Jun 13, 2021 Last Updated 1:51 PM, Jun 13, 2021

Escribe Mónica Schlotthauer, Diputada nacional por Izquierda Socialista/FIT y delegada ferroviaria

En el Sarmiento realizamos la asamblea de mujeres ferroviarias en la Seccional de Haedo para organizar nuestra participación en la jornada del 8M. Empezamos votando un repudio a la jefatura de tráfico que no permitió que las compañeras banderilleras, las más exigidas en sus condiciones laborales, participaran atacando sus derechos gremiales. El 8M marchamos contra los despidos y las consecuencias del brutal ajuste de Macri y los gobernadores. Repudiamos los femicidios, travesticidios y violaciones que sufrimos a diario. Denunciamos la falta de presupuesto para la ley 26.485, de erradicación de la violencia hacia las mujeres, y que se aplique la ley de educación sexual. Larreta, en Ciudad de Buenos Aires, y Verónica Magario, en La Matanza, dejaron de invertir en el suministro de tobilleras electrónicas que evitan que el agresor tenga contacto con la víctima. También reclamamos que se le deje de pagar al FMI.

Solicitamos a la directiva nacional de la Unión Ferroviaria (UF) que convoque y avale el paro. Decidimos llamar a las compañeras y compañeros de la línea a que le exijan a la directiva nacional de nuestro gremio y a la gerencia de Trenes Argentinos que modifiquen los puntos 22, 23 y 24 del convenio colectivo ya que vulneran el derecho a cuidar de nuestros hijos cuando se enferman y cumplir con el reposo. Llevamos en nuestras banderas el grito ¡basta de violencia en el servicio médico laboral! Cada compañera que marcha lleva en su pecho el reclamo de todas.

Participamos de este 8M orgullosas de los pasos logrados en la lucha por que se aplique la ley 26.485 que incluye la licencia por violencia de género, la asistencia psicológica gratuita a las compañeras violentadas, un programa de charlas en todas las áreas contra la violencia y un protocolo de actuación. Marchamos fortalecidas en nuestra convicción gracias a las compañeras del ferrocarril Mitre que construyeron este año “Mujer bonita es la que lucha”, para que intervengamos juntas y solidariamente las ferroviarias de todas las líneas.

Reclamamos por Carmen, ferroviaria de la línea San Martín, que fue brutalmente asesinada. Exigimos justicia para ella y cárcel para su femicida.
#NiUnaMenos #VivasNosQueremos

Escribe Mónica Schlotthauer, Diputada nacional electa de Izquierda Socialista - FIT y miembro del cuerpo de delegados del Sarmiento

El soterramiento del Sarmiento se está ganando con justicia el título de mayor monumento nacional a la corrupción. Tal como lo denunciaron los ferroviarios del Sarmiento, la obra, ahora paralizada por el ajuste, se trata de un auténtico entramado de corrupción entre kirchneristas y macristas.

La obra y los negociados comenzaron en 2006. La excusa era la eliminación de los pasos a nivel de la Capital, extendiendo el trayecto bajo nivel existente entre Once y Caballito hasta Liniers. Posteriormente se llegó a afirmar ridículamente que el soterramiento se extendería hasta Moreno, sin siquiera tomar en cuenta que para hacerlo habría que plantearse un túnel subfluvial para cruzar el río Reconquista. Finalmente, el túnel subterráneo quedó planificado desde Haedo hasta Caballito. La obra iba a contramano incluso de lo que se estaba haciendo en otros ramales ferroviarios, donde actualmente se construyen puentes por arriba de los antiguos pasos a nivel.
Pasaron los años y seis anuncios fallidos sobre el comienzo de las obras. Recién en 2012 apareció una tuneladora alquilada a un costo altísimo. Los beneficiarios principales de la adjudicación de la obra fueron el consorcio encabezado por Odebrecht –que debía conseguir el financiamiento del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social del Brasil– y Ghella, una empresa italiana en la que el Grupo Macri adquirió el 50% del paquete accionario en 2007.
La obra comenzó a tambalear cuando el BNDS no financió la operación y también se negó un crédito en Europa. Finalmente estalló el escándalo Odebrecht en Brasil. La multinacional brasileña fue desplazada y quedó Ghella al frente. El Grupo Macri trató de lavarse la cara y vendió su participación al Grupo Mindlin, que formó Sacde, una nueva firma que conservó a los directores anteriores. De esta manera el consorcio quedó conformado por Ghella, con el 71% de las acciones, y el resto para Sacde. Toda esta “sopa de letras” tenía un único objetivo, que el negocio, los subsidios y las coimas quedaran dentro de la “sagrada familia de la obra pública”.
Así llegamos a octubre de 2016, cuando se “inauguraron” por séptima vez las obras. Se suponía entonces que el gobierno de Italia y un grupo de bancos internacionales aportarían 1.100 millones de dólares de una construcción que demandaba la multimillonaria suma de 3.000 millones. Pero los fondos nunca llegaron. Así lo terminó admitiendo en octubre de 2018 la secretaria de Obras de Transporte Manuela López Menéndez, revelando que la obra se estaba realizando con la deuda emitida por Anses.
En los últimos días de 2018, el juez federal Martínez de Giorgi decretó la intervención del consorcio de empresas y designó un auditor para controlar los números entre 2008 y 2015. La AFIP consideró que hay suficientes evidencias para sostener que se dibujaron balances por más de 10 millones de dólares de los cuáles 4,5 millones se giraron al principado de Andorra.
En todo esto estaba el negociado del soterramiento mientras avanzaba la obra con la tuneladora. Hasta que la semana pasada, en el marco del ajuste acordado por el gobierno de Macri con el FMI, se anunció la paralización de la obra. Los primeros perjudicados, como siempre, fueron los trabajadores: sesenta compañeros de la Uocra del obrador del soterramiento que estaban abocados a la tarea de construir los anillos de hormigón que revisten las paredes del túnel, resultaron despedidos. A posteriori, se echó a otros cien del mismo gremio que trabajaban en la excavación.
Desde el cuerpo de delegados del Sarmiento lo dijimos desde el primer día: se trataba de una obra faraónica, una tremenda estafa al pueblo trabajador, donde se mezclaban los negocios del kirchnerismo con el macrismo. Ahora todo se paraliza: veremos si se trata del patético final, o en unos meses se vuelve a empezar para seguir facturando y llenándose los bolsillos con subsidios y coimas. Los ferroviarios del Sarmiento tenemos claro cuáles son las obras de infraestructura y mantenimiento que hay que llevar adelante para mejorar el servicio y garantizar la seguridad a los que usan el ferrocarril y a los millones que cruzan diariamente sus vías. De ahí nuestra consigna de la reestatización de todo el sistema ferroviario y entrega para la gestión a sus propios trabajadores y usuarios.

 

La conducción del cuerpo de delegados del Sarmiento se sigue consolidando como la referencia más importante del sindicalismo combativo con su dirigente Pollo Sobrero a la cabeza. Un ejemplo de lucha contra la empresa, los distintos gobiernos y la burocracia entreguista de la Verde, antes comandada por Pedraza y hoy por Sasia.

Los ferroviarios encabezados por Sobrero, Edgardo Reynoso, Mónica Schlotthauer, “Café” Ruiz Díaz y decenas de aguerridos delegados y activistas, desde hace años vienen triunfando en las elecciones a delegados como muestra de un amplio reconocimiento de la base ferroviaria por las peleas que se dieron en defensa del salario, contra los despidos, la entrega del ferrocarril, los subsidios millonarios y la privatización corrupta que llevó a la masacre de Once, a pesar de que desde 2003 a 2011 los delegados presentaron más de 300 denuncias por fallas de seguridad y mantenimiento.

La pelea por la reestatización de los trenes bajo control de trabajadores y usuarios llevó a que se presentara un proyecto de ley en el Congreso Nacional a tal fin a través de los diputados del Frente de Izquierda.

La Bordó denunció incansablemente los negociados de Cirigliano en el ferrocarril y los delegados acompañaron a los familiares de las víctimas, asistiendo a los heridos el propio día de los 52 muertos.

El gobierno kirchnerista encarceló a Sobrero en 2011 acusándolo falsamente de “quemar trenes”. Macri también intentó criminalizarlo en 2016. No pudieron.

En 2010 la burocracia de la Verde ordenó el asesinato de Mariano Ferreyra con una patota. La Bordó llamó al paro en repudio y luego no paró cuando esta burocracia convocó a esa medida para pedir por la libertad del asesino José Pedraza, condenado por autor intelectual del crimen, aún hoy preso.

En estos años se ha destacado la lucha de la mujer ferroviaria por el cupo femenino, conquistando 400 puestos para las compañeras en tareas solo reservadas para los varones. Este año se logró la primera mujer mecánica como parte de la pelea de la agrupación “Mujer Bonita es la que lucha”, y con “La Casa que Abraza” se empezó a combatir la violencia de género.

La Bordó se desarrolló en estos años con destacados dirigentes y activistas en el Belgrano Norte, Mitre, Roca, NCA y otros ferrocarriles con el mismo perfil combativo y democrático.

Sobrero y la Bordó fomentan la unidad en el ferrocarril, el apoyo a las luchas justas de otros gremios, los paros generales y la coordinación genuina para fortalecer al sindicalismo combativo junto a otros espacios antiburocráticos. La Bordó practica un modelo sindical opuesto al de la burocracia de todos los colores, donde todo se decide en asamblea. Un sindicalismo sin privilegios para los dirigentes, contrapuesto al de “dirigentes ricos y trabajadores pobres”.

En el Sarmiento se pelea por “un sindicato para los trabajadores y un ferrocarril para el pueblo”, con dirigentes  antiburocráticos y combativos independientes de los gobiernos de turno, en pos de batallar por una nueva dirección del movimiento obrero.

 

DIPUTADA MONICA SCHLOTTHAUER - Bloque del FIT – Izquierda Socialista

La banca del Frente de Izquierda rechaza enérgicamente los proyectos de Presupuesto 2018 y Ley impositiva presentados por la gobernadora María Eugenia Vidal, que van en el mismo camino que las “reformas” de ajuste y entrega que propone el gobierno nacional de Mauricio Macri. El presupuesto provincial no sólo no resolverá los problemas de la población en trabajo, salud, educación, niñez,  jubilaciones, obras, violencia de género, etc., sino que los empeorará. Intentan seguir engordando los bolsillos de la banca internacional, las multinacionales, terratenientes sojeros, automotrices, mineras etc. Empresas que fueron las grandes beneficiadas bajo los gobiernos kirchneristas y ahora aún más con Cambiemos mediante la disminución del impuesto a los ingresos brutos y con distintas rebajas impositivas. Mientras tanto, a los vecinos del conurbano y a los pequeños productores del campo se los va a asfixiar con el revalúo inmobiliario y un desmedido y desigual aumento del impuesto inmobiliario, que no afectará de igual manera a los countries y grandes terratenientes.

monica schlottahuer lleva los reclamos de los docentesEl miércoles 24 de mayo se realizó una reunión en la Dirección General de Educación y Cultura bonaerense en la que participaron el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, y los diputados de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados bonaerense. Mónica Schlotthauer, diputada de Izquierda Socialista en el FIT, e integrante de la comisión, participó de la reunión llevando los reclamos de los docentes referidos a la pelea salarial, las condiciones edilicias, la situación de los comedores y también cuestionamientos sobre el anunciado “Plan Maestro” para la educación.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa