Jan 19, 2021 Last Updated 3:23 PM, Jan 16, 2021

Escribe Claudio Funes

Como parte de la campaña de solidaridad con las familias que reclaman tierras para vivir en Guernica, nuevamente una delegación de Izquierda Socialista se hizo presente en el lugar el pasado domingo 11 de octubre. En esta oportunidad fue para entregar carne, verduras, leche y otros alimentos.

Fueron parte de la delegación nuestro diputado electo Juan Carlos Giordano; Mónica Schlotthauer, diputada nacional electa y delegada ferroviaria del Sarmiento; Romina Sosa, de Izquierda Socialista, Isadora y Docentes en Marcha de Echeverría; Arnoldo Troncoso, de Izquierda Socialista Luján y ejecutivo de la Seccional Oeste de la Unión Ferroviaria, junto con militantes de la zona sur de nuestro partido.

Luego de la entrega de los alimentos, nuestros compañeros recorrieron el barrio junto con distintos delegadas y delegados. Ahí pudieron confirmar que la pelea sigue firme y conocieron más en detalle la propuesta de las familias para que se realice ahí mismo el loteo y la construcción de viviendas. Proyecto que ya presentaron y el gobierno peronista de Kicillof rechazó.

La gran lucha de Guernica ha despertado la simpatía y solidaridad de trabajadores y sectores populares. En Ituzaingó y en Luján, ante el pedido de nuestros militantes, vecinos del barrio Lanusse, construido sobre terrenos tomados, donaron alimentos y también leche desde Atilra. 

Como lo hicimos desde el primer día, Izquierda Socialista y el sindicalismo combativo continuarán brindando su apoyo y solidaridad efectiva a las compañeras y compañeros de Guernica. Continuamos realizando colectas y nuevas visitas a la toma. Tal como lo hará nuevamente esta semana nuestra agrupación de mujeres Isadora. Lo mismo sucede con el sindicalismo combativo: ya visitaron Guernica los compañeros de Ademys, del Suteba La Matanza y los Ferroviarios del Sarmiento. Hay que rodear de solidaridad a Guernica para que la lucha  triunfe.

 

 

 

Un adiós al gran Gabo Ferro

  • Ene 19, 2021
  • Publicado en La Web

Escribe Guillermo Sánchez Porta

Este jueves 8 de octubre recibimos la tristísima noticia que Gabo Ferro había fallecido víctima de un cáncer fulminante, que en meses le llevó la vida.

Extraño lo de Gabo. Quienes tuvimos el placer de escucharlo, leerlo y conocerlo (ya que toda su trayectoria la realizó, conscientemente, en lo que se llama “el under”, renegando de las productoras masivas) quedamos anonadados de su estilo inigualable, de su voz, de su extraño manera de interpretar, de las formas, contenidos y letras de sus obras. Sin embargo, su calidad lo fue llevando, no como un objetivo sino como una consecuencia, a llegar a ser reconocido y recibir premios como el Clarín por “revelación de Rock” en el 2006, aunque es muy difícil encuadrar su estilo.

Como músico fundó en los noventa el grupo Porco, hasta el ‘98. Como él mismo dijo, “Porco sonaba cada vez mejor y yo me sentía cada vez peor”. En medio de un show en el hotel Bauen abandonó el recital: “deposité el micrófono sobre el piso como quien recuesta un niño… Porco había terminado”.

Durante varios años abandonó los recitales y estudió Historia. Egresó y recibió la Medalla de oro de la Academia Nacional de la Historia, Premio Museo Mitre y otros, fue docente en la UBA. Su tesis se transformó en un libro increíble, “Barbarie y Civilización. Sangre, monstruos y vampiros durante el segundo gobierno de Rosas”, una revisión histórica de la era de Rosas, con su pluma magistral, metafórica, punzante y dibujos fantásticos propios, de lectura indispensable.

También llevó al papel letras de canciones de sus 8 discos en “Costurera, carpintero” y publicó “Recetario panorámico, elemental, fantástico y neumático”, su primer libro sólo de poemas. E hizo cuentos y textos de documentales y películas.

Después de años, volvió a cantar como solista y compositor y ganó, en 2014, el Premio Gardel al Álbum Canción de Autor, el Premio Konex a mejores figuras de la década 2005-2015 y fue nominado para el Gardel de Oro 2015.

Uno de sus últimos espectáculos fue “El agua del espejo”, donde junto al pianista y compositor cordobés, Juan Carlos Tolosa, recreaban una selección de canciones de Gabo, otra presentación extraordinaria.

Sin ser un activista político, fue siempre defensor de las causas de los oprimidos, la lucha contra la discriminación de las minorías sexuales, del movimiento de mujeres. Se definía como socialista y simpatizaba con las ideas del trotskismo. Un día, viendo la biblioteca, nos pidió dos libros de Nahuel Moreno, a quien no había leído: “Conversaciones” y “Método de interpretación de la Historia Argentina”. Al tiempo, preguntándole qué le habían parecido y cuándo me los devolvería, me dijo: “Es admirable. No pienso devolvértelos”, festejó.

Quienes lo conocieron, entre la enorme tristeza de su sorpresiva muerte, coinciden en la satisfacción de haberlo tratado. Esta apasionante persona, personalidad, artista con mayúsculas que era, además, apasionado, inquieto, amante de la vida, excelente ser y compañero. Sus creaciones quedarán, también, para el placer de todos.

Hasta siempre, querido Gabo.

"Me gusta dar pistas y que vos compongas una botella en tu cabeza. Que la letra sea sugerente y sobre todo lo más poética posible. Quiero generar un mundo de lo fantástico. Tenemos la cotidianidad tan vulgarizada que me interesa encontrar en lo cotidiano la fantasía. Y la canción, quién la hace y quién la escucha, se merece poesía" Gabo Ferro


El sábado 3 de octubre realizamos la segunda reunión nacional de la agrupación. En esta oportunidad, luego de dos acciones de lucha muy importantes, como lo fueron las jornadas del 21 de septiembre y el 1º de octubre, impulsadas por el sector de enfermería. Este marco de alza en las luchas hizo que el debate girara en torno de cómo seguir interviniendo en este proceso y en ese camino seguir construyendo Salud en Marcha y fortalecerla como una alternativa a las direcciones traidoras, apoyando todos los procesos de organización de las y los trabajadores de la salud en nuestro país e impulsando las luchas para que triunfen. 

Abrió la reunión Reynaldo Saccone, ex presidente de Cicop, saludando el nuevo momento que se vive en el sector, con luchas salariales y un protagonismo del sector de enfermería. Denunciando la política del gobierno nacional y la de los gobernadores, responsables de la emergencia sanitaria, producto de la desinversión y la apertura indiscriminada. Pero también se apuntó hacia la perspectiva de un mayor ajuste de la mano del pago de la deuda y recortes en salud y salarios. Hubo mucho acuerdo y se reflejó mucha bronca ante esta situación, con un repudio generalizado ante el rol de los gremios traidores y burocráticos.

Mónica Méndez, secretaria de Organización y Finanzas de Cicop, hizo eje en el proceso de luchas que se está desarrollando y la política de Salud en Marcha de impulsar la lucha y organización desde cada hospital y clínica de todo el equipo de salud, apostando a la coordinación y unidad para enfrentar al gobierno y a las patronales de la salud privada. 

Se dieron importantes debates y sanas polémicas acerca de cómo intervenir mejor en el proceso de autoconvocatorias que se está dando, donde llegamos al acuerdo de que hay que desarrollarlos a fondo y seguir luchando por barrer a la burocracia sindical del sector. En ese sentido, intervinieron importantes dirigentes y activistas como Marcela Martin, del hospital Punilla; Marta Fernández, del hospital Estévez; Cristian Luna, secretario general del SITE de Tucumán; Pablo Candia, del hospital Posadas; Diego Saavedra, del hospital Garrahan, entre otros. Todos coincidimos en que la agrupación está dando un paso adelante ayudando a los conflictos en curso y postulándose como una alternativa. En las próximas semanas tenemos un nuevo desafío hacia el 21 de noviembre, Día de la Enfermería, que será un nuevo hito en la lucha de los trabajadores del sector y también para seguir fortaleciendo nuestra agrupación entre los luchadores y activistas que están surgiendo en todo el país y buscan una herramienta para luchar juntos por un cambio de fondo.

Salud en Marcha

Escribe Nicolás Núñez, legislador porteño electo Izquierda Socialista/FIT Unidad

Con más de trescientos participantes, se llevó a cabo el Conversatorio Nacional de Ambiente en Lucha. Se trató de un gran espacio de socialización y puesta en común de valiosísimas experiencias de combate a la devastación ambiental.

El conversatorio lo abrió el compañero Francisco Ayala, de Ambiente en Lucha del sur del conurbano bonaerense, explicando los desafíos que tiene esta agrupación conformada por militantes de Izquierda Socialista y activistas independientes, además de comentar las peleas en su zona en defensa de espacios verdes y contra la destrucción de humedales para la especulación inmobiliaria. Continuó Lautaro, que desde Córdoba señaló los intereses inmobiliarios y del agronegocio detrás de las quemas que devastaron la provincia y denunció el doble discurso detrás de la iniciativa de Máximo Kirchner, que presenta como gran solución una ley que dictamina hechos (la prohibición del cambio del uso de los terrenos incendiados), que en buena medida ya estaban contemplados por la legislación vigente, pero que el gobierno peronista cordobés no respeta. Desde Charbonier, José Luis nos comentó la batalla que dieron contra el fuego los días previos. Silvia, de Casa Bamba, explicó la pelea contra la minera Camarassa, y el periodista y geólogo Pablo Sigismondi aportó en su intervención una explicación detallada sobre los intereses económicos detrás de la devastación ambiental en la provincia.

Emilia, de la Juventud de Izquierda Socialista de Rosario, comentó las responsabilidades políticas y la presión existente por la extensión de la frontera agropecuaria detrás de los incendios en los humedales, así como también la desidia del ministro de Ambiente y los gobiernos provinciales a la hora de combatir el fuego. Mientras que el compañero César Baudino, del Colectivo de Trabajadores por la Ventana de Entre Ríos, también denunció los planes del gobierno con el Consejo Agroindustrial Argentino para extender más la frontera agropecuaria y traer las megafábricas de cerdos chinas, además de referirse a la problemática del transporte a escala nacional.

También hubo intervenciones referidas al combate a la megaminería. Agustín, de la Asamblea No a la Mina en Esquel, comentó la historia y la actualidad de la pelea en Chubut. Arturo, en Andalgalá, enfrenta los proyectos La Alumbrera y Aguas Ricas, y Martín, de La Rioja, habló sobre la lucha con Barrick Gold y la canadiense Osisko. La compañera Tata Gayone, secretaria de Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo de la CTA de Bahía Blanca, detalló las peleas contra el extractivismo capitalista que avanzó tras la privatización del puerto y del desarrollo de una industria química y petroquímica plagada de denuncias por contaminación ambiental que provoca enfermedades, además de referirse a la vinculación del puerto con el desarrollo del emprendimiento de Vaca Muerta. Desde Neuquén, nuestro compañero Gastón se refirió a la pelea contra el fracking y, junto a la compañera Urbelina Huaiquiyan, de la Asamblea por el Agua del Norte Neuquino, explicaron la lucha contra la instalación de una represa sobre el río Nahueve.

Desde La Plata, Amelio del Fabro se refirió a nuestra intervención en la Asamblea de Vecinos Contaminados de Berisso, Ensenada y La Plata, en la lucha contra la ampliación de la autopista Balbín y en la Asamblea Vecinal Barrio Norte surgida a partir de las inundaciones en la zona. Iván, de la Asamblea de San Atilio contra los mataderos y basurales a cielo abierto, explicó las peleas en la zona norte del Gran Buenos Aires; Mario, docente de las escuelas cercanas a la empresa contaminante Klaukol, se refirió a las peleas en La Matanza; Viviana Puccio, también docente y de la localidad de San Martín, habló sobre la problemática alimentaria y las peleas contra empresas como Bayer-Monsanto; finalmente, el ferroviario Arnoldo Troncoso introdujo las problemáticas de Luján y la zona oeste.

El conversatorio reflejó algunas de las más importantes luchas ambientales que se han dado en el país en los últimos tiempos. Existe un hilo político y programático que une cada una de las peleas y que hace a los ejes centrales con los que queremos desarrollar Ambiente en Lucha. El impulso de la unidad de acción para ganar cada pelea apuntalando instancias democráticas de organización; la defensa de la independencia política del movimiento de lucha respecto de todos los gobiernos; la desconfianza en las maniobras institucionales de los partidos patronales y la apuesta por hacernos potentes en nuestros reclamos con la lucha en las calles, y levantar un programa de fondo que señale que, ante el rumbo de catástrofe al que nos llevan el capitalismo y sus gobiernos, la única salida es que gobiernos de la clase trabajadora desarrollen un plan de transición ecológica y energética que permita frenar el colapso y garantizar el conjunto de los derechos que miles de millones tienen vedados por el actual sistema.

El 25 de septiembre despedimos a nuestro compañero Joto. Lo recordamos entrando en los años ’70 a las filas del PST, del  trotskismo  morenista. Militó en nuestra corriente en el MAS de los ’80, en el MST y en Izquierda Socialista.

Joto fue obrero en múltiples fábricas y también en la Uocra. Estudió y se transformó en docente de escuelas secundarias. En el barrio que lo vio nacer y crecer armó su equipo partidario, recorría las ferias y las calles con su mochila llena de volantes agitando la necesidad del no pago de la deuda externa y una salida de los trabajadores.

Ese mismo barrio se vio enlutado por la Masacre de Budge en los ’90 y Joto estuvo allí reclamando justicia junto con los vecinos. La policía se lo llevó esposado de Camino Negro en un corte en rechazo a la transferencia de las escuelas nacionales a la provincia, contra el ajuste educativo de Carlos Menem y la Ley Federal de Educación.

En 2001 marchó junto a cientos de docentes lomenses por las calles de La Plata reclamando la huelga general contra la política de De la Rúa. El Argentinazo lo encontró en Plaza de Mayo la noche del 19 de diciembre enfrentando la represión policial y festejando con el conjunto del pueblo la caída del gobierno ajustador. Luego del gran paro docente de 2001, en asambleas multitudinarias, fue parte de la directiva de Suteba Lomas de Zamora Multicolor desde 2003 hasta 2006 peleando contra la burocracia de Baradel y Yasky. Fue parte de la pelea por aumento salarial y el cobro del aguinaldo en 2014 contra Scioli y también de la huelga de 2017 contra Vidal, marchando  por la defensa de la escuela pública y contra la reforma jubilatoria de Macri.

Como docente fue ejemplo, solidario con los pibes y los compañeros en las escuelas medias 9, 26 y 24. En la Técnica 8, toda la docencia lomense lo recuerda  organizando sus muestras fotográficas sobre la historia de Budge. Era también fanático de la astronomía. La noche lo sorprendió en la toma de la DGEyC peleando junto con sus compañeros por las ruralidades para las escuelas medias de Cuartel Noveno.

La peatonal de Lomas de Zamora, estremecida por su agitación en las radios abiertas, lo extrañará cuando, siendo candidato de las listas del FIT, difundía un programa de clase para los trabajadores y el pueblo.

En los últimos años fue un consecuente militante por la defensa del IOMA y la lucha contra su vaciamiento, reclamando por la atención de su compañera Mabel Levandosky. Esta pelea lo convirtió en un indiscutible referente en contra de las políticas de Vidal, Kicillof y los gobiernos de turno, consiguiendo que IOMA cumpliera muchas veces con reclamos propios y de otros compañeros.

Lomas de Zamora no será la misma sin Joto. Las reuniones no serán iguales sin sus intervenciones plagadas de anécdotas y experiencias, de caracterizaciones filosas y definiciones tajantes acerca de nuestros enemigos de clase. Joto era eso,  implacable con los reformistas, timoratos y conciliadores, fraternal con los compañeros, solidario, humano, un  gran camarada. Esencialmente, fue un gran compañero, esposo y padre de cinco hijos. Un tremendo amigo, amante del buen rock, de la comida casera, de Racing y de la revolución socialista.

Lo recordamos así, con esa rabia que ponía en su discurso, que era coherente con sus actos. Poniéndole el cuerpo a la lucha de clases, con la presencia en las movilizaciones con su voz y su puño en alto. Joto estaba convencido de que es posible luchar por un mundo mejor, que es posible que la clase obrera se dote de una herramienta para organizarse y pelear por sus reclamos, por salario, salud y educación, convencido de la tarea de construir nuestro partido. Una gran campaña solidaria de docentes y agrupaciones recorre Lomas de Zamora en apoyo a su familia. Agradecemos a todas las organizaciones que se solidarizaron y a los saludos de nuestros partidos hermanos de la UIT-CI.

Por eso, en su despedida, con el puño en alto decimos: ¡Joto, seguiremos tu lucha. Viva la lucha de la clase obrera. Viva Izquierda Socialista y la UIT-CI!

Dirección Regional Sur

 

Joto, Iván, Jorge, Camila ¡Hasta el socialismo siempre!

 

 

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa