Sep 22, 2020 Last Updated 2:54 PM, Sep 20, 2020

El acuerdo con los bonistas y la “poscuarentena” de las patronales implican más miseria y flexibilidad laboral

Un programa de emergencia para enfrentar la crisis sanitaria y económica

Miércoles 12 de agosto, plenario online por una jornada nacional de lucha

En el momento de mayor crecimiento de los contagios Alberto Fernández refuerza la apertura económica exigida por las patronales con aval de la burocracia sindical de la CGT y las CTA, priorizando la “rentabilidad” por sobre la vida de millones de argentinos, que son obligados a trasportarse, transitar y trabajar sin protección sanitaria adecuada. A la vez, el gobierno, que ha destinado fondos públicos al pago de la deuda externa durante la cuarentena, dejó sin asistencia o con una IFE que no alcanza, a millones de trabajadores, obligándolos a salir a pelear por su subsistencia a pesar del riesgo de contagio.

Junto a la lucha por protocolos sanitarios elaborados por los trabajadores en cada establecimiento laboral, como hicieron los trabajadores del Sutna, los Ferroviarios del Sarmiento de la UF Oeste, desde la CICOP en los comités de crisis hospitalarios o la Comisión de Seguridad e Higiene que se impulsó desde el Hospital Castro Rendon en la que participan 9 hospitales de Neuquén, la posibilidad de un colapso inminente requiere, para optimizar su utilización, la centralización de todos los recursos de la salud – públicos y privados – en un sistema único estatal, universal y gratuito; algo que el Gobierno rechaza por presión de los lobbies de la medicina privada.

Por su lado, la docencia combativa del país rechazó el absurdo "protocolo burbuja" del ministro Trotta, que sólo fue apoyado por la burocracia sindical de CTERA, que pretende que los alumnos y la docencia vayamos a las escuelas arriesgando la salud de millones de familias y sin invertir un peso en la infraestructura escolar. El Plenario del Sindicalismo Combativo (PSC) apoya la postura de los sindicatos docentes combativos: mientras haya pandemia, no volvemos a las escuelas. Plata para educación e infraestructura, no para la deuda.
Por razones similares Fernández dió marcha atrás con la intervención de Vicentín, ya ni habla del prometido impuesto a las riquezas y, al revés, le aseguró a los grupos empresarios un perdón impositivo y la continuidad de los programas de asistencia (con la caja de las jubilaciones).

Un Gobierno postrado ante los especuladores

Lo que orienta todas las acciones del Gobierno es el pago de la deuda externa. El bochornoso acuerdo con los bonistas es una muestra del sometimiento a los especuladores internacionales y nacionales. Ahora sigue el acuerdo con el FMI para profundizar el ajuste, volverá el monitoreo de nuestra economía en las nuevas misiones con la exigencias de las reformas estructurales: impositiva, laboral y jubilatoria. El pacto UIA-CGT-Gobierno, que permitió suspensiones generalizadas al 75% del salario neto, fue un primer paso en dirección del Consejo Económico y Social que preparan entre el Gobierno, la oposición “dialoguista”, la UIA, la Sociedad Rural, la Iglesia y todas las fracciones de la burocracia sindical, desde la CGT a las CTA.
Bajo ese paraguas pretenden reformar los convenios colectivos, firmar paritarias por debajo de la inflación (o incluso con cero aumento como acaba de hacer la Ctera) y sumar más despidos registrados a los 400 mil que se produjeron en los últimos meses, demostrando la farsa del DNU presidencial que los prohíbe. Las patronales no tienen ningún tapujo en convertirse en importadoras, cerrando fábricas y despidiendo trabajadores masivamente.
El IFE (que, además de ser una miseria de 10 mil pesos a cobrar en varios meses, excluyó a cuatro millones de solicitantes) podrá ser gradualmente reemplazado por una “renta universal” de subsistencia y la UIA reclama que se eliminen las indemnizaciones.

Crece el reclamo social

La complicidad de la burocracia con los golpes al salario, los contagios o los despidos, acrecienta su desprestigio. Conflictos y protestas obreras estallan en todo el país: desde los azucareros de Tucumán a los docentes de Chubut o los trabajadores del equipo de salud de la Cicop en Buenos Aires, UTS de Córdoba, SITE de Tucumán, la Comisión Interna del Hospital Italiano o de la asamblea de residentes y Concurrentes de Caba. Apoyamos y rodeamos de solidaridad la heroica lucha de los trabajadores aeronaúticos de Latam y otras empresas aereas contra los despidos, la rebaja salarial y el vaciamiento empresarial.

El temor a un desborde social alimenta el reforzamiento del aparato de represión. La represión a la marcha por el aniversario del asesinato de Santiago Maldonado, la agresión policial a los choferes cordobeses o la desaparición de Facundo Castro por la policía bonaerense de Berni-Kicillof, son expresiones de una creciente violencia estatal y para estatal. El despliegue del ejército en las barriadas con la excusa de colaborar con la distribución de alimentos, es una pieza clave de ese dispositivo.

La salida a la debacle sanitaria y económica exige medidas contrarias al rumbo actual y la total independencia política del movimiento obrero respecto a todas las variantes patronales. Llamamos a organizar la lucha unitaria del movimiento obrero - ocupados y desocupados - para imponer una real prohibición de despidos, a partir de la ocupación de toda fábrica que produzca cesantías masivas o cierre, apertura de sus libros contables, y que sea estatizada bajo control obrero para garantizar los puestos de trabajo, la reapertura de paritarias con cláusulas de actualización automática y un seguro al desocupado de 40 mil pesos, sector que, además, sosteniendo a miles de familias sin recursos, socorriendo con alimentos, medicamentos, y recursos sanitarios las necesidades de los barrios.

El miércoles 12 de agosto el Plenario del Sindicalismo Combativo (PSC) convoca a todos los sectores en lucha a participar de un nuevo plenario nacional online para organizar una jornada de movilización con todos los recaudos sanitarios, en todo el país la primer quincena de septiembre, para que la crisis no la paguemos los trabajadores sino sus responsables, los capitalistas y especuladores nacionales e internacionales.

1) Rechazo a cualquier tipo de flexibilidad o reforma laboral. Defensa de los convenios colectivos de trabajo y las condiciones laborales. Sistema único de salud, nacionalizando el sector privado, tanto la rama de servicios como los laboratorios. Protocolos obreros en defensa de la salud de todos los trabajadores, elaborados y supervisados por las organizaciones obreras recuperadas o por comités obreros de seguridad e higiene electos en cada lugar de trabajo contra la entrega de la salud de la burocracia sindical.
2) Prohibición de despidos, ocupación de toda fábrica que cierre y estatización bajo control obrero. Reparto de horas. Asistencia estatal a las gestiones obreras y recuperadas. No al remate de Cerámica Neuquen, por la expropiación y estatización de la fábrica bajo gestión obrera. Prohibición de importación de todo lo que se pueda producir en la Argentina. Expropiación sin pago de Vicentín, para recuperar el desfalco al Estado y como parte de un plan real de soberanía alimentaria y preservación de los puestos de trabajo.
3) Abajo el acuerdo con los bonistas de entrega de los recursos nacionales. No al pago de la deuda externa. Ruptura con el FMI. Impuesto progresivo a las grandes rentas y fortunas, para recaudar 15 mil millones de dólares para asistir la emergencia sanitaria y económica.
4) Paritarias y salarios ajustados por inflación. 82% móvil de haber jubilatorio. Seguro universal de 40 mil pesos. Defensa del poder adquisitivo del salario.
5) Desmantelamiento del aparato de represión. Fuera el ejército de los barrios. Aparición con vida de Facundo Castro. Fuera Berni. Terminemos con la militarización impulsada por el gobierno nacional en los barrios populares.

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos