Jun 13, 2021 Last Updated 10:46 PM, Jun 12, 2021

Al menos siete palestinos murieron y más de quince resultaron heridos este lunes 12 en el área de Beit Lahia, en el norte de Gaza, tras los sistemáticos bombardeos del Estado sionista de Israel. Se trata de una nueva escala de violencia criminal por parte de Israel contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza que se inició el domingo.

Todo comenzó cuando una “fuerza especial” de Israel penetró en territorio de Gaza para realizar una “operación especial” y fue interceptada por una brigada de Ezedin al Qasam, brazo armado de Hamas. El propio Israel y sus fuerzas armadas tuvieron que reconocer que realizó una operación encubierta en territorio palestino: “Las fuerzas armadas confirmaron la muerte de uno de sus comandos infiltrados, un teniente coronel de operaciones especiales de 41 años, identificado solo con la letra M, cuyo cuerpo pudo ser evacuado” (El País, 13/11). En realidad, se trata de una nueva acción militar en territorio palestino para avanzar en su ocupación, que lleva 70 años, avalada por el imperialismo norteamericano.

Los bombardeos israelíes, con aviones caza F-16 y helicópteros artillados, comenzaron antes que Hamas ordenara lanzar cohetes sobre el territorio de Israel. Tuvieron el objetivo de permitir la retirada de las fuerzas especiales sionistas. Y ahora continúan en nuevas represalias contra el pueblo palestino. Los medios de comunicación buscan confundir y argumentar que hay un “enfrentamiento” como si el Estado sionista de Israel no estuviera realizando un genocidio sistemático para ocupar el territorio de la Franja de Gaza y Cisjordania. Sólo en lo que va del año más de 200 palestinos murieron por la violencia ejercida por el Estado de Israel.

Desde la UIT-CI repudiamos los bombardeos israelíes y estos nuevos crímenes del Estado sionista y racista de Israel. No hay salida para el pueblo palestino con la utopía de una posible “convivencia pacífica” entre los dos Estados. Llamamos a los pueblos del mundo a realizar acciones de solidaridad con el pueblo palestino y a levantar la exigencia de que sus gobiernos rompan relaciones con Israel.

¡Alto a la masacre en Gaza! ¡Basta de represión criminal al pueblo palestino!¡Libertad a todos los presos palestinos! ¡Basta del estado de apartheid de Israel! Solo con un Estado único, laico, democrático y no racista en Palestina podrá haber paz en la región. ¡Fuera el imperialismo de Palestina y todo Medio Oriente!

¡Apoyo incondicional a la resistencia del pueblo palestino!

Unidad Internacional de los Trabajadores-Cuarta Internacional (UIT-CI)
13/11/2018
 

Entre el 19 y el 21 de octubre se realizó en Caracas el Congreso Nacional del Partido Socialismo y Libertad (PSL), nuestro partido hermano de Venezuela. Se inauguró con un acto público de instalación, el cual contó con la presencia de una representación del colectivo feminista Comadres Púrpuras, del Centro de Estudios de la Realidad Latinoamericana (Cerla). También estuvo presente el compañero Miguel Sorans, de la dirección de la Unidad Internacional de los Trabajadores-Cuarta Internacional.

Se debatió la necesidad de continuar la pelea contra el paquete antiobrero del gobierno de Maduro, lidiando con una situación en extremo compleja y difícil, con emigración por hambre de centenares de miles de jóvenes, pero que en el último período brinda grandes posibilidades gracias al progresivo reanimamiento del movimiento obrero venezolano.

Se dieron cita trabajadores petroleros, universitarios, cementeros, de la salud, jóvenes y militantes feministas mostrando el avance del PSL y sus posibilidades de crecimiento. En el sector petrolero, el más importante de Venezuela, el PSL tiene un rol de dirección con el compañero José Bodas.
Con el lema “Resistir, consolidar y crecer” se desarrolló un rico debate en el congreso que, sin duda, preparó políticamente a la militancia para seguir en la ardua tarea de construir un partido revolucionario de los trabajadores y el pueblo pobre, tan necesario para imponer un gobierno de los trabajadores que avance a un verdadero socialismo.

En el empobrecido Haití, bajo ocupación de fuerzas militares de la ONU, con una mayoría en la extrema miseria, se destapó un escándalo de corrupción. Desde 2006 Venezuela entregaba petróleo subsidiado a través de la empresa Petrocaribe, del cual se beneficiaron grandes empresas y la corrupción oficial, pero no el pueblo. Una masiva protesta el 17 de octubre fue reprimida con un costo de dos asesinados y decenas de heridos. El presidente, Jovenel Moïse, tuvo que huir apedreado por los manifestantes mientras intentaba dar un discurso ante un monumento de Dessalines. Están previstas nuevas protestas en próximos días.

La UIT (CI) junto a dirigentes obreros, populares y de izquierda inició una campaña de solidaridad y difusión de la lucha del pueblo haitiano.

Reproducimos nota de nuestro partido hermano brasilero, la Corriente Socialista de los Trabajadores (CST), integrante del PSOL (Partido Socialismo y Libertad), del 29 de octubre de 2018.

La segunda vuelta de las elecciones terminó con la victoria del capitán Jair Bolsonaro, que capitalizó el descontento generalizado contra el PT, los partidos tradicionales y la crisis económica, defendiendo un proyecto conservador y reaccionario.

Tanto es así que la noche del domingo el presidente electo y su equipo anunciaron una serie de medidas de ajuste fiscal, como la reforma previsional y privatizaciones. También habló en términos antidemocráticos contra la izquierda que se opone a él.

Con Bolsonaro triunfa un proyecto de gobierno capitalista, ultra reaccionario. En su campaña nunca dejó de reivindicar la dictadura, atacó las libertades democráticas y los derechos de las minorías. Es por esto que durante el proceso electoral hubo un movimiento de oposición a Bolsonaro del que participamos junto con el conjunto de la izquierda.

Desgraciadamente, una gran parte de los trabajadores y sectores populares votó a Bolsonaro. Este voto equivocado sólo se explica por el justificado odio de millones de trabajadores al PT, Lula y Dilma. Ellos desprestigiaron el nombre de la izquierda y del socialismo gobernando para los de arriba, las multinacionales y los banqueros. Un amplio sector votó esta opción de derecha para evitar que el PT volviera a gobernar el país. Los trabajadores tienen en sus cabezas la corrupción, los efectos de las medidas de ajuste fiscal y el crecimiento del desempleo. El PT representa la falsa izquierda que gobernó contra el salario y los derechos de los trabajadores. Este equivocado voto también se explica por la bronca contra los viejos partidos patronales tradicionales y por eso, además del PT, votaron contra el PSDB y el PMDB. Eligieron a Bolsonaro creyendo que habrá un cambio, pero la realidad es que se equivocaron.

Nosotros también somos fuertes críticos del PT, pero aun así votamos a la lista 13 contra Bolsonaro. Durante la elección explicamos que el voto a Bolsonaro era profundamente equivocado. Sabemos que muchos trabajadores no estuvieron de acuerdo con lo que hablamos durante la elección. Pero ahora que se avecinan nuevos ataques contra nuestros derechos necesitamos unirnos para defender nuestras conquistas independientes de lo que cada uno votó.

Bolsonaro no va a solucionar ningún problema del pueblo

Bolsonaro lleva casi 30 años en el parlamento. Durante la mayor parte de sus largos mandatos estuvo en el PP de Maluf, uno de los partidos más corruptos del país. En los últimos dos años sostuvo el gobierno de Temer y apoyó sus medidas antipopulares. Las propuestas de militarización de la seguridad pública fallaron miserablemente en Río de Janeiro. La intervención federal de las fuerzas armadas, que cuesta una fortuna, no resolvió la inseguridad y aumentó la violencia contra la población negra, las favelas y las periferias.

Por otro lado, queremos discutir que es imposible generar empleo aplicando el ajuste fiscal que afecta a las áreas sociales y avanzando en las privatizaciones. Bolsonaro finge que es nacionalista, pero tiene una política entreguista hacia los EE.UU. Su futuro ministro de economía realizará privatizaciones para beneficiar a empresas extranjeras. No por casualidad Bolsonaro recibió una llamada de Donald Trump el pasado domingo y mantiene relaciones de amistad con el Estado sionista de Israel, al que hace permanente apología. Bolsonaro defiende la dictadura del ´64, momentos en los que no había libertad de opinión y manifestación. En consecuencia, apoyó la intervención arbitraria de la policía y la Justicia contra los estudiantes, violando la libertad de libre manifestación y la autonomía de las universidades en plena elección. Además, Bolsonaro habla de perseguir a opositores y periódicos que no comulgan con sus propuestas reaccionarias. Todo esto tiene una explicación, es que en Brasil triunfó la extrema derecha, compuesta por generales provenientes de la dictadura del 64´, empresarios ultraliberales e innumerables líderes conservadores, entre ellos algunos dirigentes religiosos, que están en contra de los derechos de los sectores explotados y oprimidos, estimulando ataques contra las minorías.

Desde nuestro punto de vista la causa principal del desencanto que lleva a sectores obreros y populares a votar un proyecto ultraconservador es la quiebra del proyecto del PT y sus alianzas con los patrones. El retroceso político e ideológico al que asistimos es fruto de los trece años de gestión petista, durante los cuales Lula presentó enemigos históricos de la clase trabajadora, de las mujeres, de la población negra, de LGBTs, como si fueran “aliados progresistas”, dentro de su proyecto “democrático y popular” con la burguesía y el imperialismo.

¡La lucha tiene que seguir en las calles!

En la segunda vuelta se produjo una amplia movilización espontánea de mujeres, estudiantes, artistas, profesores y servidores en defensa de nuestros derechos y libertades democráticas. Ahora será necesario fortalecer ese movimiento: ¡hay que continuar con la movilización para convertir llenar las calles contra Bolsonaro!

Es necesario impulsar la más amplia unidad de acción para enfrentar estos ataques. Empezando por unificar a los sindicatos, DCE, movimientos populares bajo un plan de lucha común, fortaleciendo los actos de las mujeres y de la juventud que ya están en curso. Para esto, un primer paso es agrupar la CUT, CTB, UNE, MST, MTST, CSP-Conlutas, en una jornada unificada de movilizaciones, junto con los movimientos negros y de identidades disidentes. Las centrales sindicales tienen que convocar asambleas de base y plenarios estatales para enfrentar el ajuste fiscal, construyendo un plan de lucha nacional contra la política reaccionaria de Bolsonaro.

Al mismo tiempo que luchamos contra la extrema derecha y sus aliados, necesitamos organizar una alternativa política de izquierda que supere los errores del lulismo. Creemos que el PSOL, PCB y PSTU deben realizar una gran reunión nacional para debatir cómo intervenir en esas luchas y construir un programa de emergencia para el país. Porque lo que necesitamos es la construcción de una alternativa de izquierda que luche contra los patrones, los gobiernos subordinados al imperialismo norteamericano, la corrupción y que defienda el interés de la clase obrera y del pueblo.

Los trabajadores del metro (subte) de San Pablo están entre los más combativos y politizados. En plena crisis política y crecimiento electoral del fascista Bolsonaro, eligieron en la Línea 2 una conducción de izquierda preparándose para la lucha. De los cinco titulares, encabezados por la compañera Priscila, cuatro son de la CST/PSOL (Corriente Socialista de los Trabajadores en el Partido Socialismo y Libertad, organización de la UIT-CI), otra compañera es del PSTU, y finalmente, los suplentes, son una compañera del MRT (vinculada al PTS Argentina) y un compañero del MES (también del PSOL).

http://cstpsol.com/home/

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa