Aug 06, 2020 Last Updated 9:02 PM, Aug 5, 2020

YPF y Austral: ningún despido, suspensión ni rebaja de salarios

Publicado en El Socialista N° 468
Tags

Escribe Adolfo Santos

A pesar de que formalmente están “prohibidos” los despidos y las suspensiones, estos avanzan en todas partes. Ya se han registrado más de 300.000, con la vista gorda del propio ministerio de Trabajo. Peor aún, el propio gobierno los lleva adelante ahí donde tiene responsabilidades de gestión. Así, el gobierno decidió la desaparición de Austral, que en adelante será absorbida por Aerolíneas Argentinas. Y, al mismo tiempo, abrió una lista de retiros voluntarios para achicar YPF.

En una carta dirigida a sus 13.000 funcionarios, el titular de las dos líneas aéreas estatales, Pablo Ceriani, que ya participó de la gestión peronista kirchnerista en épocas de Mariano Recalde, anunció la fusión con el objetivo de “ahorrar 100 millones de dólares al año”. Es claro que ese “ahorro” saldrá de la reducción salarial provocada por los despidos y del aumento de la productividad que la empresa habría acordado con el sindicato de los técnicos aeronáuticos (APTA), que encabeza Ricardo Cirielli. Según el proyecto, denominado “modelo Lufthansa”, porque fue copiado de la empresa alemana, además de atender las aeronaves de la propia empresa, realizarán el mantenimiento y reparación de aeronaves de terceros por lo cual deberán aumentar los ritmos de producción.  

La carta de Ceriani deja claro que el gobierno pretende descargar la crisis de la pandemia sobre los trabajadores: “La crisis mundial provocada por el coronavirus ha impactado de lleno en la industria aerocomercial” […] “Sin ingresos, muchas aerolíneas en la región y en el mundo están aplicando planes de ajuste salvaje para no desaparecer” […] “El esfuerzo que el Estado nacional realiza para sostener la compañía está al borde de ser imposible”. Es inaceptable que un gobierno que les cede a los usureros de la deuda, amenace a los 1.700 trabajadores de Austral declarando que le va a resultar imposible mantener los puestos de trabajo.

En YPF, por su parte, el encargado de aplicar el torniquete es Guillermo Nielsen, también ligado a los gobiernos peronistas kirchneristas. Por primera vez en más de veinte años, el lunes 6 de julio, YPF abrió un plan de retiros voluntarios. Hay que remontarse a la época de Menem para encontrar una medida parecida a la que se quiere aplicar ahora. Según el comunicado, “es un paso más… para sanear las operaciones, en un contexto de crisis que golpeó de lleno a la industria hidrocarburífera”. Se olvida de decir que uno de los grandes deudores de la empresa es el propio Estado nacional, que le paga a los fondos buitres pero no a YPF, que resuelve su crisis despidiendo trabajadores.

Este ataque no es nuevo. En mayo YPF ya había anunciado una reducción salarial de entre 10% y 25% según la función del trabajador. Ahora, el retiro voluntario, que muchas veces se transforma en obligatorio por la presión de los jefes, ofrece un monto equivalente al doble de la indemnización, algunas pequeñas ventajas en la base del cálculo y la continuidad del plan médico por tres años. ¡Nada! Cualquiera sabe que la crisis económica durará bastante tiempo y la posibilidad de conseguir empleo será escasa y precaria.

Por ahora, la federación de Sindicatos Unidos Petroleros e Hidrocarburíferos (Supeh) que preside Antonio Cassia ha dicho que no avala este procedimiento porque serían despidos encubiertos. Sin embargo, considera que el programa abona “una tentadora indemnización, pero pagadera en treinta y seis cuotas”. ¿Significa que si el pago fuera al contado sería aceptable? No podemos confiar en el rechazo inicial de la burocracia sindical. Como dijo un petrolero: “Este señor Antonio Cassia fue el mismo que en la época de Menem nos dijo quédense tranquilos que aquí no tocan a ningún compañero y nos acabaron echando por dos mangos y varios fallecieron y no alcanzaron a cobrar las acciones que nos prometieron”.

Desde Izquierda Socialista en el FIT-Unidad denunciamos estos planes de ajuste, despidos y retiros voluntarios. Exigimos que ninguna empresa despida, suspenda o rebaje los salarios. Si hay plata para los usureros de la deuda que se disponga de recursos para proteger los puestos de trabajo. Exigimos que los gremios aeronáuticos y el Supeh, junto a la CGT, dejen de ser cómplices de la aplicación de estas políticas de ajuste, rechacen el plan del gobierno peronista y convoquen a sus bases para discutir medidas de fuerza e impedir su aplicación.

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa