Sep 24, 2020 Last Updated 12:54 AM, Sep 24, 2020
Martes 10, 11 hs. - Frente al Congreso.

Este martes 10 comienza el debate en el Congreso. La Campaña Nacional por el derecho al aborto legal concentra frente al Anexo para exigir que se apruebe su proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo.

Mercedes Trimarchi, diputada electa por Izquierda Socialista en el FIT e integrante de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, señaló: “Cientos de miles de mujeres ya nos pronunciamos por el aborto legal el pasado 8M en el segundo paro internacional y se multiplican los pañuelazos a favor de ese derecho fundamental. Todos los martes vamos a estar frente al Congreso exigiendo que se apruebe el proyecto de ley de la Campaña Nacional por el aborto legal, seguro y gratuito en el hospital."

Trimarchi agregó: “En nuestro país se practican 500.000 abortos al año según estadísticas del propio Ministerio de Salud. El número es altísimo y demuestra que las mujeres tienen muchas razones para interrumpir sus embarazos no deseados. Se tiene que garantizar ese derecho fundamental para evitar que se sigan muriendo cientos de mujeres al año por abortos clandestinos".

Trimarchi finalizó: "Macri, el peronismo, el kirchnerismo y el Frente Renovador están en contra de ese derecho junto a la reaccionaria Iglesia Católica, salvo algunos diputados individuales que firmaron el proyecto. Tenemos que ser miles para imponer el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos. Educación sexual para decir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”

Contacto:

Mercedes Trimarchi

Teléfono: 11-5956-1007

Twitter: @MercedesTrimar

Escribe Mercedes Trimarchi, Diputada electa de la provincia de Buenos Aires por Izquierda Socialista/FIT

Desde 1998, y por un decreto del gobierno peronista de Carlos Menem, se declaró al 25 de marzo como el “día del niño por nacer”. Desde entonces, los sectores reaccionarios y antiderechos de las mujeres, utilizan esta fecha para movilizarse contra el derecho al aborto. En esta oportunidad, y a días de que comience el debate parlamentario, diversas ONG nucleadas en “Unidad Provida”, la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera), la jerarquía de la Iglesia Católica y filiales de la Universidad Católica, organizaro

En la marcha estuvieron presentes Mariana Rodríguez Varela -ideóloga de la manipuladora campaña “El Bebito” que consiste en repartir réplicas de fetos de plástico- la defensora de genocidas Cecilia Pando y el nazi Alejandro Biondini. Por su parte, el senador y ex ministro de Educación Esteban Bullrich hizo alusión a la fecha a través de las redes sociales, dejando en evidencia su postura reaccionaria contra las mujeres. También vía redes sociales, setenta obispos impulsaron una campaña con el hashtag #TodaVidaVale. Denunciamos la hipocresía de estos sectores reaccionarios que dicen estar a favor de la vida cuando en realidad defienden el aborto clandestino.

El debate sobre la vida humana

Los sectores antiderechos pretenden igualar la condición de feto con la de persona humana. Pero lo cierto es que un embrión no es una persona, tanto en el plano jurídico como científico. Desde el plano jurídico, por ejemplo, los derechos civiles que se puedan reconocer son para los nacidos con vida. Desde el punto de vista científico un embrión en gestación no es un ser humano, es un embrión. Es equivocado poner como sinónimos embrión/feto a bebé/persona porque no lo son. En este sentido, la única vida humana que se pone en riesgo con el aborto clandestino es la de la mujer. Por eso insistimos en que los sectores que se movilizaron no están a favor de la vida, sino del aborto clandestino, que es el que termina con la vida de las mujeres pobres.

Es falso también el argumento que utilizan diciendo que si se legaliza el aborto las mujeres van a practicarlo más. La realidad demuestra que en los países donde se legalizó bajó considerablemente la cantidad de interrupciones de embarazos porque la cadena para evitar llegar al aborto funciona mejor. En nuestro país, por ejemplo, aún siendo ilegal aproximadamente unas 500.000 mujeres abortan por año. En el Estado Español, donde es legal, lo hacen unas 94.000. Además de reducir el número de abortos, en los países donde está legalizado no hay registro de enfermedades derivadas o complicaciones y tampoco muertes, ya que la intervención es segura.

El movimiento de mujeres viene reclamando terminar con el aborto clandestino, que se practica en pésimas condiciones con enormes secuelas para la vida y la salud. Por eso apoyamos el proyecto de ley de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto que exige que sea legal, seguro y gratuito para que sea garantizado tanto en el sistema público de salud como en las prepagas.

Escribe Mercedes Trimarchi

A partir del masivo #Pañuelazo frente al Congreso, que obligó a habilitar el debate sobre la interrupción voluntaria del embarazo, esta modalidad de protesta se instaló como forma de visibilizar el reclamo por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Y fue tomada en los lugares de trabajo y estudio como una forma de manifestarse en cada sitio para expresar que las mujeres queremos el aborto legal ya.

El #Pañuelazo del 19F frente al Congreso abrió el camino. El 8M, en el marco del Segundo Paro Internacional de Mujeres, las trabajadoras del Indec y del Mecon abrieron sus pañuelos verdes para exigir que se apruebe el proyecto de ley de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto. Lo mismo hicieron las trabajadoras telefónicas. Las estudiantes de distintas facultades de la UBA desde Psicología hasta Ingeniería, montaron enormes pañuelos verdes para también manifestarse a favor.

Al mes del 19F, se organizó un enorme #Pañuelazo frente a la Quinta de Olivos para plantearle al gobierno que las mujeres le decimos basta al aborto clandestino. Lo mismo sucede en todas las universidades y plazas del país. Los pañuelos verdes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto se transformaron en todo un símbolo de protesta y cada vez más se llevan atados en mochilas y bolsos.
Incluso fue noticia la respuesta que dieron los alumnos del Instituto Padre Márquez de Berazategui frente al pedido de las autoridades y directivos del colegio de sumarse a la campaña #TodaVidaVale que impulsa la Iglesia Católica. Los alumnos de cuarto año aparecieron al día siguiente con pañuelos, vinchas y pulseras de color verde para manifestarse en favor de la legalización del aborto.
Llevar el pañuelo verde de la campaña, lejos de ser una moda es un símbolo de protesta y una exigencia para que el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo que presentó la campaña nacional se apruebe. A su vez, es una forma de dar a conocer la triple consigna: educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir

Escribe Mercedes Trimarchi • Diputada electa por Izquierda Socialista/FIT (Buenos Aires)

Frente al debate por la legalización del aborto, el jefe del interbloque de Cambiemos en el Senado Luis Petcoff Naidenoff, presentó un proyecto de ley que plantea una consulta popular no vinculante, sobre la despenalización o no de la interrupción del embarazo. En el mismo sentido, habían presentado un proyecto similar los diputados y senadores del peronismo de San Luis encabezados por Adolfo Rodríguez Saá. Es decir, estos diputados están pensando en encuestas de opinión y consultas populares dilatorias, en vez de aprobar de una vez por todas lo que el movimiento de mujeres viene reclamando en las calles desde hace años: que el aborto sea legal, seguro y gratuito.

Que el tema de la interrupción voluntaria del embarazo se resuelva de esta manera es totalmente equivocado. En primer lugar, porque estamos hablando del derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo y ese derecho hoy está siendo vulnerado en nuestro país. Por lo tanto, la decisión sobre continuar o no con un embarazo no deseado es personal de la mujer y no tiene porque ser puesta a consideración del conjunto de la sociedad. En segundo lugar, el aborto en nuestro país ya se practica de manera clandestina (500.000 al año). Las mujeres abortan sabiendo que ponen en peligro su salud, su vida y su libertad. Entonces, lo que se debe discutir en el Congreso no es aborto sí o aborto no, sino cómo se garantiza la salud y la vida de las mujeres que por ser pobres recurren a métodos inseguros que en muchos casos les cuesta la vida.

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto ya expresó su rechazó la idea de la consulta popular a través de un comunicado donde dice que los “derechos humanos no se plebiscitan ni se consultan” texto que fue redactado en función del artículo 39 de la Constitución Nacional, que establece que no pueden ser objeto de iniciativa popular los proyectos de ley que planteen reformas en materia penal. Otra de las voces que expresó también el rechazo fue la del sociólogo y profesor de derecho constitucional de la UBA Roberto Gargarella, quien sostuvo categóricamente que no puede plebiscitarse la legalización del aborto por ser un derecho y que, como tal, no puede ser motivo de encuesta de opinión o consulta popular (Clarín, 16/03/18).
¡Ni plebiscito ni ninguna otra maniobra dilatoria! Sigamos en las calles hasta que se apruebe el aborto legal, seguro y gratuito.

Escribe Mercedes Trimarchi Diputada electa por Buenos Aires, Izquierda Socialista/FIT, Dirigente nacional de Isadora

“La marea feminista no se detiene”, titularon los diarios sobre la jornada histórica del 8M. Cientos de miles de mujeres en las calles de todo el país demostramos la fuerza que tenemos para pelear por nuestros derechos. Marchamos contra la violencia machista y por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. También contra los despidos, el ajuste y la reforma previsional que afecta fundamentalmente a las trabajadoras y jubiladas.

Varias semanas de preparación con asambleas y reuniones muy numerosas adelantaban que la jornada iba a ser verdaderamente histórica. Así lo fue: más de medio millón de mujeres nos movilizamos en todo el país para conquistar nuestros derechos. Reclamamos el aborto legal para que dejen de morir cientos de mujeres pobres al año. Peleamos por presupuesto para que se cumpla la ley 26.485 de erradicación de la violencia de género y se dé protección a las víctimas. Nos movilizamos contra los femicidios y las violencias machistas que arruinan nuestras vidas. Exigimos la inmediata separación de la iglesia del Estado y que se le dejen de pagar los sueldos a los curas. Y, fundamentalmente, nos plantamos contra el ajuste de Macri y de los gobernadores que en todo el país golpea al conjunto de la clase trabajadora y mayormente a las mujeres, que somos las más pobres entre los pobres.

En Buenos Aires, los carteles por #NiUnaMenos y los pañuelos verdes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto fueron parte de la colorida movilización que tardó varias horas en llegar al Congreso. Al final se leyó el documento unitario que destacó las principales luchas que las mujeres estamos llevando adelante, fundamentalmente contra los despidos (se puede leer en el facebook de Isadora). Por eso subieron al escenario trabajadoras del INTI, del Posadas, del Ministerio de Economía y Gisela Herrera, despedida del ferrocarril Sarmiento, entre otras. En Rosario, Tucumán, Córdoba, La Plata y Neuquén, decenas de miles de mujeres también coparon las calles con originales carteles. La rebelión de las mujeres se siente por todos lados y el 8M sirvió para que nos expresemos y reclamemos fundamentalmente el derecho a vivir una vida sin violencias.

Mauricio Macri, ¿el “feminista menos pensado”?

Con esta frase, Fabiana Tuñez, presidenta del Instituto Nacional de Mujeres, presentó a Macri en el acto oficial por el 8M, haciendo alusión a una nota que días antes había publicado el diario Clarín, cuando se habilitó el debate sobre el aborto en el Congreso. En ese acto, Macri anunció un proyecto de ley para que se termine la brecha salarial entre varones y mujeres. Ley que no resuelve nada de eso, ni siquiera establece sanciones a las empresas que la incumplan.

Las mujeres ganamos casi un 30% menos que los varones y esta diferencia se da porque tenemos los trabajos peor pagos, tercerizados o de medio tiempo. Terminar con la brecha salarial es uno de los reclamos que venimos llevando adelante desde el movimiento de mujeres, y debemos impulsarlo con el conjunto de la clase obrera. Pero el gobierno demagógicamente lo toma para no hacer nada. Si de verdad Macri quisiera hacer algo para que las mujeres ganemos más, debería empezar por aumentar el presupuesto en salud y educación, donde la mayoría de las trabajadoras somos mujeres. Lo mismo debería hacer en las ramas textil o de limpieza, dos lugares en los que también somos más las mujeres con los trabajos más precarizados y peor pagos. También se deberían extender e igualar las licencias por maternidad/paternidad y no solamente la ampliación de dos a quince días para el padre como plantea el proyecto del gobierno. Estas políticas, entre otras, podrían ayudar a reducir la brecha salarial.

Estos son los reclamos históricos que levantamos desde el movimiento de mujeres, pero ninguno de ellos está contemplado en el falso proyecto de “igualdad salarial” que el gobierno presentó al Congreso. Lo decimos con claridad: Macri no es feminista. Es un gobierno ajustador que con sus políticas ataca duramente a las mujeres, así lo expresamos en la multitudinaria marcha del 8M.

Sigamos en las calles por nuestros derechos

Desde Isadora estamos convencidas de que solo con la lucha lograremos conquistar nuestros derechos. La historia demuestra que ningún gobierno nos regaló nada. Todo lo que consiguimos fue porque se lo arrancamos. Por eso insistimos en que la marcha del 8M fue un duro golpe para el gobierno y las mujeres salimos fortalecidas para seguir dando esta pelea. Ahora tenemos el desafío de imponer el aborto legal, seguro y gratuito en nuestro país, tal como lo plantea el proyecto de ley de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto. Invitamos a todas las compañeras que marcharon con nosotras a sumarse a Isadora para dar con más fuerza esta pelea.


Nora Cortiñas sobre los varones en el 8M

Durante los días previos a la marcha circuló por las redes sociales una campaña para que los varones no participen de la movilización. Isadora sacó un comunicado (que se puede leer en el facebook de Isadora) explicando que la invitación a la marcha era fundamentalmente para las mujeres pero también para el conjunto de la sociedad, tal como lo habían discutido las asambleas de preparación, y que eso fortalecía nuestro reclamo. Al terminar la movilización Nora Cortiñas anunció que ella había invitado a varones a la marcha y contó como anécdota que unas semanas atrás había nacido su cuarto bisnieto varón y que apostaba a educarlo como feminista. La plaza la ovacionó.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa