Jan 30, 2023 Last Updated 4:00 PM, Jan 28, 2023

Escribe Juan Carlos Giordano
Diputado nacional electo Izquierda Socialista/FIT Unidad

La memorable fecha del 17 de Octubre mostró a un peronismo dividido y en crisis. Se hicieron tres actos (CGT, kirchnerismo y movimientos sociales) pensando en las elecciones de 2023, en medio de una brutal crisis económica y social bajo el peronismo del Frente de Todos que supuestamente venía a gobernar para los más vulnerables y nos sometió al FMI, con un mayor ajuste, saqueo y dependencia.

El Presidente Alberto Fernández no fue invitado a ningún acto. Igual hizo una conferencia en Cañuelas. Junto a Massa y Kicillof anunció un bono de 45.000 pesos en dos cuotas para noviembre y diciembre para los que no tienen nada. Algo completamente insuficiente, en medio de una inflación del 100% y el crecimiento imparable de la indigencia.

La CGT, por su parte, en Obras Sanitarias pidió cargos en el PJ. Al canto “los sindicatos son de Perón”, el burócrata Gerardo Martínez (Uocra) exclamó: “Queremos nuestros concejales, diputados y senadores”. También pidieron por la caja de las obras sociales y se pronunciaron en contra de una suma fija para los salarios. ¡Repudiable!

Otro acto fue el del Evita-Pérsico, Somos Barrio de Pie y la CCC del diputado Juan Carlos Alderete (CCC-PCR), quien se lamentó por los tres actos. “Hay que fortalecer al gobierno y la unidad del Frente de Todos”, dijo Menéndez (Somos) y Pérsico reconoció “estamos en pre campaña”, donde postula desde su espacio como intendenta de La Matanza a la actual diputada “La Colo” Cubría.

El acto más importante fue el del peronismo kirchnerista en Plaza de Mayo, donde estuvieron Máximo Kirchner, Kicillof, el Cuervo Larroque, Pablo Moyano, el Smata, Bancarios, Yasky, Baradel y Cachorro Godoy, entre otros.

¿Qué proponen Máximo y La Cámpora?

Si había alguna duda del contenido del acto sindical y político del kirchnerismo en Plaza de Mayo lo dejaron claro sus organizadores. Pablo Moyano, si bien no habló, dijo a la prensa “es un acto de apoyo a nuestro gobierno”, y de Sergio Massa “está haciendo un esfuerzo importante”. Por supuesto que en medio de la debacle del gobierno siempre viene la concebida diferenciación, con el objetivo de contener a su base social, es decir, el doble discurso.

Máximo Kirchner tras criticar a la CGT de que no es hora de pedir cargos, arengó diciendo “vamos a ofrecer a la sociedad en 2023 un proyecto de país que la interprete y la contenga”. Lo mismo decían en 2019. Ahora vuelven con la prédica “contra la derecha”, mientras están aplicando un brutal ajuste al mejor estilo Macri. Luciano Laspina del PRO el otro día dijo en el Congreso: “Yo celebro que el kirchnerismo haya retomado el camino del equilibrio fiscal […] Le están haciendo un favor a la Argentina” con el Presupuesto 2023.

Máximo habló de que “los trabajadores están esperando que dejen de traicionarlos”. ¿A quién se refería? ¿A su propio gobierno? ¿A la CGT? Pero los dirigentes que lo acompañaban también son traidores. Yasky habló de que “este pueblo va a estar movilizado para impedir que la derecha vuelva a gobernar.” Ningún llamado a movilizarse contra el ajuste o el salario. ¿Alguien mencionó paro y plan de lucha en Plaza de Mayo? Nadie.

Máximo también criticó a los fondos “buitres” y al FMI. Pero fue él con toda la tropa parlamentaria de Cristina Kirchner los que votaron en el Congreso la renegociación de la usurera deuda externa con los bonistas privados del ministro Guzmán. Y si bien Máximo votó en contra del acuerdo con el FMI, lo hizo teniendo en claro que nunca peligró su aprobación, por eso dio quórum. Y nunca mostró un camino alternativo. Su política fue llegar a un acuerdo “más beneficioso”, nunca romper los lazos con ese organismo imperialista, ni dejar de pagar. ¿Ahora se da cuenta que con “la curva de los próximos vencimientos nunca podremos planificar el país que deseamos”? Larroque dice que el acuerdo con el FMI está caído. ¿Qué piden? Más plazos, no liberarnos de sus dictados. Por eso la frase “Independencia real” escrita en el documento que se leyó en la Plaza es un saludo a la bandera. Seguramente para intentar tapar el giro pro yanqui del kirchnerismo, con las visitas de Cristina, Yasky y Baradel ante el embajador norteamericano.

La justicia social vendrá con una Argentina Socialista

Para muchos peronistas el 17 de octubre, día de la Lealtad, es una oportunidad para evocar sus tres banderas clásicas de la justicia social, soberanía política e independencia económica. Pero esas banderas del peronismo de sus orígenes fueron arriadas por los sucesivos gobiernos del PJ de las últimas décadas, gobernando para las patronales y el FMI, como hoy lo hace el Frente de Todos.

Esto confirma lo que venimos sosteniendo desde Izquierda Socialista. Que el peronismo no va más, porque es sinónimo de más ajuste, saqueo, inflación, robo salarial y sometimiento al FMI. Los distintos actos del 17 de octubre mostraron una pelea de aparatos dentro del peronismo en vistas a las elecciones y alejados de las necesidades populares. Hoy es el sindicalismo combativo y la izquierda quienes defienden a los trabajadores (como mostró la gran huelga triunfante del Sutna), impulsa las luchas y dice que para lograr nuevas conquistas sociales hay que pelear por una salida de fondo.

Sabemos que muchos trabajadores y jóvenes viendo lo que dicen el macrismo o ante el peligroso discurso de Milei se preguntan si es ahora el momento para adoptar una salida por izquierda. Les decimos que sí. Porque la pelea pasa por imponer un plan económico obrero y popular que se logrará con un gobierno de las y los trabajadores que inaugure una Argentina Socialista, con plena democracia para el pueblo trabajador. Salida por la que luchamos desde Izquierda Socialista con la mayor unidad de la izquierda que conquistamos con el Frente de Izquierda Unidad, alternativa política a la cual llamamos a seguir fortaleciendo. Ese es el único camino para lograr un futuro digno para millones.

 

La inflación no para. Un verdadero impuestazo contra el pueblo trabajador, en especial con la escalada en los alimentos. Y se vienen los tarifazos en la luz y el gas, el 40% de aumento en el transporte del Amba, entre un largo etcétera.

El diputado nacional electo Juan Carlos Giordano (Izquierda Socialista/FIT Unidad), señaló: “Es vergonzoso que Massa diga que la inflación está bajando, cuando llegará al 100% interanual, el porcentaje más alto desde 1991. Y el gobierno miente cuando dice que el año que viene será del 60%”.

Giordano agregó: “El gobierno sigue siendo cómplice de los formadores de precios. Arcor, uno de los principales monopolios de alimentos, pasó de ganar 14.438 millones de pesos el año pasado a 19.935 en este. Y Molinos Río de la Plata creció de 1.637 millones de ganancia a 5.195 millones. Un escándalo. ¿Nada de precios máximos? ¿Ni castigo para esos delincuentes de guante blanco? Claro que no. Porque el peronismo del Frente de Todos con Massa a la cabeza, bendecido por Cristina Fernández, sigue aplicando un mayor ajuste entregándonos al Fondo Monetario Internacional”.

El diputado Giordano finalizó: “La inflación pulveriza salarios y jubilaciones. La CGT va a celebrar el 17 de octubre pidiendo cargos en el PJ para las próximas elecciones, y las CTA con Pablo Moyano y La Cámpora van a Plaza de Mayo a apoyar al gobierno. Pero lo que hace falta es un paro general y un plan de lucha por un aumento de emergencia que lleve el piso salarial al valor de la canasta familiar, calculado por los trabajadores de ATE Indec en 192.651 pesos. El Sutna marca el camino, lo mismo la docencia que pelea en varias provincias. ¡Basta de ajuste, inflación, robo salarial y sometimiento al FMI!”.

Contacto
Diputado Giordano, 15-3119-3003 @GiordanoGringo
Prensa de Izquierda Socialista: 1160540129

 


Escribe Juan Carlos Giordano, diputado nacional electo Izquierda Socialista/FIT Unidad

La maldita policía bonaerense provocó la muerte de César Guerreiro. Según sus familiares el “Lolo” era amoroso y familiero, peronista y trabajador municipal. Había ido a ver el partido Gimnasia-Boca con sus nietos. La represión le quitó la vida, provocando además cientos de heridos, entre ellos abuelos, mujeres, niñas y niños. Para Kicillof, Berni no tuvo la culpa.
 
Argentina Siglo XXI, jueves 6 de octubre, ciudad de La Plata, partido Gimnasia-Boca. Miles de familias pagan la entrada para ver al equipo de sus amores; la policía ordena cerrar las puertas del estadio y lanza una feroz represión con el saldo de un trabajador muerto y cientos de detenidos. Hubo 400 disparos de postas de goma y gases lacrimógenos y tres disparos contra un camarógrafo de TyC Sports por parte de efectivos de la Bonaerense compuesta por 90.000 policías adiestrados para el gatillo fácil y con una historia atroz. Una verdadera cacería que de casualidad no terminó en masacre.

El hermano del “Lolo” fue categórico: “a mi hermano lo mató la represión policial”. El defensor de Gimnasia, Matías Melluso, agregó: “No fueron incidentes, fue represión. No murió, lo mataron”. Sin embargo, la autopsia determinó que el fallecimiento fue por un “paro cardiorrespiratorio no traumático”, el fiscal inmediatamente declaró que atento a ello la muerte no fue producto del gas lacrimógeno, ni de ningún golpe. ¡Parece que el libreto se lo escribió el propio Berni!

Ya se está tejiendo la impunidad. La Bonaerense es una máquina de encubrir sus propios hechos aberrantes. Recordemos la eliminación de pruebas para tapar su responsabilidad ante la muerte del joven Facundo Castro y ante todos los casos de gatillo fácil que ejecuta a diario.
 
¿El gobierno peronista no encubre?

Kicillof dijo que fue “inadmisible” lo que pasó, pero una vez más salió en defensa de Berni. Kicillof defiende a Berni porque según dicen en su entorno, no estuvo al frente del operativo, trabaja mucho, hasta duerme en la central de policía y no está acusado de ningún hecho de corrupción, ni de recaudación. Una reivindicación absoluta para con su ministro represor. Sin embargo, la Comisión Provincial de la Memoria calificó al hecho de “crueldad y saña inexplicables”, y si bien La Cámpora emitió un comunicado de repudio, no dijo nada de Berni.

Kicillof también dijo “nuestro gobierno no promueve la violencia institucional, no la protege, no la encubre, no la oculta, ni la tolera”. Con esto trata de diferenciarse del macrismo. El Frente de Todos dice que la diferencia que lo separa con el gobierno anterior de Juntos por el Cambio no es que los hechos no existían, sino que Macri los encubría y ahora eso no ocurre. ¡Vaya la diferencia! Pero si no hay encubrimiento como dice el gobernador, ¿por qué Berni sigue en el cargo? ¿El propio Kicillof no tuvo nada que ver en esto?

Izquierda Socialista hace responsable de la represión a Berni, a la Aprevide (Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte, dependiente del ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires) y al gobernador de la provincia, Axel Kicillof.

En La Plata hubo una marcha de repudio y un multitudinario velatorio. Hay que seguir por el camino de la movilización para que este hecho no quede en la impunidad. ¡Justicia para César Regueiro y todas y todos los heridos! Castigo a los culpables materiales y políticos. ¡Fuera Berni! La bonaerense y el gobierno son los responsables.


Escribe Juan Carlos Giordano, diputado nacional electo Izquierda Socialista/FIT Unidad

“No es la policía. Es la gestión de Kicillof y Berni”, tuiteó la actual diputada nacional y ex gobernadora de PRO, María Eugenia Vidal. Que quede claro. Para la representante del macrismo la policía no tuvo la culpa en la muerte del hincha ni en la represión. Una defensa a ultranza de un verdadero ejército para reprimir, como lo es la bonaerense, además de ser parte de cuanto delito rentable existe en el conurbano bonaerense.

Vidal también dijo que cuando ella gobernó recuperó “la ley y el orden” y que hubo “una Provincia más segura y sin impunidad”. Todo bajo un marketing electoral al mejor estilo Patricia Bullrich, mostrando que en Juntos no hay halcones o palomas, sino políticas pro represores.

Cuidado con Vidal y el PRO. Si sos una estudiante que lucha por la educación, sos una “delincuente”, y si vas a la cancha y te reprimen, la culpa no la tiene la policía.


Escribe Juan Carlos Giordano, diputado nacional electo Izquierda Socialista/FIT Unidad

“Nunca un gobierno peronista reprimió al pueblo”. Esto dijo Cristina Fernández de Kirchner en su último discurso ante la causa Vialidad. Un claro (doble) discurso, del cual siempre alardea el peronismo kirchnerista.

La frase de Cristina, más que de salvación, ofició de premonición ante los hechos por venir: la salvaje represión contra mujeres y niñes mapuches orquestada por Aníbal Fernández, y el posterior asesinato del hincha de Gimnasia por parte de la policía de Berni y Kicillof, sus delfines. Cristina, nacida en La Plata e hincha del Lobo, no emitió opinión sobre el tema.

Esta polémica sobre si el peronismo reprime o no la venimos teniendo desde hace años. Debate que siempre surge cada 24 de marzo, en el que se repudia con marchas multitudinarias al golpe genocida de 1976. Los actuales hechos lo prueban.

“Renuncio por la tremenda violación a los derechos humanos”, dijo la ex ministra de Mujeres ante la represión del gobierno contra la comunidad mapuche. Esto confirma lo que venimos sosteniendo desde Izquierda Socialista, que el peronismo no defiende los derechos humanos, sino que los viola. Por eso nunca Cristina a pesar de ser abogada, firmó un hábeas corpus en favor de los perseguidos políticos.
Por su parte, siempre hemos señalado que la anulación de las Leyes de Obediencia Debida y el Punto Final no fueron obra del gobierno peronista kirchnerista, sino de la lucha de varias generaciones que venimos llenando las calles durante décadas contra la impunidad y la represión de ayer y de hoy. Y a no olvidar que en 2006, en pleno gobierno de Néstor Kirchner, desapareció Julio López en La Plata, y nunca se supo nada más de él.

Si hablamos de represión de un gobierno peronista recordemos el operativo de Berni del año 2020 que desalojó violentamente con topadoras y quemó las casillas de familias humildes que ocuparon un pedazo de tierra en Guernica. Solo pedían por vivienda digna, cosa que el gobierno nunca les dio. La represión contó con el apoyo de Andrés “Cuervo” Larroque, en ese momento ministro de Desarrollo de la Comunidad de la Provincia de Buenos Aires.

Que el peronismo reprime está probado por otros hechos aberrantes, como el asesinato de Darío y Maxi (la masacre de Avellaneda) bajo el gobierno peronista duhaldista de 2002, quien hizo la tarea sucia previo a la asunción de Néstor Kirchner. En 2010, en pleno gobierno de Cristina, fue asesinado el joven Mariano Ferreyra a manos de la patota del burócrata de la Unión Ferroviaria ligado al kirchnerismo, José Pedraza.

Siempre hay dirigentes peronistas que van a correr el arco para negarlo. Jorge Rachid, médico del Instituto Patria, dijo en estos días que las mujeres mapuches fueron reprimidas por culpa “de una mujer blanca jueza cómplice de una Corte corrupta”, no de Aníbal Fernández. Y que “a Kicillof le tiraron un muerto”.

Como siempre decimos, el ajuste no pasa sin represión. Y el peronismo en el gobierno es ajuste y represión. Por eso desmentimos la otra frase de Cristina ante un encuentro con jóvenes de La Cámpora diciéndoles que “el peronismo está más vigente que nunca”. Aunque duela, decimos lo contrario, que el peronismo no va más, porque es sinónimo de más ajuste, entrega y sometimiento ante el FMI y porque reprime y viola los derechos humanos. Derechos humanos que también incluye a quienes se siguen hundiendo en el hambre y la indigencia mientras las ganancias capitalistas siguen en ascenso. Por eso bregamos para superar al peronismo por izquierda, construyendo Izquierda Socialista para seguir fortaleciendo al Frente de Izquierda Unidad.

Ya salió la Correspondencia Internacional N°51: La revolución de las mujeres y los pueblos de Irán
Ya salió la Correspondencia Internacional N°50: La invasión a Ucrania agudizó la crisis del capitalismo
Correspondencia Internacional N.49: ¡Fuera Putin de Ucrania! Apoyo a la resistencia ucraniana. No a la OTAN
«
  • 1
  • 2
  • 3
»
Guevara: Héroe y mártir (1967)
Memorándum para la respuesta del PST(A) al SU (1975)
España: con las Cortes, cortar la monarquía (1977)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa