May 08, 2021 Last Updated 8:24 PM, May 8, 2021

Izquierda Socialista

La pandemia del Covid-19 se sigue agravando. Las estadísticas marcan, al martes 4 de mayo, una nueva suba que desmiente a aquellos que decían que en estos quince días, con las nuevas restricciones, empezaban a bajar los casos: 26.238 contagiados en un día y 412 muertes. La ocupación de camas de terapia intensiva sigue altísima, 76,5% en el AMBA y 68,6% a nivel nacional. Y ya se habla de que faltan tubos de oxígeno.

Al colapso sanitario se le suma el agravamiento de la crisis social. El espeluznante 42% de pobreza que registró el Indec a finales de 2020 ha seguido creciendo de la mano de la inflación, los bajos salarios y jubilaciones y los despidos. Millones se hunden en el hambre y la desesperación.

Frente a esta realidad, el gobierno de Alberto Fernández hace conferencias de prensa, ofrece reportajes en los medios y realiza discursos casi todos los días. Pero lo que se suele vender como “grandes anuncios” es completamente insuficiente. No sirven para combatir la pobreza ni para atacar de verdad a la pandemia.

El presidente afirma que su prioridad es “cuidar la salud de la población” y que nos encontramos ante el mayor plan de vacunación de la historia. Pero la realidad es que, al día de hoy, solo ha recibido las dos dosis el 2% de la población. Y semana a semana nos encontramos ante el riesgo cierto de que “se corte” el suministro y nos quedemos sin vacunas. Mientras tanto, e increíblemente, el gobierno de Alberto Fernández deja que se vayan del país veinticuatro millones de dosis por mes. Son las que se producen en Garín, en la planta propiedad de Hugo Sigman, el empresario amigo del gobierno. Vacunas que son elaboradas por la multinacional AstraZeneca y enviadas al exterior con el falso argumento de que no se pueden envasar en el país, cosa absolutamente falsa, como quedó demostrado con el propio planteo del gobierno de recibir y envasar en los próximos meses el reactivo de la vacuna Sputnik. ¿Entonces, en qué quedamos? ¿Tenemos o no tecnología para envasar? Lo de AstraZeneca es un escándalo, el gobierno  peronista ya pagó por adelantado 22 millones de dosis y es la propia multinacional la que incumple el contrato.
Por eso desde Izquierda Socialista y el Frente de Izquierda Unidad exigimos que se incauten ya mismo las vacunas y se garanticen dosis para que todas y todos podamos estar protegidos contra el Covid-19.
Al mismo tiempo, ante el evidente colapso del sistema sanitario, hay que poner plata para que haya más recursos y más trabajadores de la salud disponibles, centralizando todo el sistema para combatir de conjunto la segunda ola de la pandemia.

Los trabajadores de la salud son un ejemplo de su dedicación y sacrificio, estando en la primera línea de la lucha contra el coronavirus. Pero lamentablemente también de la insuficiencia de las medidas, ni siquiera están todos vacunados y la mayoría trabaja absolutamente colapsada en su capacidad y con salarios miserables.

Esto último es lo que salió a la luz con fuerza a partir de la pelea ejemplar que dieron las trabajadoras y los trabajadores de la salud de Neuquén que, autoorganizados, pasando por arriba de los acuerdos de una burocracia sindical que, en todas sus líneas, deja pasar el ajuste de los gobiernos, nacional y provincial, lograron un enorme triunfo. Un ejemplo de que peleando, parando, manifestándose y cortando rutas se puede ganar y conseguir aumentos salariales que permitan empezar a recuperar todo lo que se perdió en estos últimos años. El ejemplo de las trabajadoras y los trabajadores de la salud neuquinos, como el del sindicalismo combativo en el Sutna, es el que hay que seguir. Por eso es fundamental apoyar las luchas que se vienen dando en estos últimos días, como las del ámbito de la salud en varios establecimientos del AMBA, la de los docentes de CABA, o los cosecheros de Tucumán, entre otras. Llenarlas de solidaridad y llamar a coordinarlas, como venimos planteando desde el Plenario Sindical Combativo.

La pandemia exige, más que nunca, pelear por un programa de emergencia alternativo, obrero y popular, que comienza por suspender inmediatamente los pagos de la deuda externa y romper los lazos políticos y económicos que nos atan al FMI y sus ajustes y que requiere que se implemente un auténtico impuesto a las grandes riquezas y las superganancias de bancos y multinacionales. Para así, con todos esos recursos, atacar las dos pandemias, la sanitaria y la social. Con un aumento salarial de emergencia para que nadie gane menos que el valor de la canasta familiar, hoy calculada por los trabajadores de ATE Indec en 92.000 pesos. Por un incremento a los jubilados que lleve la mínima a la canasta de la tercera edad, hoy de 64.000 pesos. Por un IFE de 40.000 pesos para todo el que lo necesite. Por asistencias financieras a los pequeños comerciantes, talleres y kioscos. Y, obviamente, por más recursos para el presupuesto de salud destinado a atacar la pandemia.
Estas son las medidas que venimos exigiendo hace meses desde Izquierda Socialista y el Frente de Izquierda Unidad. Sumate para imponerlas.

Tags

El gran triunfo de las trabajadoras y los trabajadores de la salud de Neuquén retumbó en todo el país. El aumento al básico obtenido, de 53,1%, el pase a planta de 1.350 eventuales y dos pagos de 20.000 pesos en concepto de ropa, son producto de la fuerza de los autoconvocados, ya que la burocracia de ATE ignoró la huelga desde el principio.

Escribe Gastón Rivero

El conflicto estalló en marzo, pero la bronca contra la dirección del sindicato viene desde el comienzo de la pandemia, cuando Quintriqueo, secretario general de ATE, junto con la burocracia kirchnerista de ATEN (docentes), pactaron el congelamiento salarial con el gobierno del MPN, eliminando el aumento trimestral por IPC conseguido en 2018 con el conflicto docente. El 26 de febrero ATE firmó 12% de “recuperación salarial”, que se convirtió en 15% por un “enganche” con el acuerdo salarial docente. Lo hizo afirmando que era “el mejor acuerdo” ya que “no hay plata en la provincia”, mientras tanto, los diputados provinciales se aumentaban sus dietas 70.000 pesos. Pero el burócrata se olvidó de un detalle, la propuesta había sido rechazada por unanimidad en todos los hospitales de la provincia. Y estalló la rebelión.

De la rebelión surgió la interhospitalaria

Su base sólida de organización se sustentó en asambleas autoconvocadas por hospital donde se eligieron dos delegados por establecimiento, en total casi cincuenta, a quienes les daban los mandatos y se coordinaban en la interhospitalaria. El nuevo organismo, democrático y centralizador fue la dirección real de la huelga en todos los aspectos. De allí salieron las marchas, como las de los jueves, con antorchas, caravanas de coches y acciones en la Casa de Gobierno, en municipalidades y plazas de la provincia. Ante la falta de respuesta del gobernador Gutiérrez (MPN), el 17 de marzo se realizó el primer corte de ruta en Chañar, lugar donde comienza la ruta del petróleo. Al día siguiente, el burócrata Quintriqueo calificó a los autoconvocados de “elefantes” porque no sabía por dónde agarrarlos, si por la trompa o por la cola. Así nació el símbolo de esta lucha, se fueron transformando en manada y pisaron más fuerte que nunca para hacer historia.

Las medidas se fueron radicalizando con cortes de puentes, bloqueos en la Casa de Gobierno y en Semana Santa, con el apoyo de las organizaciones cortaron la ruta turística en Arroyito y la lucha se reflejó en medios nacionales cuando un grupo de punteros del MPN le prohibió el paso a una ambulancia demostrando que al gobierno poco le importaba la salud, solo buscaba deslegitimar el conflicto. Encima Gutiérrez aplicó descuentos de hasta 40.000 pesos en los salarios de los autoconvocados. Entretanto, comenzó a llegar la solidaridad de sindicatos combativos y la comunidad con fondos de huelga y cajas de alimentos. Militantes, dirigentes gremiales de Izquierda Socialista y el diputado Giordano aportaron importantes sumas.

En la segunda semana de abril la interhospitalaria inició cortes en la ruta petrolera que fueron creciendo hasta llegar a ser veintiocho en toda la provincia. Comenzó el desabastecimiento de nafta, repuestos e insumos petroleros. El gobierno amenazó con la policía y la gendarmería; usó al burócrata Guillermo Pereyra, de petroleros privados, que anunció que llevaría 30.000 petroleros a desalojar a palos los cortes; se reunió con la CGT regional, que pidió que se abandonen los cortes y atacó a los convocados diciendo que ocho de cada diez participantes eran militantes. Nada funcionó y el apoyo de la comunidad aumentó. En esta gigantesca lucha confluyeron hechos fundamentales, el método democrático del personal de la salud, su prestigio y abnegación ante la pandemia y la justeza del reclamo, ya que desde 2019 no recibían recomposición salarial alguna. Y el apoyo masivo de la población a su lucha. El gobierno local y el nacional quedaron solos.

El desenlace

Esta fortaleza obligó al gobierno a ofrecer 30.000 pesos en negro y en cuotas, la negativa fue contundente. El 14 y el 15 de abril enormes movilizaciones obligaron al gobierno a mejorar esa cifra a 40.000 pesos. Creció el rechazo con más cortes y la noticia fue nacional por los 13 millones de dólares diarios que dejaban de recaudar las multinacionales petroleras y gasíferas.  
Con el gobierno debilitado, intervino la burocracia de ATE convocando a un paro por tiempo indeterminado el 22 de abril, dándole una salida “legal” al Ejecutivo provincial. En los siguientes días, con los cortes aún de pie, la burocracia acordó 53,1% de aumento al básico en cuotas hasta diciembre y el resto de las conquistas. Las asambleas de los hospitales y las seccionales del interior de ATE rechazaron el acuerdo porque exigían que sea en dos cuotas y hasta junio. Solo la asamblea de Neuquén Capital, realizada por el núcleo duro de Quintriqueo y controlada por matones, aceptó la propuesta y el convenio se firmó.

Para lograr la devolución de los descuentos, que se levanten los sumarios y se achiquen a dos las cuotas de la recomposición salarial, la interhospitalaria el lunes 3 tomó el Ministerio de Salud y, al cierre de esta edición, se mantiene el corte de ruta en el paso internacional Cardenal Samoré.
El camino trazado por los elefantes de salud, con democracia sindical y la conformación de la interhospitalaria como una nueva dirección que surgió en la lucha y en los hechos actuó como un doble poder sindical, es un ejemplo a ser tomado por los trabajadores del país y una demostración de que, con el apoyo de la comunidad, la izquierda y el sindicalismo combativo, se puede frenar el ajuste del gobierno nacional y el provincial. Su lucha ha dado frutos y convirtió en real la consigna “si gana salud, ganamos todos”. Ahora, la interhospitalaria se plantea recuperar las juntas internas de los hospitales y ATE para conquistar una nueva dirección sindical combativa y democrática que enfrente al gobierno del MPN.
Desde Izquierda Socialista aportamos a su fondo de huelga, nos hicimos presentes en las movilizaciones y piquetes y pasamos varias noches en los fogones. Tenemos motivos para festejar lo conquistado. No es todo lo que pedían, pero es mucho y es histórico.


Apostillas de la pelea

En la asamblea de la interhospitalaria realizada en el emblemático corte de Fortín de Piedra, cuando se votó levantar los piquetes y marchar en caravana hacia la capital se escucharon curiosidades:

En el piquete de Rincón de los Sauces los obreros petroleros colaboraron llevando baños químicos y un motor home, lo opuesto que hizo el intendente, que persiguió a los contratados municipales que apoyaron a salud. Al final de la lucha un vecino donó una vaquillona para compartir con salud.

La delegada del hospital Zapala resaltó que nos vamos victoriosos porque reabrimos las paritarias para todos los gremios de la provincia y planteó que la negociación de Quintriqueo al final del conflicto fue una “pantomima” organizada con el gobierno.

El delegado del hospital Centenario dijo que terminó un ciclo de la lucha y empieza otro para los trabajadores de la salud en relación con la dirigencia gremial y remató que con la unidad lograda con la interhospitalaria parecíamos todos del mismo hospital.

La delegada del hospital de Picún Leufú envió un audio público agradeciendo a todo el pueblo que bancó diariamente el corte en la ruta, afirmando que la lucha había unido al personal de salud con todo el pueblo en defensa de la salud pública.

Tags

Escribe Joel Rojo

La Multisectorial de Salud, ante el fracaso de sus “paros con asistencia y sin abandono” a los hospitales, que los hace votar en asambleas minoritarias, porque no garantiza la participación de una base que ya no los reconoce como una dirección consecuente, llamó a una caravana de autos el viernes 30 de abril por la tarde.  Aunque tampoco trabajó esta medida, se juntaron alrededor de 120 autos con la participación de médicos y enfermeros de base, que hizo más visible el conflicto y los reclamos. Se terminó en pleno centro leyendo un documento lavado y que no hacía ninguna propuesta de continuidad. Por supuesto evitaron transformar ese final en asamblea para decidir cómo seguir. Desde nuestra agrupación Salud en Marcha venimos exigiendo desde antes de fin del año pasado, marchar unificadamente y por la tarde, para permitir la participación de muchos más trabajadoras y trabajadores, cosa que es posible si se trabaja desde las bases para lograrlo porque hay ganas de enfrentar al gobierno y su política de ajuste.

Ante estas actitudes burocráticas de la multisectorial, que ha quedado reducida a ATE, a la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS) y un par de agrupamientos de médicos, se empieza a nuclear alrededor de activistas de varios hospitales, agrupaciones de oposición y la CTA, una coordinación que en un nuevo plenario acordó conmemorar el próximo 12 de abril, Día de la Enfermería, con una acción frente al Patio Olmos, lugar emblemático de la capital, donde convergen la mayoría de las movilizaciones de protesta. La convocatoria se hará con la exigencia de la reincorporación de los 70 compañeras y compañeros despedidos, por un básico de 70 mil pesos, el pase a planta de todos los precarizados y por vacunas para todo el equipo de salud

Tags

El pasado miércoles, las trabajadoras y trabajadores de la clínica Constituyentes volvieron a realizar un paro para reclamar el pago de horas extras adeudadas y el cobro en tiempo y forma del salario. La patronal tuvo que pagar parte de lo adeudado y realizaron una asamblea para discutir cómo seguirla. En ese momento aparecieron los administradores de la clínica realizando promesas vacías y fueron increpados por los trabajadores, que les pedían un cronograma de pagos y cobrar el salario en término. Actualmente se encuentran en estado de alerta por lo que pueda suceder con el próximo cobro y, ante la posibilidad de una nueva irregularidad, votarán en asamblea nuevas medidas de fuerza. Desde Salud en Marcha e Izquierda Socialista continuaremos dando nuestra solidaridad y apoyo a su reclamo para que triunfen.
Corresponsal

Tags

Las trabajadoras y los trabajadores del hospital, que vienen llevando adelante un conflicto con el intendente Méndez hace más de dos meses, y al que respondió con despidos injustificados, realizaron el jueves 29 de abril una jornada de lucha desde la carpa sanitaria Salvemos al Larcade para seguir difundiendo sus reclamos genuinos. Estuvieron presentes las organizaciones políticas del FIT Unidad y la Cicop, con parte de su comisión directiva, entre ellos Mónica Méndez, referente de Salud en Marcha. Desde Izquierda Socialista seguimos acompañando su pelea para que triunfe. Basta de ajuste en salud. #LarcadeDiceBasta.

Corresponsal

Tags

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa