May 17, 2021 Last Updated 1:02 AM, May 17, 2021

Contra el acuerdo paritario de Ctera-Fernández / Docentes de catorce provincias salieron a luchar

Publicado en El Socialista N° 493
Tags

Escribe Guillermo Sánchez Porta

El gobierno nacional y la burocracia de Ctera (Alesso, Baradel) y de UDA, AMET, CEA y Sadop firmaron y anunciaron un acuerdo que sería un “modelo” para todas las paritarias de 2021. Dijeron que otorgarían un aumento de 34,6% y, de esa manera, la docencia le ganaría a la inflación y recuperaría 5% más. Este acuerdo es una farsa. Por eso, y por el regreso caótico a la presencialidad, es que en catorce provincias hubo paros docentes.

La foto de satisfacción de los dirigentes docentes con el ministro Trotta firmando la paritaria nacional es parte del circo. Lo que allí se acuerda solo sirve como “referencia” para las paritarias provinciales porque desde la época del menemismo el gobierno nacional no paga salarios docentes, sino que lo hacen los gobiernos provinciales. Plantear que se le va a ganar por 5 puntos a la inflación es creer la mentira de Guzmán, de que “en 2021 la inflación anual será de 29 por ciento”. La alta inflación de los primeros tres meses y lo que proyectan todos los analistas privados es que será de entre 45% y 53%, o sea que el acuerdo es a la baja. Además, el aumento es en cuotas, la última en octubre. Y “si la inflación fuera mayor, se hará una reunión de revisión”, ni siquiera una cláusula gatillo para que el aumento sea actualizado automáticamente con la inflación cada tres meses. Si esto ya es suficiente para rechazar la propuesta, los números duros dan otra muestra contundente: el salario inicial docente pasaría a ser de 31.000 pesos ahora y llegaría a 35.000 pesos en octubre. ¡La canasta de pobreza, en febrero, era de 52.000 pesos! O sea, apenas la mitad de la canasta de pobreza. ¡Una verdadera vergüenza!

Esta es la auténtica cara del verso del gobierno de que “la educación es una prioridad nacional”. Como reconoció Fernández en el Congreso, habrá “miles de millones de dólares para pagar al FMI y la deuda externa”, pero para la docencia, salarios de pobreza.

Se cae la careta del simulacro de educación presencial

Además del salario, día a día se cae la careta del tan mentado “regreso a la presencialidad”. Como alertamos, son impracticables los protocolos de Trotta y los gobernadores. En las escuelas se hacen malabarismos para evitar que la pandemia vuele por los aires. Muchas no han podido iniciar por los desastres edilicios. Los funcionarios han presionado a los directoras para que inicien igual, pero muchas tuvieron que cerrar. Donde hay condiciones cada curso se divide en grupos (“burbujas”) que tienen algunas horas de clases, entran y salen de las escuelas en diferentes horarios, lo que es un descalabro para millones que tienen más de un hijo. Cada día se conocen más casos de docentes y alumnos que se contagian (esta semana han fallecido de Covid-19 al menos cinco docentes) y se deben suspender las clases. La pandemia no se frena, va creciendo y el gobierno y los gobernadores deberán responder por su irresponsable política educativa.

Que Ctera rompa el pacto con Fernández. Apoyemos a las provincias en lucha

Después del “acuerdo” salarial entre Ctera y Trotta empiezan en las provincias las paritarias locales. En algunas el salario es tan miserable que el acuerdo nacional es “piso” y “techo” salarial a la vez. Ante esa miseria, varias resolvieron parar. En otras, el acuerdo está por debajo del salario que ya cobraban. Y los gobernadores se niegan a aumentar siquiera el 35% tramposo de Trotta. En provincia de Buenos Aires o CABA los sindicatos firmaron un porcentaje similar con salarios “más altos”, que llevan el inicial a 41.000 pesos, superior a los 31.000 pesos de la paritaria nacional. ¡Pero siguen estando por debajo de la pobreza! Por eso, aunque las burocracias de UTE y Suteba aceptaron la propuesta, Ademys y los Suteba Multicolores llamaron a parar. Y también los sindicatos opositores de Mendoza, Misiones y Formosa, que siguen parando esta semana.

En Salta, San Juan, Tucumán y Chaco los docentes salieron a reclamar autoconvocándose por fuera de la burocracia, que había aceptado la miseria salarial.

En Neuquén, Entre Ríos y Santa Cruz la presión de las bases obligó a sus dirigentes a salir a pelear con paros semanales. En muchos lugares, como Amsafe-Rosario, se expresó un fuerte rechazo. En Córdoba o Chubut, pese a que las asambleas y reuniones de delegados rechazaron las propuestas, los burócratas de UEPC y Atech se negaron a llamar a la huelga.

Esto confirma que sobran necesidades y condiciones de salir a la lucha. Que si no hay un gran plan de lucha nacional de Ctera es por la nueva traición de Alesso, Baradel y la burocracia celeste kirchnerista de todas las provincias, que tienen un pacto con Fernández y los gobernadores.

Llamamos a apoyar a los docentes que están luchando. A exigirle a Ctera y los sindicatos que rompan su pacto con el gobierno y llamen a un plan de lucha nacional. Y, mientras, que los sindicatos en lucha coordinemos un plan de acción común, jornadas nacionales y un acto unificado en CABA para romper el aislamiento al que nos condena la burocracia. Hay que lograr que se declare la emergencia educativa nacional y que la plata que se va para la deuda externa y a los subsidios de la educación privada se utilice para garantizar un salario igual a la canasta familiar, sin cifras en negro, y para infraestructura escolar, nombramientos, insumos sanitarios, tecnología y conectividad gratuita para estudiantes y docentes para seguir con el proceso de enseñanza mientras dure la pandemia.

Más en esta categoría Las ferroviarias en el #8M »

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa