Jul 15, 2020 Last Updated 3:36 PM, Jul 15, 2020

La noticia de que la delegada del ferrocarril Sarmiento y diputada nacional electa por Izquierda Socialista en el Frente de Izquierda Unidad, Mónica Schlotthauer, dio positivo a la prueba de hisopado sobre el Covid-19 es preocupante. Sin embargo, no nos sorprendió. Al igual que los trabajadores de la salud y de otros sectores, Mónica es parte de la primera línea de riesgo en esta pandemia. Junto con sus compañeros ferroviarios ha combinado la prestación de un servicio esencial para los trabajadores con la denuncia de la falta de elementos de prevención al contagio y la exigencia para que sus compañeros y los usuarios puedan viajar seguros. El cuerpo de delegados del Sarmiento ha desarrollado así una política opuesta a la de la burocracia, mostrando lo que se puede lograr con una dirección sindical combativa y democrática.

Lo importante es que Mónica se está recuperando, en aislamiento, en su domicilio de Isidro Casanova, La Matanza, desde donde nos relató: “Entre los ferroviarios de todas las líneas ya hay más de 180 compañeros que estamos contagiados y cuatro fallecieron. Es alarmante. Somos quienes todos los días prestamos los servicios esenciales y venimos dando pelea tras pelea contra la empresa, la gerencia y el Ministerio de Transporte del gobierno nacional. Primero, por falta de elementos de protección e higiene, licencias, guardias mínimas y también para que se cumplan los protocolos del Ministerio de Salud. Somos los que garantizamos la desinfección de los trenes y estamos alarmados porque el régimen de reservas no garantiza el distanciamiento social en el transporte de pasajeros. Mientras las patronales no cumplen con la mínima seguridad en muchos lugares de trabajo, y con dirigentes sindicales ciegos, sordos y mudos ante nuestras necesidades, los trabajadores nos exponemos y contraemos el virus. Exigimos seguridad, protección y que se cumplan los protocolos. Exigimos una cuarentena sin hambre, rebaja salarial ni despidos. Y que la plata para combatir la pandemia del coronavirus y cubrir las necesidades sociales se la saquen a los grandes grupos económicos imponiendo un impuesto especial a sus grandes riquezas”.

Hablamos con la Mónica de siempre, más preocupada por la situación de los trabajadores que por su afección. Desde El Socialista le deseamos una rápida recuperación. ¡Fuerza Mónica!

 

Rechazamos la ofensiva reaccionaria de la Organización Sionista Argentina contra los legisladores del Frente de Izquierda Unidad

El comunicado de la Organización Sionista Argentina (OSA) -que anuncia el inicio en forma inmediata de acciones legales contra los legisladores del Frente de Izquierda Unidad de la Ciudad de Buenos Aires- no solo representa un ataque a la libertad de expresión sino que, de conjunto, representa un ataque a  todos los movimientos de solidaridad con la causa del pueblo palestino y anti-imperialistas. El sionismo pretende perseguir al Frente de Izquierda Unidad por la denuncia implacable del carácter criminal, terrorista y asesino del Estado de Israel y del sionismo. Esta nueva avanzada represiva, la intentan ahora luego de la votación de la Legislatura de CABA orquestada por Juntos Para el Cambio y el Frente de Todos, a pedido del gobierno nacional.

El Estado sionista, que opera como gendarme y socio estratégico del imperialismo norteamericano en Medio Oriente, tiene sus manos manchadas con la sangre del pueblo palestino en particular y de los pueblos árabes en general. El llamado “acuerdo del siglo” sellado entre Trump y Netanyahu a principios de año apunta, justamente, a viabilizar la llamada “solución final”. Es decir, apunta a terminar de barrer al pueblo palestino de su territorio histórico, avanzando incluso en la exterminación física de los palestinos por parte del Estado sionista. 

La colonización del territorio palestino, falsamente llamado ‘territorio sin pueblo’, se hizo sobre la base de la expulsión violenta de más de un millón de palestinos, que fueron despojados de sus propiedades y tierras. Los métodos criminales de la colonización sionista se han agudizan con el correr del tiempo. El plan de Israel de anexionar el 30% del territorio palestino de Cisjordania se lleva adelante, aunque con sus dificultades, realizando demoliciones de edificios, desplazamientos y asesinatos. El cerco, el bloqueo económico y los bombardeos que el Estado de Israel realiza, en forma más o menos regular, contra la población palestina en la franja de Gaza, son manifestaciones claras del carácter criminal y terrorista del sionismo.

El Frente de Izquierda Unidad ratifica su posición principista de defensa incondicional del derecho a la autodeterminación del pueblo palestino y el derecho al retorno a su territorio histórico. Nos pronunciamos por la derrota Estado de Israel y del sionismo. Desde este punto de vista es que condenamos y repudiamos la colaboración y la solidaridad del gobierno argentino de Alberto Fernández con el gobierno de Netanyahu y el Estado de Israel.

El Frente de Izquierda – Unidad repudia la actual amenaza de persecución judicial contra los legisladores del FIT Myriam Bregman, Gabriel Solano y Alejandrina Barry de parte de la OSA; así como anteriormente fuera atacada la ex legisladora Laura Marrone también del FIT por defender los derechos del pueblo palestino y el ex legislador Alejandro Bodart atacado por razones similares. Llamamos a todas las organizaciones democráticas, solidarias con la causa del pueblo palestino y anti imperialistas de Argentina y del mundo a pronunciarse en la misma dirección.           

FIT-U
Frente de Izquierda y los Trabajadores – Unidad
PTS – PO – Izquierda Socialista - MST

 

Contactos:
Juan Carlos Giordano: 15-3119-3003 @GiordanoGringo
Facebook: Juan Carlos Giordano
Laura Marroneone: 11-6882-9255
Twitter: @Laura_Marrone
Prensa: 1160540129 @PrensaIzquierda

Escribe Laura Marrone, legisladora porteña (m.c.) Izquierda Socialista/FIT-Unidad

Una ley que nos llena de vergüenza acaba de votarse en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. Bajo un texto amañado y  tramposo, el 18 de junio la Legislatura porteña, con la casi totalidad de sus miembros, se sumó al acuerdo firmado por el presidente Fernández y la Embajada de Israel pocos días antes. El mismo adopta la definición de antisemitismo a todo acto que se realice contra judíos o instituciones judías, según la nueva definición adoptada por la Alianza Internacional para la Rememoración del Holocausto (IHRA). De esta manera, si alguien critica al gobierno de Israel estaría cometiendo un delito de antisemitismo, o si repudia la agresión del Estado de Israel contra el pueblo palestino estaría siendo “antisemita”.

La nueva definición ahora votada en la Legislatura de Buenos Aires busca confundir a quienes honestamente son solidarios con el pueblo judío contra el holocausto y la persecución que sufrieron a lo largo de la historia. Desmontemos la trampa. Antisemita no es igual a antisionista. Condenar al Estado de Israel es ser antisionista, porque el sionismo es el movimiento político que avala la represión, persecución y expropiación de las tierras del pueblo palestino. Pero desde ningún concepto es ser antisemita. Además, el término es equivocado ya que semitas son muchos pueblos de Medio Oriente, no solo judíos, y muchos judíos no son semitas. Los antisionistas estamos a favor de la creación de un nuevo Estado laico, no racista, democrático, donde palestinos y judíos indistintamente semitas muchos de ellos vivan con igualdad de derechos, como existía antes de 1948, cuando las potencias imperialistas enclavaron el Estado de Israel en las tierras palestinas.

Tanto nuestra organización nacional, Izquierda Socialista, como la corriente internacional a la que adherimos, la Unión Internacional de Trabajadores y Trabajadoras – Cuarta Internacional (UIT-CI), tenemos una larga y consecuente trayectoria de repudio y combate a toda expresión o ataque racista contra el pueblo judío o cualquier otro. Pero aquí se trata de algo muy distinto, un engaño que debe ser aclarado y repudiado.

Esta ley surge porque la IHRA, alianza conformada por gobiernos de treinta y cuatro países, promueve equiparar la definición de antisemitismo con el antisionismo. Así, quien se atreva a cuestionar la criminal y genocida política anexionista que Israel está llevando a cabo en estos momentos contra el pueblo palestino de Gaza y Cisjordania sería antisemita, dado que Israel se declara judío. A través de estas acciones de la IHRA Israel busca cerrar filas de la gran mayoría de los gobiernos en apoyo al Acuerdo del Siglo que firmaron el presidente israelí Benjamin Netanyahu y el presidente Donald Trump en enero de este año. Dicho pacto otorga a Israel el derecho a seguir anexionando tierras palestinas.

Entre otros puntos, el acuerdo reconoce la soberanía sionista sobre los asentamientos de colonos en Cisjordania, que Jerusalén sea la capital de la entidad sionista y la anexión del valle del río Jordán. Plantea la expulsión de 300.000 palestinos de ciudadanía israelí hacia el pseudo Estado palestino, mientras que le niega el derecho al retorno a seis millones de refugiados palestinos, que en virtud del acuerdo dejarían de ser considerados refugiados. Se les negaría el derecho a recuperar sus propiedades robadas durante el proceso de colonización, o a obtener cualquier compensación económica. A cambio, se reconocería un pseudo Estado palestino a semejanza de los guetos o bantustanes del apartheid sudafricano, sin control de sus fronteras o de su espacio aéreo y marítimo. “Desmilitarizado” en el sentido de que se prohíbe a los palestinos armarse para defenderse de los ataques sionistas. Se le cederían a ese pseudo Estado dos franjas de tierra en el desierto y Gaza se mantendría sitiada. Se considera violatorio del acuerdo el apoyo a cualquier iniciativa de reivindicación nacional y antirracista como el movimiento antisionista de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS).

Esta aberrante propuesta es la continuidad de la agresiva política imperialista y racista de Trump en relación con el tema palestino. En los últimos tres años el gobierno yanqui ha avalado la ocupación ilegal por parte de las fuerzas sionistas de los Altos del Golán sirios y reconocido a Jerusalén como capital israelí, anunciando que instalará la embajada yanqui en esa ciudad. Cerró la misión diplomática palestina en Washington y eliminó la ayuda humanitaria y el apoyo a la agencia de refugiados de la ONU en Palestina. En diciembre de 2019 firmó una orden ejecutiva contra el movimiento BDS para criminalizar las críticas a Israel y equipararlas con antisemitismo.

Respecto de la votación favorable en la Legislatura del macrista Juntos por el Cambio y el peronista Frente de Todos, es inadmisible que tres legisladores que están cumpliendo ahora el mandato del FIT en la Legislatura porteña hayan votado a favor de esta aberración. Rechazamos la votación de Gabriel Solano (PO), Myriam Bregman y Alejandrina Barry (PTS) y los llamamos a retirar inmediata y públicamente su apoyo, acompañando el correcto voto contrario de la diputada de AyL Marta Martínez y la posición de Izquierda Socialista, consecuente con todo lo que el FIT ha planteado contra el genocida Estado de Israel y la persecución del pueblo palestino todos estos años, con declaraciones, marchas y actos acompañando el repudio que promueve el pueblo de Palestina.

Desde Izquierda Socialista en el FIT-Unidad siempre nos hemos opuesto a estas iniciativas que buscan legitimar al Estado genocida de Israel. Además somos impulsores del Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo de Palestina.

Convocamos a todas las organizaciones de derechos humanos, sindicatos, movimiento de mujeres y centros de estudiantes a pronunciarse contra el acuerdo de Trump y Netanyahu, así como contra esta ley y el acuerdo firmado por el gobierno nacional.


Una rectificación necesaria

Escribe Gabriel Schwerdt

Como hicimos público en la declaración de nuestra compañera Laura Marrone, repudiamos la aprobación en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires por la cual se adhiere a la definición de antisemitismo impulsada por la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA). A su vez, criticamos y exigimos una rectificación de la votación afirmativa de los legisladores del FIT-Unidad que en este momento están ocupando las bancas que pertenecen a PTS y PO. Por eso saludamos la rectificación que hicieron públicamente, es un paso positivo porque el error fue grave. Y es necesaria porque fueron muchos los activistas de la causa palestina que nos pidieron explicaciones por la equivocada votación. La rectificación también aclara las posiciones, porque cuando se comenzó a hacer pública la votación, el dirigente del PTS Manolo Romano, en su facebook, reivindicó la votación afirmativa de los legisladores ante la crítica de AyL. 

Lo ocurrido también es un alerta para no caer en las trampas del parlamento burgués, que permanentemente mete paquetes de leyes entre gallos y medianoche, como sucedió en este caso, para hacer aprobar aquellas que van en contra de los trabajadores y el pueblo. Los revolucionarios no podemos caer en esas maniobras.

A la vez que marcamos estos errores, nos pronunciamos clara y enérgicamente contra el ataque de la OSA (Organización Sionista Argentina), que declaró públicamente que iniciará acciones legales contra los tres legisladores por la rectificación pública. En su momento, nuestra compañera Laura Marrone también recibió ataques de las organizaciones sionistas por defender la causa palestina. Pero no nos harán callar, ni ceder un centímetro, en nuestra lucha por defender los derechos del pueblo palestino atropellados por el Estado sionista de Israel.

Repudiamos los informes de inteligencia que se hicieron desde la AFI sobre más de 400 periodistas, distintas organizaciones sociales, el PTS y el MST, partidos de nuestro Frente de Izquierda Unidad. La carpeta en la que figuran informes sobre una actividad pública realizada por compañeros del PTS en 2017 en las instalaciones del Hotel Bauen, listas de aportantes y de militantes que hicieron cursos, está realizada con informaciones que son públicas y pueden obtenerse con facilidad por cualquier persona en el juzgado electoral. Sin embargo, a esos informes se les añade datos totalmente falsos que figuran aparentemente de "fuentes propias" del "Departamento de Delitos Contra el Orden Constitucional" de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) que tienen como único objetivo habilitar la prosecución de la intervención de la inteligencia sobre la izquierda y los luchadores, incluso con cobertura judicial. Ejemplo de esto es el falso objetivo que se le atribuye al plenario público del Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC) realizado en el Hotel Bauen el 24 de septiembre de 2017: "Organización insurgencia OMC 2017" y "vínculos con las 'FARC argentinas'", poniendo al PTS en carácter de "organización bajo observación progresiva". Como parte del mismo repudiable mecanismo de espionaje sobre la izquierda, en un audio de un ex agente de la AFI reproducido ahora por canales de TV y páginas web, e investigado desde el Juzgado de Lomas de Zamora por el juez Villena, se reconoce que intentaron también espiar e infiltrar al MST y se explica con detalles que al costarle ese objetivo, decidieron inventar una asociación ficticia para acercarse y tener información “minuto a minuto” de sus actividades.


Uno de los objetivos de los espías de Macri, Arribas y Patricia Bullrich era demonizar el repudio masivo que hubo en Argentina al G20 y a la vista de Donald Trump, en noviembre de 2018, donde los partidos que conformamos el Frente de Izquierda Unidad junto a otras organizaciones protagonizamos una marcha masiva, y un militante y un dirigente del PTS fueron detenidos en una franca provocación de parte de las fuerzas represivas y la Justicia Federal. La preocupación de Macri-Bullrich fue fortalecer el aparato represivo para cuidarles las espaldas a los presidentes explotadores del mundo que se dieron cita en nuestro país y perseguir a las organizaciones de izquierda.

Los servicios de inteligencia no son "el sótano de la democracia", sino que son los cimientos de este régimen político. Absolutamente todos los gobiernos los han utilizado contra opositores políticos y sociales en abierta vinculación con la Justicia Federal. Un punto crucial de la persecución a los luchadores es el juicio que sigue curso contra Daniel Ruiz y César Arakaky por movilizarse el 14 y 18 de diciembre de 2017 contra la reforma jubilatoria del macrismo. En este punto exigimos la absolución inmediata de Daniel y César y la libertad de Sebastián Romero.

 
Los luchadores y partidos de izquierda hemos sido permanentes víctimas de esta metodología que no comienza en 2015 con el gobierno de Macri, sino que pervive desde la dictadura genocida. Durante el kirchnerismo denunciamos  el "Proyecto X" de Gendarmería, el gobierno infiltró movilizaciones de trabajadores y se le dio plenos poderes en el área de defensa a un agente de inteligencia que actuó durante la dictadura, como César Milani, mientras que se votaban las llamadas leyes "antiterroristas" como se ordenó desde el Departamento de Estado norteamericano. Ahora estamos ante graves hechos de inteligencia de Gendarmería a los mineros de Andacollo y el “ciber patrullaje” de la ministra Frederic, a lo que se le suman los casos de represión como en Penta, el asesinato de Espinoza o tremendos los abusos contra los qom en Chaco, por solo nombrar algunos hechos aberrantes que están aconteciendo.


El Frente de Izquierda Unidad exige una investigación hasta el final y el juicio y castigo a los responsables materiales y políticos de este espionaje que es verdadero atentado contra las libertades democráticas. Nuestro planteo es claro: la disolución de la AFI y la apertura de todos sus archivos y el cese de toda persecución a las y los que luchan. Llamamos a todas y todos los trabajadores a repudiar este accionar y luchar por estos objetivos.  


08/06/20
FRENTE DE IZQUIERDA Y DE TRABAJADORES -  UNIDAD (FIT-U)

PTS-PO-Izquierda Socialista-MST 

Este martes 2 de junio se hizo una concentración en el Obelisco y posterior acto del Frente de Izquierda Unidad frente a la Cámara de Comercio de Estados Unidos en la Ciudad de Buenos Aires. Centenares de militantes se dieron cita donde la iniciativa tuvo una amplia repercusión mediática, tanto nacional como internacional. Hicieron uso de la palabra en el acto Gabriel Solano (PO), Celeste Fierro (MST), Juan Carlos Giordano (Izquierda Socialista) y Nicolás del Caño (PTS). Estuvieron presentes también la diputada nacional electa de nuestro partido, Mónica Schlotthauer, Mercedes Trimarchi, Mercedes de Mendieta y Nicolás Núñez, legisladores electos por Ciudad de Buenos Aires. También se hizo un acto en Córdoba donde habló nuestra compañera legisladora electa, Noelia Agüero. 

El acto fue la única iniciativa política para respaldar la rebelión en curso en Estados Unidos. Giordano fue entrevistado por la televisión de Hong Kong, entre otros medios, y a su turno dijo en su encendido discurso: “Este acto es para exigir justicia por George Floyd, cárcel a sus asesinos, en repudio al toque de queda y al despliegue militar y las detenciones indiscriminadas por parte del racista y explotador Donald Trump, y por la derrota de este gobierno imperialista”.

En otra parte de su alocución señaló: “Lo que está mostrando Estados Unidos es el verdadero rostro del capitalismo imperialista. A la pandemia del coronavirus y de la pobreza se le suma la pandemia del racismo, de la impunidad policial. Los afroestadounidenses y latinos son las mayores víctimas del gatillo fácil, el desempleo y la desigualdad salarial. Eso es el capitalismo. Y cuando nos preguntan por qué hicimos este acto, decimos porque en Argentina tenemos la misma lucha que el pueblo estadounidense, el gobierno que de la mano del FMI, las multinacionales, los bancos y los gobiernos de turno nos descargan los planes de ajuste y endeudan brutalmente. Que gane el pueblo de Estados Unidos es un aliciente para los trabajadores, las mujeres y la juventud de Argentina”.

Giordano denunció al gobierno de Alberto Fernández diciendo “hasta ahora no ha dicho nada, mantiene un silencio cómplice y encima se dice que es un gobierno de los derechos humanos y que está a favor de los más vulnerables. Y denunciamos una vez más que no puede ser que en medio de la pandemia y ahora ante esta situación siga renegociando una deuda para pagarles a los bonistas yanquis amigos de Donald Trump y al Fondo Monetario”. 

Nuestro dirigente de Izquierda Socialista finalizó diciendo: “El “No puedo respirar” se ha convertido en un grito de guerra. Trump culpa de los saqueos a grupos extremistas de izquierda y los manifestantes le contestan “los saqueadores son ustedes” y “si no hay justicia no habrá paz”. Llamamos a la más amplia solidaridad internacional como lo estamos haciendo desde el Frente de Izquierda Unidad y por nuestra parte junto a la Unidad Internacional de las Trabajadoras y Trabajadores, impulsando pronunciamientos de sindicatos, organismos de Derechos Humanos, el movimiento de mujeres, etcétera, en apoyo a esta rebelión y en contra de Trump por represor, racista e imperialista. ¡El pueblo de Estados Unidos tiene que triunfar!”

Corresponsal

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa