Apr 12, 2021 Last Updated 12:38 AM, Apr 11, 2021

A 100 años de la Reforma Universitario - 50 años del Mayo Francés

Luchemos en defensa de la educación pública y por el socialismo

Nos acercamos al aniversario de dos hechos que dieron fisonomía al movimiento estudiantil y las luchas de la juventud a escala mundial: la “Reforma Universitaria” y el “Mayo Francés”. Procesos revulsivos que sacudieron la política de sus países, pero cuyo alcance y sus razones fueron mucho más allá de sus fronteras nacionales. Levantamientos que de reclamos parciales terminaron dando lugar a una critica a la totalidad de las miserias de la sociedad capitalista. Desde la Juventud de Izquierda Socialista queremos recuperar su legado, y reivindicar su vigencia.

“Somos la Generación de 1914, cuya pavorosa responsabilidad alumbra el incendio de Europa” decía el “reformista” Deodoro Roca, autor del Manifiesto Liminar que dirigió la Federación Universitaria de Córdoba en abril de 1918 a todos los estudiantes de América Latina. La época histórica que abrieron la Primer Guerra Mundial y la Revolución Rusa dio contorno a un mundo capitalista decadente, donde las aspiraciones al desarrollo tanto del individuo como el de las naciones oprimidas quedaron bloqueadas por un sistema imperialista que hasta el día de la fecha empezaría a ir de crisis en crisis, de guerra en guerra, y tendría como respuesta revoluciones y más revoluciones.

La universidad y su ideal de desarrollo de la ciencia, conocimiento y perspectiva crítica, también va a quedar prisionera de esa contradicción entre las aspiraciones y necesidades por un lado, y la realidad y los imperativos del sistema capitalista imperialista por otro. El levantamiento de los estudiantes cordobeses expresó un contenido mucho más profundo que el rechazo a los dictámenes clericales sobre los planes de estudio: implicaba poner en el centro del cogobierno a los sectores plebeyos que se incorporaban y daban una nueva fisonomía a la universidad, buscar una orientación al servicio de las necesidades populares del conocimiento producido, y para eso impulsar una alianza permanente con los trabajadores.

De allí que las reivindicaciones reformistas hayan sido negadas por todos los gobiernos hasta el día de hoy. El enfrentamiento a los rectores con sotana, se actualizó centralmente para el movimiento estudiantil en el enfrentamiento a las imposiciones del mercado y los gobiernos sobre nuestra formación. De revolear rectores clericales por la ventana como hicieron los reformistas del 18, deberíamos pasar a revolear a los rectores que reciben el financiamiento de MONSANTO o Benetton.

El Mayo Francés puso en evidencia que el “boom económico de posguerra” no alcanzaba para revertir la histórica decadencia del sistema capitalista. La universidad de un país imperialista “avanzado”, tampoco lograba dar respuesta a las aspiraciones de sus estudiantes. Y en semanas nomás, Francia mostró a sus obreros y estudiantes ocupando fábricas y facultades, desbordando a las conducciones sindicales traidoras, y poniendo en jaque al gobierno de Charles De Gaulle. El mundo entero vio desfilar entre miles de jóvenes pancartas con la cara del Che Guevara, proclamas contra la guerra de Vietnam, y un cuestionamiento en regla a la sociedad de clases. Alzamientos juveniles en Praga, Yugoslavia, Alemania, Italia, Japón, y también México con Tlatelolco, y Argentina con el Cordobazo del 69, mostrarán que el ejemplo francés irradió el mundo entero.

Este año muchísima tinta se dedicará a hacer todo tipo de “homenajes” a estos procesos con intentos de edulcorar sus enseñanzas. Nosotros somos claros. Reivindicamos el profundo contenido social que motorizó estas gestas. Reivindicamos sus métodos de huelga, toma de establecimientos, piquetes, asambleas y resistencia a la represión. Defendemos a muerte la unidad obrero estudiantil y el internacionalismo. Y reivindicamos los planteos de quienes al seno de esos procesos, lograron sacar la conclusión de que era necesario atar cada reclamo parcial a la pelea por derrocar al sistema capitalista. Porque, como bien afirmaba Deodoro Roca: “no puede haber reforma educacional a fondo, sino con reforma social también de fondo”.

Hoy que la juventud de nuestro país está calentando motores para lo que deberá será una lucha brutal contra el intento de Macri de avanzar con su “Plan Maestr@” de reforma privatizadora de todo el sistema educativo, más que nunca es necesario aprender de estos procesos históricos. La Juventud de Izquierda Socialista pone sus esfuerzos al servicio de esa tarea.

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa