Feb 21, 2024 Last Updated 7:17 PM, Feb 21, 2024

No a las medidas del ultraderechista Milei


Escribe Mercedes de Mendieta, diputada nacional electa Izquierda Socialista/ FIT Unidad

Las próximas semanas serán de transición entre el gobierno del peronismo y el del ultraderechista de Milei-Villarruel. Si bien este triunfo implica un cambio importante en el país, el intento de aplicar su plan “motosierra” y los ataques a los derechos conquistados, encontrarán resistencia por parte de las y los trabajadores, las mujeres y la juventud. A cada amenaza, habrá que oponerle lucha y organización.  

El triunfo de Milei en las elecciones generales abre un nuevo escenario político en el país. Sin dudas, el fracaso de los gobiernos peronistas, la inflación que a fin de año superará el 140 % y una clase trabajadora y sectores populares empobrecidos combinados con una juventud que no ve futuro, fueron las razones profundas para el triunfo del liberfacho de Milei. Desde el 10 de diciembre el gobierno ultraderechista abrirá un nuevo capítulo de la lucha de clases en nuestro país, porque su objetivo central será descargar la gigantesca crisis sobre el pueblo trabajador para que los capitalistas salven sus ganancias. Así lo agitó en toda la campaña, diciendo que aplicará un “ajuste mayor al exigido por el FMI” que incluye cambios en todas las áreas de la economía nacional, la salud, la educación y las libertades democráticas. Los salarios de las y los trabajadores, los planes a las organizaciones sociales y las condiciones laborales serán las variables del ajuste, lo que llevará a profundizar el ya destruido nivel de vida de la clase trabajadora y sectores populares.

Entre las primeras medidas anunciadas Milei dijo que: “Todo lo que pueda estar en las manos del sector privado va a estar en manos del sector privado”, y señaló entre las empresas a privatizar a la petrolera YPF (ver "Quieren regalar YPF") y los medios públicos. “Vamos a arrancar primero con la reforma del Estado, y poner en caja las cuentas públicas rápidamente”, añadió. En otras palabras, un plan al mejor estilo de los ́90 con el  peronismo menemista, que dejará miles de despidos, pero que también chocará con una fuerte resistencia como ya ocurrió bajo el propio Menem. Las primeras señales de esta resistencia comenzaron a verse con el llamado a las asambleas por parte de Sipreba (sindicato de prensa) ante las amenazas de privatización de la agencia de noticias Télam, la TV Pública y Radio Nacional, luchas que desde Izquierda Socialista y el Frente de Izquierda nos encontrará codo a codo peleando contra cualquier ataque.

Milei anunció que mantiene su plan de dolarizar la economía y eliminar el Banco Central, la apertura de las importaciones y el ajuste fiscal sobre el estado, entre lo que destacó liquidar la obra pública. Aunque por ahora son solo anuncios y amenazas, demuestran el peligro que representa el futuro gobierno de ultraderecha. Y ya comienzan a verse las consecuencias, en los aumentos irracionales de los alimentos de hasta 45% por parte de las grandes distribuidoras y formadoras de precios patronales que intentan adelantarse a una posible devaluación.

Es por eso que Macri, uno de sus principales aliados, dijo en estos días en una entrevista: “Los jóvenes no se van a quedar en la casa, los ´orcos´ tendrán que medir muy bien cuando quieran hacer desmanes en las calles”, agitando un escenario de fuerte conflictividad social y llamando abiertamente a reprimir y atacar a quienes se opongan a los planes de ajuste, siguiendo lo que ya Villarruel vino anunciando en toda la campaña electoral.

Milei-Villarruel representan además la reacción patriarcal, uno de sus diputados electo, el machista Benegas Lynch, dijo: que la ley de aborto es “la salvajada más espantosa”, en una clara provocación al movimiento feminista.

Ni miedo, ni resignación. Organicemos la pelea

Muchas compañeras y  compañeros se encuentran impactados por el triunfo de Milei, pero a todas y todos le decimos que nada está dicho, el mayor o menor avance de las medidas reaccionarias propuestas por la ultraderecha dependerá de nuestra lucha. Confiamos en la tradición de lucha de las y los trabajadores y de que  la bronca que muchas y muchos sentimos, se termine reflejando en un proceso de movilización al calor de cada uno de los ataques que Milei-Villarruel intenten llevar adelante. Hay que exigirle a la CGT que ante cada ataque, como acaba de ocurrir con los medios públicos y sectores estatales, llame a una medida de lucha. Desde el Frente de Izquierda Unidad venimos enfrentando el actual ajuste y lo seguiremos haciendo contra el ajuste de Milei, siempre junto al sindicalismo combativo y sus principales dirigentes apoyando todas las luchas y buscando la mayor unidad con delegados, comisiones internas y sectores en lucha. El triunfo electoral de Milei, no implica en sí una derrota de nuestras conquistas, porque confiamos que ante cada ataque encontrará lucha y organización. Te invitamos a sumarte a esta pelea y al calor de la misma, organizarte junto a Izquierda Socialista.

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa