Sep 21, 2021 Last Updated 8:10 PM, Sep 21, 2021

El gobierno y Ctera acordaron salarios de pobreza para los docentes

Publicado en El Socialista N° 513
Tags

Escribe Guillermo Sánchez Porta, candidato a senador provincial Buenos Aires, por Izquierda Socialista/FIT Unidad

Sin ponerse colorados, Trotta y los dirigentes de Ctera y demás gremios docentes anunciaron lo que ellos llamaron un “gran aumento” salarial para la docencia, que pasará a ser de 38.000 pesos en octubre y 40.000 en enero de 2022. Un verdadero salario de pobreza. Hay que poner plata en educación y salarios, no para el FMI.
 
En la “reunión paritaria” estuvieron el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, y representantes del Ministerio de Trabajo y el Consejo Federal de Educación, la plana mayor de la burocracia de Ctera, Sonia Alesso, Roberto Baradel, Juan Monserrat, Noemí Tejeda y Luis Branchi, y los burócratas de la CEA Fabián Felman; Sergio Romero, de UDA; Jorge Kalinger, de Sadop, y Ernesto Cepeda, de AMET.

Trotta dijo que “hubo acuerdo con los cinco sindicatos nacionales a partir de esta reunión. Para nosotros es fundamental realizar el mayor de los esfuerzos, también en cada una de las jurisdicciones educativas, cumplir el desafío de que el salario docente le gane a la inflación y, principalmente, que tenga una progresiva recuperación en su capacidad de compra”.

Gobierno y burocracia dicen que el acuerdo contempla un aumento salarial de 45,5%, “siguiendo la inflación”. Al hablar el ministro sobre “el mayor de los esfuerzos” cualquiera podría imaginar que, por una vez, el salario docente equipararía a la canasta familiar, que supera los 100.000 pesos. Pero no. El salario llegará a 38.000 pesos en octubre y 40.000 en enero de 2022. Y esto incluye el Fonid, un bono en negro como “incentivo”, y un adicional por “conectividad”. Es un salario que está por debajo de la línea de pobreza. Una vergüenza. ¿Este es el “mayor esfuerzo” que el gobierno del Frente de Todos está dispuesto a hacer por la docencia? En las próximas semanas  Alberto Fernández le entregará 4.300 millones de dólares al FMI, lo que equivale a cinco años de salarios para todos los docentes del país. Está claro que el “mayor esfuerzo” es para pagar la deuda externa, no para la educación y los salarios.

Párrafo aparte merecen los burócratas sindicales de Ctera y demás, que apoyan al gobierno nacional, hacen campaña por el Frente de Todos y aceptan esta vergüenza. Ni siquiera denuncian la situación de la docencia del país. En Chubut llevan meses sin cobrar los salarios, Santiago del Estero y Salta están de paro por tiempo indeterminado reclamando aumento salarial autoconvocándose por fuera de la burocracia provincial, como ya lo hicieron también este año los docentes riojanos.
Los docentes que somos parte del sindicalismo combativo, que impulsamos la lucha por el salario y la defensa de la escuela pública, por infraestructura escolar, conectividad y computadoras gratuitas, por trabajo para todos, que enfrentamos a los burócratas oficialistas de Ctera, repudiamos esta nueva capitulación de la burocracia y convocamos a la docencia a seguir organizándonos para luchar, como en Salta.

También los llamamos a votar en estas elecciones a los docentes combativos que vamos como candidatos de la lista 1A Unidad de la Izquierda, del Frente de Izquierda Unidad. Los que proponemos una ley de emergencia educativa que garantice los fondos necesarios para salarios y educación a partir de la suspensión de los pagos de la fraudulenta deuda externa.


 

Más en esta categoría Movilización contra Klaukol »

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa