“Blanqueo laboral”: Solo beneficia a los empresarios

(Tiempo estimado: 3 - 5 minutos)

otro acuerdo contrario a los trabajadores entre el gobierno las patronales y la burocracia sindicalEl gobierno y los dirigentes de la CGT empezaron a negociar un acuerdo para supuestamente blanquear a 4,5 millones de trabajadores. Se trata de un gran negocio para las patronales, que no resolverá en absoluto el drama de los precarizados.

Escribe José Castillo

El gobierno de Macri reconoce que el 33,6% del total de los asalariados no tiene aportes previsionales. Otros estudios elevan ese número por encima del 40%. Se trata de un verdadero drama: más de uno de cada tres trabajadores está en negro. Esto significa, de mínima, que no se les están depositando los aportes jubilatorios y que su trabajo actual no contará como “años de aporte” cuando intenten jubilarse.

Pero además, en casi todos los casos, esto está acompañado con que no tienen obra social; sus salarios están por debajo (a veces en la mitad) del de sus compañeros que están en blanco; no se les reconoce antigüedad; no se les paga vacaciones ni aguinaldo; no gozan de ninguna protección (suelen ser despedidos sin que se les pague indemnización) y, como están “invisibilizados”, muchísimas veces las patronales ni siquiera cumplen con ellos los requisitos mínimos de seguridad e higiene. La industria de la construcción, donde los números del trabajo en negro son pavorosamente superiores a la media, registra así su trágico número de accidentes, muchos de ellos fatales.

Ahora el ministro de Trabajo Jorge Triaca, junto con la dirigencia cegetista, se muestra cínicamente “preocupado” por el tema. Dicen querer resolverlo y hablan de “blanquear” a 4,5 millones de trabajadores”. ¿Se trata de un súbito ataque de “justicia social”? Nada de eso. Es una negociación a la medida de las patronales. Se les perdonarán a los empresarios las millonarias deudas por aportes patronales no realizados. Las negociaciones van desde las que plantean una generosa moratoria (que la deuda sea pagada en cómodas cuotas sin interés), hasta las que, directamente, proponen un “pagadios”, como si las patronales nunca hubieran tenido que aportar ese dinero.

Pero ahí no se acaban los beneficios que obtendrían las empresas. Las cámaras patronales ya están planteando que además, una vez blanqueados los trabajadores, se reduzcan las cargas sociales que tendrán que abonar de acá en más las empresas. ¡No pagaron antes y no quieren tampoco pagar en el futuro!

Seamos claros: reducirle las cargas sociales a los empresarios quiere decir desfinanciar el sistema previsional. Será menos plata que entrará al Anses y por lo tanto, el camino hacia la quiebra segura de las cajas de jubilaciones. Por otra parte, esto no es nuevo: ya lo hizo Cavallo durante la década menemista. Se bajaron los aportes patronales (que nunca se volvieron a subir) y se firmaron varios acuerdos provinciales y por rama por lo que las empresas quedaban eximidas durante un tiempo de abonar las cargas sociales, o sólo pagaban una parte de lo que correspondía. Supuestamente, esto permitiría generar un “mayor empleo”. Ocurrió todo lo contrario: nuestro país vivió en la década del 90 el desempleo más pavoroso de toda su historia.

Tenemos que repudiar esta maniobra, que es sólo un nuevo privilegio para los empresarios, en el camino de aumentar la flexibilización laboral y pagar cada día menos a los trabajadores. La salida sería muy simple: bastaría que el Ministerio de Trabajo nacional y los provinciales dejaran de hacer la vista gorda (que incluye incluso “no encontrar” talleres clandestinos con trabajo esclavo) y empezaran a exigirle a las empresas la colocación de toda su nómina de empleados en blanco, bajo amenaza de fuertes multas, clausuras e incluso la expropiación de sus empresas. Se le debe dar al trabajador todas las garantías para que denuncie su situación y no sea inmediatamente despedido. Y por sobre todo, se debe terminar con todas las situaciones de trabajo en negro que incluso existen en el propio Estado (con contratos precarios, monotributistas, tercerizados). Todos los trabajadores, tanto del sector público como del privado, deben ser “blanqueados” y colocados como personal de planta, efectivos, con el mejor convenio vigente en la rama respectiva. Y los empresarios, como corresponde, deben pagar la totalidad de los aportes patronales, que no son otra cosa que un “salario diferido”, lo que significa que es plata de los trabajadores ahorrada para su futuro. No depositarla es un robo, y debe ser catalogado como tal y el patrón sancionado en consecuencia. Sólo la puesta en marcha de estas medidas terminará efectivamente con el drama del trabajo en negro en nuestro país.

NUESTROS SPOT DE CAMPAÑA

 

Sumate a la campaña del Frente de Izquierda

 

Lecciones de Octubre - Ya a la venta

 

tapa revista internacional n 39

A 40 años del golpe de estado genocida de 1976 homenaje al PST

La agrupación Mundanas ha enviado por las redes un comunicado cargado de mentiras que confirma lo que venimos denunciando desde hace meses; que existe una campaña de calumnias contra nuestra organización que afirma que "defendemos a pedófilos".