Apr 07, 2020 Last Updated 8:54 PM, Apr 6, 2020

En varias ciudades del mundo el reclamo por la igualdad entre los géneros se instaló con fuerza y millones se movilizaron entre el 8 y 9M. En algunos países se conmemoró el día internacional de la mujer trabajadora con acciones, movilizaciones y en algunos casos con una parcial huelga feminista. Sin dudas, la oleada de luchas feministas continúa contra la violencia machista y los crímenes de odio, contra la desigualdad económica y por el derecho a decidir.

Escribe Mercedes Trimarchi, diputada provincial por Buenos Aires. Izquierda Socialista/FIT

“La verdadera pandemia es el machismo” decían algunos carteles que portaron las mujeres en Europa. En varios países las movilizaciones fueron suspendidas por el coronavirus como en Italia, pero el día internacional de la mujer trabajadora no pasó desapercibido. Decenas de miles en Barcelona y cientos de miles en Madrid se movilizaron masivamente este 8M  de 2020. Uno de los reclamos más sentidos fue el de la igualdad de derechos para las migrantes a quienes el gobierno de Pedro Sánchez les niega el acceso a la salud.  

En Turquía miles de activistas se movilizaron contra el gobierno represivo de Erdogan en reclamo de libertades y contra la violencia patriarcal. Se destacaron los mensajes contra el matrimonio con niñas, por la distribución de las tareas domésticas y también en solidaridad con las migrantes. Una vez más, al igual que en 2019, la marcha fue duramente reprimida y quienes se manifestaban no pudieron llegar a la emblemática plaza Taskim.  
En Pakistán, bajo el lema “mi cuerpo, mi elección”  y a pesar de las amenazas contra la manifestación del 8M, las mujeres salieron a las calles. Allí  tuvieron que enfrentar no solo la represión policial sino también a un grupo de islamistas que fueron a impedir la marcha con la consigna “el cuerpo es de Alá, la decisión es de Alá”.

“América Latina va a ser toda feminista”

Con este popular cántico, se colmaron las calles de Lima, Buenos Aires, Bogotá, Santiago de Chile y la ciudad de México, entre otras ciudades. Latinoamérica sigue siendo una de las regiones más afectadas por la desigualdad entre los géneros. Y al unísono, se expresaron voces contra la violencia machista, por la igualdad de oportunidades y por el derecho al aborto legal seguro y gratuito.
En Chile, la movilización del 8M fue histórica y la consigna central fue contra el gobierno de Piñera. En Santiago arriba de dos millones y medio de mujeres llegaron a la Plaza Dignidad, enfrentándose a los “pacos”. La marcha que unió las ciudades de Valparaíso y Viña del Mar fue de cinco kilómetros. La rebelión del pueblo chileno continúa desde hace meses, y en esta oportunidad las feministas volvieron a  denunciar la violencia político-sexual que se manifiesta en violaciones  y todo tipo de vejámenes a las mujeres cuando son detenidas.

En México fueron dos días de movilizaciones muy masivas. El 8M la plaza central de la capital del país se tiñó de violeta contra la impunidad de los femicidios y se denunció que por día, son diez las mujeres asesinadas por el odio a su  género. El lunes 9M, se convocó a un paro nacional de mujeres contra la brecha salarial que llega al 34%.
En Perú la jornada se anticipó al 7M y cerca de 10.000 personas se manifestaron en Lima bajo la lema “Trabajadoras, sí; explotadas y violentadas, no.” En el país andino, el reclamo central fue el fin de los femicidios y la exigencia al presidente Martín Vizcarra que declare la emergencia en violencia de género.

En Argentina, al momento de la movilización se habían contado más femicidios que días. Por eso, en el país del #NiUnaMenos, el reclamo por presupuesto para combatir la violencia de género continúa más vigente que nunca. La marcha en Buenos Aires, se convocó  bajo la consigna: “La deuda es con nosotres, ni con el FMI, ni con las iglesias” y denunció el pago de la deuda externa. A su vez, el reclamo por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito fue la demanda central de la movilización del lunes 9M. Por eso, frente al Congreso, decenas de miles de mujeres levantaron en alto el pañuelo verde exigiendo que se apruebe inmediatamente el proyecto de la Campaña nacional por el derecho al aborto que tiene estado parlamentario y que fue construido por el movimiento feminista.

En síntesis, las acciones tanto del 8M como del 9M dejaron en claro que las mujeres junto a las disidencias sexuales estamos en las calles y luchando por cada uno de nuestros derechos. Convencidas de que solo con la fuerza de la movilización, vamos a conquistarlos.

La diputada de Izquierda Socialista, Mercedes Trimarchi, estuvo presente en la Asamblea Legislativa donde el gobernador Kicillof dio inicio a las sesiones de la cámara bonaerense. Trimarchi con un cartel desde su banca expresó la posición del Frente de Izquierda por el no pago de la deuda externa.

Escribe Mercedes Trimarchi, diputada provincial por Buenos Aires Izquierda Socialista/FIT Unidad  

Cual rockstar, los medios entrevistaron a Fernando Tablado cuando salía de la cárcel en la que se encontraba preso desde 1996. Tablado cumplía la condena por haber asesinado a su novia Carolina de 113 puñaladas en la localidad de Tigre. El fallo de la justicia, por entonces, habló de “homicidio simple” sin lugar a la querella que había solicitado perpetua ya que el femicida había actuado con ensañamiento y alevosía. Hoy la familia de la víctima está muy preocupada, al igual que la mamá de las dos hijas de Tablado, a quien amenazó estando en la cárcel.

El caso paradigmático despertó todo tipo de debates en torno al rol que cumple actualmente la justicia patriarcal. Si bien en 1996 no existía la figura legal del “femicidio”, es importante resaltar que a lo largo de estos años de lucha, sí se logró llamar a quienes asesinan a mujeres por el solo hecho de ser mujeres, “femicidas”. Sin dudas, el movimiento feminista que no ha abandonado las calles y que dio un salto cualitativo en 2015 con las movilizaciones por #NiUnaMenos es el motor fundamental de estos cambios. Recordemos que no hace tanto, se empezaron a popularizar las palabras como femicidios o travesticidios que permiten nombrar las cosas por su nombre: la forma más extrema en la que se manifiesta la violencia de género.

Sin embargo, y a pesar del alto grado de movilización actual, la falta de políticas públicas hace que los femicidios se sigan contando de a uno por día. El 1° de marzo se dieron a conocer los datos del observatorio “Ahora que sí nos ven”, que dice que en los primeros 60 días del año hubo 63 femicidios. Una parte importante de las mujeres asesinadas ya habían hecho una denuncia previa.
Desde Isadora insistimos en señalar la responsabilidad de los gobiernos frente a la situación de violencia que vivimos las mujeres y las identidades disidentes. Es inadmisible que del total del presupuesto se destinen solo 11 pesos por mujer por año para combatir la violencia de género, mientras que se destinan millones de dólares al FMI. Una vez más nos movilizamos, en el marco de la jornada mundial de lucha por nuestros derechos para exigir presupuesto para combatir la violencia de género y no para la deuda externa.


Con casi un mes de anticipación la cúpula de la Iglesia católica está preparando una misa en la basílica de Luján para el domingo 8 de marzo, día internacional de las mujeres trabajadoras, con un claro objetivo: juntar a sus fieles y manifestarse en contra del derecho al aborto. La misa está convocada con un extraño lema: “Sí a las mujeres, sí a la vida”. En el marco de la jornada mundial de lucha por nuestros derechos, hay que repudiar esta nueva provocación clerical y reforzar nuestras movilizaciones feministas del 8 y el 9M en todo el país.

Escribe Mercedes Trimarchi, diputada provincial por Buenos Aires Izquierda Socialista/FIT Unidad  

La Iglesia católica es enemiga declarada de las mujeres, travestis, trans, lesbianas, gays, etcétera. Es una institución ultraconservadora que se opuso siempre a todos nuestros derechos y promueve concepciones profundamente reaccionarias en todos los terrenos, particularmente en la educación. Además de ser encubridora de los curas pedófilos, históricamente apoyó todos los golpes de estado en nuestro país. En la última dictadura entregó a militantes sociales para que sean torturados y desaparecidos. Bendijo los vuelos de la muerte y estuvo involucrada en el robo de bebés que nacieron en cautiverio y que fueron apropiados por sus familias amigas.

Las iglesias no solamente se oponen al derecho al aborto. En el 2006 mientras se discutía la sanción de la ley de Educación Sexual Integral (ESI) hicieron varias manifestaciones callejeras en contra de su aprobación. Sin embargo, puertas adentro del Congreso estuvieron presentes en la redacción final del texto. Con lobby parlamentario y con la venia del gobierno peronista de Néstor Kirchner, introdujeron en el artículo 5° que la ESI se debía dar de acuerdo al “ideario institucional y a las convicciones de sus miembros”. Con esta simple frase, quedaron amparados en el articulado de la ley para “enseñarles” cualquier cosa a sus estudiantes, como que la homosexualidad es una enfermedad, que las relaciones sexuales solo tienen que tener el fin de la procreación, que no usen preservativos, entre otras barbaridades.

Las iglesias siempre están involucradas en el diseño de las políticas públicas. En especial la Iglesia católica, que en Argentina es financiada directamente por el Estado. De hecho, la semana pasada cuando se votó la reforma de las jubilaciones de privilegio, uno de los regímenes que no se modificó además del de los ex presidentes y cancilleres, fue el de los sacerdotes que continúan con sus jubilaciones de privilegios. Sí, a los obispos se les paga un sueldo aunque no trabajen y jubilaciones de privilegio, que salen del presupuesto nacional con el aporte de toda la ciudadanía, sean creyentes o no. Esto es así por unos decretos que vienen de la última dictadura pero que ningún gobierno posterior (ni peronista ni radical) eliminó.

Por eso, es fundamental no solo repudiar esta nueva provocación de la iglesia católica en nuestro día, sino que tenemos que retomar con fuerza y darle impulso a la campaña por la separación de la iglesia del estado. Vamos a conquistar nuestro derecho a decidir y que las iglesias no se metan. Como lo venimos cantando en cada marcha: saquen sus rosarios de nuestros ovarios.  

Mercedes Trimarchi, diputada Izquierda Socialista en el FIT Unidad por la provincia de Buenos Aires y dirigente nacional de la agrupación de mujeres Isadora, señaló: "Que en la asamblea legislativa se hable de la necesidad de legalizar el aborto es un gran triunfo nuestro, de la lucha que desde hace años venimos protagonizando las mujeres. Es la primera vez en la historia que un presidente reconoce que existe el aborto clandestino y que es un problema de salud pública.
Pero, ¿por qué presenta un proyecto distinto del de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto?"

Trimarchi finalizó: "El proyecto de la Campaña es el que construimos desde el movimiento feminista, sin objeción de conciencia, en el que el derecho sea garantizado en los centros de salud públicos y privados, inscripto en el Plan Médico Obligatorio, etc. En fin, pensado como un verdadero derecho humano. Desde Isadora decimos que nuestro proyecto está en las calles. Exigimos que se apruebe inmediatamente el proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto."
 
#AbortoLegal2020
#ElProyectoEstá EnLasCalles

Contacto
Mercedes Trimarchi: 1159561007 @mercedestrimar
Facebook: Mercedes Trimarchi
Prensa: 1160540129 @PrensaIzquierda

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos