Nov 27, 2021 Last Updated 3:48 PM, Nov 26, 2021

Durante esta campaña electoral muchos compañeros decepcionados con el gobierno peronista que buscan alternativas para superar el desempleo, los bajos salarios o la inflación nos preguntan qué propuestas tiene la izquierda para resolver estos problemas y salir de la crisis. En esta nota queremos desarrollar una de nuestras principales propuestas para combatir el desempleo.


Escribe Mónica Schlotthauer, candidata a diputada nacional Provincia de Buenos Aires, por Izquierda Socialista/FIT Unidad

Está claro que no hay soluciones fáciles para superar décadas de políticas patronales a favor de los grandes empresarios, de las multinacionales, del agronegocio, del sistema financiero y, en especial, del pago de la deuda externa. Pero el favorecimiento a esos sectores y su enriquecimiento nos demuestra que plata hay. El desafío es enfrentar los intereses de los poderosos y colocar ese dinero al servicio de los trabajadores y los sectores populares. El FIT-Unidad asume ese desafío.

Una de nuestras propuestas para superar el desempleo, mejorar el salario y reactivar la economía es elaborar un gran plan de obras públicas que contemple la construcción y reparación de escuelas, hospitales y que tenga como eje resolver el déficit habitacional, un problema crónico que alcanza a casi cuatro millones de familias y continúa creciendo. De ese total, 1,5 millones de hogares necesitan una nueva vivienda, el resto habita en casas construidas con materiales inadecuados, sin servicios o en condiciones de hacinamiento.

Esta situación es la que ha provocado innumerables ocupaciones de tierras, una acción legítima frente a la desidia de los gobiernos en relación con la vivienda. Hace justamente un año la policía de Berni y Kicillof, con topadoras, arrasó y quemó las improvisadas viviendas para desalojar a más de dos mil familias de Guernica que ocupaban tierras en una propiedad “floja de papeles”, del Grupo Bellaco, deudor del fisco y de dudoso origen. Hasta la fecha, el gobierno peronista del Frente de Todos no ha ofrecido ninguna solución como había prometido. Al contrario, lejos de destinar tierras fiscales o deudoras del Estado para construir viviendas populares, las autoridades municipales, en complicidad con empresas inmobiliarias, las destinan para construir countries con la intención especulativa de valorizar los terrenos.

Sin embargo, el presupuesto de 2021 para vivienda y urbanismo presentado por el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner es de 151.525 millones de pesos, una cifra irrisoria comparada con las necesidades reales. Aunque hay muchos cálculos del costo de construcción, dependiendo de la calidad de los materiales y de la región, que arrancan desde los 19.861 dólares para una vivienda del tipo Procrear, podemos estimar que una vivienda popular, con servicios, ronda los 28.000 dólares, 3.700.000 pesos (con dólar ahorro a 133 pesos). Si el gobierno ejecutase todo el presupuesto asignado, lo que nunca se cumple, en un año podría construir apenas 41.000 viviendas. Un número ridículo considerando las necesidades.

Preocupado con esta realidad, el gobierno acaba de anunciar que hasta el final de su mandato va a construir 250.000 viviendas. Para eso colocó al frente del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat al ex intendente de Avellaneda Jorge Ferraresi. Sin embargo, desde que asumió en noviembre del año pasado, el nuevo funcionario apenas entregó 10.000 viviendas, muy lejos de lo prometido. Peor todavía, ahora el presidente empezó a prometer 100.000 “soluciones habitacionales” que no son viviendas, sino pequeños créditos para mejoras, reformas o pintura. Un nuevo fraude de época electoral.

El FIT-Unidad tiene una propuesta diferente

Para resolver este problema social hay que ir a fondo. Como parte de un plan de obras públicas más general, proponemos un proyecto inicial para construir 500.000 viviendas a un costo de 14 mil millones de dólares. Si consideramos un promedio de cuatro trabajadores/trabajadoras por unidad habitacional construida, se alcanzan dos millones de nuevos empleos directos con salarios dignos y una reactivación económica que generará otros puestos de trabajo. Esto es así porque la construcción civil, llamada “madre de industrias”, requiere insumos de decenas de ramas de producción. 1

Muchos compañeros y compañeras se preguntarán cómo se financia un proyecto de esta envergadura si el gobierno dice que no hay plata. Insistimos, plata hay, el problema es que se destina a beneficiar a los grandes empresarios y, fundamentalmente, para pagar la deuda externa. Hasta diciembre de este año saldrán del país rumbo a los cofres del sistema financiero internacional 12.000 millones de dólares. Con ese dinero se podría financiar gran parte de nuestra propuesta y el resto saldría de un verdadero impuesto a las grandes fortunas que incluya a los grandes empresarios, los laboratorios, los bancos y todos los sectores que han aumentado sus ganancias durante la pandemia.

No se puede aceptar que, mientras millones de argentinos no tienen un techo digno para vivir al mismo tiempo que crece el desempleo y el salario y las jubilaciones pierden escandalosamente frente a la inflación, se continúe pagando con total naturalidad una deuda fraudulenta. Necesitamos esos recursos y los de un verdadero impuesto a las grandes fortunas para resolver los graves problemas sociales, como propone la izquierda. Para difundir y fortalecer este proyecto sumate a Izquierda Socialista y el FIT-Unidad. Y en las PASO reforzá esta propuesta votando la Lista 1A Unidad de la Izquierda.

1. Ramas de la producción que se activan con la construcción de viviendas: Yacimientos de cemento y cal, arena, piedra, cerámica, hierro, plástico, cobre, madera, aluminio, vidrio, pintura, productos químicos, muebles, cables y materiales eléctricos, cerramientos y cerraduras, azulejos, granito, accesorios sanitarios y de cocina, envases, transporte de materiales, movimientos de tierra, excavaciones, tendidos de líneas de energía, alcantarillado, redes cloacales, agua potable, gas y pavimento. Además del comercio.
 
 

 
 
 

Los datos sobre la pobreza que surgen de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), difundida por el Indec, son alarmantes. No se trata solo de los desocupados, gran parte de los trabajadores ocupados también son pobres, eso se relaciona con los miserables salarios y la incontrolable inflación.


Escribe Mónica Schlotthauer, candidata a diputada nacional provincia de Buenos Aires, por Izquierda Socialista/FIT Unidad

Las cifras son brutales. A pesar de que en el primer trimestre de este año la actividad económica creció 2,5%, hubo aumento de la pobreza y de la indigencia (falta de recursos mínimos para poder vivir). O sea, aumentó la desigualdad social y la transferencia de recursos económicos a los sectores más ricos es cada vez mayor. Un verdadero robo patrocinado por el gobierno.

Según datos del Indec, en el primer trimestre “la indigencia o pobreza extrema subió del 8,6% al 11,2% y la pobreza alcanzó al 39,5% frente al 34,6% en igual período de 2020 […]. A nivel del país son 18,1 millones de pobres frente a 15,6 millones del primer trimestre de 2020. De esos totales, los indigentes suman 5,1 millones contra 3,9 millones un año atrás. Así, 2,5 millones más de personas […] pasaron a vivir con ingresos insuficientes para comprar una canasta básica” (Clarín, 4/8/2021).

No se puede continuar culpando al macrismo. No porque Juntos por el Cambio no tenga una gran responsabilidad en esta catástrofe, pero el gobierno peronista de los Fernández no ha hecho nada para revertirlo. Al contrario, profundizó la dependencia asumiendo las deudas y compromisos dejados por Macri y deja hacer a los grandes empresarios y a las multinacionales formadoras de precios, que producen una inflación insoportable. En el primer trimestre de este año 40% de los argentinos de menores recursos registraron un incremento nominal de 27,4% cuando la inflación interanual promedio fue de 40,6% y la canasta de pobreza aumentó 42,2 por ciento.

Todo esto es posible por la traición y complicidad de la burocracia sindical que no mueve un dedo a favor de los trabajadores ni cuestiona las políticas del gobierno. Es una burla que, en medio de esta tragedia, los candidatos del oficialismo se sigan presentando como los defensores de los pobres y los trabajadores. El peronismo ha demostrado que gobierna para los grandes empresarios, las multinacionales, el sistema financiero y al servicio de pagar la fraudulenta deuda externa.
No hay salida para los trabajadores y los sectores populares con estos políticos patronales. Hay que fortalecer las luchas por el salario y por mejores condiciones de vida para derrotar estos planes de ajuste que acrecientan la miseria. Pero también debemos rechazar las propuestas electorales de los partidos que ya nos gobernaron y son responsables de la actual miseria y dar una respuesta independiente en las PASO.

Desde Izquierda Socialista y el FIT Unidad te llamamos a luchar por medidas de fondo y un plan económico alternativo obrero y popular. Proponemos romper con el FMI y los usureros de la deuda externa. Destinar esos recursos a elaborar un gran plan de obras públicas que genere empleos dignos y bien remunerados para cubrir las necesidades de una familia obrera. Sumate a este proyecto de la izquierda que se une. En las PASO votá por la Lista 1A Unidad de la Izquierda, del Frente de Izquierda Unidad.

Este viernes 06 de agosto a las 18hs se llevará adelante la presentación de candidatas y candidatos de Izquierda Socialista como parte integrante del *Frente de Izquierda Unidad lista 1A, en la zona de General Rodríguez (Esquina Presidente Perón y Eva Perón).

Estarán presentes la actual diputada nacional por Izquierda Socialista FITU y candidata por el mismo cargo FITU Lista 1A Mónica Schlotthauer, lista encabezada por Nicolás del Caño (PTS), Romina Del Pla (PO) y Juan Carlos Giordano (Izquierda Socialista); el dirigente ferroviario de la seccional Oeste de la Unión Ferroviaria Rubén “Pollo” Sobrero, candidato a senador por la provincia de Bs. As. FITU Lista 1A y los candidatos zonales Patricio Grande, Cristián Duarte precandidato a primer concejal por General Rodríguez, secundado por Florencia Sobral Stuber, ambos dirigentes de Izquierda.

Además participarán Ani Birman, Walter Cabral, Nerissa Libandro Maldonado, Laila Colorio, Silvia Viera, Luciana Barrena, Florencia Lagos Cordova, Belén Sosa, entre otros compañeros y compañeras de General Rodríguez.

Schlotthauer señaló: “General Rodríguez forma parte de la provincia de Buenos Aires que viene siendo gobernada durante 30 años por el PJ. La provincia se hunde en el hambre y la pobreza, antes con el macrismo de Vidal y hoy con Kicillof. La única salida para combatir los males de la pandemia pasa por suspender los pagos de deuda externa y que esa plata vaya a salario, trabajo, salud, educación y vivienda, no para el Fondo Monetario”.

Contactos:
Mónica Schlotthauer: 11 6458-5777 @monschlotthauer
Mariano Moreno (Prensa de Izquierda Socialista): 1160540129 @PrensaIzquierda


Escribe Mónica Schlotthauer, delegada ferroviaria y candidata a diputada nacional, Izquierda Socialista/FIT Unidad

Los anuncios del presidente Alberto Fernández y de Cristina Kirchner, de que este año el salario le debe ganar a la inflación, no pasan de propaganda electoral. Si quisiera, el gobierno tiene todos los instrumentos para decretar una cláusula gatillo capaz de establecer reajustes mensuales automáticos en relación con la inflación. Pero no lo hace.

Al contrario, proyectó una inflación de 29% en el presupuesto de este año y le pidió a la burocracia que se guíe por ese número para discutir las paritarias, cuando todos los analistas preveían un índice superior al 40 por ciento. Hoy es previsible que ese número pueda superar al 50 por ciento. Por eso, presionados por la bronca creciente de los trabajadores, el gobierno y los burócratas sindicales acordaron reabrir las paritarias que cerraron a la baja. Pero el daño ya está hecho y, en 2021, no solo no se recuperarán las pérdidas del período macrista, sino que aumentará esa brecha. Según el Indec, en los doce meses anteriores a mayo de este año la inflación le sacó 8% al salario promedio, 48,8 contra 40,7 por ciento.

Es la consecuencia del ajuste acordado con el FMI para reducir el déficit, una cuenta que el gobierno de Fernández le quiere hacer pagar a los trabajadores. Tratan de aplastar el salario, cambiaron la fórmula de recomposición de las jubilaciones desvinculándolas de la inflación, y el ministro Guzmán eliminó gran parte del “gasto Covid”, como el IFE y el programa ATP. Si a esto le sumamos el achatamiento de los salarios públicos, tenemos la receta perfecta exigida por el FMI. Este es el verdadero proyecto por cual el peronismo llama a votar en sus listas.
 
En las luchas y en las urnas, enfrentar al gobierno y la oposición patronal

Desde Izquierda Socialista y el FIT Unidad nos sumamos a la bronca de los trabajadores contra estas políticas. Es inadmisible que, en medio de la pandemia, el gobierno aplique este ajuste mientras la semana pasada le pagó 225 millones de dólares al Club de París, esta semana 345 al FMI y la vicepresidenta declaró que, en septiembre y diciembre, le pagará dos cuotas de 1.880 millones de dólares al Fondo. Si ese dinero se utilizase para reactivar la economía mediante un amplio plan de obras públicas, podrían crearse empleos suficientes para recuperar los más de 300.000 puestos de trabajo perdidos en la pandemia.

Queda claro que el gobierno de Alberto Fernández no vino para “proteger a los más vulnerables” ni para “llenar las heladeras”, tampoco para que el salario le gane a la inflación. El doble discurso es cada vez menos creíble y los trabajadores van acumulando bronca. Los formadores de precios, los supermercadistas y los productores de alimentos actúan con total impunidad mientras quieren controlar las paritarias. No podemos quedarnos de brazos cruzados. Hay que enfrentar estas políticas a pesar de la traición de los burócratas sindicales. Los sectores que más han luchado son los que mejores acuerdos salariales han conquistado.

Tampoco podemos dejar que nos roben el voto con falsas promesas. Juntos por el Cambio gobernó al servicio de los grandes empresarios dejando una secuela de hambre y más endeudamiento. Pero el Frente de Todos no ha cambiado las reglas de juego. Continúan la dependencia y los pactos con el FMI a costa de mayor sufrimiento para los trabajadores y sectores populares. La única alternativa frente a esta crisis es la propuesta del Frente de Izquierda-Unidad: romper con el FMI y los pulpos de la deuda y destinar ese dinero a resolver los problemas del pueblo trabajador. Te invitamos a apoyar este proyecto y a difundirlo entre tus compañeros de trabajo, de estudio y tus vecinos. Votá y pedí el voto para el FIT Unidad Lista 1A.    
 
 
 
 

La diputada nacional por Izquierda Socialista, Monica Schlotthauer y pre candidata por el frente de izquierda-Unidad repudió los dichos misóginos del diputado Fernando Iglesias.

Schlotthauer señaló: “Iglesias es un conocido provocador, pero los insultos contra Florencia Peña y Sofía Pachi reflejan su carácter profundamente machista misógino y violento que las vulneró en su condición de mujeres. Hoy es Iglesias de Juntos para el Cambio, pero todavía está presente las denuncias contra el peronista Alperovich al que licenciaron para salvarse.

Schlotthauer remarcó: “El ensañamiento del diputado Iglesias contra las mujeres merece todo nuestro repudio. No se puede tolerar ni avalar ningún atropello contra las mujeres ni en esta Cámara ni en ningún lado. Por eso, ni bien se conocieron las denuncias contra el diputado peronista José Alperovich en 2019 desde nuestra banca se presentó un proyecto para quitarle los fueros y que vaya a la justicia (Expte. 5248/19) pero radicales y peronistas lo salvaron otorgándole una licencia.”

Schlotthauer finalizó: “Desde nuestro feminismo socialista peleamos contra todo tipo de violencia de género y contra toda forma de opresión y explotación. El patriarcado no terminó y lo vamos a tirar junto al capitalismo.”

Contactos:

Mónica Schlotthauer: 11 6458-5777 @monschlotthauer

Mariano Moreno (Prensa de Izquierda Socialista): 1160540129 @PrensaIzquierda

Ya salió la Correspondencia Internacional N48: Afganistán una nueva derrota del imperialismo
La escasez de vacunas y el negocio capitalista / Correspondencia Internacional Nº 46 - La Revista de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores (Cuarta Internacional)
Coronavirus y debacle social - La peor crisis del capitalismo en su historia / Correspondencia Internacional Nº 45 - La Revista de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores (Cuarta Internacional)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»
Argentina: Una revolución democrática triunfante (1983)
Conceptos políticos elementales (1986)
Palestina: historia de una colonización
«
  • 1
  • 2
  • 3
»

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa