Feb 21, 2024 Last Updated 2:01 PM, Feb 19, 2024

Plan económico, obrero y popular

Publicado en El Socialista N° 576
Tags

Aumento de emergencia de salarios y jubilaciones. No a los despidos. Trabajo genuino para todas y todos
El actual ajuste está pulverizando salarios y jubilaciones, planes sociales y todas las partidas de salud y educación. Por eso lo primero y fundamental es comenzar con un inmediato y urgente aumento de emergencia. Que nadie gane menos que el valor real de la canasta familiar y que se actualice automáticamente mes a mes. Del mismo modo, hay que incrementar las partidas de los planes sociales, así como las de salud, educación y vivienda. Se deben poner en marcha las obras públicas esenciales paralizadas, así como un gran programa de construcción de viviendas populares que cree trabajo genuino para todo el que hoy no lo tiene. A la vez, en el marco de la crisis, se deben prohibir por ley las suspensiones y los despidos, planteando la expropiación de toda empresa que viole esta disposición y su entrega para gestionarla a sus propios trabajadoras y trabajadores.


Suspender inmediatamente todos los pagos de la deuda externa y romper con el FMI
No es cierto que “no hay plata”.  Todo el plan motosierra está al servicio de cumplir con los pagos a los acreedores privados y al FMI. Por eso no hay salida si seguimos pagando la usuraria, ilegal e inmoral deuda externa y si continuamos sometidos a las exigencias del Fondo. Recuperar esos recursos y ese poder de decisión soberana es fundamental para resolver las más urgentes necesidades populares.


Nacionalizar la banca y el comercio exterior
Hay que terminar con la fuga de capitales, la especulación financiera, los abusos de los bancos y la “fiesta” de los monopolios exportadores, que saquean nuestra riqueza y se la llevan sin ningún control por sus puertos privados, los mismos por donde sale el narcotráfico. Es necesario nacionalizar la banca para que el ahorro del pueblo trabajador se direccione a dar crédito popular, hipotecario o para financiar proyectos de desarrollo. Y nacionalizar el comercio exterior para que, a través de un organismo público, se planifique qué exportar y qué importar y se tenga control de las divisas que ingresan y egresan..


¡No a las privatizaciones y a los tarifazos! Reestatizar bajo gestión de trabajadores y usuarios
Con Menem se produjo el hasta ahora mayor saqueo a nuestras riquezas, con las privatizaciones de los ´90. Así nos quedamos sin trenes, sin gas, petróleo, electricidad, teléfonos ni aviones. Ahora Milei quiere repetirlo, privatizando lo que quedó, o lo que volvió a manos del estado cuando los privados saqueadores se retiraron. Hay que oponerse. Defender el Banco Nación, YPF, Aerolíneas, los trenes y las demás empresas. Al mismo tiempo, el gobierno plantea más privilegios para las empresas de servicios públicos privatizados, con nuevos tarifazos a costa del bolsillo del pueblo trabajador. La salida no pasa por subsidios ni tarifazos, sino por la reestatización de las empresas bajo gestión de sus trabajadores y usuarios.


Impuestos a los ricos y a las grandes empresas. Precios máximos para los productos de la canasta familiar
Para terminar con la carestía hay que eliminar el IVA a todos los productos de la canasta familiar y colocar precios máximos y un estricto control sobre su cumplimiento. Los impuestos no deben recaer sobre el pueblo trabajador (nos oponemos a que se reponga el impuesto a las ganancias sobre los salarios), hay que plantear en cambio fuertes impuestos a las superganancias de las grandes empresas, los bancos, los monopolios exportadores y a las grandes fortunas.



Por un gobierno de las y los trabajadores y la izquierda, hacia una Argentina Socialista

Para que la crisis la paguen quienes la provocaron y se benefician con ella (los grandes empresarios remarcadores, los banqueros, los especuladores de la fuga de capitales, los buitres de la deuda, los monopolios exportadores, las transnacionales saqueadoras de nuestros recursos y ambiente), es necesario que gobiernen quienes nunca lo han hecho y no tienen complicidades con el pasado, las y los trabajadores y la izquierda.

Este programa que planteamos, que comienza por priorizar las más urgentes necesidades populares, es el único que puede sacar a nuestro país de la situación decadente de dependencia y semicolonización respecto del capitalismo imperialista. No tenemos destino si seguimos sometidos al saqueo del capitalismo imperialista. Por eso nuestra salida tiene que ser socialista. Un socialismo de verdad, con plena democracia para el pueblo trabajador, lo contrario de lo que pregonan aquellos que, usando y ensuciando la palabra “socialismo” gobiernan dictaduras capitalistas que explotan a sus propios pueblos, como sucede en Cuba, Nicaragua, Venezuela o, a una escala mayor, en la China imperialista. El socialismo que proponemos quiere decir que todo se planifique democráticamente, que los docentes manejen la educación, las y los trabajadores de la salud los hospitales, los ferroviarios los trenes, las obreras y obreros las fábricas y así cada uno de los sectores de nuestra economía. Donde se pueda discutir libremente y no nos gobiernen patrones ni políticos patronales y burócratas, sino el propio pueblo trabajador con las decisiones tomadas democráticamente por sus propias organizaciones.

Para poder llevar todo esto adelante es fundamental construir y fortalecer una nueva alternativa política para las y los trabajadores. Para trabajar y aportar en esa construcción es que te invitamos a que vengas a Izquierda Socialista. Para, desde allí, fortalecer al Frente de Izquierda Unidad.

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa