Feb 26, 2020 Last Updated 3:00 PM, Feb 25, 2020

El próximo 29 de mayo se realizarán las elecciones municipales, el Frente de Izquierda Unidad realizará una campaña para resolver los urgentes problemas sociales que radicales y peronistas provocaron y en defensa de las necesidades del pueblo trabajador, las mujeres y la juventud.

Escribe Damián Antúnez, candidato a concejal Izquierda Socialista/FIT

La ciudad de Río Cuarto es la segunda ciudad de la provincia, con 170.000 habitantes y una fuerte actividad agropecuaria, la de mayor producción de soja y de maíz de todo el país. Es gobernada desde 1983 por radicales y peronistas que se alternan en el poder para sostener una ciudad al servicio de quienes se enriquecen con la producción agropecuaria mientras los trabajadores soportan altas tasas de desocupación y precarización laboral.

La pérdida de puestos de trabajos, cierres de fábricas y una decreciente actividad industrial liquida la posibilidad de una vida digna para amplios sectores de la sociedad, en particular para la juventud, que se ve obligada a soportar trabajos precarios, bajos salarios y una acuciante falta de vivienda mientras los alquileres de la mano de inescrupulosos negocios inmobiliarios no paran de crecer.

A este panorama hay que sumarle el brutal endeudamiento en dólares que llevo adelante el actual intendente peronista Llamosas. La deuda de la ciudad asciende a 11.170.762,50 dólares (681 millones de pesos) que buscan ser pagados a costa de impuestazos y ajustes con el único objetivo de financiar los negociados con las empresas que se llevan la plata y no garantizan calidad en los servicios como Cotreco en la recolección de residuos, o la monopólica empresa de colectivos SAT, que con el aval del Concejo Deliberante cobra un boleto carísimo por un pésimo servicio e inadecuado a las necesidades de aquellos que dependen especialmente del transporte público. Estas políticas del endeudamiento permanente tienen como contracara el ajuste también permanente al pueblo trabajador, como lo demuestra el cada vez más lacerante déficit habitacional al que el gobierno municipal de Llamosas hace frente a golpe de topadoras, violencia y vulneración sistemática de derechos.

En la Ciudad, también existe una fuerza política de “centroizquierda” llamada Respeto, quienes en estas elecciones se presentan divididos en dos listas tras graves denuncias contra su principal dirigente, Pablo Carrizo. Hoy, ambas fracciones representan una organización sin programa político, que, con un tibio discurso de centro izquierda elude hablar de la falta de trabajo, derechos y servicios ofreciendo acciones colectivas propias que liberan a los gobiernos de sus obligaciones antes que favorecer la más mínima salida emancipatoria.

La importancia de la unidad de la Izquierda

Desde Izquierda Socialista impulsamos la necesidad de presentar listas unitarias de la izquierda. No obstante, y a pesar de reconocer estos desafíos, el MST se retiró de la alianza que semanas atrás habíamos presentado como FIT-Unidad alegando que su único espacio en las listas de izquierda debían ser los primeros lugares. Finalmente, el MST no presentó lista propia, por lo que lo llamamos a votar activamente la lista del Frente de Izquierda.

La unidad de la izquierda es para fortalecer las luchas contra los negociados y el endeudamiento, por el derecho a la vivienda digna, por la salud del pueblo trabajador y en defensa de los derechos humanos, el ambiente, las mujeres y la juventud. Por eso impulsamos la inmediata suspensión de los pagos de la deuda pública para resolver los urgentes problemas de quiénes ya no queremos pagar la crisis que provocaron radicales y peronistas que, desde hace 30 años, gobiernan para los ricos, los grandes empresarios como Cotreco y el FMI a costa de la enorme precarización laboral, la falta de vivienda y servicios públicos a los proponemos municipalizar bajo gestión de los trabajadores y el pueblo.

El miércoles 12 de febrero el Frente de Izquierda Unidad protagonizó una marcha que terminó en un acto en Plaza de Mayo. El motivo fue repudiar la visita del FMI y el acuerdo pactado entre el oficialismo y la oposición patronal de Macri, la UCR y Carrió para renegociar y pagar una deuda usurera y fraudulenta, como también se hizo en algunas provincias.

Con una nutrida concurrencia de trabajadores, juventud y movimientos sociales combativos; la adhesión del Plenario Nacional del Sindicalismo Combativo y la presencia de Nora Cortiñas (Madres Línea Fundadora), entre otros, el acto tuvo una enorme importancia política. Porque mostró la verdadera batalla que hay que librar para salir de la crisis económica y social en la que estamos inmersos: romper con el FMI y no pagar la deuda.
Nuestro diputado electo de Izquierda Socialista, Juan Carlos Giordano, uno de los oradores principales del acto, manifestó: “Como hemos visto a lo largo de cuarenta años hubo renegociaciones, quitas y canjes que terminó pagando el pueblo trabajador con más ajuste”.

Respecto a la gran movilización que se realizó hasta el Congreso para apoyar la renegociación de la deuda externa, Giordano señaló: “Quieren mostrar que Alberto Fernández estaría librando una pelea contra el FMI, una pelea rara porque también estaría apoyada por Macri y la UCR quienes votaron esa ley en el Congreso (Ley de Restauración de Sustentabilidad de la Deuda Pública emitida bajo ley extranjera). Una pelea rara contra el FMI que también sería apoyada por Trump, el Papa, Merkel y Netanyahu y todos los gobiernos capitalistas del mundo”, para finalizar señalando que “la renegociación es una trampa, la renegociación es para pagar y reconocer lo que decían que había quedado como un acuerdo entre Macri y el FMI, refrendado ahora por el Congreso, que es el pacto mafioso Macri FMI, es para pagar una deuda que el propio Alberto Fernández dijo que fue para financiar la fuga de capitales, que fue para beneficiar a los amigos de Macri. ¿Dónde está el supuesto progresismo?”.

Esto demuestra la importancia por seguir fortaleciendo una alternativa política de los trabajadores y la unidad de la izquierda como lo venimos haciendo desde el FIT Unidad. Para seguir postulando una salida de fondo y dejar claro que ante la decisión de someterse a los dictados del FMI y del imperialismo por parte de Fernández con el apoyo de la oposición patronal, la salida alternativa viene por izquierda.

 

El Frente de Izquierda Unidad convoca a movilizar el miércoles 12 a Plaza de Mayo en repudio a la llegada de los mandatarios del Fondo y contra el pacto del gobierno y la oposición patronal para pagar la deuda 

 

• La llegada de la comitiva del FMI a la Argentina, el próximo 12 de febrero, tiene como objetivo reforzar el nivel de sometimiento de nuestro país a los preceptos del Fondo. Al igual que los acreedores privados, el FMI viene a ponerse al mando del rescate del sistema financiero imponiendo nuevas medidas de ajuste para garantizar esos pagos.

 

• En línea con los dictados del Fondo y de los acreedores internacionales, Alberto Fernández hizo aprobar en el Congreso, con la única oposición del Frente de Izquierda Unidad, la ley de “Restauración de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Extranjera”, la que representa un cheque en blanco con el cual el gobierno pretende proceder a una reestructuración de la deuda sin siquiera investigarla. La ley, no sólo concentra en manos de Fernández la decisión final sobre las negociaciones con los acreedores, también le otorga la potestad de modificar el presupuesto para dar cumplimiento a los acuerdos a los que se lleguen. Asimismo, ratifica los tribunales extranjeros para dirimir las controversias que surjan –el terreno donde se mueven como pez en el agua los fondos buitre y los especuladores. En concreto, el gobierno se propone una operación de rescate no del país sino de los acreedores.

 

• La búsqueda de un acuerdo con los acreedores y la puesta en marcha del operativo rescate empezó antes, con la propia ley de Solidaridad que elimina la movilidad de los haberes de los jubilados, continuó con las sumas fijas para frenar las paritarias, con la negativa a toda cláusula gatillo de actualización salarial y con los impuestazos a los trabajadores y sectores medios y populares. También se refleja en la política de acercamiento al imperialismo yanqui con la habilitación del ingreso de las tropas norteamericanas a nuestro país; el sostenimiento  de la calificación de Hezbollah como una organización terrorista; con la continuidad de Argentina como miembro integrante  del grupo de Lima, que es la punta de lanza de Trump y la derecha  en América Latina y que alentó y sostuvo  el reciente  golpe  en Bolivia y la conspiración  golpista  contra Venezuela; con el silencio frente al asesinato del general iraní Soleimani y con su viaje a Israel. La política interior y exterior del gobierno nacional y sus alianzas políticas están hechas a la medida y condicionados por  los  dictados  y requerimientos  de los acreedores, el FMI y el imperialismo.

La decisión del gobernador Axel Kicillof de proceder a pagar integralmente y al contado la deuda con los bonistas con el aval de Alberto Fernández, luego de haber amenazado con no hacerlo, se inscribe en esta política. Al día siguiente anuncia que se suspende el pago de una deuda a toda la docencia de la provincia de Buenos Aires. Están más que claras las prioridades del Frente de Todos en el gobierno.

 

• Lejos de aceptar un nuevo robo a los trabajadores, una nueva entrega de los recursos del país y un nuevo sometimiento al imperialismo, el Frente de Izquierda rechaza el proyecto del gobierno. Denunciamos a las direcciones sindicales burocráticas de la CGT y la CTA que, junto con los  movimientos sociales cooptados al Estado, han establecido su solidaridad con el rumbo del gobierno, convalidando que el salario sea variable de ajuste. La deuda es impagable, ilegitima y fraudulenta. Desde el salto en el endeudamiento de la dictadura genocida, pasando por todos los gobiernos posteriores, todos han “honrado” este mecanismo de saqueo de los recursos nacionales, poniendo a la Argentina nuevamente frente a un nuevo quebranto. La carga de la deuda pública se agravó significativamente gobierno tras gobierno sin excepción alguna. En lugar de este  nuevo rescate de bonistas, banqueros y capitalista, hay que salir en  rescate de los millones de argentinos que viven de su trabajo.   Planteamos  la ruptura con el FMI y el repudio y no pago a la deuda usuraria;  la nacionalización de la banca, del sistema energético  y de las riquezas y el patrimonio nacional  para centralizar los recursos y poner en marcha una transformación integral bajo la conducción política de los  trabajadores para dar satisfacción a las apremiantes necesidades sociales. Reclamamos un inmediato aumento general de salarios, jubilaciones y planes sociales con actualización según inflación. Como parte de un plan alternativo obrero y popular para que la crisis no la sigamos pagando los trabajadores y el pueblo. Llamamos a repudiar la llegada de la comitiva del FMI y el pacto  para pagar la deuda externa y por todas las reivindicaciones populares.

 

Sobre esta base, el Frente de Izquierda-Unidad realizará una movilización y un acto en  Plaza de Mayo, concentrando el día miércoles 12 a las 17.30 horas en Av. de Mayo y 9 de Julio. Convocamos a los sectores políticos y sociales que acuerden con repudiar el pacto para pagar la deuda y la visita del FMI y a lxs trabajadorxs y el pueblo a movilizar en forma unitaria.

FRENTE DE IZQUIERDA Y DE TRABAJADORES - UNIDAD

Escribe Gabriel Massa

Como parte de los acuerdos del Frente de Todos, en diciembre pasado asumieron como diputados de esa bancada Juan Carlos Alderete y María Magdalena Cativa, del PCR-PTP e Itaí Hagman, de Patria Grande. Se trata de fuerzas que se venían reivindicando como parte de la izquierda. Al asumir Alderete, coordinador nacional de los Desocupados y Precarizados de la CCC, presidente del PTP y miembro del Comité Central del PCR, aseguraba que con él llegaba al Congreso la “verdadera izquierda”.

El mismo día en que se votó en la Cámara de Diputados, el Frente de Izquierda Unidad realizó un acto de repudio con contra la Ley de renegociación de la deuda. Hablaron nuestra compañera de Izquierda Socialista Mónica Schlotthauer, que recientemente culminó su mandato en el Congreso y se reintegró a su trabajo en el ferrocarril, los actuales diputados nacionales del FIT Romina Del Pla (PO), Nicolás Del Caño (PTS) y el dirigente del MST Guillermo Pacagnini.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa