28M: a las calles por el aborto legal

(Tiempo estimado: 2 - 4 minutos)

tapa ISADORA 32 14 05 19 vectorizadaCon la marea verde, el 2018 fue un año histórico para el movimiento feminista. No solo significó un hito por haber logrado discutir el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo en el Congreso de la Nación por primera vez en nuestra historia, sino fundamentalmente por el gran proceso social y político que se desarrolló desde las calles y que atravesó las puertas de cada casa, cada escuela y cada lugar de trabajo y, por supuesto, también del Congreso. Por eso el tema del aborto dejó de ser un secreto o un tema tabú. El debate público permitió desmontar muchos de los mitos en torno al tema y algo quedó bien claro para la mayoría de las personas en nuestro país: legalizar el aborto es garantizar los derechos humanos de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos y sus vidas. Es terminar con las muertes y los negocios de la clandestinidad. En cambio rechazar el aborto, tal como lo plantean las iglesias y sus políticos aliados de todos los bloques patronales, es garantizar la muerte evitable de al menos 40 mujeres gestantes al año y es la aberración de obligar a parir a niñas violadas en nombre de “la vida”. Por eso, gracias al debate, el reclamo por la separación de la Iglesia y el Estado fue uno de los más sentidos en las calles. Pues dejó al desnudo el papel reaccionario de la iglesia del Papa Francisco que mientras rechaza con una cara al aborto y se niega a aplicar la Educación Sexual Integral, defiende con la otra a los curas pedófilos y se guarda millones y millones que el Estado le deposita para pagar a los curas y llenar sus arcas mientras la miseria crece.

Leer más...

Opina el lector

Nombre 
Mensaje 
Localidad 
Teléfono 
email