Sep 27, 2021 Last Updated 8:44 PM, Sep 26, 2021


Escribe Graciela Calderón, candidata a diputada provincial por Izquierda Socialista/FIT Unidad

El FIT Unidad se posicionó como tercera fuerza. en el distrito electoral más importante del país, la provincia de Buenos Aires. El apoyo más importante lo recibió de los trabajadores y sectores populares que pueblan el conurbano bonaerense.

El conurbano es la mayor concentración obrera y popular del país. Millones de trabajadores vivimos en sus barrios, muchos de ellos en barrios precarios. Allí, el Frente de Izquierda Unidad realizó una elección histórica, con miles que expresaron su repudio al gobierno peronista de Alberto Fernández votando a nuestra boleta.

La izquierda realizó una elección histórica en La Matanza, llegando al 7.49 %. Más de 47.000 boletas  llegaron de barrios donde se padecen el ajuste, la precarización laboral y las  pésimas condiciones de vida. En el que fuera uno de los bastiones del PJ, se expresó la ruptura por izquierda con el gobierno de Alberto Fernández.

El FIT Unidad crece electoralmente por el empuje de los sectores más postergados del pueblo trabajador. Por ello se explica que haya obtenido porcentajes superiores al 8% en barriadas del segundo y tercer cordón.

Las luchas también se reflejaron en el voto a la izquierda que se une,  Esto se expresó  en la gran elección  del FIT Unidad en el partido de Presidente Perón, donde en 2020 se realizaron las tomas de tierras en la localidad de Guernica. Allí obtuvo el 8.50% de los votos a diputado provincial y el 7.46% a diputado nacional. Es el reconocimiento a una fuerza política que siempre apoyó el reclamo de tierra y vivienda de los sin techo.

El FIT Unidad también se hizo fuerte en Merlo, logrando el 8,78% para concejales y en Moreno con el 7.38% en la misma categoría, entre otras grandes votaciones. En la zona sur del conurbano, se destaca la votación del 7% en Berisso.

La izquierda se consolida electoralmente en los 24 municipios que conforman  el conurbano bonaerense. Se fortalece así una alternativa de los trabajadores para las peleas que se vienen.
Llamamos a las y los jóvenes y las trabajadoras y trabajadores  a sumarse a Izquierda Socialista/FIT Unidad para que en las elecciones de noviembre dar pelea para que la izquierda siga en el Congreso Nacional y en la legislatura bonaerense. 
   


Escribe Graciela Calderón, secretaria adjunta de Suteba La Matanza y candidata a diputada provincial, Izquierda Socialista/FIT Unidad
 
Sin dudas, el video de una profesora exaltada polemizando con sus alumnos sobre la política de los gobiernos de Cristina, Macri y Alberto da muchos temas para analizar. Como la docente defendía a su gobierno y a Cristina, Alberto Fernández lo pudo considerar “un sano debate que abre la cabeza de los alumnos”. Pero los docentes sabemos que ella tuvo una actitud antipedagógica, que no fue “un sano debate” como los que tenemos regularmente con nuestros alumnos. El video muestra un estado de saturación y desborde emocional de la docente como el que sufrimos miles en todo el país. Antes de la pandemia el estrés laboral en el gremio docente era el más alto entre los trabajadores, obligados a trabajar dos y tres turnos, en muchas escuelas, corriendo de un lado para otro, con aulas superpobladas y escuelas en pésimo estado y sin los materiales didácticos necesarios. Esto se potenció con la pandemia, trabajando sin límites horarios y de manera virtual y presencial. Todo con salarios por debajo de la línea de pobreza. ¿Quién puede sostener esto?

Al contrario, los sinvergüenzas de Juntos por el Cambio Vidal, Finocchiaro y Acuña salieron en coro a denunciar que los docentes “adoctrinamos” y que hay que terminar con eso. ¡Caraduras! Son los mismos que apoyaron a Macri cuando, aprovechando el acto de la jura de la bandera con miles de niños de 4° grado en Rosario, les hizo gritar a coro “¡sí se puede!”, la consigna del macrismo. Y frente a alumnos de primaria dedicó un discurso contra el sindicato de camioneros, “la mafia de los Moyano”, les dijo. Y Acuña y Finocchiaro no dudaron en utilizar alumnos y escuelas públicas para hacer sus spots de campaña y actos proselitistas. Todos ellos defienden a sus próceres genocidas contra los pueblos originarios, como Roca, Avellaneda y la “campaña del desierto”. Eso es adoctrinar.

Los docentes reivindicamos el intercambio de opiniones con nuestros alumnos, respetuosamente, para incentivarlos a cuestionar todos los “discursos oficiales” de la historia y del presente y para que investiguen. Rechazamos los discursos únicos y hegemónicos. Y repudiamos a aquellos que se rasgan las vestiduras hipócritamente con ataques o falsas defensas a la docencia pero se niegan a invertir en salarios, edificios y presupuesto para la escuela pública mientras subsidian el negocio de la educación privada y usan el dinero para pagar la deuda externa. Por eso, para defender a la escuela pública en las elecciones, llamamos a votar al FIT Unidad lista 1A.
 


Escribe Graciela Calderón, candidata a diputada provincial tercera sección electoral provincia de Buenos Aires, por Izquierda Socialista/FIT Unidad

“No le importa a nadie”, dijo, increíblemente, el jefe de gabinete Santiago Cafiero. “Como no se contagió a nadie no se cometió delito alguno”, concluyó sus desopilantes e indignantes declaraciones.
El pueblo trabajador siente que lo están cargando. Primero, y básico, no es cierto que el tema “no le importó a nadie”, nueve de cada diez personas están al tanto del asunto, es abrumador el repudio y uno de cada cinco votantes del Frente de Todos ha dicho, según las encuestas, “que el tema puede hacerle cambiar su voto”.

Una sola de las afirmaciones de Santiago Cafiero tiene una parte de verdad. La que afirma que a la gente “le preocupan otras cosas”. Nosotros diríamos “además” de que la foto (las fotos, porque parece que hay más de treinta y un video) expresa vergonzosamente cómo los propios gobernantes se sienten impunes y privilegiados para violar sus propias normas, la realidad es que el pueblo trabajador está preocupado por la crisis social, el desempleo, los bajos salarios y el aumento astronómico de la pobreza. Y, también, por la lentitud exasperante de la vacunación, más ahora que nos acecha una tercera ola con la variante Delta. Y en esos temas “distintos de los de la foto”, el gobierno de Alberto Fernández está muy lejos de quedar bien parado. ¿O acaso nos vamos a olvidar de que la ayuda social a aquellos que se quedaron sin ingresos consistió en un IFE que, mensualizado, terminaba siendo de 5.000 pesos por grupo familiar? Y peor aún este año, porque había que mostrarle al FMI que se estaba avanzando con el ajuste y directamente se lo eliminó. ¿Y qué decir de las jubilaciones que vienen perdiendo por goleada frente a la inflación? ¿Y si hablamos de los salarios? No solo no se recuperaron del 20% que cayeron durante el macrismo, sino que siguieron para abajo estos dos años, perdiendo sistemáticamente por la suba de los precios. Todo esto pasó mientras, como contrapartida, se le pagaba a los acreedores internacionales y al FMI un monto que va a terminar sumando 12.000 millones de dólares de acá a fin de año.

No alcanza, evidentemente, con decir “la culpa de todo es de lo que nos dejó Macri”. Cifra, una fundación económica ligada a la CTA de Yasky, acaba de reconocer que el ajuste de este año es mayor que el que hizo Juntos por el Cambio cuando gobernaba en 2019.

Mucho menos contestar que “Carrió hizo lo mismo” mostrando las fotos de la dirigente de Juntos por el Cambio festejando su cumpleaños con un sombrero mariachi. Sin duda, un hecho también repudiable, como todas y cada una de las violaciones a la cuarentena promovidas por los dirigentes de Juntos por el Cambio, incluyendo las de Rodríguez Larreta rompiendo las burbujas y los criterios sanitarios más básicos en la educación porteña.

Hay que sacar conclusiones, los dos, el Frente de Todos y Juntos por el Cambio se burlaron del pueblo trabajador de sus preocupaciones y su dolor frente a la pandemia. Los dos, el Frente de Todos y Juntos por el Cambio gobernaron y gobiernan ajustando a costa del hambre popular. Del otro lado, nosotros, la izquierda, somos los que peleamos para que se respeten los protocolos en los lugares de trabajo, los que exigimos un IFE de 40.000 pesos para que aquel que no tenga ingresos pueda respetar la cuarentena, los que reclamamos salarios y jubilaciones dignos, los que decimos que hay que priorizar el salario, la salud y el trabajo y no al FMI y los pulpos acreedores. Y también, claramente, los que planteamos que deben ser castigados todos los funcionarios que hicieron valer sus privilegios durante la pandemia, sea en los vacunatorios VIP, en el cumpleaños de Fabiola en Olivos, o en el de Carrió. Estos son los motivos por los que te invitamos a votar al Frente de Izquierda Unidad, lista 1A Unidad de la Izquierda.


Escribe Graciela Calderón, candidata a diputada provincial por la Tercera sección electoral de la Pcia. Bs. As.

Facundo Manes pretende despegarse del desastroso gobierno macrista, cuando afirma: “Nadie puede tirar la primera piedra, el kirchnerismo no pudo unir a los argentinos y Macri tampoco”, y agregó: “Por eso estamos acá, tratando de revisar también lo que pasó entre 2015 y 2019, porque no podemos ganarle al kirchnerismo yendo con lo mismo, ni ahora ni en 2023”. El neurocientífico, actual candidato a diputado por la provincia de Buenos Aires por Juntos por el Cambio, ya se está postulando para las elecciones del 2023 en la pelea por la sucesión de Macri en el espacio de centroderecha.

La lista que encabeza Manes está impulsada por la Unión Cívica Radical, que intenta reflotarse luego de aquel naufragio que significó el gobierno de la Alianza encabezado por De la Rúa. Con él también van la GEN, de Margarita Stolbizer, que en Capital tiene acuerdo con Rodríguez Larreta (lo que habla de su oportunismo) y el corrupto Jesús Cariglino, tres veces intendente de Malvinas Argentinas. Manes justificó su inclusión diciendo que “necesitamos cambiar la Argentina con los argentinos que se comprometan con este proyecto de país. No podemos importar noruegos, la renovación pasa con que todos los de la lista se comprometan con la Argentina del conocimiento”.

Según Manes, el “republicano” Cariglino está comprometido con su proyecto. ¿Cuál es entonces el verdadero proyecto de Manes? Nosotros afirmamos que es el ajuste al pueblo trabajador y los sectores. populares, lo que hizo Cariglino durante sus tres gobiernos en Malvinas Argentinas.

Con Manes también va el radicalismo que fue parte del gobierno ajustador de Macri. ¿Manes propone revisar lo hecho entre 2015 y 2019 con radicales como Gerardo Morales, gobernador de Jujuy y con el ex senador Ernesto Sanz? Los políticos radicales siempre fueron ajustadores.

Por su lado, Stolbizer, que estuvo con Massa en 2017, previo a su alianza con el Frente de Todos y en 2019 apoyó a Roberto Lavagna, manifestó que Juntos por el Cambio tiene un “gran capital” para presentar un candidato que pueda llevar a la centroderecha de nuevo al poder. Como se puede ver, siguen proponiendo gobiernos que no representan los intereses del pueblo trabajador y de los sectores populares.

Por lo dicho, Facundo Manes, que aparece como algo nuevo en la política, como el gran científico diplomado en Cambridge, es puro marketing político. Contrariando lo que manifiesta, pretende ganarle al kirchnerismo yendo con lo mismo.
Manes se viste con las ropas de “servidor público” para apoyar más ajuste. Aunque el centro de su discurso es el impulso a la educación, la ciencia y la tecnología, la realidad indica que con él no habrá trabajo, salud, vivienda ni educación.
Por eso repetimos, votar a Manes o Santilli en provincia de Buenos Aires y a Vidal o López Murphy en Capital es lo mismo. Todos ellos son la continuidad de Macri.

Escribe Graciela Calderón, secretaria adjunta Suteba La Matanza 

El ministro Trotta va perdiendo su tranquilidad. Sus justificativos de seguir las clases presenciales sin vacunar a docentes ni a la comunidad educativa no se sostienen. Y a la docencia se nos acaba la paciencia y retomamos fuerte la lucha.

Fernández, Trotta, Larreta, Kicillof, todos, aseguran que hay que mantener las clases presenciales sin vacunar a los docentes porque “en las escuelas hay pocos contagios”.  Que “el problema son las fiestas y reuniones sociales”, culpando a la gente. También dicen que “los niños casi no se contagian” y que la pandemia “solo creció fuerte en el AMBA”. Son falsedades y una falta de respeto a las decenas de docentes muertos por Covid-19 en todo el país. En Jujuy ya se habla de once fallecidos.

Ellos quieren ignorar un hecho contundente, a las cuatro semanas del regreso a las clases presenciales explotó la pandemia con casi 30.000 contagios detectados por día. ¿Es que las personas se contagian mayoritariamente en las escuelas? Claro que no. Pero al reiniciar las clases empezaron a movilizarse 15 millones de personas, según el propio gobierno. Y, tal como alertamos desde Izquierda Socialista y los dirigentes docentes combativos, esto era una política “criminal” porque enviaba a encontrarse con el virus a millones y a potenciar los contagios. Eso es lo que pasó. Cuando estallaron los contagios apenas había menos de diez casos de las cepas brasilera o inglesa, entonces no fue porque vinieron miles de turistas. La única explicación, que el gobierno no va a reconocer, es que son las consecuencias de tratar de “normalizar” las clases presenciales a como dé lugar (el doctor Atienza lo explica clara y brevemente en: hhttps://www.youtube.com/watch?v=Adbu06q1qxI&ab_channel=OscarAtienza)

También explotaron los contagios en niños de 3 a 16 años, que el gobierno decía que no se contagiaban. ¡En cuatro semanas aumentaron 300%! Y, yendo a las escuelas, ponen en riesgo a sus familias. Trotta dice que el problema que hay que corregir son los “transportes públicos”, no las escuelas. ¡Pero hace décadas que los transportes públicos no dan abasto y llevan a la gente como ganado! ¿Cómo van a resolver si siguen poniendo en la calle a millones por la presencialidad? Lo del gobierno es un absurdo que trae consecuencias nefastas y muertes. Es hora de que asuman la realidad y den marcha atrás.

Pero como Fernández, Trotta ni los gobernadores “entienden” con palabras, la docencia retomó la lucha. Se resolvieron paros en Ademys CABA y en los Suteba Multicolores, que convergen el 14 en una caravana en el Ministerio de Educación de la Nación. Con tanta fuerza que la burocracia sindical que apoya al gobierno –Ctera, Suteba, UTE (Alesso, Baradel, López)– comenzó a resquebrajarse. UTE fue al pie del paro de Ademys en CABA. Udocba y distritos de FEB se plegaron al paro de los Suteba Multicolores. Ahora dicen que hay que pensar en “suspender la presencialidad cuando sea necesario”. ¡La docencia considera que miles de contagiados y centenares de muertos diarios ya son suficientes para frenar esta política criminal!

Estamos reclamando vacunación masiva ya a docentes, estudiantes y trabajadores incautando las vacunas del laboratorio de Garín. Que se suspendan las clases presenciales para frenar el movimiento de millones. Que se repartan las computadoras que faltan y se dé conectividad gratuita a estudiantes y docentes.

Llamamos a todos los docentes a darle continuidad al plan de lucha de Ademys y los Suteba Multicolores, coordinándolo y extendiéndolo a todo el país. Seguir exigiendo a los sindicatos provinciales y Ctera que rompan su acuerdo con el gobierno y se sumen al reclamo. Llamamos a los trabajadores, familiares y estudiantes a apoyar esta lucha en defensa de la educación pública, la salud y la vida.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa