Sep 28, 2021 Last Updated 9:15 PM, Sep 27, 2021

A 150 años de La Internacional / “Arriba los pobres del mundo…”

Escribe Adolfo Santos

Eugene Pottier (1816-1887) murió sin saber que su poema, La Internacional, escrito en junio de 1871, se iba a convertir en el himno de la clase trabajadora mundial. Muchas veces la cantamos o la tarareamos sin conocer su origen, sus autores, ni en qué contexto fue creada. En esta nota queremos compartir parte de esta bella historia que cumple 150 años.

Pottier nació en París, Francia, el 4 de octubre de 1816 en el seno de una familia obrera. Con solo 13 años, aprendió el oficio de su padre como empleado de embalajes y se incorporó a las filas del proletariado. En ese ambiente fue marcado por las primeras grandes luchas que dieron los trabajadores y se integró con todo al movimiento revolucionario de aquella época.

En 1848 estallaron rebeliones en Europa contra el absolutismo monárquico. Francia fue la vanguardia. En febrero, las grandes movilizaciones derrocaron a Luis Felipe I y se instaló la República. Sin embargo, las conquistas democráticas establecidas por el nuevo gobierno no conseguían aliviar el hambre y la miseria del pueblo francés. La luna de miel acabó en junio. Al grito de ¡pan o balas!, ¡trabajo o balas! una multitud, en gran parte armada, volvió a montar barricadas como en febrero. Un sector de París quedó bajo el control de los trabajadores, pero una violenta represión acabó derrotando el intento de lo que Marx definió como “la mayor insurrección ya ocurrida, una revolución del proletariado contra la burguesía”*. Ahí, en primera fila, estaba Eugene Pottier.

Activo militante de la causa de los oprimidos, en 1867 fundó la Cámara Sindical de Talleres de Dibujantes y se afilió a la Primera Internacional. En 1871 fue elegido representante a la Comuna de París por el Segundo Distrito después de obtener 3.352 votos de los 3.600 emitidos e integró el primer gobierno obrero revolucionario de la historia. Tras la derrota, en mayo pasó a la clandestinidad y, reflejando la experiencia de la Comuna, escribió el poema La Internacional, que años más tarde se integró a su obra, Cantos revolucionarios. Para evitar su ejecución huyó a Inglaterra. En 1879 volvió a su país y participó de la formación del Partido Obrero Francés, colaborando en el periódico El Socialista junto a Paul Lafargue, uno de los yernos de Carlos Marx.

Eugene Pottier, revolucionario y poeta, murió en París el 6 de noviembre de 1887. Su entierro, del que participaron miles de trabajadores, se convirtió en un verdadero acto político que fue duramente reprimido por la policía. En un homenaje póstumo, Lenin escribió: “Pottier murió en la miseria, mas dejó levantado a su memoria un monumento imperecedero. Fue uno de los más grandes propagandistas por medio de la canción”  (Pravda, 3/1/1913). Y vaya si lo fue.

La Internacional no es solo un poema, es un verdadero manifiesto revolucionario que convoca al proletariado del mundo entero a derrotar al imperio burgués.

Un grito de guerra de los trabajadores

La obra de Pottier fue completada por otro hijo de la clase obrera, el belga Pierre Degeyter (1848-1932). Cuando tenía 7 años su familia se mudó a Francia, donde comenzó a trabajar en fábricas siendo niño. Se alfabetizó en una escuela nocturna para trabajadores y, a los 38 años, se recibió en la Academia de Música.

En 1886 se integró al coro obrero La Lira de los Trabajadores, fundado por Gustavo Delory, uno de los líderes del Partido Obrero Francés, quien en 1888 le encargó que compusiera la música de varias canciones revolucionarias populares.

Entre esas letras estaba el poema de Eugene Pottier. Degeyter compuso la melodía para La Internacional que el coro La Lira de los Trabajadores cantó por primera vez en una fiesta anual organizada por el sindicato de vendedores de diarios. La canción tuvo un éxito inmediato en Francia y luego se popularizó en el mundo entero convirtiéndose en un grito de guerra de los trabajadores.

En 1892 fue adoptada como el himno de los trabajadores por la Segunda Internacional, y en 1919 Lenin la oficializó en la Tercera Internacional y pasó a ser el himno nacional de la Unión Soviética (URSS ) hasta 1943. No por casualidad Stalin, que quería eliminar cualquier trazo de internacionalismo, cambió el himno adoptado por la URSS de Lenin por otro que enaltece el sentimiento gran ruso.

La Internacional fue traducida a todos los idiomas y se canta en todos los países del mundo. En cada lugar, el movimiento de los trabajadores se ha adueñado de ella de tal forma que le ha incorporado sus propias palabras.

No es raro encontrar varias versiones, aun en un mismo idioma. Sin embargo, cualquiera fuera la versión, no cambia la esencia expresada por su autor en el original francés: un vibrante llamado al proletariado a levantarse, agruparse y luchar para cambiar las bases del mundo.

* Marx/Engels, Collected works
 
 
 

La Internacional de Eugène Pottier
Al ciudadano Lefrançais, miembro de la Comuna. París, junio de 1871

Traducción de la letra original

¡En pie! ¡condenados de la tierra! ¡En
pie! ¡esclavos del hambre! La razón
atruena en su cráter: Es la erupción
final. ¡Del pasado hagamos tabla rasa,
Muchedumbre esclava, ¡en pie! ¡en pie! El
mundo va a cambiar de base:¡No somos
nada, seámoslo todo!
Es la lucha final: Agrupémonos, y
mañana, la Internacional será el
género humano
No hay salvadores supremos:
¡Ni Dios, ni César, ni tribuno,Productores,
salvémonos nosotros mismos!
¡Decretemos el bien común!
¡Para que el ladrón vomite lo robado,
Para sacar el espíritu de la prisión,
Aventemos nosotros mismos nuestra
fragua, Golpeemos el hierro en caliente!
El Estado oprime y la ley engaña; El
Impuesto sangra al desgraciado; Ningún
deber se impone al rico; El derecho del
pobre es una palabra hueca. Ya basta de
languidecer bajo tutela,
La igualdad quiere otras leyes; ¡“No más
derechos sin deberes”!, dice “Iguales, ¡no
más deberes sin derechos!“
Abominables en su apoteosis, los reyes de
la mina y el ferrocarril ¿Alguna vez han
hecho algo más que desvalijar al trabajo?
En las cajas fuertes de la banda. Lo que
[el trabajo] creó se fundió. Decretando
que se le vuelva, el pueblo no quiere más
que lo que se le debe.
Los Reyes nos embriagan con vanidades,
¡ Paz entre nosotros, guerra a los tiranos!
Apliquemos la huelga a los ejércitos,
¡Culatas al aire, y rompamos filas!
Si se obstinan, estos caníbales,
En hacer de nosotros héroes, Sabrán
pronto que nuestras balas
Son para nuestros propios generales.
Obreros, campesinos, somos. El gran
partido de los trabajadores;
La tierra sólo pertenece a los hombres,
Los ociosos se irán a otra parte. ¡Con
cuanta carne nuestra se alimentan! ¡Pero
si los cuervos, los buitres, Una de estas
mañanas, desaparecen, El sol
brillará siempre!

La Internacional, versión en castellano cantada en nuestro país

Arriba los pobres del mundo
En pie los esclavos sin pan y
gritemos todos unidos
¡Viva la Internacional!
Removamos todas las trabas
que oprimen al proletario,
cambiemos el mundo de base
hundiendo al imperio burgués.
Agrupémonos todos, en la lucha
final,y se alcen los pueblos con
valor por la Internacional. (Bis)
El día que el triunfo alcancemos
ni esclavos ni hambrientos
habrá, los odios que al mundo
envenenan del mundo lanzados
serán. El hombre del hombre
es hermano derechos iguales
tendrán la Tierra será el paraíso,
patria de la Humanidad
Agrupémonos todos en la lucha
final.Y se alzan los pueblos por
la Internacional.
Agrupémonos todos en la lucha
final.Y se alzan los pueblos ¡con
valor! por la Internacional.


 
 
 
.​
 
 
 

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa