Apr 05, 2020 Last Updated 8:14 PM, Apr 4, 2020

1-El gobierno nacional, con el apoyo de los 24 gobernadores, ha proclamado la cuarentena en todo el país a partir del viernes 20 de marzo hasta 31 del mismo mes. Alberto Fernández y el ministro Ginés González García pasaron de minimizar la pandemia a tomar esta medida extrema. La cuarentena se ha anunciado sin detallar dentro de qué plan estratégico de enfrentamiento al coronavirus se inscribe, mientras se están realizando una cantidad mínima de test para comprobar quienes están infectados. Previo a esta medida se fue desarrollando una parálisis de la producción en los sectores no esenciales que se fue imponiendo como un reclamo elemental para frenar la pandemia en desarrollo. Todavía se desarrollan estos reclamos, como lo hacen los trabajadores de Techint, los mineros de Santa Cruz, los trabajadores de los shopping, etcétera. Lo cierto es que estamos en presencia de un sistema de salud pública degradado por las políticas de recorte presupuestario y precarización de sus trabajadores que han llevado adelante los distintos gobiernos, todos ellos pagadores seriales de una deuda usurera y fraudulenta, incluido el actual, sin que se tomen medidas para el sector, ya que no hubo ningún anuncio al respecto. Por eso decimos, en primer lugar, que a la crisis económica y financiera desatada por el coronavirus la tienen que pagar los capitalistas, los grandes empresarios, las multinacionales y los bancos, no los trabajadores y el pueblo. Y que llegó la hora de dejar de pagar una deuda fraudulenta para destinar los recursos nacionales a combatir la pandemia y establecer un plan productivo que parta de la base de los intereses de los trabajadores y el pueblo.

2- Compartimos con millones de trabajadores y demás sectores populares la enorme preocupación ante las tremendas consecuencias de la crisis que se siguen descargando sobre sus espaldas. ¿Por qué no se invierten todos los fondos necesarios para los hospitales y su personal dejando de pagar ya la deuda externa? ¿Por qué no se destinan los recursos necesarios para el sistema de salud y se privilegia a los especuladores y patronales? ¿Por qué no hay disponibles los test necesarios para conocer el estado de situación y actuar en consecuencia? ¿Por qué no se prohíben los despidos y suspensiones? ¿Por qué no hubo medidas de fondo para garantizar el sustento para los que viven de changas y los sectores más vulnerables? ¿Por qué van a tener que pagar la luz, el gas y los alquileres los sectores más afectados? ¿Por qué el gobierno no obliga a las empresas a que se hagan cargo de garantizar el salario a los monotributistas y trabajadores en negro, o por qué no destina subsidios a los cuentapropistas? Ante esta situación desesperante el gobierno de Alberto Fernández sigue gobernando con el Presupuesto 2019 de Macri, ya que ha dejado condicionada a la negociación de la deuda la elaboración de una nueva ley de presupuesto. No hay ninguna información de cantidad de camas de terapia intensiva y su ampliación, de nuevos hospitales para enfermos no graves en asilamiento, de adquisición de respiradores, de cuándo estarán en funcionamiento de los 35 laboratorios que funcionarán dependientes del Malbrán y otras esenciales del plan sanitario. Denunciamos que no se han reforzado las partidas de los planes sociales, ya estamos viviendo suspensiones con baja o sin paga de salario y despidos y en enero hubo 42.000 nuevas pérdidas de puestos de trabajo. La cuarentena fue anunciada también con una limitación al derecho de reunión y dispone el despliegue generalizado de las fuerzas represivas, afectando el derecho de reclamar de lxs trabajadorxs en defensa de sus condiciones de vida, fuente de trabajo y de medidas de protección en los que trabajan en los llamados “servicios esenciales”. Y de los sectores populares por sus recursos elementales, particularmente de quienes se encuentran en situación de calle y viven en condiciones de hacinamiento, es decir, entre el 5% y el 10% de la población de los distintos conurbanos. Decenas de fábricas y lugares de trabajo reclaman el cumplimiento de la cuarentena frente a la negligencia de las patronales.

3-La pandemia de coronavirus ha sido un factor desencadenante de la crisis capitalista mundial. Esto está generando una depresión que según la OIT implicará al menos 25 millones de nuevos desempleados. El mundo ya no será como antes. Pero el imperialismo y el FMI, como siempre, recomiendan salvatajes millonarios para los grandes empresarios y multinacionales, promoviendo que la crisis capitalista se sigua descargando sobre los pueblos del mundo. La pandemia ha puesto en evidencia las consecuencias criminales de los recortes de los sistemas de salud. En los últimos diez años se recortaron 37.000 millones de euros a los hospitales en Italia. En Gran Bretaña e Italia el número de camas disponibles bajó un 30%. En Estados Unidos, un tercio de la población no tiene acceso a ninguna cobertura de salud. Y en nuestro país durante los cuatro años de Macri el presupuesto nacional en Salud cayó un 25% en términos reales y en Provincia de Buenos Aires, del 2003 a la fecha, entre el peronismo y Juntos Por el Cambio, lo rebajaron a poco más de un 5% del presupuesto provincial. Lo mismo ocurre en todas las provincias. Por eso hubo y hay reclamos y protestas del personal del equipo de salud en diferentes hospitales y centros como el Malbrán por la falta de recursos, elementos de seguridad y régimen de licencias. El reconocimiento a esa labor profesional se vivió con el aplauso en momentos que Alberto Fernández anunciaba la medida, lo mismo que se ha hecho en Italia, Madrid y otras capitales, reconocimiento que debe ser pleno satisfaciendo las reivindicaciones planteadas. El refuerzo de emergencia al presupuesto de salud anunciado por el gobierno ha sido increíblemente bajo: solo $ 1700 millones, menos de medio día promedio de lo que se han pagado por deuda externa desde que asumió el nuevo gobierno. Kicilloff ha pagado 250 millones de dólares de un vencimiento, el gobierno nacional dispuso más de 40.000 millones de pesos para pagar intereses el mes pasado y en la propia Ley de Emergencia votada a fin de 2019 se destinaron 4.500 millones de dólares para tal fin. A lo que hay que agregar que mientras el gobierno les recortó a los jubilados, le perdonó retenciones a las petroleras, mineras y le sacó el impuesto a la riqueza a los bancos. Estas son las prioridades del gobierno.

4-Los gobiernos están aprovechando la situación para montar medidas represivas, con declaraciones de estados de excepción y emergencia que les permiten sacar a la calle a las fuerzas de seguridad y fuerzas armadas para contener cualquier tipo de protesta y disciplinar la vida social. Se concentra todo el poder en los ejecutivos y se llega a cerrar en los hechos el funcionamiento del Congreso y las legislaturas, como viene ocurriendo en nuestro país por orden de Fernández y los gobernadores, los supuestos “republicanos”. El gobierno llama a “quedarse en casa” pero sigue sin solucionar el desastre en el que está el sistema público de salud y no toma las medidas estructurales para combatir la crisis. Lejos de denunciar aunque sea en parte los males del pueblo trabajador, la CGT y las CTA siguen en el apoyo al gobierno y las patronales, cuando deberían abandonar su complicidad y hacerse eco de las demandas y denuncias de las y los trabajadores para que la crisis no la pague el pueblo trabajador.

5-El Frente de Izquierda y de los Trabajadores Unidad levanta un programa anticapitalista y socialista de respuesta integral frente a la pandemia y ante esta crisis que es tanto sanitaria como económica, social y política, planteamos:

-Todos los recursos necesarios para los hospitales públicos, camas, aparatología y aumento de salarios a los profesionales y trabajadoras y trabajadores de la salud, no para la deuda externa y el FMI.

-Unificación y centralización del sistema de salud a nivel nacional, que reúna la totalidad de los recursos del sistema público, privado, de obras sociales y de la Universidad, bajo control de los trabajadores y profesionales. Implementación de comités de emergencia (o crisis) central y locales, con participación de lxs trabajadorxs. Implementación de testeos y pruebas en todo el país.

-Triplicación del presupuesto de salud a nivel nacional, de las provincias y los municipios y el Malbrán para la compra inmediata de suministros, tests de prueba, insumos y aparatología, la toma de personal especializado y la construcción de hospitales de campaña. Atención de los reclamos de los trabajadores de salud, los más expuestos ante la pandemia (licencias, condiciones laborales, bioseguridad).

-Prohibición de despidos y suspensiones en todo el país. Reparto de las horas de trabajo disponibles entre todos los trabajadores. Solución ya a la población bajo la economía informal Implementación de un seguro al desocupado y al monotributista de $30.000. Exención de pagos de servicios mientras dure la emergencia Elevación a ese monto del salario y jubilación mínimos y los planes sociales. Movilidad automática mediante cláusula gatillo. Duplicación de la tarjeta alimentaria sin restricciones. Cumplimiento del aumento prometido de la asistencia alimentaria a los comedores. Programa especial para la población en situación de calle y de hacinamiento. Ocupación temporaria de los inmuebles vacíos durante la emergencia mientras se realiza un plan de construcción de viviendas populares ni bien lo permitan las condiciones sanitarias.

-No al negocio especulativo con el alcohol en gel, alimentos y medicamentos específicos. Declaración de utilidad pública de los mismos, sujetos a expropiación para garantizar su distribución gratuita.

-Fijación de precios máximos en base al costo real de producción, con control popular. Que los retrotraigan al valor de principio de año, se castigue a los remarcadores e incauten los productos y alimentos para ponerlos a disposición de millones que lo necesitan.

-No al pago de la deuda externa, para que los recursos del país se utilicen para atender la emergencia. Nacionalización de la banca, el comercio exterior, los hidrocarburos y los recursos estratégicos bajo control obrero. En la emergencia implementar un impuesto especial a los grandes empresarios, bancos, oligarcas y multinacionales para hacer frente a la crisis. Puesta en acción de un plan económico al servicio de los trabajadores y el pueblo.

-Formación en todos los lugares de trabajo de comités de higiene y salubridad, con poder de implementar ceses de tareas en todas aquellas actividades no esenciales o que no cuenten con las medidas de seguridad necesarias. Reorganización general de la producción en función de las necesidades de la emergencia sanitaria, bajo control obrero.

-Plenos derechos de organización y reunión para la clase trabajadora. No a la limitación a la realización de asambleas y reuniones. Que se realicen libremente tomando todos los recaudos sanitarios necesarios. Defensa irrestricta de las libertades democráticas.

PTS

Partido Obrero

Izquierda Socialista 

MST

Frente de Izquierda Unidad, 21 de marzo de 2020

En un hecho inédito para la izquierda revolucionaria latinoamericana desde el FIT-Unidad nos hemos puesto de acuerdo en convocar a una conferencia para debatir la situación en el continente y unificar acciones contra el ajuste de los gobiernos y el imperialismo.

Escribe Gabriel Schwerdt

Para los días 1, 2, 3 y 4 de mayo en la ciudad de Buenos Aires los partidos que integramos el FIT-Unidad convocamos a militantes, dirigentes y organizaciones políticas, sociales, estudiantiles, de mujeres y sindicales a discutir, participar y sumarse a esta iniciativa. Como dice el llamamiento consensuado que ya es público “aspiramos a abrir un profundo intercambio ante el agravamiento de la crisis capitalista mundial y la actual oleada de luchas contra los planes de ajuste del FMI que han tenido su epicentro primero, en Ecuador y luego en Chile, dónde aún perdura. Y en especial sobre cómo coordinar las luchas”.

La apertura de la conferencia será el propio acto del 1° de Mayo en Plaza de Mayo para conmemorar el día Internacional de los Trabajadores, que esta vez será con un mayor perfil de lucha internacionalista ya que estarán presentes muchos de los dirigentes de las organizaciones hermanas de otros países que van a participar de las sesiones del sábado y domingo. Estos debates se harán bajo la modalidad de charlas-debates sobre los temas más importantes que recorren la situación latinoamericana y el accionar de los revolucionarios. Así es como debatiremos sobre la situación latinoamericana, la crisis mundial, la situación y las perspectivas en países como Chile, Bolivia, Brasil, Venezuela, y sobre temas específicos que son de gran importancia y actualidad como las luchas del movimiento obrero, del movimiento de mujeres, de la juventud, la lucha en defensa del ambiente y la educación. Para finalizar, el día lunes habrá un plenario con delegaciones de las fuerzas convocantes a la conferencia más los compañeros de otros países para votar resoluciones y cerrar la conferencia con un acto. Aspiramos a que el debate de la conferencia se sintetice en un nuevo texto para trabajar masivamente y tres o cuatro campañas unificadas que nos permita coordinar acciones contra los planes de ajuste.

Esta iniciativa que estamos lanzando desde el FIT-Unidad no tiene antecedentes y está en sintonía con los tiempos que corren. Sobre todo por la profundización de la crisis que estamos viviendo fruto de la pandemia del coronavirus. Estamos en una puja enorme no sólo para que la crisis la paguen los capitalistas, sino también para obligar a que los distintos gobiernos latinoamericanos pongan a disposición del pueblo trabajador todos los medios necesarios para prevenir y contener los contagios del coronavirus. Por eso reclamamos que se deje de pagar la deuda externa ya y que todos esos recursos se vuelquen a fortalecer los sistemas de salud públicos. Esta tarea se ha puesto a la orden del día y la conferencia tiene que estar a disposición de esta nueva necesidad para los trabajadores y los sectores populares.

La conferencia debe estar al servicio de debatir y avanzar en los acuerdos

Como todos nuestros lectores lo saben, tenemos diferencias sobre muchas cuestiones con el resto de las organizaciones del FIT-Unidad. Y seguramente habrá diferencias o matices con otras organizaciones que decidan participar de la conferencia. Las hay sobre caracterizaciones y definiciones, sobre cuáles deben ser las políticas principales para los procesos en cada país y sobre cómo debemos actuar los revolucionaros ante cada situación. Y las diferencias no son menores. Pero tampoco son menores los acuerdos. En este sentido es que rescatamos al FIT-Unidad de nuestro país, como una buena experiencia de que se puede avanzar a pesar de las diferencias. El programa de independencia de clase y por un gobierno de los trabajadores y el socialismo que acordamos en el FIT-Unidad y que proponemos discutir en la conferencia es un gran acuerdo al que hemos llegado. También están de ejemplo muchas declaraciones y acciones que hemos realizado a lo largo de los nueve años desde que se fundó el Frente de Izquierda. Sabemos que en cada país hay otras experiencias para reflejar el desarrollo de cada situación y organización. Todo esto es lo que proponemos debatir.
Desde Izquierda Socialista invitamos a todas las organizaciones de izquierda del continente a hacer los mayores esfuerzos que puedan para asistir a la conferencia en Buenos Aires en los primeros días de mayo. También llamamos a participar a nuestros lectores, a todos los simpatizantes de izquierda y a los luchadores sindicales, juveniles, barriales y del movimiento de mujeres. Es una gran oportunidad para debatir e impulsar las campañas internacionales, avanzando en la lucha contra el ajuste capitalista y los distintos gobiernos que lo aplican.


La diputada de Izquierda Socialista, Mercedes Trimarchi, estuvo presente en la Asamblea Legislativa donde el gobernador Kicillof dio inicio a las sesiones de la cámara bonaerense. Trimarchi con un cartel desde su banca expresó la posición del Frente de Izquierda por el no pago de la deuda externa.

Escribe Atilio Salusso

Los actuales diputados del Frente de Izquierda (Del Caño-PTS y Del Plá-PO) garantizaron el quórum para tratar la ley del cambio trucho en las jubilaciones de los jueces. Fueron parte de los 129 diputados que siempre se necesitan para iniciar una sesión. Si ellos no se sentaban, la sesión se caía. Al gobierno se le había complicado el número. Tuvo que traer a Scioli a pesar de que ya tiene acuerdo del Senado para ser embajador en Brasil, donde se encontraba ajustando detalles de su gestión.

Si como bien denunciaron Del Caño y Del Plá el proyecto a tratar era una política de Alberto Fernández para simular que combatía “los privilegios” de los jueces mientras justifica el ajuste que viene aplicando a los jubilados y sienta un peligroso antecedente para atacar los regímenes especiales que gozan miles de trabajadores: ¿por qué entonces facilitaron el quórum para que salga la ley? La izquierda revolucionaria no está para esto, sino para denunciar y combatir las políticas de los gobiernos de turno.  

Desde Izquierda Socialista consideramos un error político facilitar el quórum a un gobierno patronal para votar una ley perjudicial. Lamentablemente no pudimos trasladar nuestra opinión a PTS y PO ya que tomaron su decisión sin consultar al resto del FIT, a pesar que el día anterior hubo una reunión de la mesa nacional donde no informaron la postura que iban a adoptar.
Nuestra crítica no tiene nada que ver con la formulada por la Tendencia de PO encabezada por Altamira-Ramal, que cuestionan la postura de los diputados de PO y PTS para embestir una vez más contra el Frente de Izquierda, diciendo que ya no es más una alternativa para los trabajadores.

El dirigente Guillo Pistonesi (PTS) polemiza con Altamira en una nota aparecida el 29 de febrero en La Izquierda Diario, dejando claro porqué dieron quórum y se abstuvieron. Pero sus propios dichos no lo benefician. Dice Pistonesi, “no haber dado quórum y dejar que la sesión se cayera podría ser interpretado como un aval a esta casta de jueces. Si eso hubiera sucedido el FIT no podría haber utilizado esa tribuna, y los de la derecha de Cambiemos hubieran sido, por lejos, los victoriosos voceros de la jornada”. Pistonesi se contenta con que “no le dimos el gusto a la derecha y a la casta judicial”, pero con ese argumento ocultan que fueron funcionales al gobierno para que salga una ley que ellos mismo dicen “esconde una maniobra para que el robo a los jubilados deje de estar en la agenda pública”.
Pistonesi dice que dieron quórum “para hacer las denuncias del caso” y que el FIT no podía hacer lo mismo que la bancada de Juntos por el Cambio. “¿Quiénes hubieran festejado si el jueves se caía la sesión?

Está claro, dieron quórum para no quedar pegados a la derecha, pero de esta manera quedaron pegados al gobierno. No es un dato menor. Quien gobierna, aplica un ajuste a los jubilados y enarbola un doble discurso simulando que “gobierna para los más vulnerables” es Alberto Fernández, a quien precisamente no hay que hacerle el juego, mientras denunciamos el rol de Macri, la UCR y el PRO. Con este razonamiento, PTS indicaría que siempre habría que adoptar esta postura “para no hacerle el juego a la derecha”, precisamente lo que quiere el gobierno.
Llamamos a los compañeros de PTS y PO a sacar conclusiones y a seguir postulando al FIT y a sus bancas contra este gobierno del doble discurso, levantando una salida de fondo que solo la izquierda puede brindar.

El próximo 29 de mayo se realizarán las elecciones municipales, el Frente de Izquierda Unidad realizará una campaña para resolver los urgentes problemas sociales que radicales y peronistas provocaron y en defensa de las necesidades del pueblo trabajador, las mujeres y la juventud.

Escribe Damián Antúnez, candidato a concejal Izquierda Socialista/FIT

La ciudad de Río Cuarto es la segunda ciudad de la provincia, con 170.000 habitantes y una fuerte actividad agropecuaria, la de mayor producción de soja y de maíz de todo el país. Es gobernada desde 1983 por radicales y peronistas que se alternan en el poder para sostener una ciudad al servicio de quienes se enriquecen con la producción agropecuaria mientras los trabajadores soportan altas tasas de desocupación y precarización laboral.

La pérdida de puestos de trabajos, cierres de fábricas y una decreciente actividad industrial liquida la posibilidad de una vida digna para amplios sectores de la sociedad, en particular para la juventud, que se ve obligada a soportar trabajos precarios, bajos salarios y una acuciante falta de vivienda mientras los alquileres de la mano de inescrupulosos negocios inmobiliarios no paran de crecer.

A este panorama hay que sumarle el brutal endeudamiento en dólares que llevo adelante el actual intendente peronista Llamosas. La deuda de la ciudad asciende a 11.170.762,50 dólares (681 millones de pesos) que buscan ser pagados a costa de impuestazos y ajustes con el único objetivo de financiar los negociados con las empresas que se llevan la plata y no garantizan calidad en los servicios como Cotreco en la recolección de residuos, o la monopólica empresa de colectivos SAT, que con el aval del Concejo Deliberante cobra un boleto carísimo por un pésimo servicio e inadecuado a las necesidades de aquellos que dependen especialmente del transporte público. Estas políticas del endeudamiento permanente tienen como contracara el ajuste también permanente al pueblo trabajador, como lo demuestra el cada vez más lacerante déficit habitacional al que el gobierno municipal de Llamosas hace frente a golpe de topadoras, violencia y vulneración sistemática de derechos.

En la Ciudad, también existe una fuerza política de “centroizquierda” llamada Respeto, quienes en estas elecciones se presentan divididos en dos listas tras graves denuncias contra su principal dirigente, Pablo Carrizo. Hoy, ambas fracciones representan una organización sin programa político, que, con un tibio discurso de centro izquierda elude hablar de la falta de trabajo, derechos y servicios ofreciendo acciones colectivas propias que liberan a los gobiernos de sus obligaciones antes que favorecer la más mínima salida emancipatoria.

La importancia de la unidad de la Izquierda

Desde Izquierda Socialista impulsamos la necesidad de presentar listas unitarias de la izquierda. No obstante, y a pesar de reconocer estos desafíos, el MST se retiró de la alianza que semanas atrás habíamos presentado como FIT-Unidad alegando que su único espacio en las listas de izquierda debían ser los primeros lugares. Finalmente, el MST no presentó lista propia, por lo que lo llamamos a votar activamente la lista del Frente de Izquierda.

La unidad de la izquierda es para fortalecer las luchas contra los negociados y el endeudamiento, por el derecho a la vivienda digna, por la salud del pueblo trabajador y en defensa de los derechos humanos, el ambiente, las mujeres y la juventud. Por eso impulsamos la inmediata suspensión de los pagos de la deuda pública para resolver los urgentes problemas de quiénes ya no queremos pagar la crisis que provocaron radicales y peronistas que, desde hace 30 años, gobiernan para los ricos, los grandes empresarios como Cotreco y el FMI a costa de la enorme precarización laboral, la falta de vivienda y servicios públicos a los proponemos municipalizar bajo gestión de los trabajadores y el pueblo.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa