Feb 21, 2024 Last Updated 6:31 PM, Feb 21, 2024

¿Hay que reorganizar el peronismo o superarlo por izquierda?


Escribe Juan Carlos Giordano, diputado nacional electo Izquierda Socialista/FIT Unidad
 
La dirigencia peronista está en una crisis total. ¿Es cierto que está enfrentando a Milei? ¿Hay que reorganizar el peronismo como propone Grabois?
 
El peronismo da para todo. Diputados de Tucumán de Unión por la Patria (ahora con bloque propio) le votaron el dictamen a Milei y ahora aprobaron la ley ómnibus. Lo mismo hizo el peronismo cordobés de Schiaretti, poniendo incluso funcionarios propios en el gobierno nacional. Cristina Fernández sigue borrada en el Instituto Patria, sin emitir crítica alguna contra las medidas de Milei, donde trascendió que les dio un mensaje a sus diputados para que no hagan “antimileísmo”. Massa está por sacar su libro autobiográfico y criticó el paro de la CGT. Alberto Fernández se fue a España. Scioli se sumó al gobierno ultraderechista para “ayudar”, con lo que esto significa, tratándose del candidato de Cristina Kirchner en las presidenciales de 2015 (ver nota). Muchos referentes peronistas, massistas y kirchneristas de La Cámpora, mantienen puestos en organismos del actual gobierno. Mientras los nueve gobernadores de Unión por la Patria siguen aplicando el ajuste en las provincias, como Kicillof en Buenos Aires o Quintela en La Rioja, donde sacó un bono provincial devaluado.

El hecho que 97 diputados de Unión por la Patria hayan votado en contra de la ley ómnibus puede llevar a creer que el peronismo está enfrentando a Milei. No es así.
 
Las peripecias de Máximo Kirchner

Máximo Kirchner señaló en estos días: “Si le dije que no a Alberto Fernández, como no le voy a decir que no a Milei”. Vamos por partes. Eso de que le dijo “no” a Alberto es una clara mentira. Alberto Fernández fue el candidato ungido por Cristina Kirchner en 2019 representando a todo el peronismo en el extinto Frente de Todos que llevó a un desastre social bajo su gobierno, generando el caldo de cultivo para que gane Milei. Máximo Kirchner y Cristina criticaban a Alberto Fernández para intentar despegarse de su propio gobierno que se iba a los caños, nada más. Segundo, decirle que “no” a Milei, como dice Máximo, no implica ninguna heroicidad. El 45% votó en contra de Milei y hoy miles repudian el brutal ajuste, el DNU y la Ley Ómnibus. El tema no es decirle solo que “no” en la votación en el Congreso, sino que hay que decirlo también en las calles. Esto lo vivió el propio Máximo Kirchner y los diputados de Unión por la Patria cuando en el segundo día de represión salieron del recinto para observar lo que estaba pasando en la calle, siendo increpados por la militancia movilizada en la Plaza de los dos Congresos reclamándoles “a dónde está La Cámpora”, al grito de “paro, paro, paro, paro general”.

La dirigencia peronista no movilizó en los tres días de la semana pasada donde se repudió la votación de la ley y enfrentó la represión de Patricia Bullrich, dejando en banda a muchos de sus simpatizantes quienes reconocieron que solo la izquierda junto a las y los luchadores lo hicieron. No se los escuchó a Máximo Kirchner o a Kicillof reclamar que la CGT convoque a un plan de lucha. Por lo tanto no es cierto que la cúpula peronista está enfrentando a la ultraderecha, como sí lo está haciendo consecuentemente el sindicalismo combativo y la izquierda.
 
La trampa de Grabois de “reorganizar” el PJ

Juan Grabois viene ganando espacio mediático. Ante la crisis y el vacío que deja el peronismo, con un discurso crítico hacia el gobierno anterior, puede llevar a la creencia de que el PJ podría reformularse favorablemente en beneficio del pueblo trabajador. “De a poquito, lamiendo las heridas y procesando los propios errores, ampliando nuestro campo y escuchando otras voces, nos estamos reorganizando”, dijo Grabois (Diario Panorama, 18/1).

En un largo reportaje de cicuenta minutos en el programa Duro de Domar de C5N del 19 de enero, Grabois dio los lineamientos de su política. Dijo que estaba muy contento por “las señales positivas” que generó la firma de un documento con 1.500 voluntades de referentes peronistas y sociales, entre ellos los del albertista Santiago Cafiero, el ex ministro Guzmán, Máximo Kirchner, Kicillof, dirigentes de la  CGT y gobernadores de Unión por la Patria, entre ellos Quintela, altamente reivindicado por Grabois. Grabois dice que esto favorecía al “resurgimiento del peronismo, con gente nueva, sin tirar a nadie por la ventana, con las viejas y nuevas melodías, sin ninguna ruptura con el pasado, una continuidad con los mejores elementos”, según sus palabras. “Continuidad con caras nuevas”, es decir, más de lo mismo. Lo de caras nuevas, obviamente, se refiere a su figura.

Caras nuevas para una vieja política será para nuevas decepciones. De 40 años de esta “democracia” para los de arriba hubo 28 años bajo gobiernos peronistas. El menemismo fue peronismo explícito, no “neoliberalismo” como dice el kirchnerismo. Alberto, Cristina y Massa nos dejaron en cuatro años un 211% de inflación anual, 45% de pobreza y el pacto con el FMI.

El peronismo ya gobernó defendiendo a este capitalismo de hambre y pobreza, no tocó los intereses de la derecha, de las multinacionales y el imperialismo, no reestatizó las privatizadas y pactó con el Fondo Monetario. Ahora apuesta al desgaste de Milei para intentar aprovecharlo electoralmente en las próximas legislativas para volver a engañar al pueblo trabajador y a la juventud con falsas promesas.

No hay que reorganizar ningún peronismo, sino luchar por una salida de fondo, fortaleciendo al Frente de Izquierda Unidad, como lo estamos haciendo desde Izquierda Socialista.

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa