Feb 24, 2024 Last Updated 4:06 AM, Feb 24, 2024

Milei: ¿de qué lado de la motosierra quedan las y los trabajadores?

Publicado en El Socialista N° 569


Escribe José Castillo, candidato a legislador porteño por Izquierda Socialista/FIT Unidad

El candidato de La Libertad Avanza hace caravanas con sus seguidores portando una motosierra. Dice que con ellas va a recortar el gasto “de la política”. Mentira: quien va a sufrir es el pueblo trabajador, con salarios de indigencia, sin salud ni educación pública y con un recorte histórico de todos los derechos ganados con la lucha.

El ultraderechista Javier Milei ha bautizado a su programa de gobierno como “el plan motosierra”. Propone hacer un brutal recorte del gasto público, asegurando que solo afectará a lo que llama “la casta política”. Es un auténtico fraude para engañar a las y los trabajadores y sectores populares que, hartos de ajustes de peronistas, macristas y radicales, se preguntan si con Milei se viene “algo nuevo”.

¿Qué va a recortar La Libertad Avanza?

Milei propone un super-ajuste (mayor al que reclama el FMI, confiesa) de un 15% del PBI. Pero sostiene que eso no va a afectar al pueblo, ya que sólo recortará “los privilegios de la política”. ¿A qué se refiere? ¿Acaso a los sueldos de diputados, senadores y altos funcionarios? Si quisiera dar una señal de recortarlos, podría apoyar la propuesta del Frente de Izquierda Unidadde que todo funcionario cobre el mismo sueldo de un trabajador. Milei no hace nada de eso, mientras demagógicamente “sortea” su sueldo, se embolsa el de sus asesores y le exige a sus legisladores provinciales que le den cargos (léase ñoquis). Pero vamos a lo concreto: ¿a cuánto asciende el total de los gastos electivos del país, sumando asesores, e incluyendo en él los distintos gabinetes ministeriales? Reduciendo todo al máximo no llega al 1% del PBI.

Entonces está claro, la única forma de hacer semejante reducción es recortando (y muchísimo) jubilaciones, sueldos de trabajadores del estado (incluyendo docentes y trabajadores de la salud) y llevando prácticamente a cero todas las partidas sociales. Milei incluye dentro de esto terminar con la coparticipación federal. Traducido: ajustar a muerte a las provincias, de las que depende, recordemos, toda la educación primaria y secundaria y una parte sustancial de la salud pública. También habla de terminar con la obra pública, por lo que se perderán decenas de miles de puestos de trabajo.

Parte de este mega-ajuste es, también, la tantas veces mencionada “dolarización” que, digámoslo una vez más, implica que los salarios y las jubilaciones se licúen hasta el punto de que valgan apenas unos pocos dólares, mucho menos que en la actualidad.

Una manifestación de este recorte ya aparece en algunos de los dichos del programa de Milei, que todos los servicios de salud serán arancelados, que la educación pasará a depender del horroroso sistema de “vouchers”, que se cerrará el Conicet y desaparecerá la inversión pública en Ciencia y Técnica y un largo etcétera.

Lo que no se recorta

Para Milei hay privilegios, por supuesto, que no se tocan. Entre ellos la principal partida del gasto público argentino: los pagos de deuda externa, que se cumplirán a rajatabla.
También habrá lugar para “la casta que no es casta”, o sea la masa de políticos tránsfugas que ahora se suman a La Libertad Avanza (aunque hasta ayer estaban en Juntos por el Cambio o el peronismo). Dos ejemplos, el nominado como futuro ministro del Interior, Guillermo Francos, que pasó por todos los gobiernos de Menem hasta hoy y que viene de renunciar como representante del gobierno de Alberto Fernández ante el BID ¡una vida viviendo de sueldos de privilegio del estado! Y ni que hablar de la burocracia sindical que se suma a Milei, como Luis Barrionuevo, ejemplo paradigmático de “casta corrupta” si lo hay.

Donde no se achicará el presupuesto, sino que por el contrario se agrandará, será en el aparato represivo. La candidata a vicepresidenta Victoria Villarruel ya prometió “dos puntos más del PBI” para las Fuerzas Armadas, además de lo que le corresponda a la policía, gendarmería y prefectura.

La salida no es la motosierra, sino el programa obrero y popular del FIT Unidad

No te confundas. La motosierra no va “contra los privilegios” , sino contra vos. Milei no te ofrece empuñarla, sino que lo va a hacer él para dejarte sin nada. Si la educación y la salud están mal, desfinanciadas y en crisis; si la mitad de la clase trabajadora está sin derechos; la propuesta de Milei es sacarle lo que le queda a la otra mitad, directamente liquidar a la educación y la salud públicas y quitarnos todos y cada uno de los derechos que nos quedan. “Igualar” al pueblo trabajador en la superexplotación, la flexibilidad y la indigencia más absoluta. Reprimiendo a quién salga a luchar por lo suyo. Y defendiendo a rajatabla los privilegios de la única auténtica casta que existe: la de la patronales, los ricos, los banqueros y los especuladores financieros.

Por eso, la única salida es la que planteamos desde el Frente de Izquierda Unidad, con Myriam Bregman y Nicolás del Caño en la fórmula presidencial, con el “Pollo” Sobrero en la provincia de Buenos Aires y con el resto de las candidatas y candidatos en todo el país: un auténtico programa alternativo, obrero y popular, que arrancando por dejar de pagar la deuda externa y romper con el FMI, ponga todos los recursos al servicio de resolver las más urgentes necesidades de salario, trabajo, salud, educación y vivienda.

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa