Jun 13, 2021 Last Updated 10:46 PM, Jun 12, 2021

Escribe Guillermo Sánchez Porta

En 2020 el Plenario del Sindicalismo Combativo (PSC), encabezado por ferroviarios del Sarmiento del Pollo Sobrero, Sutna, Ademys, AGD, Ceramistas de Neuquén y sectores combativos, fue el único sector sindical que denunció al gobierno por hacer pagar la crisis económica social y la del Covid-19 a los trabajadores. Coordinó e impulsó luchas y presentó propuestas alternativas para que la crisis la paguen las multinacionales, los banqueros y las grandes patronales.

En abril denunció que “el gobierno de Fernández está flexibilizando cada día más la cuarentena. Las ‘excepciones’ crecen, respondiendo a las exigencias de las patronales para mantener sus ganancias y producir, aunque no sean empresas de primera necesidad ni ‘esenciales’. No les importa poner en riesgo la salud de millones”. Lamentablemente, esto se confirmó y la Argentina pasó el millón de contagios y los 40.000 muertos.

 “Crecen los contagios entre trabajadores de salud, la falta de cuidados y de inversión en salud pública, el poliempleo y la explotación de quienes están en la primera línea de atención sin elementos de protección. Sí les llegó ayuda millonaria del gobierno a las patronales, incluyendo grandes empresas y multinacionales. No lo hace cobrando ningún impuesto a la riqueza, sino con plata de la Anses. La CGT acordó con la UIA que pueden reducir el salario un 25 por ciento. ¡El Estado paga el 50% de los salarios y las patronales pueden reducir un 25%, o sea solo pagar el 25% restante de los sueldos! Una estafa y otro golpe a los trabajadores. ¡Otra traición más de la dirección de la CGT! Fernández anunció la prohibición de despidos. Pero decenas de empresas despiden a miles de trabajadores. Tampoco en educación aumentó partidas presupuestarias, no se garantiza conectividad y las familias más empobrecidas no pueden acceder a la educación, con docentes sobrecargados de tareas”.

 El PSC propuso medidas alternativas como “el mantenimiento de la cuarentena sin despidos ni rebajas salariales, con subsidio universal a los monotributistas y desocupados. Que la crisis la paguen los capitalistas, los bancos, multinacionales y grandes empresarios. Eliminación del IVA y no pago de la deuda externa. Nacionalización de hidrocarburos, banca, comercio exterior y todos los recursos estratégicos. Aumento general de salarios con actualización automática de acuerdo al costo de vida. Aumento de emergencia a jubilados y planes sociales. Sistema único de salud estatal, gratuito e igualitario. Abajo la especulación con la comida y los remedios. Castigo a los monopolios formadores de precios.

 El PSC acompañó a los que salieron a enfrentar el ajuste y buscó su coordinación. Denunció que la CGT y las CTA pactaron con el gobierno y las patronales el ajuste antiobrero y se negaron a llamar a una huelga general o apoyar las luchas. El PSC intervino directamente en luchas como la de los ferroviarios del Sarmiento, el Sutna, Cicop y trabajadores de la salud, docentes de Ademys, Suteba Multicolores, Aten Neuquén, AGD y de todas las provincias, estatales y municipales de Chubut, Córdoba, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Tucumán, Santa Fe, Misiones, del frigorífico Penta, ceramistas, choferes y mineros de Neuquén, aeronáuticos y Latam, del Subte, Bed Time, repartidores y precarizados, fábricas recuperadas, cooperativas, colectiveros, textiles, La Nirva, Acindar, Clarín, Parque de la Costa, autoconvocados de la UOM, portuarios, telefónicos, Satsaid, Sipreba, del Garrahan, judiciales, tercerizados de Rosario, aceiteros y decenas que se dieron en este 2020.

Frente a la inacción de la CGT y a pesar de la pandemia, el PSC llamó a jornadas nacionales con acciones y movilizaciones en provincias y un acto en Plaza de Mayo. Además, hizo dos plenarios nacionales virtuales con centenares de dirigentes y delegados y un plenario de la Patagonia Sur (Tierra del Fuego, Santa Cruz, Chubut).

 Este año se sumaron a los sindicatos y agrupamientos que fundamos el PSC (como la Corriente Sindical de Izquierda Socialista, la CSC-PO o el Ancla-MST), dirigentes del PTS-MAC que habían estado afuera desde su creación y rectificaron esa política equivocada. Esto generó muchos debates sobre cómo debe funcionar el PSC para seguir fortaleciéndose como el principal polo de coordinación de los sectores de lucha y antiburocráticos. Reafirmamos que es el consenso mayoritario entre las corrientes sindicales y los sindicatos que integramos el PSC, respetando la autonomía y las resoluciones democráticas, el pilar con el que hace años venimos coordinando y avanzando y el camino que seguiremos implementando para defender el PSC de todos los que no quieren una genuina coordinación del sindicalismo combativo.

 Sindicalmente, solo el PSC ha denunciado el robo a los jubilados y, mientras seguimos exigiendo a los dirigentes de la CGT y CTA que rompan su tregua y llamen a la huelga general, llamamos a movilizarnos a la Plaza del Congreso el día que se trate la reforma jubilatoria.

El nuevo año, 2021, impulsará con fuerza la necesidad de coordinación de los sectores sindicales combativos. Izquierda Socialista y los dirigentes que integramos el PSC seguiremos trabajando para su fortalecimiento y extensión nacional, peleando en cada sindicato por listas únicas de oposición para echar a la burocracia sindical y seguir avanzando en la pelea por una nueva dirección democrática, clasista y combativa para el conjunto del movimiento obrero.   

Escribe Verónica Bravo, ex delegada gremial Heylatam (AEC Rosario) y abogada laboralista

Aún cuando siguieron trabajando desde sus hogares y sin tener las herramientas necesarias, las patronales de call center de la ciudad de Rosario  decidieron suspender y rebajar los salarios a las/os trabajador. Lo que llevó a diversos reclamos que no fueron escuchados.

El caso más resonante es el de la firma Contact Center & Recovery S.A. (HeyLatam). Avanzada ya la cuarentena y con la producción en alza, la patronal decidió despedir a quienes se pusieron a la cabeza de los reclamos. La organización y la lucha permitió que se lograra la reincorporación de una de las compañeras. En el mes de octubre las/os trabajadores dejaron de percibir la totalidad de su sueldo con la excusa de la patronal de haber sido excluidos del programa nacional ATP y por no habérsele otorgado un crédito. Desde ese momento, se exigió al sindicato de comercio un paro de actividades hasta tanto no se les pagara su salario.Como respuesta, la patronal emitió un comunicado de supuesta “crisis” y eventual quiebra, poniendo a disposición “retiros voluntarios”. Con la intervención del Ministerio de Trabajo de la Provincia se decreta la conciliación obligatoria. A pesar de ello, hay un lock out patronal y la empresa deja sin trabajo a 301 compañeras/os.

Los despidos encubiertos, la renuncia a la firma con la promesa de estar en otra, o la renuncia para pasar a trabajar como monotributistas, son una forma más de precarizar a las/os operadores que hoy en día trabajan desde sus hogares con herramientas propias y sin el pago, ni compensación de servicios utilizados como Internet o luz. Esta situación se repite en varias de las firmas de call centers, como “Otecé” que ha hecho que gran parte de sus trabajadoras/es presten servicios como monotributistas. O la firma multinacional “Konecta”, que a pesar de no haber reducido la productividad durante toda la pandemia, ha rebajado salarios y no les brinda a sus trabajadores las herramientas, por lo cual también están realizando medidas de fuerza.

Desde Izquierda Socialista acompañamos a las/os trabajadores de Hey Latam y de todas/os los compañeros de call center. Rechazamos suspensiones, despidos y retiros “voluntarios”, como así también exigimos la entrega de herramientas y el reconocimiento de los servicios de luz e internet. Exigimos al Sindicato de Empleados de Comercio de Rosario, que se ponga a la cabeza de las luchas, llamando a un paro general del sector.
¡Basta de despidos encubiertos!¡Que las empresas garanticen el 100% de las herramientas!¡Por la unidad de acción y un plan de lucha!

Los trabajadores enrolados en Federación Aceitera, la Unión de Recibidores, Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina y la Unión de Recibidores de Granos y Anexos de la República Argentina y Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA) se encuentran de paro en una pelea contra las patronales por mejores salarios y el bono de fin de año.

Con piquetes en los portones de las principales plantas como Cargill, Dreyfus y otras del sur de Santa Fé, los trabajadores resolvieron seguir con la huelga por la falta de respuestas por parte de la cámara empresarial del sector. El paro aceitero continúa, llevando ya siete días consecutivos. Izquierda Socialista envió el saludo del diputado Juan Carlos Giordano, poniendo a disposición su banca para que esta lucha triunfe.

Convocado por la Multisectorial luego de ser impulsado y votado por las asambleas de las tres fábricas ceramistas se realizó el Encuentro de Trabajadores en el predio de la Cerámica Neuquén bajo gestión obrera. El objetivo de la convocatoria era coordinar las acciones de las próximas semanas y fijar posición ante acontecimientos nacionales como la modificación de la ley del cálculo jubilatorio. El encuentro realizado en la Cerámica Neuquén reunió a unos 200 luchadores de distintos sectores: El Sindicato Ceramista y obreros de las tres fábricas; dirigentes de la directivas seccionales docentes Multicolor de Aten y docentes del Frente Bermellon; una delegación del Sindicato Municipales de Centenario que había votado en su asamblea asistir al encuentro;  activistas de varios hospitales de Neuquén y del Hospital Campo Grande de Rio Negro; La Confederación Mapuche; las organizaciones Sociales como el Polo Obrero, El MTD y el FOL; y los partidos de izquierda. También se destacó la presencia de vecinos de seis tomas de tierras que están en plena lucha.

Abrieron el Encuentro Alejandro Lopez, Secretario General Ceramista y dirigentes de las organizaciones gremiales convocantes y un saludo de los partidos de izquierda. Hubo una coincidencia total en enfrentar el ajuste nacional y provincial y la necesidad de la coordinación para fortalecer cada lucha en curso. Luego se pasó a sesionar en cuatro comisiones. Finalmente se leyeron las conclusiones de esas comisiones, quedando varias resoluciones aprobadas para la acción de las próximas semanas: 1) Permanecer en estado de alerta para asistir en forma inmediata si la justicia intenta desalojar la Cerámica Neuquén; 2) Adherir a la Jornada nacional de lucha convocada por el Plenario del Sindicalismo Combativo para el día que se trate en el congreso el proyecto del gobierno que ataca a las y los jubilados; 3) Organizar una jornada provincial en apoyo a las distintas luchas que se están desarrollando en provincia.

Luego, en las comisiones se votaron varias acciones: movilizar el 10 para que el aborto sea Ley, con el proyecto de la  Campaña; movilizar el 18 ante la convocatoria del gobierno al gremio docente; realizar una reunión de representantes de las tomas el sábado 12 para coordinar acciones, reclamar los servicios básicos, un plan de obras públicas y cese de la represión; respaldar todos los reclamos de las gestiones obreras ceramistas en el camino de exigir la estatización de la industria. Desde Izquierda Socialista participamos activamente con compañeros docentes, estatales, médicos, de las tomas de tierras y de la juventud. Compartimos  el discurso de apertura de Alejandro López, de Angélica Lagunas por la Minoría Multicolor de Aten Capital y de Gastón Rivero por Izquierda Socialista.

Escribe Fabián Torres, médico, delegado provincial de Fresprosa, Río Negro

Mientras el Covid-19 continúa creciendo en la provincia con epicentro en la ciudad de Bariloche, que continúa en aislamiento, los profesionales, técnicos y empleados de los hospitales de toda la provincia vienen manifestándose desde finales de septiembre.

Todos los jueves, en las puertas de las instituciones, se realizan quites de colaboración y asambleas permanentes por recomposición salarial y el reconocimiento laboral en contexto de pandemia, sin recibir respuesta del gobierno de Juntos Somos Río Negro. “La inflación fue de 50% y nos ofrecen 10%, seguimos por debajo de la línea de pobreza”, reclaman los trabajadores de la salud, además de insumos, recursos para afrontar la situación epidemiológica y participar de la discusión del presupuesto provincial de salud.

Para calmar los ánimos, la gobernación otorgó una suma fija de 6.000 pesos no remunerativa, que solo consiguió repudio. El rechazo fue encabezado por los profesionales autoconvocados, integrados por la mayoría de los médicos y otros sectores de salud que se fueron plegando, como enfermeras y mucamas. Una verdadera tomada de pelo al esfuerzo de todo el personal de la salud, un aumento insuficiente que significa un achatamiento del salario. Solo contó con el acuerdo de los gremios burocráticos UPCN y ATE, en un principio, y luego solamente por ATE. Tan mal cayó la aceptación por parte de la dirigencia de los gremios que se terminó conformando una nueva asociación gremial, Fresprosa Río Negro, encabezada por los profesionales de la provincia para no depender de las negociaciones en las que nunca nos consultaron. El hartazgo del personal y la falta de escucha explotaron este lunes 30 de noviembre. Ante la continuidad del reclamo y las acciones del personal sanitario el gobierno de Carreras otorga un plus por pandemia, un monto en negro, no remunerativo, que según la categoría oscila en 1.080, 2.000, 5.000 y 8.000 pesos. Encima, para coronar la provocación, otorgó un aumento extra de 30% solo para las jefaturas de servicio, la gota que rebasó el vaso, ya que la indignación derivó en la renuncia de más de cincuenta jefes de servicio en los hospitales rionegrinos. La mayoría de esas dimisiones ocurrieron en Bariloche, como punto principal de preocupación para el gobierno. En la ciudad más poblada de la provincia fueron treinta y dos los profesionales que dieron un paso al costado. Quedaron desiertas diez jefaturas en Roca y otras cuatro en Las Grutas, las que deben sumarse a la decena de renuncias que se dieron inicialmente en el hospital Zatti, de Viedma.

La lucha continúa

“El gobierno tiene un doble discurso, si bien dicen que somos esenciales nos pagan el 70% del sueldo en negro, es indignante”, declaró una trabajadora de la guardia hospitalaria. O sea, toda la política sanitaria de la provincia está cuestionada, por eso  las acciones continuarán y la gobernadora Carreras, que viene actuando del brazo de Alberto Fernández apoyando todas sus leyes y entregadas al FMI, ahora tendrá que rever las concesiones a realizar para calmar el espíritu de lucha mientras en las distintas ciudades se siguen haciendo marchas, abrazos y actuando junto a la comunidad exigiendo soluciones y presupuesto para la salud pública y su personal.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa