Oct 30, 2020 Last Updated 10:29 PM, Oct 29, 2020

Escribe Nicolás Núñez, legislador porteño, FIT-Unidad 

Sigue progresando la coordinación de las organizaciones socioambientales que convocamos en los últimos meses a distintas acciones a nivel nacional contra la política del gobierno de avanzar en la depredación ambiental al servicio de juntar dólares para pagar la deuda externa. El rechazo al acuerdo con China para importar las megafábricas de cerdos fue uno de los puntos aglutinantes. Ahora en las próximas semanas se vienen días claves después de haber logrado en septiembre su postergación. El Festival Primavera en Llamas representó un masivo aporte desde el arte a la pelea por #NoalAcuerdoPorcinoconChina.

Las últimas semanas el gobierno se ha encargado de incrementar la bronca de este movimiento. En el acto del presidente en Vaca Muerta se anunció que el Estado (es decir, todos, a través de nuestros impuestos) va a financiar las ganancias de las multinacionales del fracking, mientras que por otro lado se le reducen las retenciones a los grandes productores del campo. La aprobación del muy cuestionado trigo transgénico, resistente al peligroso agrotóxico glufosinato de amonio, generó el pronunciamiento de más de mil investigadores del Conicet y distintos entes científicos nacionales. Y en el Boletín Oficial se publicó la habilitación para explotar entre 500.000 y un millón de hectáreas que hoy son zonas de exclusión, de protección y amortiguación, protegidas de la explotación agroindustrial.

Todo esto mientras los incendios siguen afectando distintas zonas del país, como el Parque Nacional Calilegua, en Jujuy, reserva de especies en extinción como el yaguareté. Al 25 de octubre, 898.755 hectáreas fueron incendiadas en lo que va del año. El gobierno anuncia con bombos y platillos un proyecto de ley de Máximo Kirchner que prohíbe el cambio del uso del suelo de territorios incendiados. Algo que las leyes vigentes ya contemplan, pero que los gobernadores peronistas y radicales no hacen cumplir en sus provincias. ¿Ahora sí lo harán? Por lo pronto, este proyecto no contemplaría al casi millón de hectáreas incendiadas este año. La especulación inmobiliaria y el agronegocio capitalista han preparado el terreno para sus negociados y los gobiernos los siguen apañando.

Ante este panorama, desde Ambiente en Lucha e Izquierda Socialista hemos propuesto al conjunto de las organizaciones socioambientales con las que venimos dando pelea, además de impulsar nuevas jornadas de lucha, avanzar en poner en pie una coordinadora a nivel nacional que nos sirva para pararnos ante el gobierno con nuestros reclamos y darle una fisonomía unitaria a nuestras convocatorias a nivel nacional. El 3 y el 9 de noviembre está planteado volver a salir en todo el país con nuestros reclamos. ¡Basta de falsas soluciones! Las vidas no se negocian, basta de devastación ambiental al servicio del pago de la deuda.

Escribe Nicolás Núñez, legislador porteño electo de Izquierda Socialista/FIT-Unidad

La última sesión de la Legislatura porteña incurrió en un nuevo escándalo político. Con los votos del oficialismo larretista, que incluyen legisladores de Lousteau y al “socialista” Roy Cortina, se avanzó con la rezonificación de terrenos de la Costanera Norte. ¿Qué significa esto? Que se cambiaron las limitaciones para la construcción y se habilitó la construcción de un barrio de lujo con edificios de hasta diez pisos que terminarán de tapar no solo el acceso, sino hasta la propia vista al Río de la Plata.

Contradiciendo la propia Constitución de la Ciudad, que señala que los bordes costeros no pueden ser privatizados, se estaría avanzando a toda marcha en la venta y cementación de tierras públicas que deberían haber sido destinadas a garantizar nuevos espacios verdes. En el contexto de enorme crisis habitacional y hacinamiento que quedó a la luz con la actual pandemia, Larreta sigue manteniendo como prioridad levantar barrios de lujo en la ciudad. En medio de la preocupación creciente por el calentamiento global y las inundaciones, se avanza en una edificación costera que representa justamente un agravante de ambos problemas. Mientras el gobierno nacional y el macrismo están en una cruzada contra quienes pelean por tierra para vivir, por la ventanilla de al lado, en la ciudad (en la provincia de Buenos Aires y en todo el país), los “desarrolladores”, las patronales de la construcción, los millonarios de la especulación inmobiliaria, reciben favores de todo tipo de todos los gobiernos.

El peronismo porteño, a través de sus legisladores y medios afines, instaló durante el día en redes sociales (el único lugar donde “protestan” contra Larreta) el hashtag #LainmobiliariadeLarreta. Incluso, más “jugadas” aún, algunas de sus organizaciones sacaron flyers con la consigna “No vendan la Costanera”. Algo que puede haber llevado a confusión a parte de los y las trabajadoras y las organizaciones ambientales de la ciudad que estuvieron siguiendo el debate. Pero se trata de una impostura.

La venta de estos terrenos públicos no era el tema de esta sesión. El remate de los terrenos en cuestión había sido habilitado en 2017, y para la mayoría especial requerida para la enajenación de tierras Larreta había contado con la inestimable ayuda del bloque peronista. En ese momento la venta era para habilitar negocios privados gastronómicos, lo que se trató en esta sesión fue cambiar esa finalidad para pasar directamente a edificar edificios de diez pisos. Así las cosas, quienes dicen “no vendan la Costanera” deberían buscar la forma de viajar en el tiempo para cambiar sus propios votos. El título de martillero a PRO se lo dio el peronismo porteño.

Así es que los gobiernos de Macri y Larreta remataron 500 hectáreas públicas. Y como se denunció en la sesión desde la bancada del FIT-Unidad, el peronismo habilitó la entrega del Parque de la Ciudad, del Autódromo, diecisiete predios al arzobispado, el Tiro Federal, el Parque Thays, terrenos ferroviarios de distintos barrios porteños, el Edificio del Plata y también la Costanera Norte. No hay una gran diferencia entre la política del peronismo, que en el conurbano arrasa humedales o niega el acceso a la tierra para desarrollar countries, y la del larretismo, que liquida la costanera para hacer un barrio de lujo.

Para que se consume el cambio de zonificación y con ello la privatización, el proyecto debe pasar por una audiencia pública y una segunda lectura en la Legislatura. Desde Izquierda Socialista y el FIT Unidad llamamos a redoblar los esfuerzos y la movilización porque es en la calle, y no dentro de #LainmobiliariadeLarreta, donde podemos frenar este escandaloso remate.

 

 

 

Escribe Nicolás Núñez, legislador porteño electo Izquierda Socialista/FIT Unidad

Con más de trescientos participantes, se llevó a cabo el Conversatorio Nacional de Ambiente en Lucha. Se trató de un gran espacio de socialización y puesta en común de valiosísimas experiencias de combate a la devastación ambiental.

El conversatorio lo abrió el compañero Francisco Ayala, de Ambiente en Lucha del sur del conurbano bonaerense, explicando los desafíos que tiene esta agrupación conformada por militantes de Izquierda Socialista y activistas independientes, además de comentar las peleas en su zona en defensa de espacios verdes y contra la destrucción de humedales para la especulación inmobiliaria. Continuó Lautaro, que desde Córdoba señaló los intereses inmobiliarios y del agronegocio detrás de las quemas que devastaron la provincia y denunció el doble discurso detrás de la iniciativa de Máximo Kirchner, que presenta como gran solución una ley que dictamina hechos (la prohibición del cambio del uso de los terrenos incendiados), que en buena medida ya estaban contemplados por la legislación vigente, pero que el gobierno peronista cordobés no respeta. Desde Charbonier, José Luis nos comentó la batalla que dieron contra el fuego los días previos. Silvia, de Casa Bamba, explicó la pelea contra la minera Camarassa, y el periodista y geólogo Pablo Sigismondi aportó en su intervención una explicación detallada sobre los intereses económicos detrás de la devastación ambiental en la provincia.

Emilia, de la Juventud de Izquierda Socialista de Rosario, comentó las responsabilidades políticas y la presión existente por la extensión de la frontera agropecuaria detrás de los incendios en los humedales, así como también la desidia del ministro de Ambiente y los gobiernos provinciales a la hora de combatir el fuego. Mientras que el compañero César Baudino, del Colectivo de Trabajadores por la Ventana de Entre Ríos, también denunció los planes del gobierno con el Consejo Agroindustrial Argentino para extender más la frontera agropecuaria y traer las megafábricas de cerdos chinas, además de referirse a la problemática del transporte a escala nacional.

También hubo intervenciones referidas al combate a la megaminería. Agustín, de la Asamblea No a la Mina en Esquel, comentó la historia y la actualidad de la pelea en Chubut. Arturo, en Andalgalá, enfrenta los proyectos La Alumbrera y Aguas Ricas, y Martín, de La Rioja, habló sobre la lucha con Barrick Gold y la canadiense Osisko. La compañera Tata Gayone, secretaria de Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo de la CTA de Bahía Blanca, detalló las peleas contra el extractivismo capitalista que avanzó tras la privatización del puerto y del desarrollo de una industria química y petroquímica plagada de denuncias por contaminación ambiental que provoca enfermedades, además de referirse a la vinculación del puerto con el desarrollo del emprendimiento de Vaca Muerta. Desde Neuquén, nuestro compañero Gastón se refirió a la pelea contra el fracking y, junto a la compañera Urbelina Huaiquiyan, de la Asamblea por el Agua del Norte Neuquino, explicaron la lucha contra la instalación de una represa sobre el río Nahueve.

Desde La Plata, Amelio del Fabro se refirió a nuestra intervención en la Asamblea de Vecinos Contaminados de Berisso, Ensenada y La Plata, en la lucha contra la ampliación de la autopista Balbín y en la Asamblea Vecinal Barrio Norte surgida a partir de las inundaciones en la zona. Iván, de la Asamblea de San Atilio contra los mataderos y basurales a cielo abierto, explicó las peleas en la zona norte del Gran Buenos Aires; Mario, docente de las escuelas cercanas a la empresa contaminante Klaukol, se refirió a las peleas en La Matanza; Viviana Puccio, también docente y de la localidad de San Martín, habló sobre la problemática alimentaria y las peleas contra empresas como Bayer-Monsanto; finalmente, el ferroviario Arnoldo Troncoso introdujo las problemáticas de Luján y la zona oeste.

El conversatorio reflejó algunas de las más importantes luchas ambientales que se han dado en el país en los últimos tiempos. Existe un hilo político y programático que une cada una de las peleas y que hace a los ejes centrales con los que queremos desarrollar Ambiente en Lucha. El impulso de la unidad de acción para ganar cada pelea apuntalando instancias democráticas de organización; la defensa de la independencia política del movimiento de lucha respecto de todos los gobiernos; la desconfianza en las maniobras institucionales de los partidos patronales y la apuesta por hacernos potentes en nuestros reclamos con la lucha en las calles, y levantar un programa de fondo que señale que, ante el rumbo de catástrofe al que nos llevan el capitalismo y sus gobiernos, la única salida es que gobiernos de la clase trabajadora desarrollen un plan de transición ecológica y energética que permita frenar el colapso y garantizar el conjunto de los derechos que miles de millones tienen vedados por el actual sistema.

Escribe Nicolás Núñez, legislador porteño electo Izquierda Socialista/FIT Unidad

La convocatoria realizada por los sectores de la juventud que vienen levantándose contra el calentamiento global fue nuevamente un éxito. En más de 3.500 ciudades se salió a protestar atendiendo a las condiciones sanitarias de cada lugar.

En nuestro país, el llamamiento a salir a la calle partía de la dificultad de que la propia organización argentina que participó de la conferencia de prensa latinoamericana de convocatoria a la Huelga Mundial salió a boicotear la iniciativa. Lamentablemente, Jóvenes por el Clima viene privilegiando sus acuerdos con el gobierno del Frente de Todos. En ese marco, copió el discurso de la burocracia sindical peronista que, alegando “ser empáticos” con la situación sanitaria y la realidad de las y los trabajadores de la salud, vienen dejando pasar el brutal ajuste que se está descargando sobre la clase trabajadora sin mover un dedo. Jóvenes por el Clima venía criticando las convocatorias previas, y ahora, la salida a hacer en la Argentina lo mismo que se hizo en todo el mundo el viernes pasado, expresarse en la calle porque la crisis ambiental es ahora, es urgente y exige una intervención política contundente.

El llamado a limitarse a una acción por redes sociales fue rechazado por la enorme mayoría de las organizaciones socioambientales que son parte del nuevo movimiento de lucha que se levantó al compás de las cinco huelgas mundiales previas. Se reafirma de esta manera algo que para Izquierda Socialista y la agrupación Ambiente en Lucha es estratégico, avanzar en una coordinación unitaria que sostenga el principio de la independencia política de todos los gobiernos y que no limite su agenda a las presiones y necesidades de los responsables políticos de la devastación ambiental en que estamos inmersos.

De hecho, la jornada del 25S se produjo horas después de que el Congreso ratificó que la Argentina se convertía en el décimo de los once países de Latinoamérica y el Caribe requeridos para que entre en vigencia el Acuerdo de Escazú en la región. Se trata de un convenio con una batería de definiciones de protección del ambiente y los derechos de quienes luchan en defensa de la naturaleza que, en general, pueden ser correctas, pero que guardan el suficiente grado de abstracción como para que pueda ser votado por los ecocidas en regla del PJ y Cambiemos.

En el Congreso tuvimos que escuchar a la diputada Sapag, del MPN, que hizo votar en su provincia el pacto secreto con Chevron sobre la base de una feroz represión, y ahora celebraba la “participación popular” que abriría este nuevo convenio. O a una referente del peronismo kirchnerista hablando de “ampliación de derechos”, mientras sus doce años de gobierno previos, y los diez meses de Alberto Fernández, dan cuenta de un inequívoco rumbo de depredación ambiental con el fracking y la megaminería, pisoteo de los derechos de los pueblos originarios y de los pueblos fumigados y una clara política de continuidad del saqueo en mano de las multinacionales, que abrió el menemismo en los ’90. La jornada del viernes fue también una respuesta al circo de cinismo que envolvió la aprobación de Escazú, y una ratificación de que no hay implementación progresiva de legislación alguna sin movilización popular en las calles.

Siguen incendiando el país, sigue la pelea y se lanza Ambiente en Lucha

Pos-25S, volvieron los incendios en el delta del Paraná y las sierras de Córdoba. El propio Servicio Nacional de Manejo del Fuego reconoce que el 95% de los incendios que abarcaron ya a catorce provincias y más de medio millón de hectáreas son producto de la intervención humana. No se trata solo de “prácticas arcaicas”, como dice el ministro Cabandié, sino de las muy modernas perspectivas de ganancias ante las que las patronales del agronegocio se relamen y queman para renovar terrenos.

En este contexto es que seguiremos apostando a la unidad y a coordinar nuevas medidas para mantenernos tanto en las calles como en las redes sociales interviniendo con la agenda urgente del movimiento socioambiental de nuestro país.

Pero además, desde Izquierda Socialista nos hemos propuesto, junto a compañeras y compañeros independientes, impulsar Ambiente en Lucha como una agrupación abierta a la cual sumarse a debatir y organizarse en pos de construir una alternativa que vaya a fondo para frenar el rumbo de catástrofe al que nos llevan el capitalismo y sus gobiernos. Este sábado 3 de octubre, a las 17, haremos a través de Zoom un conversatorio nacional en el que participarán representantes del conjunto de las peleas que se están dando en nuestro país, así como también de algunas de las más históricas de las últimas décadas. Pedinos el link para sumarte.

Este viernes 25 de septiembre a las 15 hs se llevará adelante una movilización de Congreso a Plaza de Mayo. La misma forma parte de una lucha a nivel global que tendrá sus réplicas en la Argentina. Es convocada por una enorme cantidad de organizaciones ambientales y será acompañada por el Frente de Izquierda Unidad. De la misma participará el legislador electo CABA por Izquierda Socialista en el FIT-Unidad, Nicolás Núñez.

Nuñez señaló: “En un innegable contexto de crisis climática y ecológica, la causa ambiental es prioridad entre las diversas luchas que libra la humanidad para su propia supervivencia. El extractivismo, práctica predatoria imperante del capitalismo, mata. Este accionar ecocida impulsado por mega corporaciones están en convivencia y conveniencia con el actual gobierno y los anteriores, y ahora se expresa entre otras cosas, en el intento de meter en nuestro país las megafábricas de cerdos chinas. Salimos a las calles porque no queremos ser la fábrica de nuevas pandemias.”

Nuñez finalizó: “El pago de la deuda externa ilegítima, que acordó el gobierno de Alberto Fernández, sigue asfixiando nuestro presente por lo que es inaceptable. La deuda es con el pueblo, con su salud, educación y con el ambiente.”

Contactos:
Nicolás Nuñez: 1150463796 @nicolasnuniez
Facebook: Nicolás Nuñez
Prensa: 1160540129 @PrensaIzquierda

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa