Feb 24, 2024 Last Updated 4:06 AM, Feb 24, 2024

Secta de yoga Buenos Aires / Blaquier represor y promotor de la trata

Publicado en El Socialista N° 545
Tags

Escribe Claudio Funes

Con distintos elementos probatorios la justicia vincula a Carlos Pedro Blaquier, el principal dueño del ingenio Ledesma, como uno de los clientes VIP de la secta conocida como Escuela de Yoga Buenos Aires (EYBA), que tenía a jóvenes mujeres en situación de servidumbre y explotación sexual.
Testimonios, documentos y hasta escrituras acreditan su relación con esta organización mafiosa de prostitución, trata, lavado de dinero, servidumbre, ejercicio ilegal de la medicina y otros delitos, dirigida por Juan Percowicz y Susana Mendelievich.
Blaquier, de noventa y cinco años, ha tenido responsabilidad por los secuestros y desapariciones ocurridos en 1976, en la zona de influencia de su ingenio, pero la justicia patronal y los distintos gobiernos le garantizaron la impunidad.

En aquel entonces, en acuerdo con la dictadura militar se realizaron apagones de luz entre el 20 y 27 de julio y se secuestraron y desaparecieron a más de 400 trabajadores, estudiantes, militantes y dirigentes sindicales. Aún continúan desaparecidas treinta y tres personas.
Con ramificaciones en Estados Unidos, esta secta ha funcionado por más de treinta años. Ya en 1993 el juez federal Mariano Bergés se hizo cargo de la primera denuncia contra la Escuela de Yoga que finalmente quedó en nada.  

Repudiamos y denunciamos a Blaquier por promover la trata de personas y la esclavitud sexual.

 

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa