Jun 15, 2021 Last Updated 2:19 PM, Jun 15, 2021

Aumento de salarios igual a la inflación, IFE de 40.000 pesos y vacunas para todas y todos

Publicado en El Socialista N° 504
Tags

El pasado martes estaban citados en el Congreso los laboratorios productores de vacunas para “brindar detalles sobre los contratos”. Fue una fantochada. AstraZeneca, principal responsable de incumplir con la entrega de dosis ya pagadas, a pesar de que las está produciendo en la planta de Garín, directamente no se presentó. El gobierno le salvó la ropa citándola “de nuevo” para la próxima semana. Pfizer, la empresa que exige que cambien las leyes para hacerlas aún más favorables a los laboratorios antes de enviar vacunas, tuvo la cobertura del propio presidente de la Cámara, el oficialista Sergio Massa, para no responder las preguntas que le hizo nuestro diputado, Juan Carlos Giordano. La reunión se limitó a un cruce entre el oficialismo peronista y la oposición patronal. El Frente de Todos buscó demostrar que no le habían pedido coimas a Pfizer, y Juntos por el Cambio afirmó lo contrario. Unos y otros, ya plenamente lanzados a especular con las elecciones, sin dar respuesta alguna a las reales preocupaciones populares. 

El presidente Alberto Fernández busca remozar el doble discurso del gobierno, ahora haciendo declaraciones en una reunión internacional con Putin “contra el capitalismo”. Por supuesto, para la tribuna, ya que en lo concreto sigue defendiendo a los empresarios, tal como se vio esta semana con el acuerdo para que el laboratorio Richmond envase la vacuna Sputnik V en nuestro país. Juntos por el Cambio, mientras tanto, dedica sus mayores energías a calentar su interna con el enfrentamiento entre Rodríguez Larreta y Macri, peleándose por las candidaturas de Capital y provincia de Buenos Aires. 

La realidad es que ninguno resuelve nada de lo que realmente importa. Porque la pandemia sigue en su peor momento, con récord de internados en terapia intensiva y con varias provincias, como Córdoba, al borde del colapso sanitario. Las vacunas, que empezaron a llegar después de semanas en las que se perdieron 10.000 vidas, siguen sin ser suficientes. Ni qué hablar de los que ya empiezan a preocuparse porque no aparecen las segundas dosis. 

Pero, sin duda, una de las principales preocupaciones del pueblo trabajador es que la plata no alcanza. Ya es repetitivo hablar de la inflación y de cómo aumentan los productos de la canasta familiar. Pero es un hecho que los salarios alcanzan cada vez menos. Ni qué hablar de las jubilaciones, ya directamente en el nivel de indigencia. Y a esto hay que agregarle los que tienen que salir diariamente a buscar un ingreso para comer.

En este marco se dio un hecho indignante. Los diputados aumentaron sus dietas 40 por ciento. ¡Sí, los mismos que votaron a dos manos el ajuste en el presupuesto y que dijeron que la inflación en 2021 iba a ser de 29%! 336.000 pesos pasará a cobrar un diputado cuando la media salarial de los trabajadores es de 50.000, totalmente por debajo de la línea de pobreza. 

Mientras tanto, las paritarias ya fueron cerradas por un 35% en cómodas cuotas. El conjunto de los trabajadores en blanco, bajo convenio, va a perder otro 10% este año, que se sumará a lo que ya vienen perdiendo sistemáticamente año a año desde 2017. Y mejor no hablar de los que están tercerizados o en negro.

La burocracia sindical, frente a esto, no hace nada. La última vez que abrieron la boca de conjunto fue para salir a defender su propia caja de las obras sociales. Ahora tenemos el ejemplo de Pignanelli, el jefe del Smata, de paseo por Japón con el CEO argentino de Toyota. Ante los patrones japoneses, Pignanelli afirmó: “Nos vamos a hacer cargo todos juntos”. Clarito, los trabajadores pagarán con el ajuste de sus salarios las “garantías” que requiere la multinacional japonesa. El resto de la burocracia sindical, el líder de la CGT Rodolfo Daer, Pablo Moyano, o el jefe de la CTA, dicen que habría que suspender los pagos de deuda. Pero tampoco hacen nada.

Lo que hace falta es obvio, un aumento salarial de emergencia para que nadie gane menos que el valor de la canasta familiar, calculada por los trabajadores de ATE-Indec en 96.800 pesos. Un nuevo IFE, de 40.000 pesos, para todo el que lo necesite. Vacunas para todas y todos, más plata para atender la emergencia sanitaria, incremento de las jubilaciones para llevar el mínimo al valor de la canasta de la tercera edad, de 62.000 pesos. La plata para todo esto existe, para conseguirla hay que dejar de pagar la deuda externa y romper con el FMI, imponer un impuesto a las grandes riquezas e incautar las vacunas que se están produciendo por millones en Garín y se van al exterior. 

Claro que todo esto no caerá del cielo. Es necesario movilizarse. Hay que exigir a la burocracia de la CGT y las CTA que rompan la tregua. Por eso el Plenario del Sindicalismo Combativo, con el Pollo Sobrero y los ferroviarios de la Bordó, el Sutna, Ademys y los Suteba combativos, entre otros, confluirá este viernes 11 de junio en una gran jornada de lucha, con paros, caravanas, concentraciones, culminando a las 13 en el Obelisco para, desde allí, marchar a Plaza de Mayo. Además, en varias provincias se realizarán acciones unitarias. Te invitamos a sumarte a esta jornada por salarios, vacunas para todos, ayudas sociales, trabajo y reincorporación de los despedidos. Y también para dar un nuevo paso para fortalecer la lucha por una nueva dirección para la clase trabajadora, democrática y combativa.

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa