Sep 28, 2020 Last Updated 2:32 PM, Sep 27, 2020

Escribe Lautaro, dirigente de la Juventud de Izquierda Socialista y estudiante procesado

El día 10 de septiembre, la Cámara Federal de Apelaciones rechazó los recursos presentados por las defensas de lxs veintisiete estudiantes procesadxs por la ocupación pacífica del Pabellón Argentina de la Universidad Nacional de Córdoba. Confirman así el procesamiento dictado por el juez Hugo Vaca Narvaja y la ex fiscal Graciela López de Filoñuk y la decisión política de ir al juicio oral. La causa de “usurpación por despojo” se inició con el gobierno de Macri en 2018 y continúa bajo el gobierno de Fernández con la complicidad de las autoridades universitarias y el rectorado de Juri y Yanzi Ferreira a la cabeza. Es necesaria la más amplia unidad para rechazar este nuevo intento de criminalizar la protesta.

Atacan el derecho a la organización y a la lucha estudiantil

Para estudiantes y trabajadores de la educación universitaria 2018 no fue un año más. Luego de años de pasividad, docentes y estudiantes entramos en la escena de la lucha nacional con un conflicto que recorrió todas las universidades del país.

Entrado el segundo semestre, el gobierno de Macri impulsó un brutal ajuste a la educación que desató la bronca del conjunto de la docencia. Como nunca, todos los gremios docentes universitarios se vieron obligados a impulsar un paro que llevó a un cese total de actividades durante cinco semanas.

En ese marco, el movimiento estudiantil se plegó apoyando masivamente el reclamo docente y sumando reivindicaciones propias. Se produjeron movilizaciones nacionales con hasta 80.000 personas en el centro de Córdoba. La masividad dio pie a una fuerte radicalización del movimiento estudiantil, que ocupó pacíficamente edificios en más de cincuenta universidades del país.

La ocupación del Pabellón Argentina, por la que ahora se nos acusa de “delincuentes”, fue una más de ese enorme proceso. Nuestro procesamiento expresa la decisión política y persecutoria de imponer una medida ejemplificadora para amedrentar y disciplinar a quienes se atrevan a enfrentar las políticas de ajuste de los gobiernos. Esto se suma a la ofensiva contra estudiantes y docentes de la Universidad Nacional de Río Negro a quienes también les elevaron la causa a juicio oral y vienen padeciendo sanciones académicas, como la exoneración del ámbito universitario por las ocupaciones del rectorado en la ciudad de Roca.

En el caso de la Universidad Nacional de Córdoba, el argumento del tribunal encabezado por el juez Vaca Narvaja, supuesto defensor de los derechos humanos, fue que la protesta resultó “excesiva” y “desproporcionada en relación con el fin perseguido, e incluso se mantuvo cuando el conflicto había sido ya resuelto” (La Voz, 11/9/2020). Es decir, la Justicia se adjudica el derecho de definir y resolver sobre una lucha estudiantil cuyas decisiones fueron votadas democráticamente por masivas asambleas. Este conflicto no fue solo por salario docente, sino también por más presupuesto, becas, condiciones dignas de cursado, etcétera. Situación que en pandemia, y como consecuencia del congelamiento presupuestario, lejos está de resolverse. Por el contrario, la virtualización forzosa acentúa la precarización docente y no docente y la falta de oportunidades reflejada en cifras récord de abandono estudiantil por falta de insumos y herramientas para cursar en la virtualidad.

Amplia unidad contra la criminalización de la protesta. Las conducciones estudiantiles deben ponerse a la cabeza de la lucha

Ante la crisis y miseria crecientes los gobiernos, en lugar de atender las necesidades más urgentes del pueblo trabajador, priorizan salvar al empresariado, las multinacionales y los bonistas, al tiempo que fortalecen el aparato represivo y avanzan con la criminalización de la protesta.

Solo la organización unitaria y la lucha pueden impedir este nuevo atropello contra el derecho a la protesta. Las movilizaciones en Córdoba y en el resto del país el 16 de septiembre, en un nuevo aniversario de La Noche de los Lápices, deben ser el primer paso en este sentido. Necesitamos la más amplia unidad para impulsar una fuerte campaña de exigencia a la FUA, la FUC y demás conducciones estudiantiles para que se pongan a la cabeza de rechazar este enjuiciamiento. Desde la Juventud de Izquierda Socialista llamamos a que abandonen su inmovilismo, se pronuncien contra la criminalización de los estudiantes y convoquen a espacios de debate y organización para resolver un plan de lucha y su coordinación en todo el país para derrotar esta política represiva, logrando el desprocesamiento ya de todxs lxs estudiantes.    

 

 

Escriben Clara Brunetto, secundaria de zona sur, y Lautaro Díaz, secundario de Río Gallegos

El sábado 12 de septiembre se realizó el Encuentro Nacional de Papel Secundario (ENPS), la agrupación de estudiantes secundarixs de nuestro partido. Jóvenes de distintas provincias nos reunimos para discutir, debatir y ponernos al día sobre las problemáticas de cada regional. En medio de la deserción estudiantil más grande de la historia, vemos la importante necesidad de que nos organicemos. Después del debate votamos resoluciones para dar pelea por los derechos estudiantiles y la defensa de la educación pública.

En las distintas intervenciones quedó claro que en ninguna provincia del país los gobernadores y el presidente tienen la voluntad de solucionar la enorme deserción estudiantil que se vive por culpa de la falta de dispositivos o conexión. Frente a esto se acordó la exigencia de dispositivos y la liberación de datos para ingresar en cualquier plataforma educativa, sitio web y aplicaciones de videoconferencia.

Miles de escuelas se caen a pedazos, algunas ni siquiera tienen las instalaciones preparadas para garantizar la seguridad de la comunidad educativa. Quedó clara la gran necesidad de un aumento inmediato del presupuesto educativo, que planteamos que se realice sobre la base del no pago de la deuda externa y la aplicación de un verdadero impuesto a las riquezas.

El ENPS contó con el saludo de Jorge Adaro, secretario adjunto de Ademys, quien comentó la gran lucha que están dando los docentes de CABA junto a la comunidad educativa para evitar el regreso a clases en el marco de la pandemia y el aumento de los contagios. No faltó en el encuentro y en las resoluciones el apoyo a la docencia y la exigencia de apertura de paritarias.

Este encuentro no solo contó con discusiones sobre lo educativo, sino que condenamos el gatillo fácil, exigimos justicia por Facundo Castro y nos sumamos al reclamo de Cristina Castro de ¡fuera Berni! El gobierno es responsable.

Que se apruebe el proyecto de ley de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Separación de la Iglesia y el Estado. El 28 de septiembre nos movilizamos por la Acción Global por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Exigimos al gobierno nacional la declaración de emergencia nacional en violencia de género con presupuesto. Que se cumplan los protocolos de prevención y sanción por los casos de acoso y violencia machista. Verdad y justicia por Anahí Benítez. Basta de femicidios, los gobiernos son responsables.

Las problemáticas ambientales también estuvieron presentes en el encuentro y por eso resolvimos este 25S sumarnos a la convocatoria de la Huelga Mundial por el Clima.

Estos fueron los ejes de discusión en las intervenciones. Por último, se votó impulsar una campaña de fotos y difusión con los reclamos de lxs secundarixs. Y a 44 años de La Noche de los Lápices gritamos bien fuerte ¡LOS LÁPICES SIGUEN ESCRIBIENDO! Por eso el 16 de septiembre a las 19.30, a través del Instagram @Papel_Secundario_Nacional, realizaremos una charla junto con Laura Marrone.

Sigamos peleando por una educación gratuita, pública, laica, científica y de calidad.

Escribe Nicolás Núñez, legislador porteño electo por Izquierda Socialista/FIT Unidad

Después de la jornada de movilización ambiental del 25A y de un activo rechazo en las redes sociales, el gobierno anunció a través de la Cancillería la postergación hasta noviembre de la firma del pacto de entendimiento para importar las megafábricas de cerdos chinas. Una nueva movilización nacional el pasado lunes 31 ratificó el rechazo. “Ni ahora ni en noviembre”.

El anuncio de la postergación fue realizado por la cartera de Felipe Solá mediante un tuit: “Hemos incorporado especialmente al memorándum de entendimiento con China un artículo donde se asegura el respeto de las leyes de protección ambiental, los recursos naturales y la bioseguridad. Por eso, su firma se atrasará hasta noviembre”. En escasos caracteres se incluía el anuncio de un retroceso (estaba pautada su firma para este martes 1° de septiembre) y también una confesión: si no hubiese sido por las protestas el gobierno peronista se encaminaba a firmar un acuerdo que no incluía ningún tipo de reparo en sus consecuencias ambientales y sanitarias.

El proyecto

El primer anuncio de este proyecto no lo hizo el gobierno, sino el laboratorio Biogénesis Bagó, una de las empresas vinculadas con el ahora famoso empresario Hugo Sigman. Su conglomerado empresario multinacional quedaría vinculado a ambos lados de la pandemia, por un lado, como productor de una posible vacuna contra el coronavirus, y por otro, como promotor de las fábricas de potenciales próximas pandemias. Este tipo de megafábricas de cerdos ha sido señalado desde el campo científico por su potencial de provocar nuevas pandemias. De hecho, el origen de este proyecto está en el reciente brote de peste porcina africana que impulsó a la dictadura capitalista china a sacrificar entre 180 y 250 millones de cerdos para evitar su propagación. Esto cuando diversos estudios han demostrado la existencia de cepas de gripe porcina, G4 EA H1N1, con potencial pandémico. China busca reemplazar esa producción y para eso aleja de sus tierras estas megafábricas y que otros países corran con los riesgos sanitarios y ambientales.

En julio, una comunicación oficial del gobierno señaló que le habían pifiado por un cero en enero, y que no eran 9 millones sino 900.000 las toneladas que buscaban producirse. Aun así, de lo que trata el proyecto es de enormes establecimientos donde 12.000 madres darían a luz un promedio de treinta cerdos, culminando con 375.000 al año, en estado de hacinamiento, tortura, mutilación, proliferación de enfermedades, un consumo de millones de litros de agua y una generación de desechos gigantesca con riesgos ambientales colosales. El gobierno aclaró que se los alimentará con el maíz y la soja que hoy en día se producen en el país. Solá definió al proyecto como “empaquetar maíz y soja en cuatro patas”. Por otra parte, se afirma que se espera que las locaciones donde se instalen estas fábricas van a contar con cercanía o capacidad de generar esa alimentación. Como fuera, este proyecto culminará indefectiblemente en nuevos procesos de desmonte, mayor concentración de la producción, en riesgos sanitarios monumentales y en un aumento del precio del maíz en el mercado interno por el crecimiento de su demanda. Todo para que un puñado de empresas amasen fortunas y el gobierno del Frente de Todos recaude dólares para pagar la deuda externa. El verso de que estamos ante un proyecto que busca la soberanía alimentaria es menos creíble aún que el ya difunto anuncio de expropiar Vicentin.

Ni en noviembre, ni nunca

La postergación de la firma del memorando de entendimiento fue vista por el movimiento de lucha ambiental como un primer triunfo, pero la pelea debe seguir hasta que caiga definitivamente. El gobierno peronista ha salido a decir que quienes protestan son “sectores urbanos, ideologizados, que no saben cómo funciona el campo”. Pero fue desde las propias provincias señaladas como receptoras del emprendimiento que surgieron las alertas, e incluso desde los pequeños productores y campesinos que ven en este proyecto una profundización del modelo de agronegocios depredador y contaminante vigente hace décadas. Ese modelo que ganó fisonomía justamente con Felipe Solá como secretario de Agricultura del menemismo, cuando en otro memorándum, redactado en inglés, como el actual, dio luz verde al copamiento del campo argentino por parte de multinacionales como Monsanto.

También el gobierno lanzó la campaña de tratar de decir que quienes protestan contra este acuerdo son financiados por la embajada yanqui, argumento trillado de la liturgia peronista kirchnerista si los hay. La realidad, desde ya, es bien distinta. La convocatoria del 25A dijo claramente: “No al pacto de megafábricas de cerdos ni con China, ni con nadie”. Pero a su vez, se trata de un reclamo dentro de un pliego más general que incluye el rechazo al conjunto de la política de sometimiento al FMI y los acreedores externos que desarrolla el gobierno de Fernández. Con la misma vehemencia con que repudiamos este acuerdo con China, saldremos a rechazar el proyecto de ley de hidrocarburos que promueve el gobierno al servicio del fracking y Chevron.  

Escribe Nicolás Núñez, legislador porteño electo por Izquierda Socialista/FIT Unidad

Con acciones en cada provincia, la convocatoria con el lema #BastadeFalsasSoluciones ganó las calles multiplicando los reclamos que van de lleno contra un elemento central de la política del gobierno, la depredación ambiental al servicio del pago de la deuda.

El detonante de la convocatoria que se empezó a gestar hace algunas semanas fue claramente el acuerdo por la importación de las megafábricas de cerdos que quieren cerrar el canciller Felipé Solá, el ministro de Economía Martín Guzmán y el presidente Alberto Fernández con la dictadura capitalista de China. Pero lo cierto es que la propia realidad del país fue agregando otros temas de peso en la convocatoria. Las quemas de los humedales que no dan tregua, los incendios en Córdoba que se dispararon en estos días, los cada vez más terroríficos datos del volumen del desmonte en el Norte del país también son parte del mismo panorama.

¿Qué une todos estos fenómenos? El hecho de que el propio Fernández, y de esto ha quedado incluso registro fílmico, le puso como garantía de pago a los bonistas el avance en el saqueo de los recursos y bienes naturales de nuestro país.

Un gran paso adelante en la coordinación de la lucha ambiental

Es contra esta realidad que se plantó una respuesta de fisonomía nacional y por primera vez se avanzó en crear instancias de coordinación entre una enorme cantidad de organizaciones ambientales contra la explotación animal y las organizaciones del Frente de Izquierda Unidad, donde se pusieron por delante puntos en común por los cuales llamar a movilizar. Así se logró cubrir el país entero con actos que tuvieron distintas formas de acuerdo a la situación sanitaria y represiva de cada provincia. Desde Izquierda Socialista nos sumamos y fuimos parte de la preparación de la jornada codo a codo con el conjunto de las agrupaciones.

Así, por ejemplo, en el Sur del país estuvimos presentes en el Centro Cívico de Bariloche, movilizados sumando a la convocatoria los reclamos contra la megaminería, el proyecto Amarillo Grande, de extracción de uranio en la provincia de Río Negro, y la restitución de la ley 3.981 anticianuro. También en Río Gallegos nuestra juventud hizo una enorme pintada en apoyo a la jornada. En Neuquén nos movilizamos incorporando el reclamo por el rechazo a la represa sobre el río Nahueve, en una convocatoria que contó con las adhesiones de la asamblea por el agua del norte neuquino y la mesa campesina del norte neuquino.

En la Ciudad de Buenos Aires se dio una gran convocatoria a la Plaza de Mayo, que además de los reclamos de la jornada tuvo la tarea de evitar que la policía de Larreta se lleve detenidos a dos compañeros, para lo cual se realizó una gran sentada delante de la infantería y el patrullero evitando el traslado y logrando su liberación. Fue un gran ejemplo de unidad de acción en las calles que tenemos que seguir forjando. En La Plata se realizó una concentración con el acompañamiento muy importante de las adhesiones de la Asamblea de Vecinos Contaminados de Berisso, Ensenada y La Plata, Asamblea Salvemos al Monte, la Asamblea Vecinal Barrio Norte, Espacio de Inundados y la Asamblea de Inundados de Tolosa.

En Rosario, donde venimos siendo parte de las movilizaciones de la Multisectorial por los Humedales, el lunes se cortó el puente Rosario-Victoria, y el 25 se movilizó confluyendo con el 25A. Al enterarse de la situación en la Plaza de Mayo, se resolvió sostener la convocatoria para también hacer fuerza contra las detenciones. En Córdoba se hizo una vigilia de doce horas delante del Ministerio de Agricultura y Ganadería, donde a los reclamos nacionales se le sumaron los de los incendios en las sierras. En Santiago del Estero realizamos junto a los compañeros de XR (Rebelión o Extinción) intervenciones en la avenida principal.

En las provincias donde se volvió a Fase 1 y la situación represiva no lo permitió, se siguió la jornada activamente por las redes. Así como también se dieron importantes adhesiones a la jornada nacional, como la de la CTA de Bahía Blanca junto a diversos espacios ambientales, la Cátedra de Educación y Derechos Humanos de la Universidad Nacional del Sur y centros de estudiantes.

La lucha sigue

La jornada del 25A logró dar visibilidad a un conjunto de reclamos urgentes contra la política del gobierno y dejó sentado un camino por el cual seguir organizándose. Desde Izquierda Socialista creemos que tenemos ahora que darle continuidad a la coordinación en cada provincia por cada una de las reivindicaciones concretas y comenzar a preparar el 25 de septiembre otra jornada nacional en el marco de una nueva Huelga Mundial por el Clima. ¡Manos a la obra!

 

 

Escribe Gastón Godoy, dirigente nacional de la Juventud de Izquierda Socialista, Mesa Directiva de la FUA

El último fin de semana se llevaron adelante encuentros regionales de Estudiantes en Lucha, que impulsamos desde la Juventud de Izquierda Socialista en conjunto con el PTS. Fue un paso muy importante en la perspectiva de poder realizar nuevas instancias más amplias que sirvan para organizar todo el descontento y la bronca que existe dentro del movimiento estudiantil, producto de la histórica deserción provocada por la virtualización forzosa, sumado al ajuste que impulsan el gobierno y las autoridades, en complicidad con las conducciones burocráticas (radicales, peronistas y kirchneristas) de las federaciones y los centros de estudiantes. El próximo sábado 29 de agosto continuará la tanda de encuentros, que aglutinará sobre todo al nivel terciario.

Se trata de un primer puntapié que tiene que servir para que más organizaciones de izquierda y combativas puedan sumarse, para lograr que estas instancias, a las que se incorporaron cientos de estudiantes en todos los lugares donde se realizó, puedan masificarse y podamos pegar como un solo puño. Como hemos publicado en el anterior número de El Socialista, lamentablemente los otros partidos con los que componemos el Frente de Izquierda Unidad, el Partido Obrero y el MST, definieron no sumarse a estos encuentros, lo cual nos parece equivocado. Pero queremos coordinar nuevas instancias en las que puedan sumarse estas fuerzas del FIT Unidad y más organizaciones. Eso sería un gran impulso para el movimiento estudiantil que ve con expectativas la unidad de la izquierda y los sectores independientes y combativos para luchar, porque hoy somos el único espacio que levanta las banderas en defensa de la educación pública.

Los encuentros también tuvieron saludos de docentes y trabajadores en conflicto, como los de Latam. Docentes y no docentes sufren una pérdida salarial constante ante la ausencia de paritarias y de la cláusula gatillo, además de que ven su trabajo cada vez más flexibilizado por la virtualización. La unidad obrero estudiantil es fundamental en este contexto de feroz ajuste. Ante la tregua de la CGT y las CTA con el empresariado y el gobierno peronista, la coordinación de las luchas y de los conflictos es esencial, como propone el Plenario del Sindicalismo Combativo. A nivel estudiantil, aspiramos a una coordinación similar, agruparnos en las coincidencias y acuerdos para golpear más fuerte.

Los encuentros también se expresaron por la exigencia de que se apruebe el proyecto de ley de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Por la aparición con vida de Facundo Castro, reclamo que estuvo presente en todas las intervenciones. Contra la política ambiental del gobierno y su depredación cada vez más atroz. También contra la Ley de Educación Superior (LES) menemista, piedra angular de la privatización de la educación que continuaron todos los gobiernos hasta hoy, y que Alberto habló de modificar, pero con una tónica totalmente promercado, “ligando las universidades al sector productivo”. Para profundizar sobre estos debates proponemos la lectura de la segunda edición de Rabia, la publicación de la Juventud de Izquierda Socialista. También invitamos a leer las resoluciones del encuentro.

Con la Juventud del PTS desarrollamos también debates, debido a que hicimos hincapié en el marco de la convocatoria unitaria, en que eran necesarios posicionamientos políticos claros de enfrentamiento al gobierno peronista y señalando en concreto las salidas que plantea el Frente de Izquierda Unidad, como el no pago de la deuda externa y el impuesto a las grandes fortunas. En algunas provincias, donde no pudimos ponernos de acuerdo con la fecha de convocatoria, el PTS realizó eventos propios cuyas resoluciones son muy distintas de las que votamos en la CABA, el conurbano y la Patagonia, no denuncian al gobierno y proponen “cuestionar el acuerdo con los buitres” en vez de proponer el no pago. Creemos que esas definiciones son equivocadas y, positivamente, a partir del debate fraternal pudimos llegar a formulaciones correctas que fueron aprobadas unánimemente en los plenarios con el voto de los independientes que se sumaron.

Dimos un primer paso desde la izquierda en proponer una alternativa frente al ajuste educativo. Esperamos sumar en las próximas instancias a más compañeras y compañeros, a más organizaciones que estén dispuestas a formar un polo de lucha y coordinación a nivel estudiantil.   

 

 

 

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa