Oct 20, 2020 Last Updated 8:03 PM, Oct 20, 2020

Escribe Guillermo Sánchez Porta

Hace una semana se realizaron elecciones en ATEN, el sindicato docente de Neuquén. El gran impacto fue la derrota de la Multicolor, encabezada por Angélica Lagunas, a manos de la lista de la burocracia kirchnerista. De esta forma los luchadores de izquierda perdieron ATEN Capital. Esto se produjo por la división que provocó la lista Bermellón, impulsada por el PTS. Sumadas las dos listas habrían triunfado. Esto abre no sólo un debate sindical, sino también político, sobre la izquierda, el FIT y las políticas de sus integrantes respecto de la unidad.

En estas elecciones en la seccional Capital, la burocra­cia (TEP-kirchnerismo) logró 1.320 votos, la Multicolor (Fucsia-Izquierda Socialista, Tribuna Docente-PO; Púrpura-POR; Índigo-PSTU, Alternativa Docente-MST y Turquesa) cosechó 971 y la Bermellón (PTS y aliados) 739.  
ATEN Capital era una conquista del sindicalismo combativo. La directiva de ATEN Capital reflejaba la unidad de los partidos de izquierda que integramos el FIT (Izquierda Socialista, PO, PTS), de otros sectores de izquierda (MST) y antiburocráticos no partidarios, como la Rosa de Pillado, o la Ambar de Obregón, entre otros. Fue esa conducción la que logró derrotar la política de ajuste de Macri y Gutiérrez en Neuquén, logrando un aumento en blanco con cláusula gatillo trimestral y la devolución de los días de paro, entre otras cuestiones. Fue la que derrotó a la burocracia kirchnerista provincial del TEP, que quiso aceptar una propuesta miserable, en el marco del ajuste. El triunfo de los docentes neuquinos fortaleció en todo el país a los que reivindicamos la unidad de la izquierda, de los que luchan; demostró que era posible derrotar el techo salarial y superar a las burocracias. Fortaleció a la izquierda, porque mostró que una conducción encabezada por la izquierda sirve para la lucha y para ganar.
Lamentablemente los dirigentes del PTS, 48 horas antes de cerrar la inscripción de las listas, decidieron romper la directiva unitaria y presentar la lista Bermellón, junto a la Rosa, la Ambar y el Nuevo MAS.  Argumentar que la culpa fue por la cerrazón en cargos de la Multicolor es falso. Ya que se les estaban otorgando más cargos que los que poseían en la actual directiva. El resultado fue, como era previsible, que la burocracia del TEP se fortaleció, ganó tranquilamente ATEN provincial y recuperó ATEN Capital y otras seccionales multicolores.
 
Dividir en ATEN no fue una excepción para el PTS

Lamentablemente dividir al sindicalismo combativo, antiburocrático y a la izquierda se ha convertido en toda una política para el PTS. Lo de ATEN no es excepcional. Y este balance es muy importante para toda la vanguardia combativa sindical, juvenil o del movimiento de mujeres. No es la primera vez que ocurre esto por parte del PTS.
Meses atrás se negaron a sumarse al Plenario del Sindicalismo Combativo (PSC) de Lanús. El 23 de junio, a dos días del paro nacional del 25, se reunieron decenas de directivas e internas, miles de delegados y luchadores buscando la unidad y coordinación. Fue el evento antiburocrático más representativo en años. De allí salió una mesa coordinadora nacional. Contradiciendo todo su discurso unitario, la dirección del PTS boicoteó esa enorme convocatoria. Equivocadamente planteó que en él se invitaba a “sectores burocráticos” para formar una nueva dirección sindical. La realidad fue que a ese plenario ni se convocó ni tampoco asistió ningún sector burocrático, desmintiendo al PTS. En nombre de una supuesta “pureza clasista” el PTS dividió a la izquierda en Lanús. Pero la mayor contradicción del PTS en ATEN Capital es que juntos estuvimos conduciendo la directiva con sectores que no son de izquierda, ni clasistas, como las agrupaciones Rosa y Ambar. Nosotros sí reivindicamos esas unidades con sectores antigubernamentales y anti burocráticos para luchar. El PTS, que divide la unidad del PSC de Lanús con el falso argumento de que no todos son “clasistas”, sin embargo no dudó en dividir la directiva de ATEN y enfrentar a los sectores de la izquierda, aliándose para eso a los sectores “antiizquierda”, Rosa y Ambar, que ellos dicen rechazar, desnudando sus mentirosos argumentos. En realidad, el PTS habla de unidad de la izquierda pero predominan en su política el sectarismo y la autoproclamación. También hizo lo mismo en ferroviarios, junto al PO y el MST, presentando una lista opositora a la Bordó del Pollo Sobrero, la que acusaba de “burócrata adaptado a la Verde de Pedraza”. Es parte de una política divisionista del PTS, no son meros hechos casuales.
 
El divisionismo perjudica a la izquierda

Todos los activistas queremos mayor unidad para la lucha y para presentar una alternativa de izquierda al gobierno de Cambiemos y las variantes peronistas. No alcanza con “declamarla”, sino que hay que practicarla y profundizarla. El divisionismo del PTS atacando en los sindicatos a las nuevas conducciones antiburocráticas, conducidas por la izquierda, va en contra de esa unidad.
El retroceso y la división de la izquierda en los gremios es utilizado por los enemigos de la izquierda y de los trabajadores, las burocracias, el peronismo, el kirchnerismo, que nos enrostran que “fuimos divididos, que perdimos, que no podemos siquiera sostener un sindicato”, etcétera. En vez de fortalecer a la izquierda y su unidad, desmoraliza a los luchadores y jóvenes. Por eso es tan importante este debate.
Mientras tenía esa política divisionista, la dirección del PTS lanzaba una campaña llamando a conformar “un partido único de la izquierda”. Lógicamente este tipo de propuestas cae bien entre los luchadores que anhelan la unidad de la izquierda. Pero el PTS debe explicar la contradicción entre este mensaje y su práctica. Desde Izquierda Socialista hemos respondido que siempre estamos abiertos a discutir la posibilidad de unificarnos en un solo partido revolucionario. Somos parte de una corriente socialista, que fundó nuestro maestro Nahuel Moreno, que viene proponiendo aquí y en todo el mundo “unir a los revolucionarios” sobre la base de un programa mínimo revolucionario. Y, así como impulsamos siempre el Frente de Izquierda hasta lograrlo en 2011, también estamos abiertos a debatir la posibilidad de avanzar hacia un partido único socialista revolucionario. Pero sabemos que no es fácil, justamente por las diferencias programáticas y de métodos que existen en la izquierda. Y en especial con el PTS.
Dividir a la izquierda en el movimiento obrero y permitir que la burocracia retome sindicatos recuperados a la democracia y la lucha es un crimen político que no ayuda a pensar en la posibilidad cercana de un partido común con el PTS y el resto de la izquierda.
Ante este argumento algunos dirigentes del PTS responden que “esos son detalles gremiales, tácticos, menores. Lo importante es la unidad política estratégica”. De esta forma quieren eludir el debate real de la unidad de la izquierda y tapar su sectarismo. Para Izquierda Socialista la unidad de la izquierda no es algo para proclamarla en un discurso para “quedar bien”. Es para llevarla adelante y defenderla. Dividir a la izquierda y a los luchadores antiburocráticos ante el gobierno y la burocracia sindical y llevar a derrotas como en ATEN, va contra el programa y la estrategia de los que quieren un cambio de fondo. Por eso este accionar divisionista debe ser parte del debate sobre la unidad de la izquierda, del FIT y del sindicalismo combativo.

Escribe: Jorge Adaro, Secretario general de Ademys

El gobierno de Rodríguez Larreta y su ministra de Educación Soledad Acuña ha decidido avanzar definitivamente en el vaciamiento y liquidación de los profesorados de la Ciudad al forzar la creación de la Unicaba.

El próximo jueves 22 de noviembre presentan el proyecto en el recinto legislativo para su aprobación en absoluta soledad, con el apoyo del bloque oficialista de PRO y sin contar con el voto favorable de otro sector de la oposición.

Intentan avanzar con la Unicaba a pesar del indiscutido rechazo de toda la comunidad educativa en CABA que se expresó en multitudinarias movilizaciones, como hacía muchos años no se daban en el nivel terciario, y que contó con la coordinación de sindicatos docentes, centros nucleados en CET (Centro de Estudiantes Terciarios) y los rectores del CESGE exigiendo el retiro del proyecto. Esta coordinación resistió varios intentos, tanto de funcionarios como legisladores, que buscaba dividir a este movimiento de lucha. La creación de la Unicaba ha generado tanto rechazo, que hasta la propia ministra Acuña trató de hacerse la desentendida durante la presentación del presupuesto 2019, no mencionando siquiera la palabra Unicaba durante toda su exposición, que terminó con su retiro bochornoso de la Comisión de Educación.

El rechazo se manifestará nuevamente el 22, luego de una movilización y vigilia en la Legislatura cuando miles de docentes y estudiantes nos volquemos a las calles para impedir que el proyecto de aniquilación de los terciarios se convierta en ley. El 22 los principales sindicatos de la Ciudad (Ademys y UTE) llamamos a un paro de actividades en todos los niveles para garantizar la masividad de la movilización y reiterar el rechazo a la política privatizadora y antieducativa del gobierno de Macri y Larreta al servicio de los requerimientos de los organismos internacionales y como parte del ajuste educativo que el macrismo y los distintos gobernadores vienen aplicando en todo el país de la mano del FMI. La Unicaba no pasará.

Escribe Mariano Barba

Lamentablemente, la combativa lista Multicolor perdió la Seccional Capital de ATEN, la más importante de la provincia. La responsabilidad estuvo en el divisionismo generado por el PTS. Una actitud criminal que debe ser repudiada por todos los luchadores.

La burocracia kirchnerista del TEP mantuvo la comisión directiva provincial de ATEN y, lo más im­portante, derrotó a la Multicolor en varias de las seccionales que dirigía, entre ellas Capital. Esta última es la seccional que concentra al 40 % de los afiliados y la que había gestado la política, el método y la democracia sindical que permitió el triunfo de la huelga de 43 días derrotando al gobierno y a la propia burocracia kirchnerista. La burocra­cia (TEP-kirchnerismo) logró 1.320 votos, la Multicolor cosechó 971 y la Bermellón (PTS y aliados) 739. La Multicolor solo retuvo las sec­cionales de Picún Leufú y Zapala.

¿Por qué se dio este resultado?

La responsabilidad de la derrota estuvo en el rol divisionista del PTS, que rompió la comisión direc­tiva y la propia lista Multicolor 48 horas antes de cerrar la inscripción de las listas. Lo hicieron con argu­mentos infantiles y sectarios, ya que se les estaba otorgando más cargos que los que poseían en la actual directiva. Peor aún, rompieron y se aliaron con sectores centristas y antipartido como son las agrupacio­nes Rosa y Ámbar, encabezadas por Pillado y Obregón, respectivamen­te. Así formaron la Bermellón, a la que se sumaron el Nuevo MAS y Convergencia Socialista (La Verdad).

En concreto, el PTS rompió con el sector clasista de la comisión di­rectiva para irse con los centristas, con el objetivo de dividir e impedir que la Multicolor retenga las seccio­nales combativas y diera pelea por la conducción provincial.

El PTS argumentaba que la secretaria general de ATEN Capital Angélica Lagunas “acaparaba car­gos”. Acusación falsa, ya que está cumpliendo su primer mandato al frente del sindicato. Y es diputada provincial por los dos años que le corresponden por la rotación según los acuerdos del FIT. En realidad, los que estarían “repitiendo cargos” son los dirigentes de la Bermellón, que ya estuvieron varias veces en las comisiones directivas del sindicato.

Esta criminal división es la ex­plicación central que permitió que la burocracia recuperara ATEN Ca­pital. Algo parecido ocurrió en las otras tres seccionales que terminó perdiendo la Multicolor, como Plot­tier, Cutral Có y Piedra del Águila. En todas ellas la burocracia ganó por escaso margen, sacando menos votos que la suma de las otras dos listas.

PTS: una traición al sindicalismo combativo

La división que generó el PTS fue una auténtica barbaridad, una traición al sindicalismo combati­vo. Lo que no pudo el TEP en el conflicto, quebrar a la Multicolor y al activismo mientras sostenía una huelga heroica de 43 días, lo logró la Bermellón vía el divisionismo. El sectarismo divisionista del PTS le permitió al TEP recuperar seccio­nales que había perdido a manos del sindicalismo combativo, entre ellas la estratégica Capital. Algo que, sin duda, hoy está festejando el gobierno provincial del MPN.

Esta actitud criminal fue la responsable de que se retrocediera cuando estaba planteado avanzar si manteníamos la unidad. El divi­sionismo del PTS, al que se sumó el Nuevo MAS, les hizo perder totalmente de vista quién es el enemigo, los llevó a que incluso se terminen juntando en una mis­ma celebración con la burocracia “festejando” la derrota multicolor en ATEN Capital.

Ya veníamos alertando sobre esto. Decíamos que “con su política divisionista ponen en riesgo ATEN Capital, principal bastión opositor, y le facilitan en bandeja a la burocracia kirchnerista sostener la provincial” (El Socialista, 3/10)

El PTS usó como excusa para no sumarse al Plenario Sindical Combativo de Lanús que “abría las puertas a la burocracia”, mientras que en ATEN se aliaba con la Rosa de Pillado, un declarado opositor del sindicalismo combativo.

Lo que se viene

Vienen tiempos difíciles para los docentes y el conjunto de los trabajadores porque está en marcha el plan de ajuste de Macri y los gobernadores, con la complicidad de la burocracia sindical que los deja correr. Desde la Multicolor, integrada por nuestra agrupación Fucsia, Tribuna Docente (PO), Púrpura (POR), Índigo (PSTU), Alternativa Docente (MST) y Tur­quesa (Independientes), seguiremos estando al servicio de las luchas que vendrán más temprano que tarde. Con Angélica Lagunas en la direc­tiva como minoría en Capital y la Multicolor en la provincial, seguro nos volveremos a enfrentar con la conducción burocrática del TEP que sólo pretende colocar la fuerza de la docencia al servicio de un armado electoral del peronismo kirchne­rista, el mismo que se encarga de aplicar el ajuste allí donde gobierna.

El modelo de un sindicato luchador y democrático seguirá siendo defendido por la Multicolor y respaldado por los miles de votos recibidos en la provincia. No será barrido por el resultado de una elección.

Escribe Mariano Barba

Votar a la Multicolor es en­frentar a la burocracia kirchnerista enquistada en el combativo gremio docente neuquino y dotar a ATEN Provincial de una conducción democrática y luchadora para en­frentar el fuerte ajuste que intentan imponer el macrismo y el MPN en la provincia.

Los docentes comenzaron el año con un histórico paro de 43 días que terminó con un gran triunfo logrando la actualización trimestral del salario básico según la inflación y otras conquistas. Ese triunfo cons­tituyó un avance muy importante en defensa del salario y es el único a nivel nacional que logra un gremio ante la enorme inflación. También marcó un hito en la pelea por la conducción del gremio, ya que la rebelión docente impulsada por la conducción Multicolor de la seccio­nal ATEN Capital y otras lograron desbordar y derrotar el acuerdo que querían rubricar la dirigencia provincial del TEP (Celeste) y el gobierno de Omar Gutiérrez.

Lo que se presentaba como una oportunidad histórica para arreba­tarle la conducción provincial a la burocracia constituyendo una lista única de oposición, lamentable­mente entró en un paréntesis porque el PTS y la agrupación Rosa, inte­grantes de la directiva capitalina, junto a otras agrupaciones menores, conformaron otra lista dividiendo a la oposición jugando abiertamente a favor de la burocracia kirchne­rista. Una verdadera traición al sindicalismo combativo, típico del PTS, que cuando no hegemoniza una dirección gremial, divide para favorecer a la burocracia.

La Multicolor, encabezada en la provincia por Norberto Calducci (Tribuna Docente) presenta lista en las seccionales más importantes, entre ellas la de Capital, encabezada por nuestra compañera Angélica Lagunas. Con el lema “llevemos la rebelión de la huelga a las urnas vo­tando a la Multicolor” se desarrolla una fuerte campaña con el objetivo de fortalecer a las seccionales que actualmente dirige la oposición y de dar pelea en la lista provincial. Todo tipo de maniobras y acuerdos parciales con el gobierno lleva a cabo la actual burocracia tratan­do de debilitar la campaña de la Multicolor y desviando el eje de debate que propone. Dos modelos sindicales están en juego: el de la Multicolor, un modelo sindical democrático para luchar y ganar como se demostró en la enorme rebelión docente encabezada por las multitudinarias asambleas de miles en la Seccional Capital conducidas por una directiva que pasó la prueba de la lucha con acciones de todo tipo y consiguió derrotar al gobierno, a los carneros tutores y a la burocracia sindical versus el modelo sindical que actualmente dirige la provin­cia, burocrático y conciliador que acaba de reformar el estatuto para “baradelizar” a ATEN. Centenares de fiscales cuidarán los votos

Escribe Guillermo Sánchez Porta

Los docentes decidieron un paro nacional y marchar al Congreso el 24 o el día que se trate el presupuesto, denunciando que está diseñado a la medida del FMI, con una caída de 39% en educación.
Ctera denuncia que hay recortes de 77% en infraestructura, 68% en jardines de infantes y desmantelamientos del plan Conectar Igualdad, programas nacionales, becas estudiantiles, privatizando la formación docente y tercerizando las evaluaciones con el Operativo Aprender. Se congela el Fondo de Incentivo Docente y el Compensador (el único aporte de Nación a los salarios de las provincias).

Además, se mantienen los subsidios a la educación privada y la provincialización del sistema educativo, tanto en los aportes presupuestarios para salarios e infraestructura como en los contenidos educativos. De esta manera el presupuesto mantiene los salarios miserables y el desastre edilicio. También apunta a liquidar el sistema jubilatorio docente, los regímenes de licencias y el estatuto docente. Llamamos a todos los docentes del país a sumarnos al paro del 24 y a darle continuidad para derrotar el ajuste de Macri y el FMI.

 

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos