicas impuestas por el imperialismo norteamericano, Inglaterra y la Unión Europea, avaladas por Juan Guaidó y los partidos patronales, medidas criminales que repudiamos categóricamente, han agravado la situación preexistente, pero no son la causa fundamental de una tragedia social que ya tiene una década. Este es el marco socioeconómico en el cual se llevarán a cabo las elecciones del próximo domingo.

Por su parte el gobierno logró conformar una oposición a su medida, algo que venía tejiendo desde hace algún tiempo. Pero ahora logró incorporar al proceso electoral a casi toda la oposición patronal, incluyendo al llamado G-4, la cual, después de fracasar en su política golpista auspiciada por el imperialismo norteamericano y encabezada por Juan Guaidó, optó por entrar en la vía electoral. Dirigentes como Henrique Capriles Radonski, están participando activamente en las elecciones. Incluso algunos que se habían ido del país como Manuel Rosales y Américo De Grazia, regresaron con la anuencia gubernamental, para postularse como candidatos.

Desde el Partido Socialismo y Libertad creemos que la mayoría del pueblo y los trabajadores, no ven que estas elecciones puedan resolver sus problemas más acuciantes, y lo que los ha originado, de allí su poco interés en estos comicios. El pueblo trabajador visualiza que la razón fundamental del deterioro de su nivel de vida es el gobierno chavista del Psuv, encarnado en el presidente Maduro. Lo que quiere e  pueblo es la salida de este gobierno. No ve que renovando gobernadores o alcaldes se pueda resolver la grave crisis que atravesamos.

Sin duda, el referendo revocatorio podría haberse convertido en un movilizador de millones de trabajadoras y trabajadores, y el conjunto de los sectores populares. Pero ni el gobierno ni la oposición patronal tenían ningún interés en esto.

Estas son unas elecciones que se realizarán con partidos ilegalizados, como el caso de nuestro partido. Con dirigentes políticos presos, perseguidos, inhabilitados o en el exilio. Es decir, son unos comicios sin ninguna garantía ni transparencia. Y el pueblo también está consciente de ello.

Entendemos que algunos sectores del pueblo participarán con el ánimo de derrotar a los representantes locales y regionales del partido de gobierno, no obstante desde el PSL creemos que no hay ninguna razón para participar en estos comicios fraguados entre el gobierno y la oposición patronal, en medio de la crisis más severa conocida por nuestro pueblo, y sin las más mínimas garantías democráticas de participación política.

El Partido Socialismo y Libertad llama al pueblo y a los trabajadores y trabajadoras a no avalar con su voto al gobierno y a sus representantes locales y regionales. Creemos que el pueblo venezolano tiene derecho a elecciones presidenciales, parlamentarias y regionales verdaderamente transparentes y con garantías, pero esto solo se logrará con su movilización masiva.

El PSL plantea que hoy más que nunca debemos organizarnos en las comunidades, fábricas, universidades y empresas para movilizarnos, para salir a pelear por nuestros reclamos más urgentes y plenas libertades democráticas. Contra los planes capitalistas de entrega de nuestros recursos al capital privado y transnacional que adelanta el gobierno a través del Arco Minero del Orinoco, la ley de Zonas Económicas Especiales, la ley Antibloqueo, la entrega de Pdvsa y las empresas básicas, abaratando la mano de obra, eliminando los sindicatos, las contrataciones colectivas y demás reivindicaciones laborales, todo avalado por el memorando 2792.

Debemos luchar por la libertad de las trabajadoras y trabajadores presos, quienes están en esa condición por reclamar reivindicaciones y denunciar la corrupción.

En la perspectiva estratégica de lograr un gobierno de los trabajadores y el pueblo, llamamos a luchar por un Plan Económico y Popular de emergencia, alternativo al paquetazo del gobierno. ¡Por un salario igual a la canasta básica! ¡Por una renta de cuarentena para los trabajadores y trabajadoras informales! ¡Por un impuesto progresivo a los capitalistas, banqueros y transnacionales! suspensión de los contratos de empresas mixtas, ¡petróleo 100% estatal sin transnacionales!, eliminación de las sanciones económicas imperialistas y recuperación del dinero apropiado por EE.UU. y potencias europeas, confiscación de bienes de corruptos e importadores fraudulentos, ¡no pago de la deuda externa!, suspensión de gastos militares, y con todos esos recursos conformar un ¡Fondo Social de Emergencia para enfrentar la terrible crisis social!, impulsar un plan masivo de adquisición de alimentos, medicinas e insumos sanitarios para dotar a los hospitales.

18 de noviembre de 2021

Cuatro pibes salieron por la mañana del entrenamineto del club de fútbol de Barracas y fueron interceptados por la policía de la ciudad de Larreta. Fueron baleados alcanzando la cabeza de Lucas Gonzalez, quien terminó perdiendo la vida.

Se trata de un nuevo caso de gatillo fácil, el cual pretendieron encubrir y justificar con acusaciones falsas e implantando “pruebas”. Este caso se da en un contexto dónde tanto Juntos por el Cambio que gobierna la ciudad, como el Frente de Todos de Santoro, envalentonados con el discurso fascista de Milei, pretenden avanzar en la criminalización de la juventud y agravar los métodos represivos de la policia. El "liberal" Espert dijo que había que hacer "queso grueyere" a balazos y el ministro peronista, Sergio Berni, dijo que pensaba "peor" que Espert y que en su gestión ya habían matado 150 personas.

La expresión a derecha de los discursos de odio y criminalización de la juventud, se van a encontrar con la resistencia de la lucha popular y callejera, donde la izquierda toma fuerza y va enfrentar las políticas represivas de Larreta y el gobierno.

Por eso desde la Juventud de Izquierda Socialista repudiamos enérgicamente este nuevo caso de gatillo fácil, responsabilizamos a la policia de la ciudad y al gobierno de Larreta y exigimos justicia por Lucas Gonzales. Basta de perseguir a la juventud, basta de gatillo fácil!

#juventud #gatillofacil #berni #marchadelagorra

Tags

Por Miguel Ángel Hernández, dirigente del PSL-Venezuela y la UIT-CI

16/11/2021. El pasado lunes 15 fue un día de mucha tensión y expectativa en Cuba. Para ese día estaba prevista la realización de una marcha en La Habana y otras ciudades de la isla, convocada por el grupo Archipiélago, encabezado por el dramaturgo Yunior García.

Desde los días anteriores el gobierno dictatorial y de partido único de Díaz Canel, se dio a la tarea de detener, perseguir y hostigar a distintos activistas y disidentes, tanto de Archipiélago como de organizaciones de la llamada izquierda crítica cubana. Todo con el objetivo de impedir la concreción de la convocatoria.

El lunes la tensión acumulada se trocó en impotencia. Fue imposible que se produjeran las marchas. Ese día el gobierno a través de la seguridad del Estado desarrolló un vasto operativo policial y de grupos de civiles del Partido Comunista y otras organizaciones controladas por el régimen, para intimidar a los que pretendieran marchas.

Entre el domingo y el lunes se detuvo a varios activistas; se apostaron policías de civil en las viviendas de otros, imponiéndoles arresto domiciliario para impedir que marcharan; se hizo lo mismo con conocidos periodistas, para evitar que informaran sobre la situación de represión que se estaba produciendo. Cercaron sedes de medios independientes como fue el caso de La Hora de Cuba en Camagüey. Se cortó el internet y las comunicaciones vía celular. Además se movilizó a militantes del Partido Comunista, de la Unión Jóvenes Comunistas (UJC), de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), miembros de los CDR para llevar a cabo unos aberrantes “actos de repudio” frente a las residencias de los activistas y organizadores de la marcha. Como ya desde el domingo se había hecho con Yunior García, al que se le impidió caminar ese día, como previamente había anunciado.

Desde la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores/Cuarta Internacional (UIT-CI), rechazamos todas estas medidas represivas ejercidas por el régimen autoritario y de partido único de Cuba, contra las personas que intentaban marchar el pasado lunes 15. Nuestra corriente internacional difiere totalmente de las posiciones políticas del grupo Archipiélago y de los convocantes de la marcha prevista para el pasado lunes, pero reivindicamos su derecho a protestar, lo cual no se le permite a nadie en Cuba, so pena de ser despedido de su trabajo, ser detenido o condenado a largas penas de cárcel, como ya ocurrió con algunas personas que salieron a marchar el 11 de julio.

El pasado 11 de julio se produjo una inédita y masiva protesta surgida en los barrios más pobres y olvidados de La Habana y otras ciudades. Miles de cubanas y cubanos salieron a las calles hartos de la pobreza y la desigualdad que padecen; agravada por el paquetazo de ajuste denominado eufemísticamente “Tarea de Reordenamiento”, que el gobierno de Díaz Canel viene aplicando desde enero, profundizando el hambre y las carencias.

Sin duda que el bloqueo imperialista que aún persiste también influye en la situación social. Si bien rechazamos el criminal bloqueo y las sanciones más recientes, consideramos que esa no es la causa fundamental de los males que sufre el pueblo cubano.

En Cuba ya no hay socialismo. Desde hace años existe un capitalismo “a la cubana con inversiones extranjeras y empresa mixtas con multinacionales. Un sistema represivo y totalitario donde se han profundizado las desigualdades sociales. Mientras las trabajadoras y trabajadores viven en viviendas ruinosas y ganan salarios miserables de 30 o 40 dólares al mes, los dirigentes del partido, los jefes de los CDR, de las organizaciones sindicales, y los militares viven en lujosas mansiones y construyen grandes hoteles para la industria turística explotada conjuntamente por el gobierno y las transnacionales. Tienen altos ingresos, acceso a dólares y a las exclusivas Tiendas en Moneda Convertible (MLC), donde pueden adquirir todo género de artículos importados.

Desde las protestas de julio el gobierno ha incrementado la persecución y represión a los disidentes, incluyendo a los activistas de las organizaciones de la izquierda crítica cubana. Su argumentación es que se trataría de protestas “desestabilizadora”, lo mismo que decían los gobiernos derechistas de Piñera en Chile y Duque en Colombia, ante las recientes rebeliones populares en esos países.

Desde la UIT-CI reivindicamos el derecho del pueblo trabajador cubano a movilizarse por libertades democráticas y contra el ajuste del gobierno, y apoyamos y nos solidarizamos con la lucha popular por: ¡Plenas libertades para el pueblo y los trabajadores cubanos! Libertad para los presos políticos! Por el derecho a disentir y protestar; por el derecho a huelga, a la libertad y autonomía de las organizaciones sindicales, estudiantiles y populares. ¡Basta de régimen de partido único, por la libre organización de partidos políticos! ! Basta de discriminaciones racistas! Plenos derechos al movimiento de mujeres y de LGTB¡ Libertad de expresión e información; libre uso del internet y redes sociales. No más censura, ¡Plena libertad en el arte y la cultura; plena autonomía académica en las universidades!

Apoyamos toda movilización de la clase trabajadora y del pueblo cubano contra los salarios de miseria pactados entre el gobierno y las transnacionales. Libertad de discusión salarial y contractual en el Grupo de Administración Empresarial, S.A. (Gaesa), que agrupa a más de 57 empresas y controlado por los militares, así como en todas las empresas mixtas, no mixtas y públicas. ¡Por un salario mínimo en dólares! ¡Basta de los privilegios de los burócratas y funcionarios del régimen! ¡No más tiendas ni mercados para ricos que se pagan en divisa con tarjetas especiales! ¡Basta de salarios de privilegios para los funcionarios del gobierno, del PCC y las Fuerzas Armadas! Que cobren el salario medio de un trabajador cubano. ¡No a las empresas capitalistas, mixtas o privadas! ¡Por un plan económico nacional de emergencia, con democracia obrera y popular, que termine con las desigualdades sociales, y con la corrupción de los altos funcionarios!

¡Por un plan de producción de alimentos, basado en la consulta a las y los productores, cooperativas agrarias, campesinos y las y los trabajadores de la industria alimenticia, que termine con la escasez y la importación del 80% de lo que se consume! ¡Por la recuperación de las conquistas en salud y educación logradas en los primeros años de la revolución! Menos gasto e inversión en hoteles de lujo y más inversión en salario, comida, viviendas, educación y salud.

El verdadero cambio de fondo en Cuba pasa por lograr un gobierno de la clase trabajadora, la juventud y el pueblo que avance en un verdadero socialismo sin represión y con democracia para el pueblo trabajador.


Escribe Juan Carlos Giordano, Diputado Nacional Izquierda Socialista/FIT Unidad
 
Los resultados del 14 de noviembre volvieron a confirmar la derrota del gobierno, aunque la quiera disfrazar de “triunfo”. Juntos por el Cambio ganó, pero esperaba más. Se produjo un repunte de los neofascistas Milei y Espert. Y la izquierda logró una votación histórica. El FIT Unidad obtuvo 1.264.238 sufragios en todo el país, conquistando la mayor bancada de la izquierda en el Congreso con cuatro diputadas y diputados nacionales. Y otro hecho inédito, el logro de varios concejales en el conurbano bonaerense, mostrando que la izquierda crece paralelamente a la ruptura obrera y popular con el peronismo.
 
El gobierno peronista del Frente de Todos fue el gran derrotado. Bajó al 33% actual, su porcentaje más bajo de todas las legislativas desde 1983. “Se pasó de un peronismo unido que le permitió ganar las elecciones en 2019 a una derrota estrepitosa en tan solo dos años, mostrando su crisis y a una base obrera y popular que en gran parte le dio la espalda”, decíamos en el balance de las PASO. Ese quiebre con el peronismo se ratificó el 14 de noviembre. La desazón y el descontento con el gobierno se transformaron directamente en ruptura, yendo una parte muy importante a engrosar los votos de la izquierda.

El gobierno perdió por nueve puntos en el país. Fue derrotado en las provincias con mayor caudal electoral, empezando por la estratégica Provincia de Buenos Aires (contra Santilli que hasta hace poco era vicejefe de gobierno porteño), CABA, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y Mendoza. Ganó solo en provincias pequeñas. El dato de color fue en la Santa Cruz “de los Kirchner”, donde gobierna Alicia: el Frente de Todos salió tercero. A esto hay que sumarle que Cristina perdió el quórum propio en el Senado, una catástrofe directa contra el kirchnerismo puro.

El gobierno quiere transformar la derrota en triunfo por haber acortado unos puntos en Buenos Aires (del 33 al 38%) y haber revertido los resultados en Chaco y Tierra del Fuego. En todo caso, estos datos impidieron un mayor desbarranque político, al no evitar su traspié.

El gobierno apeló al aparato tradicional y presionó a sectores que no habían votado en septiembre. El macrismo de Juntos, aunque volvió a ganar, no logró superar su porcentaje de las PASO. El gobierno podría mantener la primera minoría en Diputados, y aunque Cristina y el Frente de Todos perdieron el quórum propio en el Senado, al macrismo no le alcanza para controlarlo. Ante esto el gobierno “festeja”, pero el proceso de crisis del peronismo sigue vigente.
La nueva derrota electoral se da por la pérdida de amplios sectores obreros y populares, que le volvieron a dar la espalda al peronismo de Alberto, Cristina, Massa, a la CGT-CTA y a los referentes de los movimientos sociales afines. Rompieron con un falso discurso “contra la derecha” que encubre un ajuste al servicio del FMI.

Mientras el gobierno pedía el voto para frenar al macrismo, les robó a los jubilados y es el responsable del crecimiento de la indigencia, de una inflación que llegó al 52% interanual y la permanencia del robo salarial y jubilatorio. En esto no hay diferencias entre Alberto y Cristina, más allá de los desplantes públicos entre ellos. Cristina acaba de dar la orden para avanzar en el acuerdo con el FMI que representará un mayor ajuste.

El discurso de Cristina a los jóvenes de La Cámpora el día anterior al 17 de octubre pasado, recordándoles los años excepcionales de 1945 donde hubo enormes conquistas sociales, que no volverán, diciéndoles “el peronismo está más vigente que nunca”, fue un intento para evitar que una parte de los votos se le vayan a la izquierda. No le funcionó. La histórica votación del FIT Unidad servirá de acá en más para redoblar la pelea por superar al peronismo, por una alternativa obrera y socialista que combata los males capitalistas, no que conviva con ellos.

El macrismo y la UCR de Juntos ganaron, pero…

El PRO y la UCR de Juntos fueron ganadores, aunque no era el resultado que esperaban. Se reflejó en las caras largas del domingo, en especial en el búnker de la  Provincia de Buenos Aires. Esperaban una mayor diferencia y se quedaron solo un punto arriba del Frente de Todos (39,81% a 38,53%). En todo el país no lograron el número de diputados que necesitaban para controlar solos la Cámara. No obstante, lograron resultados muy elevados en algunas provincias, como el 54% en Córdoba y Entre Ríos. Juntos por el Cambio se postula ahora como posible recambio electoral para 2023, ante una mayor debacle peronista.

Parte de la ruptura y descontento lo capitaliza electoralmente esta oposición patronal, aunque el porcentaje del 42% que sacó es similar a elecciones pasadas, con el dato de que bajó en CABA con Vidal. Fue beneficiado por “un voto dirigido a castigar al gobierno más que a beneficiar a la oposición”, según describió muy bien en su editorial del pasado lunes 15 el director de Clarín, Ricardo Kirschbaum. Es decir, se usó al macrismo de Juntos para repudiar al gobierno, más que por apoyar su programa, sin generar entusiasmo en su electorado ante una coalición que cuando gobernó lo hizo a tarifazo limpio y endeudamiento serial. No hubo giro a la derecha sino voto castigo.

Sale beneficiado el tándem Larreta-Vidal-Santilli versus Macri-Bullrich. Y los radicales con Morales o Cornejo darán pelea en la interna presidencial. Este triunfo no puede ocultar su crisis, como se vio en el propio anuncio de los resultados con caras largas y sin festejos. Siguen las peleas internas que vienen desde la derrota de 2019.

El voto a Juntos no significa una salida favorable para el pueblo trabajador. Por eso seguiremos insistiendo a los trabajadores y jóvenes con que, para enfrentar al peronismo, no va el macrismo. Uno de sus slogans de campaña fue “hay que frenar” al Frente de Todos en el Congreso. Pero sabemos que en muchos temas cruciales “no hay grieta”, ya que cuando se trata de votar leyes para garantizar los pagos de la deuda, por ejemplo, o salvar las ganancias capitalistas de multinacionales, petroleras, el Biodiésel o al “productor de ovejas” Benetton, votan juntos, tanto macristas como peronistas.
 
El voto a Milei y Espert

Milei creció del 13 al 17% en CABA, logrando dos diputados nacionales (310.000 votos), y Espert sacó 656.498 sufragios y tres diputados al Congreso. Este es un resultado muy negativo porque se trata del crecimiento de figuras neofascistas en el país. Lamentablemente, canalizan el voto equivocado de sectores juveniles y populares que rechazan la corrupción y la miseria que provoca el sistema capitalista y sus políticos patronales tradicionales.

Se denominan “economistas no políticos” y levantan propuestas ultraderechistas, antiobreras y retrógradas. La escena del patotero armado que apuntó al público en el acto de Milei lo muestra de cuerpo entero. Lo mismo la reivindicación por los ataques vandálicos a locales de partidos de izquierda. Espert llegó a decir que hay que meter bala tipo pena de muerte a los delincuentes (queso gruyere), y defiende a rajatabla a la policía bonaerense. Milei y Espert se dicen “antisistema” pero defienden lo peor del sistema capitalista, desconociendo incluso el cambio climático.

Milei recoge el voto más de derecha de los halcones macristas, que quedaron con la sangre en el ojo por no aplicar un mayor ajuste cuando gobernaron. Por eso Milei le comió bancas al macrismo, tildando de tibio a Larreta y hasta de “comunista”. También los apoya un sector juvenil de derecha que odia a “la política”, a las conquistas de derechos de las mujeres, o dice que el encierro en la cuarentena fue criminal, muchos de ellos antivacunas como Milei. Espert, quien hasta último momento negoció ir en las listas de Juntos, recibió el voto de sectores derechistas o de listas evangelistas que no pasaron las PASO, y de algunos sectores fundamentalistas anti K. Otros son atraídos por el discurso contra la “casta política”, pero se les está cayendo la careta. Milei se reunió con Macri diciendo que no era parte de la casta y que con Bullrich podrían ir juntos en 2023.

Milei y Espert copian a Trump, Bolsonaro y a la ultraderecha de Vox del Estado Español.  Habrá que ver si estos personajes crecen por fuera de sus distritos. Algunas listas provinciales se han referenciado en Milei, quien fue a hacer un acto en La Rioja. No son una expresión nacional organizada. Se verá más en concreto hacia las masas su verdadero rostro en su actuación como diputados. Estos son políticos que hay que combatir, llamando a la juventud trabajadora y estudiantil a no dejarse engañar por sus frases rimbombantes.

Elección histórica del Frente de Izquierda Unidad

El FIT Unidad otra vez volvió a ser noticia nacional, generando un alto impacto y reconocimiento entre los luchadores no solo de Argentina sino también de otros países. Nunca la izquierda logró cuatro bancas nacionales en una misma elección. Tampoco había logrado concejales en el conurbano bonaerense, mostrando su inserción en las barriadas obreras y populares. Lo mismo podemos decir del diputado nacional conquistado desde Jujuy. Y en CABA conquistó una diputación nacional que no lograba desde hace veinte años con Zamora, aunque ahora lo hace la izquierda unitaria y revolucionaria. Si a esto le sumamos que obtuvimos 1.264.238 votos, siendo tercera fuerza nacional, ya no estamos hablando sólo de una gran elección sino de registros históricos que nunca se dieron.

Estamos en presencia de un giro a izquierda de una importante franja obrera y popular, del movimiento de mujeres y de la juventud, de vecinas y vecinos de los barrios populares, jubiladas y jubilados y de la simpatía que recoge el Frente de Izquierda con el sindicalismo combativo, que va en sus listas contra la burocracia sindical. Es un premio a la unidad de la izquierda que conquistamos desde el 2011, donde nuestro partido Izquierda Socialista ha sido el gran impulsor y defensor. Este gran paso se dio también por la coherencia en haber enfrentado consecuentemente a todos los gobiernos capitalistas, del color que sean. Y porque hemos postulado una salida de fondo, defendiendo el salario, las jubilaciones, enfrentando los despidos, contra la megaminería, el saqueo y la contaminación, y señalando que el país se sigue hundiendo por pagar la deuda externa y cumplir con el FMI. Somos los verdaderos antisistema, contra este capitalismo explotador y depredador del ambiente.

En provincia de Buenos Aires fue donde más crecimos, con un 33% más desde las PASO, logrando 596.723 votos y con excepcionales performances en el conurbano. Esto posibilitó conquistar dos bancas nacionales por Provincia de Buenos Aires, con Nicolás Del Caño (PTS) y Romina Del Plá (PO), que las compartirán con nuestros compañeros y actuales diputados nacionales por Izquierda Socialista, Mónica Schlotthauer y quien escribe esta nota, entre otros. Se conquistaron también dos legisladores por la Tercera Sección electoral, con Guillermo Kane (PO) y Graciela Calderón (directiva de Suteba La Matanza y dirigenta de Izquierda Socialista). Y se lograron dos concejales por La Matanza, Merlo, Moreno, José C. Paz y en Pringles, uno en Morón y en otros distritos se está peleando en el escrutinio definitivo (ver en este periódico).

También logramos una banca por CABA encabezada por Myriam Bregman (PTS), que compartirá con Vanina Biasi (PO) y Mercedes de Mendieta (Izquierda Socialista), y dos legisladores, con Gabriel Solano (PO) y Alejandrina Barry (PTS), quienes compartirán con Pablo Almeida y Mercedes Trimarchi respectivamente, ambos de Izquierda Socialista. Y otra banca nacional por Jujuy encabezada por Alejandro Vilca (PTS).
 
Resultados y perspectivas

La elección dejó huellas de preocupación. Distintos analistas han dicho que tanto el Frente de Todos como el macrismo “no enamoran”. Que ambas opciones patronales tienen un “límite” de crecimiento, y que tienden al declive. Hacen referencia a que en Argentina como en Latinoamérica hay un descontento “contra el sistema político” y que en particular el peronismo ya no es garante como “capitán de tormenta”. Esto refleja el hartazgo de amplias mayorías populares contra quienes vienen gobernando, que vienen siendo repudiados en las urnas y en las calles. Esta preocupación se liga al crecimiento de la izquierda. El famoso tercio del que habló Cristina, que perdieron el peronismo y el macrismo en estos años y del que, según sus dichos, una parte fue al “extremo” de la izquierda.

El gobierno queda más débil para aplicar el mayor ajuste que se viene. Por eso llama al consenso y al diálogo. Le quedan dos años de mandato mientras crecen la miseria y la marginalidad social, como se vio al grito “que se vayan todos” en la marcha de repudio al asesinato del kiosquero de La Matanza. Las luchas seguramente crecerán, augurando un 2022 caliente. Y allí daremos batalla por una nueva dirección sindical y política. En lo sindical, se acaba de ganar ATEN Capital y otras seccionales y el gremio docente de Chubut (Atech), ambos contra burocracias peronistas. Se ratificó la conducción del Sutna y se prepara para dar pelea el Sarmiento, con el “Pollo” Sobrero y la Bordó contra la Verde de los asesinos de Mariano Ferreyra. Y en lo político, surgió una esperanza con la histórica votación del FIT Unidad. Un gran aliciente que fortalece la pelea por una alternativa política, que luche por un gobierno de las y de los trabajadores y por otro sistema, el socialismo, con democracia obrera y popular. Saludamos a quienes lo hicieron posible, a toda nuestra militancia aguerrida y a los cientos de miles que nos votaron, invitando a sumarse a Izquierda Socialista para afrontar los desafíos venideros.


Escribe Mercedes Trimarchi, legisladora porteña electa por Izquierda Socialista / FIT Unidad

El FIT Unidad logró 1.264.238 votos a nivel nacional, obteniendo cuatro diputados nacionales, dos provinciales, once concejales en Buenos Aires y dos legisladores en CABA, consolidándose como la única opción política para los trabajadores frente a los partidos patronales tradicionales y a la ultraderecha de Milei y Espert.

El Frente de Izquierda Unidad realizó su mejor elección desde su fundación en 2011. Logró con creces su objetivo: que continúe existiendo una bancada en el Congreso Nacional. Más aún, esta se duplicará.

Por primera vez una alternativa de izquierda tendrá una bancada de cuatro diputados en el Congreso Nacional. Y fue obtenida totalmente en una sola elección. Se conquistaron dos bancas nacionales por la estratégica Provincia de Buenos Aires, con Nicolás Del Caño (PTS) y Romina Del Plá (PO), que las compartirán por el tradicional método de la rotación que tiene el FIT Unidad con nuestros compañeros y actuales diputados nacionales por Izquierda Socialista, Juan Carlos Giordano y Mónica Schlotthauer. También salió electa diputada nacional por CABA Myriam Bregman (PTS), que rotará con Vanina Biassi (PO) y con nuestra compañera de Izquierda Socialista Mercedes de Mendieta. La cuarta banca se obtuvo en Jujuy, por medio de la espectacular elección, de 25% de los votos, obtenida por Alejandro Vilca (PTS).

El FIT Unidad obtuvo también dos legisladores en CABA, con Gabriel Solano (PO) y Alejandrina Barry (PTS), que compartiremos con Pablo Almeida y quien escribe esta nota, respectivamente, ambos de Izquierda Socialista. Asimismo se consiguieron dos legisladores por la Tercera Sección Electoral en Provincia de Buenos Aires, con Guillermo Kane (PO) y Graciela Calderón (directiva de Suteba La Matanza y dirigenta de Izquierda Socialista).
Un hecho histórico y novedoso es el ingreso de concejales del Frente de Izquierda en varios de los municipios más obreros y populares del conurbano bonaerense: dos por La Matanza, dos en Merlo, dos en Moreno, dos en José C. Paz y uno en Morón. También se consiguieron otros dos concejales en la localidad de Pringles, en el interior bonaerense.

El Frente de Izquierda Unidad realizó también muy buenas elecciones en otras provincias, destacándose Neuquén, que no casualmente viene de la gigantesca lucha de los elefantes, y Chubut, donde se sigue desarrollando la resistencia a la instalación de la megaminería.

Todos los medios tuvieron que resaltar que la elección del FIT Unidad fue una de las “novedades” de la jornada electoral. Se consolida así una alternativa política, la única que se ha pronunciado contra el inminente acuerdo con el FMI, la que apoya resuelta e incondicionalmente todas las luchas de las y los trabajadores, la única 100% verde, siendo parte activa del movimiento de mujeres y disidencias. La que se pronuncia y pelea sistemáticamente contra el saqueo y la degradación ambiental.

La excelente votación, la consolidación política y el crecimiento electoral del Frente de Izquierda Unidad es producto de la unidad de la izquierda, conquistada en 2011 y defendida y ampliada desde entonces. Se debe a la coherencia de haber enfrentado a todos los gobiernos del ajuste. También al voto masivo del sindicalismo combativo, que tuvo una destacada presencia en nuestras listas de todo el país.

Esta gran elección nos fortalece para las peleas que se vienen. En particular, para enfrentar el nuevo y mayor ajuste que se busca imponer al pueblo trabajador por medio del acuerdo con el FMI. Ajuste que será votado tanto por el Frente de Todos como por Juntos por el Cambio, y también por la bancada de ultraderecha de Milei y Espert. Del otro lado, el FIT Unidad se opondrá y lo denunciará, y no sólo en el Congreso Nacional. También se movilizará en las calles junto a los trabajadores, las mujeres, la juventud y las disidencias, diciendo no al FMI, exigiendo la suspensión de los pagos de la deuda externa y planteando que toda esa plata vaya a salario, trabajo, jubilaciones, salud, educación y vivienda. Demostraremos, una vez más, que frente a los partidos patronales que ya gobernaron, somos los que peleamos contra este régimen de explotación y opresión, planteando que deben gobernar los que nunca lo hicieron, los trabajadores y la izquierda, para construir otra sociedad, el socialismo.
 

Ya salió la Correspondencia Internacional N48: Afganistán una nueva derrota del imperialismo
La escasez de vacunas y el negocio capitalista / Correspondencia Internacional Nº 46 - La Revista de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores (Cuarta Internacional)
Coronavirus y debacle social - La peor crisis del capitalismo en su historia / Correspondencia Internacional Nº 45 - La Revista de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores (Cuarta Internacional)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»
Palestina: historia de una colonización
El Partido y la Revolución - Nahuel Moreno - 1973
Intervenciones en el primer Congreso de la LIT-CI (1985)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa