May 23, 2024 Last Updated 4:54 PM, May 22, 2024

A 100 años del nacimiento de Nahuel Moreno (segunda parte)

Escribe Federico Novo Foti

El 24 de abril de 1924 nacía en Argentina, Nahuel Moreno, el más consecuente dirigente trotskista de la segunda mitad del siglo XX. Moreno batalló en el trotskismo contra oportunistas y sectarios, defendiendo la importancia de construir partidos revolucionarios y la Cuarta Internacional. En el marco de los homenajes que estamos realizando Izquierda Socialista y la UIT-CI a cien años de su nacimiento, en este segundo artículo rescatamos sus aportes en la construcción de la Cuarta Internacional.
 
En Argentina, a mediados de la década de 1940, el Grupo Obrero Marxista (GOM), orientado por Nahuel Moreno, había comenzado a dar los primeros pasos en la tarea de construir un partido revolucionario inserto en la clase obrera y sus luchas. Una tarea que encaraba a contracorriente, con el peronismo en el gobierno.1 En marzo de 1948, Moreno zarpó en el buque “Provence” rumbo a Francia. Con 24 años había sido elegido como delegado del GOM para participar del segundo congreso de la Cuarta Internacional en París.2  
En su primera participación en un congreso de la Cuarta Internacional, Moreno abrazó la causa internacionalista. Desde entonces siguió con pasión la situación mundial y la posibilidad de acompañar los procesos más importantes de la lucha de clases mundial. También, entabló duras polémicas contra los oportunistas y sectarios en el movimiento trotskista. Décadas más tarde aún sostenía, “si la economía [capitalista] es mundial tiene que haber una política mundial y una organización mundial de los trabajadores para que toda revolución, todo país que hace su revolución, la extienda a escala mundial […] el socialismo no puede ser nada más que mundial”.3
 
Polémicas en la Cuarta Internacional

La Cuarta Internacional había nacido en 1938 para construir una nueva dirección revolucionaria combatiendo a las direcciones traidoras, encabezadas por José Stalin, que había burocratizado el gobierno soviético de la URSS y abandonado el marxismo revolucionario por la falsa teoría del “socialismo en un sólo país”. Pero el fin de la Segunda Guerra Mundial vio como Stalin y los partidos comunistas gozaban de un enorme prestigio, ganado tras la derrota de Hitler y la toma de Berlín por el Ejército Rojo, las transformaciones en el este europeo y la revolución China. Aquella autoridad fue utilizada por el estalinismo para alentar la reconstrucción capitalista en los países de Europa occidental, como parte de sus pactos (Yalta y Potsdam) con las potencias imperialistas.

En la posguerra el trotskismo tenía una dirección muy joven y sin una gran experiencia en el movimiento obrero y de masas. León Trotsky había sido asesinado en 1940 por un agente estalinista. La falta de una dirección revolucionaria probada permitió que desde el Tercer Congreso de la Cuarta Internacional, en septiembre de 1951, se fuera imponiendo una orientación oportunista de capitulación al estalinismo y a los nacionalismos burgueses. Estas posiciones fueron acompañadas con métodos burocráticos, expulsando a los disidentes, lo que aceleró el proceso de ruptura y disgregación del trotskismo.4

Bajo el clima de la “Guerra Fría”, los dirigentes trotskistas Michel Raptis (Pablo) y Ernest Mandel afirmaron, equivocadamente, que se acercaba la Tercera Guerra Mundial y que ésta obligaría a los partidos comunistas a adoptar posiciones revolucionarias. El “pablismo” consideraba que la tarea del trotskismo era practicar un “entrismo” permanente en los Partidos Comunistas renunciando así a la tarea de construir partidos revolucionarios. Una política sostenida por casi veinte años, que debilitó al trotskismo europeo. Moreno se opuso a la teoría de la “guerra inminente” y al planteo revisionista de que los Partidos Comunistas se volverían revolucionarios.

En 1952, estalló una revolución en Bolivia. La insurrección obrera y campesina destruyó al ejército burgués, se organizaron milicias y la Central Obrera Boliviana (COB) comenzó a centralizar al movimiento obrero. El trotskismo tenía allí una gran influencia a través del Partido Obrero Revolucionario (POR). Pero la burocracia de la COB entregó el poder al Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), el partido nacionalista burgués orientado por Victor Paz Estenssoro. Pablo y Mandel, en lo que fue una histórica traición, ordenaron apoyar al MNR, en lugar de combatirlo y plantear el poder para las milicias y la COB. Moreno sostuvo que el POR debía luchar por la consigna “Todo el poder a la COB” para conquistar un gobierno de trabajadores.

Mandel, sucesor de Pablo, profundizó aquella política oportunista y la convirtió en un principio de orientación: capitular a todas las direcciones mayoritarias del movimiento de masas, alentando la colaboración de clases. En oposición, Moreno alertó que dicha orientación llevaba a renunciar a la tarea de construir partidos revolucionarios y a ir abandonando la lucha por gobiernos de trabajadores y el socialismo mundial. A pesar de estar en minoría, reclamó un debate honesto y democrático en las filas del trotskismo y batalló para organizar una oposición que disputara la dirección de la Cuarta.
El triunfo de la revolución cubana en 1959 reavivó los debates. Moreno defendió a la revolución que declaró a Cuba primer estado socialista en Latinoamérica. Lo hizo contra los sectarios, como la corriente de Pierre Lambert, luego apoyada por Jorge Altamira, que definían a Cuba en tiempos de Ernesto “Che” Guevara, como capitalista. Pero también enfrentó al mandelismo, que capitulaba a la dirección de Fidel Castro, el guerrillerismo y el Partido Comunista cubano, defendiendo la importancia de construir allí un partido revolucionario que luchara por implantar la democracia obrera y la extensión de la revolución socialista internacional.5 La realidad le dio la razón a Moreno. La burocracia cubana cedió al estalinismo y terminó restaurando, luego de la caída de la URSS, el capitalismo en nombre de una falsa “actualización del socialismo”.

Como un eco de la revolución cubana, entre 1961 y 1963, se desarrolló en el sur de Perú una gran movilización campesina en La Convención y Lares (valle de Cuzco), dirigida por Hugo Blanco, que entonces militaba en la corriente morenista. Inspirado por Moreno, Blanco organizó sindicatos campesinos y defendió las tomas de tierras formando milicias armadas campesinas para enfrentar la violencia de los terratenientes. Moreno, apoyando a Blanco, entonces combatió una desviación guerrillerista. Años más tarde el propio Blanco recordaría “el mérito de haber reaccionado primero e iniciado una lucha seria contra esta desviación corresponde al camarada Nahuel Moreno, el principal teórico del trotskismo latinoamericano”.6

En 1979, estando exiliado en Colombia, Moreno impulsó la creación de la Brigada Simón Bolivar para intervenir en la revolución nicaragüense tomando el ejemplo de las brigadas internacionalistas de la Guerra Civil Española.7
 
Construir partidos revolucionarios y reconstruir la Cuarta Internacional

Entre las enseñanzas que nos dejó Moreno está la tarea de construir una organización internacional, aunque sea débil y pequeña, porque no es posible elaborar un análisis acertado de la situación internacional desde un partido nacional y porque en los distintos países la construcción de partidos revolucionarios sólo se puede desarrollar combinando las luchas locales con el acompañamiento de los principales procesos revolucionarios regionales y mundiales. Desde Izquierda Socialista y la UIT-CI continuamos el legado de Nahuel Moreno y redoblamos nuestros esfuerzos para darle continuidad a la tarea de unir a los revolucionarios del mundo en la pelea por reconstruir la Cuarta Internacional. En ese camino, mantenemos una lucha implacable contra las direcciones traidoras del movimiento de masas que sostienen al capitalismo decadente y al oportunismo y sectarismo en las filas del trotskismo que les capitulan. Luchamos, por ejemplo, contra el nuevo oportunismo que inculcan los mandelistas de integrarse, con el PSOL, al gobierno de conciliación de clases de Lula en Brasil, planteando la urgente y aún vigente necesidad de luchar por gobiernos de las y los trabajadores y el socialismo mundial.

1. Ver artículo en El Socialista Nº 579, 20/03/2024 y el documental Mariano Manso (director). (2017) “Nahuel Moreno: una vida, infinitas luchas”. [video online] Disponible en www.nahuelmoreno.org
2. Ernesto González (coord.). “El trotskismo obrero e internacionalista en la Argentina”. Tomo 1, Editorial Antídoto, Buenos Aires, 1995. Disponible en www.marxist.org
3. Nahuel Moreno. “Ser trotskista hoy”. Editorial CEHuS, Buenos Aires, 2020. Disponible en www.nahuelmoreno.org 
4. Mercedes Petit. “Apuntes para una historia del trotskismo (1938-1964)”. Ediciones El Socialista, Buenos Aires, 2006.
5. Sobre las polémicas con el guerrillerismo Nahuel Moreno. “Polémica con el Che Guevara”. Editorial CEHuS, Buenos Aires, 2017 y Martín Mangiantini. “El trotskismo y el debate de la lucha armada”. El Topo Blindado, Buenos Aires, 2014 www.cehus.org
6. Hugo Blanco. “Tierra o muerte”. Ediciones Siglo XXI, México, 1972 y Nahuel Moreno. “Perú: dos estrategias”. CEHuS, Buenos Aires, 2015.
7. Ver “La Brigada Simón Bolívar”. Ediciones El Socialista, Buenos Aires, 2009.

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos

A cinco meses de Milei / Dos paros generales y ninguna ley

A cinco meses de Milei / Dos paros …

15 May 2024 El Socialista N° 582

Alerta Rigi

Alerta Rigi

15 May 2024 El Socialista N° 582