Jun 24, 2021 Last Updated 2:29 PM, Jun 24, 2021

Apertura de Mercedes Petit, dirigenta de Izquierda Socialista y la UIT-CI

Es para mí un gusto participar en nombre de Izquierda Socialista y de la Unidad Internacional de los Trabajadores - Cuarta Internacional en este homenaje a León Trotsky.

Aquí todos coincidimos en que Trotsky fue el continuador de Marx, de Lenin, de la Revolución Socialista de 1917 en Rusia, de los cuatro primeros congresos de la Tercera Internacional y también coincidimos en la actualidad de su enorme legado.

En 1921/22 Lenin batallaba junto con Trotsky contra la incipiente burocracia en el estado obrero revolucionario. Su enfermedad y muerte dejó a Trotsky a la cabeza. La Unión Soviética había quedado aislada, las masas se iban recuperando lentamente de los sufrimientos de la guerra civil y esa batalla desgraciadamente la ganó la burocracia. Perdieron, o perdimos, los revolucionarios. Stalin prometió la utopía reaccionaria del socialismo en un solo país, aplastó el internacionalismo y la democracia obrera e impulsó la unidad con la burguesía y la coexistencia con el imperialismo.

Perseguido y calumniado, Trotsky supo definir correctamente a la Unión Soviética como un estado obrero burocratizado, degenerado. Llamó a una revolución política para echar a Stalin y los burócratas del partido y los soviets y restablecer la continuidad revolucionaria. Y alertó que si duraba el dominio burocrático volvería el capitalismo.

Combatió las concepciones reformistas de la Segunda y la Tercera Internacional, de la revolución en dos etapas, de los frentes populares y nos legó su teoría-programa de la revolución permanente e internacional. En 1938 exiliado y perseguido por el estalinismo fundó la Cuarta Internacional.

Acá, no sólo Izquierda Socialista sino todo el FIT-U, reivindicamos la vigencia actual del Programa de Transición, el fundacional. Hay partes que parecen escritas hoy. Cito casi textualmente: las fuerzas productivas se estancan, las mejoras técnicas no mejoran el nivel de vida de las masas, el desempleo y la miseria crecen, la alternativa es socialismo o catástrofe. Y da un diagnóstico central sobre el mundo: la crisis histórica de la humanidad es la crisis de su dirección revolucionaria.

En el FIT-Unidad todos reivindicamos la actualidad de las tareas centrales que formula y resumo en cuatro puntos:

  1. impulsar la movilización de los trabajadores y las masas contra el capitalismo imperialista y contra toda forma de explotación y opresión;
  2. la lucha por la toma del poder político, la conquista de los gobiernos obreros revolucionarios, obreros y populares, apoyados en los soviets;
  3. la construcción de los partidos revolucionarios para encabezar esas luchas, barriendo definitivamente la influencia en las masas de las direcciones burguesas y obreras burocráticas;

4, postular a la Cuarta Internacional y sus partidos como dirección para llevar al triunfo a la revolución socialista en cada país y en todo el mundo.

Este legado de Trotsky es el que nos convoca hoy, repudiando su asesinato por el agente de Stalin.

El crimen dejó a la Cuarta sin dirección en agosto de 1940. Tempranamente nuestro maestro Nahuel Moreno percibió que la experiencia y capacidad de Trotsky eran irreemplazables. Percibió la extrema debilidad en la dirección de la Cuarta Internacional, que había quedado un vacío de dirección y que se comenzaba a caer en el revisionismo oportunista.

El colosal triunfo de mayo del ‘45 de aplastar al nazismo que culminó la segunda guerra mundial con la caída de Hitler, dió lugar a un gran ascenso de las masas en todo el mundo. La nueva dirección de Pablo y Mandel comenzaron a responder mal. Moreno señalaba que se dieron hechos no previstos y muy ligados.

El primero el fortalecimiento de los partidos comunistas y el propio Stalin. Esto se daba a pesar de que en el ‘43 disolvieron la Tercera Internacional, que impidieron la toma del poder en Francia, en Italia y en Grecia, que pactaron con el imperialismo inglés y con el yanqui el reparto del mundo en esferas de influencia, la reconstrucción capitalista de Europa y se comprometieron a no expropiar.

Ese fortalecimiento se explica porque el Ejército Rojo fue el protagonista del aplastamiento del nazismo. Tomaron Berlín a pesar de la pésima conducción de la guerra por Stalin. Fue el heroísmo del pueblo ruso, que puso 20 millones de muertos. También fue importante el papel heroico de los comunistas en la resistencia antinazi en toda Europa ocupada.

El segundo hecho no previsto es que se amplió muchísimo la crisis de dirección ya planteada por el Programa de Transición.

En este contexto, la extrema debilidad fue dando lugar a respuestas revisionistas, oportunistas e incluso métodos burocráticos, desleales y tergiversaciones. Pablo y Mandel capitularon a los partidos comunistas-estalinistas y a las direcciones nacionalistas burguesas en un camino sin retorno que llevó a la crisis, división y dispersión de la Cuarta Internacional.

[…] Lo nuevo del resultado de la guerra y la posguerra es que se empezaron a lograr triunfos a pesar de las direcciones stalinistas y nacionalistas pequeñoburguesa y burguesas.

Luego del aplastamiento del nazismo se expropió todo lo que fue Europa del Este. Pero más importante aún, triunfaron revoluciones en Yugoslavia, en China donde se expropió a la burguesía. Luego en Cuba. Fueron revoluciones socialistas encabezadas y dirigidas por burocracias stalinistas, y por la dirección pequeñoburguesa nacionalista de Castro, que no querían ese camino. Trotsky lo había barajado, como una “hipótesis improbable”, en el Programa de Transición. Por el contrario, Pablo y Mandel embellecieron a esas direcciones. Pisotearon el legado de Trotsky con una capitulación sin principios a Tito, a Mao, a Castro y a los partidos comunistas. Pablo y Mandel decían que si esas direcciones dirigen revoluciones triunfantes, son revolucionarios. Apoyaron a esos gobiernos de la burocracia y gobiernos burgueses nacionalistas como el de Ben Bella en Argelia desde 1962. Disolvieron durante 25 años al trotskismo europeo, del cual no quedó nada, en los partidos comunistas, prometiendo que los PC se volverían revolucionarios. Abandonaron la construcción de los partidos trotskistas. En Bolivia, en 1952, como ya se mencionó, traicionaron la revolución obrera apoyando al gobierno burgués de Paz Estenssoro, mientras surgía la Central Obrera Boliviana, y era codirigida por los trotskistas.

Mandel y la dirección del SWP yanqui capitularon al castrismo incluso cuando en julio de 1979 Fidel dijo que no había que hacer de Nicaragua una nueva Cuba. Y juntos también apoyaron al gobierno sandinista que gobernaba con la burguesa Violeta Chamorro cuando en agosto reprimieron a los trotskistas de la Brigada Simón Bolívar que combatieron contra Somoza.

Mandel sostuvo contra Moreno que no había peligro de restauración capitalista bajo la burocracia en los países donde se había expropiado y apoyó con entusiasmo a Gorbachov y su perestroika restauracionista mientras pactaba con Reagan.

Luego del fallecimiento de Mandel sus seguidores en Brasil siguieron definiendo al PT como el partido revolucionario y apoyaron al gobierno de Lula. Incluso le dieron el importante ministro de Tierras. En Venezuela, apoyaron al gobierno burgués de Chávez y el falso socialismo del Siglo XXI, a Syriza en Grecia.

Este curso revisionista y oportunista es lo que provocó esa extrema debilidad, dispersión, crisis y división del movimiento trotskista. Y todo se hizo recitando el Programa de Transición, pero abandonando la construcción de los partidos revolucionarios trotskistas y liquidando a la Cuarta Internacional como dirección alternativa, más allá de su existencia formal.

El rechazo al oportunismo dio lugar también a una respuesta sectaria que negó por décadas las revoluciones socialistas que se produjeron con las expropiaciones, con Mao o Fidel a la cabeza.

En el FIT-Unidad no sólo Izquierda Socialista reivindica la larga trayectoria de Moreno contra el revisionismo sin principios y construyendo partidos trotskistas. Pero no es el centro hoy estas polémicas que llevan décadas. Prácticamente todo se puede leer y estudiar textos originales en la página web nahuelmoreno.org.

 

Hoy lo que nos convoca es este homenaje. Desde Izquierda Socialista proponemos que nos sirva para comenzar a dar pasos concretos que apunten a la difícil tarea de la reconstrucción de la Cuarta Internacional, a la difícil tarea de construir partidos leninistas de combate con centralismo democrático e internacionalistas.

En el mundo hay luchas, rebeliones, revoluciones: Líbano, Chile, Estados Unidos, Bielorrusia; […] El gran obstáculo hoy siguen siendo las direcciones traidoras […]

La vigencia actual del legado de Trotsky nos da bases sólidas para intervenir en esas luchas. Hay trotskistas en infinidad de países, también hay miles de activistas y luchadores, vanguardias juveniles, con los cuales empalmar, avanzar juntos, sin miedo, con audacia y abiertos a nuevas experiencias.

Pero me quiero referir, antes de presentar nuestra propuesta, a unas palabras del compañero Bodart del MST que usó la frase "unir a los revolucionarios". Pero no nos engañemos, no se trata de audacia o de un partido grande o chico, más madre o más padre o tutor. El problema es si tenemos o no una política correcta. Los compañeros encabezados por Bodart se fueron de la UIT-CI, dividieron la UIT-CI, para apoyar al chavismo. No son nuevas experiencias o modelos, es el viejo vicio del oportunismo sin principios, de apoyar gobiernos burgueses, como el de Chávez […]

Reiteramos la propuesta que ya hicimos en la conferencia latinoamericana, de unir a los revolucionarios. Primero, coordinar campañas comunes. […] Segundo, impulsar donde haya condiciones experiencias como la del FIT-Unidad en Argentina. Tercero, dar pasos concretos hacia una coordinación nacional e internacional en el camino difícil, pero muy necesario, hacia la reconstrucción de la Cuarta Internacional en base a un programa revolucionario.

El desafío no es fácil pero se trata de ponerle voluntad para avanzar en el mandato de Trotsky, superar la crisis de dirección revolucionaria para encabezar el triunfo del socialismo en el mundo. Ese será nuestro mejor homenaje. Muchas gracias.

 

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa