Jul 15, 2020 Last Updated 5:22 PM, Jul 15, 2020

“Articular históricamente el pasado no significa conocerlo como verdaderamente ha sido, sino adueñarse de un recuerdo tal como éste relampaguea en un instante de peligro”. Walter Benjamin,

Escribe Ezequiel Peressini, Legislador de Córdoba por Izquierda Socialista en el Frente de Izquierda.

Necesitamos recuperar el “Cordobazo”. Necesitamos estudiarlo, pero no para rendir el parcial de alguna materia. Tampoco para aparentar ser eruditos de la historia de nuestra clase. Necesitamos adentrarnos en sus hechos, pero no para pensar que podemos hoy abarcar la totalidad de los momentos que lo componen y describirlos como si fuese un inventario. No solo sería imposible, también carecería de sentido.

Lo que necesitamos recuperar del Cordobazo son sus enseñanzas centrales. Qué de ese momento cualitativo en la historia de la unión de la clase trabajadora y el movimiento estudiantil nos resulta hoy útil para enfrentar nuestros desafíos y peligros actuales. Por eso, tampoco tenemos que recuperarlo para hacer una historia mitológica sin señalar sus limitaciones. Eso no sería aprender: no nos fortalecería ante nuestros enemigos.

Paso, paso, paso, se viene el Cordobazo

Ubiquémonos en 1969. O sea, el año siguiente al 1968 del Mayo Francés, de las grandes movilizaciones en México, de la resistencia civil contra la invasión yanqui a Vietnam. Es 1969 el último año de la primera década impregnada por el faro de la primera revolución socialista triunfante en la región, Cuba; y en escasos meses posteriores al asesinato del héroe y mártir de la revolución latinoamericana: el Che Guevara.

En nuestro país habían empezado a crecer las luchas obreras y estudiantiles contra la dictadura de Onganía. Primero en Buenos Aires y luego en el interior del país. En marzo de 1969 hubo disturbios estudiantiles en Tucumán y Rosario.

A mediados de mayo, la policía reprimió una movilización estudiantil en Corrientes, donde fue asesinado el joven Juan José Cabral. En Rosario el repudio fue multitudinario, y cayó otro estudiante, Adolfo Bello. Tres días después, vino el ensayo general del Cordobazo. Así describió Nahuel Moreno al Rosariazo en un escrito de la época: “Durante varios días el estudiantado jaquea al gobierno y se moviliza contra él, desde el viernes 16 hasta el miércoles 21 de mayo […] Recién ese día el movimiento estudiantil logra arrastrar a sectores del movimiento obrero y transforma su movilización en una semiinsurrección al enfrentar y derrotar a la policía con el apoyo masivo de la población, y la intervención de elementos de vanguardia y juveniles del movimiento obrero.” En esa jornada asesinaron al joven obrero metalúrgico Luis Norberto Blanco.

El 27 de mayo, las dos “CGT” (el vandorismo, de Azopardo; y el ongarismo, de la “CGT de los Argentinos”) convocaron a paro general en todo el país para el viernes 30 de mayo. En Córdoba, donde la situación ya venía muy caldeada, la CGT regional convocó a paro activo de 36 horas, desde el mediodía del jueves 29 de mayo.

Córdoba era la segunda ciudad del país por población y peso industrial. Se combinaban un movimiento obrero joven, altamente calificado, en el sector automotor y metalúrgico, con una burocracia relativamente más débil; un estudiantado de tradición combativa, concentrado en pensiones y casas estudiantiles en el Barrio Clínicas, que se venía movilizando en solidaridad con los tucumanos, correntinos y rosarinos; el creciente malestar popular por los bajos salarios y la represión; y sectores importantes de la patronal cada vez más descontentos con el régimen militar.

Desde las 10 de la mañana de ese jueves, comenzó el paro activo. Miles y miles de obreros abandonaban las fábricas (ausentismo del 98 por ciento) y se dirigían al centro. Los manifestantes, a los que se iban sumando cada vez más estudiantes, se fueron encolumnando y, en un área de aproximadamente 150 manzanas, comenzaron a correr a la policía. Al medio día los enfrentamientos eran generalizados. Aumentaba la cantidad de fogatas para alejar los gases y se levantaban barricadas con el apoyo del vecindario. La Guardia de Infantería utilizó armas de fuego y cayeron el obrero de SMATA Máximo Mena y luego el estudiante Castellanos.
Pero la acción de la policía se fue atomizando y se tuvo que replegar. La zona céntrica de la ciudad quedó en manos de los manifestantes. Este triunfo marcó el pico más alto de la movilización. La falta de dirección y de objetivos claros hizo que, al desaparecer el enemigo visible (la policía), aun cuando por la fuerza de la movilización se han convertido en amos de la ciudad, los manifestantes comenzaron a replegarse a los barrios.

La entrada de las tropas al centro se produce recién a las 17 horas. El Ejército sí tenía una dirección y objetivos claros y rápidamente recuperó el dominio
del centro. Los manifestantes se replegaron a los barrios. Surgieron consignas hacia la tropa, como “Soldados, hermanos, no tiren”. Comenzaron a organizarse comisiones obrero-estudiantiles, pero sin llegar a formar una dirección de conjunto, que no existió en momento alguno.

Al medio día el gobierno declaró que “todo es obra de minorías extremistas”. A los numerosos presos del día anterior se le suman el secretario general del SMATA, Elpidio Torres, y Agustín Tosco, de Luz y Fuerza. Según la revista cordobesa Jerónimo, hubo 6 muertos, 51 heridos y 300 arrestados. Fueron seriamente dañados entre 15 y 20 grandes establecimientos comerciales y quemados unos 60 automóviles.

Consecuencias

El Cordobazo marcó el inicio de un nuevo ascenso en la lucha de clases, que fue creciendo hasta mediados de los setenta, cuando el golpe genocida derrotó a los trabajadores. Para fines del 69’, luego de dos fuertes medidas de protesta nacionales, todos los presos habían sido
liberados. Comenzó a desarrollarse una fuerte corriente clasista y antiburocrática en el movimiento obrero, cuya máxima expresión fueron los sindicatos combativos de la FIAT, el Sitrac y el Sitram. En noviembre de 1970, con el “Viborazo”, otra insurrección obrera, el debilitado Onganía
fue sucedido por Levingston, y luego por Lanusse.  Este finalmente se decidió a apelar de manera directa al General Perón, exiliado en Madrid. Entre los militares y los dirigentes radicales y peronistas se forjó el Gran Acuerdo Nacional, con el cual el viejo líder retornó al país con el objetivo de lograr canalizar y frenar el ascenso obrero y popular. Perón vino a terminar con los “azos” que parió el Cordobazo. 

Entonces, ¿qué recuperar del Cordobazo en mayo del 2019?

Pensar hoy el Cordobazo es en primer lugar preocuparse por entender cómo distintos fenómenos en distintos lugares del mundo se retroalimentan, y que “la clase obrera es una y sin fronteras”, no solo como un dicho, sino como parte de un todo que va aprendiendo y tomando valor para enfrentar a los gobiernos capitalistas.

Pensar hoy el Cordobazo es tomar noción de la potencia que tiene la unidad de la clase trabajadora junto al movimiento estudiantil. A la dictadura de Onganía no la tiraron los burócratas que decían que “había que esperar” y que “no daba para salir a luchar”, como hoy dicen dirigentes peronistas y kirchneristas. La historia, la historia que avanza en un sentido progresivo, la escriben los pueblos con su fuerza en las calles, no quienes se quedan guardados.

Eso también vale para pensar cuando en la actualidad hay luchas y el kirchnerismo nos dice que no salgamos porque Bullrich nos va a reprimir, como cuando nos movilizábamos por la aparición de Santiago Maldonado o cuando se aprobaba el presupuesto en el Congreso Nacional, o leyes en la legislatura como la de la UNICABA, y las burocracias metían miedo diciendo que no había que pelearla. El Cordobazo muestra cómo la masividad, la organización y la decisión de la clase trabajadora cuando se lo propone puede barrer lo que sea.

También es importante tomar noción de la dinámica que le aportan a la clase trabajadora sus elementos más jóvenes, si eso era así en los 60’, ni que hablar hoy con los enormes procesos de precarización laboral que se desarrollaron en las últimas décadas y que afectan sobre todo a quienes afrontan sus primeros empleos.

En nuestro país volvieron a darse estallidos violentos y de ruptura política como el Cordobazo, otros “azos”, hasta el Argentinazo del 2001, y más recientemente vimos la rebelión popular de diciembre de 2017 contra la Reforma Jubilatoria de Cambiemos. Porque la clase trabajadora y el pueblo acumulan bronca cuando el ajuste avanza, y eso tarde o temprano siempre estalla. Frente a la enorme crisis económicasocial a las que nos encaminaron Macri, el peronismo y el FMI, tenemos que tomar noción de la enorme limitación que representa la ausencia de una clara dirección sindical y política independiente de los partidos patronales y que pelee por transformaciones de fondo.

Los ritmos de los estallidos, de los “azos”, su frecuencia, no dependen de un partido. Lo que sí está en nuestras manos es preocuparnos por llegar a esas situaciones con cada vez más fuertes herramientas políticas, para poder triunfar. Es en esa perspectiva que impulsamos, por un lado, el Plenario del Sindicalismo Combativo con referentes como el “Pollo” Sobrero (Ferroviarios), Jorge Adaro (ADEMYS), Angélica Lagunas (ATEN), Alejandro Crespo (SUTNA), y por otro, una alternativa política socialista y de la clase trabajadora: el Frente de Izquierda y nuestro partido Izquierda Socialista.

A 50 años, pensemos el Cordobazo de cara a nuevos “azos”, y preparemos las condiciones para que un próximo “azo” conquiste un gobierno de la clase trabajadora y el pueblo.

Escribe Ezequiel Peressini Legislador Izquierda Socialista/FIT

En plena campaña electoral, el gobierno de Schiaretti vuelve a recibir fuertes cuestionamientos por el accionar delictivo de la policía provincial y pone en jaque su política de seguridad, que vuelve a fracasar.
El 16 de enero, en Río Cuarto, fue asesinado de ocho balazos Claudio Torres, un narcotraficante de la ciudad. Iba acompañado por Gabriel Bossi, mano derecha de Torres y esposo de Lucía “Cory” Vargas, condenada en 2014 por la desaparición del joven Nicolás Sabena en el año 2008. Las investigaciones realizadas por la madre de Nicolás demostraron que el Clan Vargas, también narcotraficantes, contaba con la protección de la policía a través del jefe de Investigaciones, Gustavo Oyarzábal, quien adelantaba a los narcos las investigaciones por la desaparición de Nicolás.

Otra vez Oyarzábal quedó a cargo de la investigación del asesinato de Torres pero fue detenido el 7 de febrero por su relación con los narcos y, llamativamente, el 31 de enero fue pasado a retiro por un decreto del gobernador Schiaretti. En una maniobra encubridora el gobernador dispuso la remoción de la cúpula policial. La nueva conducción busca “recuperar la confianza de los vecinos”, y para eso endurecieron la política represiva y realizaron operativos de saturación en los barrios de la ciudad junto con la Gendarmería.

Este escándalo muestra el fracaso de la política “antidrogas” del gobierno. Destinan millones de pesos del presupuesto al aparato policial (en la provincia hay más policías que maestras de primaria) mientras la podrida policía, la Justicia y los gobiernos son parte del delito organizado y cuidan el negocio de narcotraficantes que garantiza utilidades superiores al 3.000% y ganancias de más de 600.000 millones de dólares que se reparten entre los narcotraficantes y quienes los cuidan para vivir lujosamente. Para terminar con el narcotráfico y la impunidad hay que desmantelar el aparato represivo y legalizar las sustancias psicoactivas con monopolio estatal.

Escribe Ezequiel Peressini, Legislador de Izquierda Socialista/FIT

El discurso del gobernador Schiaretti en la apertura de sesiones de la Legislatura de Córdoba el 1° de febrero estuvo plagado de mentiras e hipocresía. Reivindicó los veinte años de gobierno de Unión por Córdoba ocultando que él y el PJ cordobés son los responsables directos de la crisis en nuestra provincia por aplicar el ajuste de Macri y el FMI imponiendo salarios de pobreza, flexibilizando a los trabajadores estatales que sufren los contratos y monotributos.

El gobernador habló de defender a Córdoba mientras sus diputados le votaron el presupuesto ajustador a Macri que entrega las riquezas y recursos provinciales y del país a partir de de los recortes para pagar la fraudulenta deuda externa. El gobernador volvió a recurrir al “cordobesismo” para intentar diferenciarse de Macri e instalar una supuesta defensa de los intereses de la provincia contra el gobierno nacional, todo una mentira, solo defiende a los grandes empresarios que le pagan las campañas electorales, que se llevan millonarios subsidios, no pagan los impuestos y luego suspenden, despiden y cierran las fábricas, como sucede en las grandes automotrices FIAT, Renault, Volkswagen o los call centers, entre otros.

Homenajeó cínicamente, como lo hace siempre, a los 30.000 compañeros desaparecidos en manos de la dictadura militar pintándose la cara de progresista mientras fortalece el podrido aparato represivo, la narcopolicía y firma acuerdos de mano dura con Bullrich y Macri metiendo a Gendarmería en los barrios populares. Mientras, los delincuentes de guante blanco frecuentan la casa de gobierno y hacen grandes negocios con el gobierno.

La sesión inaugural se convirtió en un acto peronista de lanzamiento de campaña, con poco entusiasmo de su militancia, mostrando el desgaste de veinte años de gobierno y promesas que nunca cumplieron. En la provincia se adelantaron las elecciones y de esta manera se aceleran las negociaciones entre Unión por Córdoba y el kirchnerismo para presentar listas únicas, como ya sucede en algunos municipios del interior, con el lema de la unidad del PJ y con el objetivo de evitar que Cambiemos pueda ganar las elecciones a gobernador del próximo 12 de mayo, motivo por el cual los legisladores Martín Fresneda y Franco Sailen de Córdoba Podemos (kirchneristas) aplaudieron de pie el discurso que Schiaretti dio en la apertura de sesiones.

La propuesta de Schiaretti, sin ninguna sorpresa, es más de lo mismo: salarios de pobreza, cierre de fábricas, miserables PPP, el Plan Primer Paso con el que el gobierno le paga un miserable salario a miles de jóvenes que trabajan en distintas empresas, recorte presupuestario para la educación y la salud, planes fantasmas de vivienda que nunca aparecen y el fortalecimiento del aparato represivo dispuesto a dar palo a los que luchan y criminalizar a los jóvenes de los barrios populares con el código de convivencia. Reafirmamos que la única salida para los trabajadores, las mujeres y la juventud es seguir movilizados en las calles fortaleciendo Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda para derrotar el ajuste de Macri, Schiaretti y el FMI.

Escribe Atilio Salusso

Izquierda Socialista -como parte del Frente de Izquierda- colmó las instalaciones del estadio cubierto de Ferrocarril Oeste. El acto, realizado en pleno corazón de la ciudad de Buenos Aires, estuvo al servicio de impulsar la pelea contra el ajuste de Macri, el FMI y los gobernadores. Y de postular la salida de fondo que viene levantando la izquierda ante la crisis política y social del país.

El acto fue muy combativo y emotivo a la vez. Se vio en vivo y en directo cómo nuestro partido se vino fortaleciendo al calor del apoyo a las luchas y de impulsar una política unitaria en el sindicalismo combativo, entre la juventud, en el movimiento de mujeres y en el Frente de Izquierda. Su transmisión por streaming permitió que otros miles de compañeros que no tuvieron la oportunidad de asistir pudieran seguir el acto.

Estuvieron presentes compañeros del Partido Obrero, de Poder Popular y enviaron un saludo los compañeros del PTS y Venceremos.

Ferro estalló cuando se mencionaron las delegaciones que colmaban el estadio. Un momento muy emocionante fue cuando se resaltó el gran triunfo por lograr la cadena perpetua para los genocidas de Ana María Martínez, nuestra compañera asesinada del PST (Partido Socialista de los Trabajadores, antecesor de Izquierda Socialista). Estuvo presente en el acto su ex compañero Guillermo Schelling.También se leyó una adhesión de Carmen Metrovich de la comisión Ana María Martínez.

Otro momento culminante fue cuando se mencionó la lucha de los chalecos amarillos de Francia como parte de las rebeliones obreras y populares contra los gobiernos capitalistas. Ya veníamos de la gran marcha unitaria contra el G20 repudiando a Trump, Putin, Macron y otros jefes capitalistas. El acto, por lo tanto, tuvo un claro componente internacionalista, condenando al capitalismo que no va más y postulando el socialismo.

Además de la combativa militancia de nuestro partido, el acto contó con la presencia de muchos compañeros nuevos con los cuales compartimos peleas fundamentales a lo largo de este año. De otros tantos independientes que se dieron cita para compartir nuestras propuestas. Y de muchísimos de nuestros viejos compañeros de la corriente que durante décadas construyó Nahuel Moreno. “Gracias por trasladarnos la experiencia del PST”, dijo un compañero que ingresó hace poco al partido, mientras desde la pantalla gigante se mostraban con distintos videos e imágenes los homenajes que le hicimos a Juan Carlos Coral y Ana María Martínez (PST). Otro momento de alto voltaje emotivo fue cuando se recordó a Diego Castro, compañero ferroviario recientemente fallecido. El acto contó con una importante presencia de ferroviarios de la Bordó Nacional de todos los ramales metropolitanos y compañeros del NCA, en plena lucha contra los despidos.

Las distintas delegaciones del interior mostraron el avance en la extensión nacional de Izquierda Socialista, llevando las propuestas del Frente de Izquierda a más lugares. Los jóvenes de nuestro partido también dijeron presente, no sólo con su masiva presencia, sino también cuando desde el escenario los distintos dirigentes estudiantiles (universitarios, terciarios y secundarios), reafirmaron la convicción de seguir luchando para exigir justicia por Santiago Maldonado.

Los bombos y batucadas acompañaron permanentemente a cada orador (ver en www.izquierdasocialista.org.ar) y los hechos sobresalientes del acto. La “algarabía y transmisión de una gran energía”, como dijo una compañera, fue una constante del acto. No solo por los jóvenes, estudiantes y compañeras de Isadora, sino también por los luchadores que vienen de grandes peleas sindicales. Varias de ellas se destacaron por su presencia, como los compañeros de Luz y Fuerza de Córdoba o de Canale, hoy inmersos en una dura lucha, así como los enfermeros y docentes. También se destacó la presencia de compañeros de la agrupación Agustín Tosco de Luz y Fuerza Tucumán.

“Fue el primer acto del que participé. Me llevo cosas muy positivas”, dijo una docente. Muchos se sintieron sorprendidos por “el crecimiento de la izquierda”. Un avance que Izquierda Socialista viene dando como parte de nuestra organización internacional, la Unidad Internacional de los Trabajadores (UIT-CI) junto a nuestros partidos hermanos. Por eso fueron ovacionados los saludos que enviaron los dirigentes desde varios continentes y que pudieron verse en las pantallas del acto, así como la de los compañeros presentes de la CST (sección oficial) y la LS de Brasil.

Al final, cuando se invitó a los presentes a sumarse a nuestro partido y al Frente de Izquierda, recorrió la convicción de que la pelea para combatir los graves males sociales pasa por luchar por un gobierno de los trabajadores fortaleciendo una alternativa política unitaria como lo venimos haciendo desde el FIT. Con los puños apretados y lágrimas en los ojos, nos fuimos cantando la Internacional. 


Juan Carlos Giordano: “Los trabajadores tienen que gobernar”juan carlos giordano

“El G20 es para seguir descargando la crisis capitalista contra los pueblos del mundo. Pero los trabajadores se rebelan. ¡Miremos Francia! A Macron se le incendió el país. Las calles son ganadas por los chalecos amarillos. Frenaron el tarifazo pero exigen que se vaya Macron. ¡A 50 años del Mayo Francés hubo un primer triunfo contra el ajustazo! […].

Si no se derrota al gobierno no es porque Macri es fuerte o no haya luchas. Es por la complicidad del PJ y la burocracia sindical peronista […] Cristina, que posa de combativa, se deschavó. Dio la orden de no movilizar contra el G20. Pidió el voto contra el ajuste pero llama a la unidad del peronismo con “la derecha” de Urtubey y Pichetto que le vinieron votando las leyes a Macri.

Supongamos que Cristina y La Cámpora ganan las elecciones, ¿qué van a hacer? Ya han dicho que van a renegociar el acuerdo con el FMI y pagar la deuda. Kicillof dijo que va a mantener la rentabilidad de las petroleras y gasíferas. ¿Pero si no se rompe con el FMI, no se deja de pagar la deuda y no se ataca a las privatizadas de qué independencia económica habla el kirchnerismo? Contra Macri no es salida el kirchnerismo. Llamamos a superar al peronismo por izquierda […].

¿Adónde va el país? ¿Cuál es la salida? Nosotros decimos: basta de Macri, los radicales y el peronismo. Hay que luchar por un gobierno de los trabajadores y la izquierda. Para eso necesitamos nuevos dirigentes políticos y sindicales. Esa es la gran responsabilidad que tenemos desde el Frente de Izquierda.

Los compañeros del PTS han hecho la propuesta de un partido unificado. Estamos abiertos a debatir esa posibilidad. Ojalá podamos avanzar. Pero hay que empezar por mejorar la unidad que ya conquistamos con el FIT.

Esto significa más unidad para defender al sindicalismo combativo y no permitir más listas divisionistas en los sindicatos como en ferroviarios o ATEN. Más unidad para que en las próximas elecciones el FIT postule una fórmula presidencial unitaria […].

Somos optimistas. Los trabajadores en Argentina han protagonizado luchas extraordinarias como el Cordobazo y el Argentinazo. Y tenemos la particularidad de que la izquierda revolucionaria tiene peso. Nuestro maestro Nahuel Moreno decía: “Podemos triunfar. No hay ningún Dios que haya fijado que no podamos hacerlo”. Para aportar en esa pelea llamamos a fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda […]”. 


mercedes trimarchiMercedes Trimarchi: “No hay unidad con los pañuelos celestes”

“En nuestro país y en el mundo la ola feminista recorre fábricas, escuelas, instituciones, pero fundamentalmente las calles. ¡Estamos haciendo historia! ¡Ya #nonoscallamosmas!

Con la inmensa marea verde nos enfrentamos a Macri, a los gobernadores y a todos los partidos patronales. El PRO, la UCR y el peronismo son los que votaron en contra de nuestro derecho a decidir. El único bloque que votó de manera unificada la ley de interrupción voluntaria del embarazo fue el Frente de Izquierda.

Repudiamos la nueva estafa de Cristina y de Grabois que nos dicen que bajemos el pañuelo verde y nos unamos con los celestes. Ninguna unidad con los antiderechos. Son los responsables de las muertes por abortos clandestinos.

Tenemos el desafío de hacer más grande a Isadora. Que más compañeras se sumen a esta joven, alegre y rebelde agrupación de mujeres. Así vamos a fortalecer la lucha feminista y también la lucha por una salida de fondo contra este sistema capitalista y patriarcal. Somos feministas y socialistas. Luchamos contra todo tipo de opresión y explotación. ¡En las calles vamos a conquistar todos nuestros derechos!”. 

 


pollo sobreroPollo Sobrero: “Fortalecer al sindicalismo combativo”

“Hay que fortalecer y extender el sindicalismo combativo. Y luchar por otro modelo sindical. Necesitamos una nueva dirección del movimiento obrero. Para eso hicimos el Plenario Nacional del sindicalismo combativo en Lanús. Plenario que surgió de la gran lucha de los docentes de Neuquén y la coordinación con los compañeros del Sutna, los ceramistas de Neuquén, las Multicolores docentes, Ademys y tantos otros compañeros.

Tenemos que apostar a la coordinación genuina entre los luchadores, listas y agrupaciones opositoras y los dirigentes que están surgiendo, en forma unitaria y amplia. Necesitamos empalmar con otros sectores para barrer a la burocracia. Lanús fue un gran paso que debemos seguir fortaleciendo entre todos. El nuevo triunfo que obtuvimos con la Bordó en el Sarmiento lo ponemos al servicio de esa construcción unitaria.

Sabemos que la pelea es de fondo contra este sistema capitalista. El peronismo llevó a la clase obrera detrás de una variante patronal que gobernó para los de arriba. Así como los empresarios tienen a Macri, a la UCR o al PJ, nosotros tenemos que tener nuestra propia herramienta política para pelear por un gobierno de los trabajadores y el pueblo. Por eso llamo a seguir construyendo Izquierda Socialista para hacer más grande al Frente de Izquierda”.

 

 


angelica lagunasAngélica Lagunas: “Ganamos con 43 días de paro” 

“Quiero reivindicar la lucha docentes en todo el país en defensa de la educación pública. Y la única manera que tenemos los trabajadores para enfrentar los aumentos de precios es luchando por aumento de salario. ¡Se puede, claro que se puede! Los docentes de Neuquén logramos la indexación salarial cuando la conducción kirchnerista de Guagliardo decía que no se podía. Y logramos que ese aumento se trasladara a todos los estatales de Neuquén. ¡Rompimos el techo salarial de Macri y el MPN!

Y lo hicimos desde la conducción de ATEN Capital y las seccionales Multicolor con un plan de lucha consecuente, 43 días de paro, acciones masivas y grandes asambleas. Con plan de lucha y democracia sindical pudimos torcer el brazo a los distintos gobiernos.

Lamentablemente este triunfo no se pudo trasladar a las elecciones de ATEN por el sectarismo de organizaciones de izquierda que rompieron la unidad. Hubo una lista divisionista que posibilitó que la burocracia recuperara un sindicato combativo como ATEN Capital. ¡Para derrotar a la burocracia sindical seguiremos impulsando listas unitarias de oposición y el desarrollo genuino del sindicalismo combativo como lo hicimos con el plenario Lanús!”

 

 


ezequiel peressinibasta de gatillo facilEzequiel Peressini: Basta de gatillo fácil

“En Córdoba con el gobernador Schiaretti sufrimos el mismo ajuste al mejor estilo Macri. Y la represión, en especial hacia la juventud. El gobierno de Macri busca fortalecer el aparato represivo para hacer pasar la crisis a palos y a tiros. Con la resolución 956 Bullrich autoriza a matar y legaliza el gatillo fácil. Vamos a movilizarnos en todo el país para derrotarlos como lo hicimos con el dos por uno de la Corte. No lo vamos a permitir. Basta de ajuste y represión. No al gatillo fácil. Anulación de la resolución 956. Fuera Patricia Bullrich. ¡Viva la lucha de los trabajadores, las mujeres y la juventud!”

 

Escribe Ezequiel Peressini-Legislador de Izquierda Socialista/FIT

Desde hace casi dos meses el gobierno peronista de Schiaretti viene atacando a los trabajadores de la empresa provincial de energía (EPEC) con la intención de liquidar el convenio colectivo de trabajo e impulsar el vaciamiento de la empresa para posibilitar la privatización que desde 2000 a la fecha es impedida por la lucha de los trabajadores de Luz y Fuerza y de todo el pueblo de Córdoba.


El conflicto se endurece al ritmo de la profundización de las políticas de ajuste y los acuerdos políticos de Macri y Schiaretti.Con las nuevas leyes nacionales y el mercado nacional de energía el gobierno busca adecuar la empresa a las expectativas del mercado y hacerla más “rentable y sustentable”, con ese objetivo buscan liquidar el convenio colectivo de trabajo y bajar el costo laboral. 
En la Legislatura de Córdoba ya se aprobaron varias leyes que atacan a los trabajadores, modificaciones inconstitucionales del convenio colectivo de trabajo, la quita de los aportes patronales e inclusive la declaración de la energía como servicio esencial con el único objetivo de declarar ilegal la huelga del sindicato de Luz y Fuerza. Estos ataques son insuficientes para las necesidades del gobierno, y con la pronta presentación del nuevo marco regulatorio de la energía se prepara para dar el golpe final en la liquidación de la empresa para fragmentarla y privatizarla.
Los lugares de trabajo se encuentran militarizados, con un control policial que busca intimidar y provocar a los trabajadores en sus tareas cotidianas. El directorio de la empresa, puesto a dedo por Schiaretti, ya dispuso la cesantía de varios trabajadores y el encarcelamiento de otros con falsas acusaciones sin pruebas buscando debilitar la lucha, mostrando una vez más que la Justicia y la policía son herramientas al servicio de las patronales y los grandes empresarios, como los reunidos en la Fundación Mediterránea de la que forma parte el actual gobernador Schiaretti. 
Llamamos al pueblo trabajador a rechazar esta persecución política, la judicialización y los ataques que hoy sufren los trabajadores de luz y fuerza que luego serán aplicados a todos los trabajadores. El próximo 12 de julio como parte de la jornada de lucha convocada por el Plenario Nacional del Sindicalismo Combativo en Córdoba estaremos a disposición de los lucifuercistas para realizar acciones conjuntas y conquistar el paro provincial de la CGT que permita unificar las luchas en curso y recuperar la unidad del movimiento obrero para enfrentar el ajuste.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa