Feb 28, 2024 Last Updated 8:30 PM, Feb 27, 2024


Escribe Mariana Scayola, secretaria general de Ademys

Durante los últimos dos meses la docencia de CABA viene llevando adelante un plan de lucha con paros y movilizaciones. Las asambleas abiertas con mandatos de escuela impulsadas por Ademys han obligado a la dirección Celeste de la UTE a sumarse a cuatro de los cinco paros convocados. Estas medidas masivas reflejan la bronca que hay en las escuelas, con reclamos de una recomposición salarial que permita superar la línea de pobreza, la defensa de la jornada laboral de lunes a viernes y la pelea  por la cobertura de salud docente, contra el vaciamiento de la obra social (Obsba). Pero también expresa una situación de agobio laboral por las condiciones cada vez más precarizadas en que desarrollamos nuestro trabajo, con mayor cantidad de tareas, cada vez con menos recursos y con un gobierno que se desliga de la responsabilidad de garantizar una escuela pública digna para nuestros alumnos.

Venimos de un importante paro unitario el 31 de octubre y de una exitosa campaña de boicot contra la pretensión del gobierno de Larreta y su ministra Acuña de incorporar los días sábados como parte de la jornada laboral, haciendo las capacitaciones y las reuniones institucionales. El gobierno intentó quebrar la resistencia de la docencia ofreciendo 8 mil pesos para quienes fueran. Las escuelas se transformaron en centro de deliberación, generando asambleas espontáneas para rechazar la medida. Se realizaron numerosos pronunciamientos por escuelas, documentos de rechazo firmados por directivos, miles de docentes participando de las campañas de fotografías impulsadas por Ademys. Este enorme boicot tuvo su corolario el sábado 29 de octubre, donde como lo ilustra la fotografía que acompaña esta nota, solo se puede ver apenas un puñado de personas en la convocatoria. Idéntica situación se vivió el sábado 5 de noviembre en un nuevo fracaso de Larreta y Acuña.

El jueves 10 vamos a un nuevo paro, y concentraremos en la Legislatura para manifestar nuestro rechazo a la presentación de un nuevo presupuesto de ajuste para 2023, con un gobierno que ha reducido el presupuesto durante toda su gestión y que subejecuta las partidas. A modo de ejemplo, este año la subejecución presupuestaria en Infraestructura escolar asciende a un tercio de lo asignado. Mientras tanto cruzan fuegos de artificio con el Frente de Todos, acusándose mutuamente de la reducción presupuestaria tanto en CABA como en Nación. Pero la realidad es que tanto Larreta como Alberto Fernández tienen la misma política de ajuste en Educación y Salud públicas, subordinados a lo requerido por el FMI.

Es muy importante mantener la unidad de la docencia en la pelea contra el gobierno para lograr un salario igual a la canasta familiar, la recuperación de nuestras condiciones laborales y el acceso a la salud con una obra social en manos de sus trabajadores y afiliados, pero reiteramos que es fundamental que las medidas sean discutidas y definidas por toda la docencia en una asamblea unificada, como le hemos planteado a la UTE públicamente en cada acto. Es necesario que la Celeste de UTE deje de dividir y paralelizar estas asambleas con plenarios simultáneos, para que sea la docencia de conjunto quien defina los planes de lucha y se concrete la unidad que reclaman en las escuelas.

Por otro lado, este 29 de noviembre serán las elecciones para elegir la nueva directiva de Ademys. Para fortalecer esta política de unidad en la lucha contra el ajuste de Fernández, Larreta y Acuña, y seguir construyendo a Ademys como el principal sindicato para defender a la docencia porteña, llamamos a votar a la lista Multicolor, que encabezo junto a luchadores de todas las agrupaciones que apostamos a la unidad de los que luchan.


Escribe Olga Ortigoza, directiva Suteba La Matanza

Este jueves 10 de noviembre se realizará un plenario de directivos de las tres seccionales Multicolores de Suteba (Tigre, Bahía, Marcos Paz) junto a los congresales Multicolores electos de los demás distritos. Será para llevar los mandatos de escuelas recogidos esta semana, donde se propone realizar el tercer paro provincial para el 17 de noviembre convocado por la Multicolor. Los dos paros anteriores tuvieron una alta adhesión en todo el gran Buenos Aires y en algunas ciudades del interior provincial, demostrando que la docencia está cansada de los salarios por debajo de la línea de pobreza y de los ajustes a la educación pública, entre ellos la incorporación compulsiva de la quinta hora.

Por eso los mandatos reclaman luchar por la reapertura de paritarias, por un salario igual a la canasta familiar con actualización mensual por inflación. Contra las reformas antieducativas y del régimen laboral, la reforma en secundaria y adultos. Por estabilidad laboral y creación de los cargos pendientes. Un plan de obras para refacción y construcción de aulas y escuelas. Plena cobertura de las prestaciones de IOMA, no a los copagos y al vaciamiento de la obra social, entre otros reclamos.

La burocracia de Suteba de Baradel y del FUBD con FEB y Udocba siguen apoyando a rajatablas a Kicillof y al Frente de Todos y negándose a luchar. La masividad de los paros es fundamental para quebrar esta complicidad.

Dentro de la Multicolor hay un debate con agrupaciones que dirigen las seccionales Multicolores, que menosprecian y rechazan la coordinación provincial con todos los delegados Multicolores. No comprenden que el paro se hace masivo porque es tomado por los Multicolores de todos los distritos, no solo por sus seccionales. Y no ven la importancia cualitativa de darle continuidad y funcionamiento regular al Plenario Provincial de Delegados Multicolores (PPD) para conformar el organismo de debate democrático, que sirva para la organización de un plan de lucha, por fuera de la burocracia, que pueda ganarle a Kicillof y su ajuste.

Apoyemos este Plenario del jueves. Resolvamos la convocatoria al PPD y a un paro el 17 de noviembre que sea parte de un plan de lucha con continuidad para ganar.
 
 
 

Escribe Mariana Scayola, secretaria general de Ademys y candidata a la reelección

El 29 de noviembre se realizarán las elecciones del sindicato docente combativo Ademys en CABA. Vamos por un nuevo mandato con la Lista Multicolor, que encabezamos desde nuestra agrupación Lista de Maestres y Profesores.

El pasado viernes 21 de octubre se oficializó la Lista Multicolor para las elecciones de renovación del Consejo Directivo de Ademys. La Multicolor está conformada por nuestra agrupación Lista de Maestres y Profesores (Izquierda Socialista más independientes), Tribuna Docente (PO), Corriente  9 de Abril (PTS) y Alternativa Docente (MST). Nuevamente me tocará encabezar la lista con la candidatura a secretaria general.

Vamos por un nuevo mandato Multicolor. Bajo nuestra conducción Ademys pegó un salto cualitativo, fundamentalmente en la valoración y el apoyo en la base docente en las escuelas, y en las movilizaciones y acciones gremiales. Hoy somos reconocidos como el único sindicato consecuentemente defensor de toda la docencia y la escuela pública, opositor al ajuste del gobierno nacional del Frente de Todos, pactado con el FMI, y también al gobierno porteño de Larreta y su ministra Acuña. Por eso somos perseguidos sistemáticamente por el macrismo. A nuestro secretario adjunto Jorge Adaro le han iniciado un juicio de desafuero sindical desde el gobierno de Larreta y Acuña para intentar amedrentar la lucha educativa, por lo que vamos a una gran campaña de solidaridad para frenarlo.
Para las elecciones también se presentaron tres listas opositoras, la Haroldo Conti (Rompiendo Cadenas), Docentes en Clase y Política Obrera (Tendencia) y el Nuevo MAS, ratificando la gran conquista que significa la democracia sindical y la distribución de secretarías y vocalías por sistema D’Hont.

En los mandatos unitarios de la conducción Multicolor impulsamos asambleas masivas aún en pandemia, abiertas a toda la docencia, con mandatos de escuela y planes de lucha consecuentes que son tomados por la base docente. Somos el sindicato que apoya todas las luchas y se convirtió en referencia para la vanguardia docente nacional, que muchas veces pelea aisladamente en sus provincias frente a la traición de la conducción de Ctera.

El desafío por delante es consolidar a Ademys como organizador de la docencia, para luchar contra las políticas de ajuste diseñadas por el FMI y aplicadas a rajatabla por el gobierno peronista del Frente de Todos y de Larreta en CABA. Este ajuste impacta de manera directa sobre nuestros salarios, condiciones laborales y contra la escuela pública. Para luchar por el salario y enfrentar las reformas educativas y laborales, debemos fortalecer el cuerpo de delegados y delegadas y seguir apostando a la coordinación nacional de la docencia combativa, para unificar las distintas luchas que se desarrollan en nuestro país. Debemos seguir apostando a la organización desde cada escuela y distrito escola; seguir fortaleciendo la independencia política y la autonomía sindical de Ademys e impulsando las asambleas abiertas con mandatos de escuela para definir los planes de lucha con la base. Y, a nivel nacional, tenemos que continuar construyendo el Plenario del Sindicalismo Combativo (PSC), para construir una nueva dirección alternativa en el movimiento obrero junto al Sutna, la Unión Ferroviaria Oeste y otros sectores contra la traidora burocracia sindical de la CGT y las CTA.

Iniciamos una gran campaña electoral de la Multicolor en todas las escuelas de CABA para que la docencia vote masivamente en nuestras elecciones el próximo 29 de noviembre, y fortalecer a Ademys como sindicato independiente, democrático y de lucha.

Escribe Adriana Astolfo, secretaria adjunta Adosac Pico Truncado, Naranja-Docentes en Marcha

Desde julio la docencia santacruceña con Adosac está en plan de lucha, con paros, movilizaciones, actos, acampes, radios abiertas, caravanas y diferentes formas de lucha. Reclamamos al gobierno kirchnerista un aumento salarial real y frenar las medidas de ajuste y reforma educativa. Y venimos de derrotar, semana tras semana, a la burocracia Lila que quiere pactar con Alicia Kirchner.

La docencia de Santa Cruz tiene salarios debajo de la línea de pobreza. El inicial es de 76.000 pesos. El gobierno implementó un ajuste y reforma donde avanza la flexibilización laboral docente y el vaciamiento de los contenidos educativos en secundaria y la improvisada quinta hora extendida.

Por eso reclamamos un aumento salarial que recupere lo perdido, en camino a la canasta familiar, y cláusula gatillo mensual permanente. No, como ofrece ahora el gobierno para que levantemos el paro, solo por dos meses. Exigimos que no haya ningún despido por hacer paro, la devolución de los descuentos y ningún cargo precarizado.

El gobierno de Alicia Kirchner, defensor del Frente de Todos y del acuerdo con el FMI, está decidido a aplicar el recorte salarial y presupuestario. Santa Cruz es de las provincias más ricas y con mayores ingresos por la entrega de los recursos naturales, petróleo, mineras y pesqueras, a las multinacionales. Concentró el 45,2% de las exportaciones de oro y los funcionarios se jactan de que es la provincia que más dólares genera. La lucha es dura, porque enfrenta directamente los planes de ajuste del kirchnerismo provincial y del Frente de Todos nacionalmente.

Mientras estuvimos de paro hubo once provincias con docentes parando en el resto del país. Pero la conducción kirchnerista de Ctera, de Alesso y Baradel, en vez de unificar, las mantuvo aisladas, dejando que los gobiernos atacaran una a una.

La conducción provincial de Adosac, la lista Lila, se ha convertido en una nueva burocracia que, en vez de ponerse al servicio de la lucha y los reclamos docentes, está jugando a desgastarnos y pactar con el gobierno. Cada semana de lucha se la hemos tenido que arrancar, con las asambleas de las filiales como Pico Truncado y San Julián y otras donde incluso dirige la Lila, mostrando la voluntad de lucha de la base docente. La conducción Lila siempre tira para atrás y realiza congresos provinciales que duran más de doce horas, tratando de convencernos de votar “cobrar a cuenta”, levantar los paros y seguir negociando. Esta fórmula tramposa se usó por años, pero ahora la docencia descubrió la trampa y resuelve que no se acepta nada sino se cumplen ciertos condicionamientos, como la devolución de los días de paro.

Esta semana los Lilas se pasaron de rosca. Pese a la votación clara y escrita del Congreso, firmaron un “acuerdo” con el gobierno. Cuando la docencia lo supo, comenzó una verdadera rebelión en las redes, insultando y denunciando a estos burócratas. Desde nuestra filial de Pico Truncado y San Julián, ambas dirigidos por la Naranja-Docentes en Marcha, comenzamos a exigir que Adosac convoque al paro de 72 horas votado. Se debatía si, ante la traición de los Lilas, no había que cumplir la resolución del Congreso de parar. La docencia provincial tomó la posta y a las 23:30 la conducción provincial presionada sacó un comunicado con el paro de 72 horas. El gobierno salió indignado a denunciarlos también, por no cumplir lo acordado en el Ministerio de Trabajo. ¡Un escándalo!

Esta actitud de la Lila conspira contra la unidad en la lucha. Ahora es fundamental mantener la adhesión a los paros, y que los paritarios se hagan cargo o se vayan. Exigimos a la conducción provincial un congreso presencial para que las bases decidan cómo seguir. Además, que la próxima reunión con el gobierno sea con la presencia de representantes de las conducciones filiales.

También insistimos en buscar la solidaridad nacional y votar la extensión nacional de la lucha, con delegaciones que viajen a Buenos Aires a llevar nuestro conflicto.


Escribe Mariana Scayola, secretaria general de Ademys

El martes 4 confluimos en CABA en una enorme movilización de quince mil docentes y estudiantes contra la violencia neofascista de la ministra Soledad Acuña, el ajuste y el vaciamiento educativo.
La docencia paró masivamente reclamando por salario, en defensa de la jornada laboral de lunes a viernes, de la salud docente, contra el vaciamiento escandaloso de la obra social y contra el maltrato laboral.

Las y los estudiantes, en un proceso de tomas de escuelas, denunciaron las pasantías gratuitas y obligatorias, donde los mandan a lavar copas perdiendo días de clases, reclamaron por el aumento presupuestario, que reciben por las viandas insuficientes, de mala calidad y en pésimas condiciones, y por las escuelas se caen a pedazos.

Ante una comunidad que dijo “Basta”, la respuesta del gobierno de Larreta y su ministra Acuña, fue la persecución a las y los pibes y sus familias. Les envió la policía a sus casas, cortó la luz e internet en los colegios, inventó cargos y pretende cobrarles multas de millones de pesos, además de denostar la organización estudiantil. Lo único que logró fue profundizar notoriamente el conflicto que tuvo cuarenta escuelas tomadas y una participación de miles de pibes en toda la Ciudad.

El conflicto sigue abierto, las y los estudiantes levantaron las tomas mientras transcurren reuniones con el ministerio de Educación, que no los había recibido en todo el año, pero desde la Coordinadora de Estudiantes de Base (CEB) prometen que las medidas van a volver si no tienen respuestas a sus reclamos. Los docentes nos encontramos en un proceso de asambleas y medidas de fuerza. Luego de dos paros masivos, el gobierno convocó a la mesa salarial el mismo día que desde Ademys convocamos a una asamblea abierta e impulsamos la realización de mandatos para darle continuidad a la pelea.

La exigencia de unidad de la base de las escuelas obligó a la burocracia celeste de UTE a tomar medidas unificadas. Para sostener esta pelea es necesaria la realización de asambleas unitarias que superen la dispersión del gremio, instancias que la UTE viene rechazando. Los mandatos por escuela con la decisión de la docencia y la coordinación nacional junto al resto de la docencia combativa que está luchando, es el camino para frenar el ajuste de los gobiernos y el FMI y lograr un salario igual a la canasta familiar y la defensa de nuestros derechos laborales. Desde Ademys vamos por la continuidad de la lucha educativa.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos

20,6 % inflación enero / La motosierra “avanza” contra el pueblo trabajador

20,6 % inflación enero / La motosi…

14 Feb 2024 COMUNICADOS DE PRENSA

Quiénes ganan y quiénes pierden con Milei

Quiénes ganan y quiénes pierden c…

21 Feb 2024 El Socialista N° 577

¡Pararle la mano al ajustazo de Milei!

¡Pararle la mano al ajustazo de Mi…

21 Feb 2024 El Socialista N° 577

Elogios de Pichetto / “Cristina le tiró puentes al gobierno”

Elogios de Pichetto / “Cristina l…

21 Feb 2024 El Socialista N° 577