Jun 15, 2024 Last Updated 2:03 AM, Jun 15, 2024

Milei y la mentira de “la casta”

Publicado en El Socialista N° 581
Tags

Indignante. Solo así se puede definir la escena que se vio la semana pasada en la Cámara de Senadores. Casi a escondidas, por unanimidad, los senadores subieron su dieta a 7,2 millones de pesos. Un aumento astronómico desde su sueldo actual (1,9 millones). Como si todo esto fuera poco, también votaron cobrar un aguinaldo, algo que hasta ahora no sucedía.

Lo aprobaron todos, oficialistas de La Libertad Avanza, peronistas, radicales y miembros de partidos provinciales. Miguel Angel Pichetto, aunque ahora está en la Cámara de Diputados, defendió el aumento de sus colegas senadores. Lousteau lo votó de forma vergonzante, levantando apenas la mano desde su banca, como para que no se notara.

El trámite de aprobación fue casi clandestino: se aprobó un proyecto sin título, con sólo un número de expediente, sin explicación ni mucho menos debate, “sobre tablas”, o sea que ni siquiera figuraba en el orden del día de la sesión. Se hizo todo lo posible para que no quedara rastro de nada, se votó a mano alzada, cuando bastaba que un sólo senador hubiera pedido votación nominal para que debiera procederse a registrar la posición individual de cada miembro del cuerpo.

Una vez que el periodismo dio a conocer el tema, Milei salió hipócritamente a hacerse el indignado. Dijo que lo habían aprobado todos menos los legisladores de La Libertad Avanza, lo que es una vil mentira. Bruno Olivera Lucero, miembro del bloque libertario, no solo lo votó a favor (igual que los demás integrantes) sino que acompaña con su firma el proyecto.

Estallado el escándalo, ahora aparecen senadores de La Libertad Avanza  y el PRO que presentan proyectos para retrotraer el aumento. Saben que no va a prosperar; más aún, ellos cobrarán el incremento votado, con la excusa de que es legalmente impracticable retrotraerlo, según el reglamento de la Cámara de Senadores.

Pero no se trata sólo de los senadores. El gobierno de Milei actúa igual desde el Poder Ejecutivo. La semana pasada siguió aumentando los sueldos a sus propios funcionarios.

Le acaba de otorgar el rango de ministros a tres de sus secretarios más cercanos. Lo hizo por medio de un DNU (337/24) el mismo día que estalló el escándalo en el Senado. Los favorecidos no son cualquiera: se trata de su hermana Karina (secretaria general de la presidencia), el secretario legal y técnico Javier Herrera Bravo, y el de prensa, Eduardo Serenellini. Días antes, le había otorgado el mismo privilegio al vocero presidencial Manuel Adorni (quien ya arrastraba el nombramiento de su hermano). En los cuatro casos implica que pasan a cobrar 3,5 millones de pesos por mes.

También se otorgó un aumento el directorio de YPF, del que forma parte el jefe de gabinete Nicolás Posse, que los llevará a 70 millones de pesos (sí, leíste bien, cobrarán 70 millones de pesos por mes, multiplicando por cinco los ya altísimos salarios previos).

Karina Millei, además, recibió un aumento de partida presupuestaria para su secretaría de 40 millones de pesos, que podrá usar a discreción.

Todo esto demuestra la mentira del “no hay plata”, ya que para esto parece sí haber. Y a la vez, la hipocresía de seguir hablando de “la casta”. Seamos claros: la famosa “casta” no existe como tal. Fue un artilugio electoral de Milei, que ahora lo sigue utilizando. “Casta” es para Milei lo que le convenga, así como los políticos que lo apoyan inmediatamente dejan de serlo, tal los casos de Macri o Patricia Bullrich. La realidad es que hay algo que une a todos: peronistas, radicales, libertarios, macristas, son todos políticos patronales, al servicio de los negocios capitalistas y el FMI, dispuestos a la vez a llevarse sueldos millonarios por esta tarea.

Solo la izquierda sostuvo desde siempre otra postura, planteando que todo legislador o funcionario político debe cobrar lo mismo que un director o directora de escuela. Así, hace ya más de veinte años, en 2001, nuestra legisladora de Izquierda Socialista Liliana Olivero, fue quien presentó el primer proyecto en este sentido en la legislatura de Córdoba. Desde entonces, todo legislador del Frente de Izquierda ha vuelto a presentarlo, cobrando ese dinero y donando el resto para sostener las luchas obreras y populares.

El escándalo de los aumentos de salarios a Senadores y funcionarios puso sobre el tapete la mentira del slogan “No hay plata”. Sólo es así para el pueblo trabajador, al que se le pulverizan salarios, jubilaciones, a la vez que se ajusta la salud, educación o todo el gasto social. Por eso, hoy más que nunca, después de la multitudinaria e histórica marcha educativa, hay que seguir peleando contra el ajuste de Milei y el FMI. El próximo paso es el 1°de Mayo, Día Internacional de las y los Trabajadores, donde hay que movilizar masivamente al acto de la CGT. Llamamos a la unidad en la lucha, participando con una columna independiente exigiendo asambleas y plenarios de delegados para garantizar la masividad del paro del 9 de mayo. Y la puesta en marcha de un auténtico plan de lucha para derrotar el plan  motosierra.

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos