Sep 24, 2020 Last Updated 12:54 AM, Sep 24, 2020

Neuquén: triunfaron los mineros de Andacollo/Una lucha ejemplar

Unos sesenta mineros, en representación de los 238 trabajadores, fueron a la capital neuquina a buscar que les paguen los sueldos adeudados y reclamar la continuidad laboral. Libraron una lucha tremenda contra el gobierno del MPN, la empresa, la fiscalía y las fuerzas represivas. Cuando obtuvieron el acta que contemplaba estos reclamos festejaron frente a la Legislatura y volvieron a sus pueblos, donde los recibió una multitud de vecinos.

Escribe Angélica Lagunas, concejala de Neuquén

Desde fines del año pasado la empresa minera yanqui Trident Southern Explorations suspendió la producción y allí comenzó el derrotero de los obreros para cobrar sus salarios. Empezaron ocupando la mina de oro y plata y cortando la ruta 40, que une el Norte con el Sur del país por la cordillera. Al no obtener respuesta se fueron el 29 de abril, en su primera caravana, a la capital. Consiguieron un acta donde constaba que les iban a pagar el sueldo en setenta y dos horas. Ni la patronal ni el gobierno cumplieron. Es más, la empresa se presentó a concurso de acreedores y el gobierno le rescindió la concesión. Ante estas novedades y con una bronca tremenda emprendieron su segunda caravana desde Andacollo hacia Neuquén capital. Tuvieron que sortear varios obstáculos represivos a lo largo de los 500 kilómetros que recorrieron. El primero, en la ciudad de Chos Malal, donde la policía provincial intentó impedir que tomaran la ruta, pero pusieron una máquina topadora a la cabeza de la caravana que se abrió paso en la barrera policial y, con camiones pesados, livianos y varias camionetas de la empresa se largaron a cruzar el desierto. La Gendarmería los detuvo a 50 kilómetros de la capital, en la ruta nacional 22, justo en el sitio donde fue fusilado Carlos Fuentealba en 2007. Allí acamparon, cortaron la ruta abriendo unos minutos cada tres horas mientras recibían el apoyo con víveres y saludos de cientos de automovilistas. Para amedrentarlos, Gendarmería visitó los hogares de las familias de los mineros a la madrugada cuando otro grupo iba a reforzar el acampe. La respuesta fue endurecer el corte en la ruta, mientras optaron por salir a campo traviesa, por la meseta patagónica, logrando que treinta y tres mineros entraran con los vehículos de la empresa y acamparan frente a la fiscalía donde se realizaba la negociación.

Se define la negociación

El campamento en la fiscalía se sumó al corte de la ruta y a la ocupación de la mina en Andacollo. Con estos tres sitios tomados por los mineros el final se vislumbraba. Como se estancó la negociación en la fiscalía, trasladaron su campamento a la Legislatura.  Los diputados del FIT Unidad promovieron una reunión con otros catorce ediles y los delegados mineros exigiendo que una mesa de diálogo en serio les dé las respuestas que reclamaban. Fue así que, finalmente, el jueves 21 a las 22 se firmó el acta donde el gobierno se comprometió a aportar 50.000 pesos por los dos meses de salarios adeudados, más 30.000 pesos mensuales por otros cuatro meses con prórroga, hasta que sean incorporados a la nueva licitación de la mina que hará el gobierno. También se incluyó un punto conformando una comisión de seguimiento, con los mineros incluidos, para vigilar el cumplimiento del acuerdo.

Como conclusión, afirmamos que los mineros ganaron, primero por la extraordinaria combatividad que demostraron a lo largo de toda la lucha. Segundo, por la gran solidaridad y el apoyo que despertó en el conjunto de la población su justo reclamo, lo que se evidenció en los aportes de alimentos en sus campamentos. Tercero, porque el gobierno estaba debilitado y aislado en la negociación al quedar al descubierto su complicidad con la estafa de la empresa porque nunca auditó las inversiones y ni siquiera le exigió que deposite el millón de dólares en garantía, lo que le hubiere permitido pagar hasta ocho sueldos al conjunto del personal ante la parálisis de la producción. Y cuarto, por el fuerte apoyo que brindamos desde la izquierda junto al sindicalismo combativo. Este triunfo se dio a pesar de que el gobierno nacional les envió la Gendarmería y que la CGT y las CTA ni siquiera abrieron la boca en semejante conflicto.

 

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa