May 22, 2024 Last Updated 4:54 PM, May 22, 2024

A 100 años del nacimiento de Nahuel Moreno / Construyendo el trotskismo morenista


Escribe Mercedes Petit, dirigenta de Izquierda Socialista/FIT Unidad 1
 
En la actualidad en muchos países hay, más grandes o más chicos, partidos y grupos trotskistas. Incluso dirigentes e intelectuales como el ruso Boris Kagarlitski, perseguido por Putin, o el francés Eric Toussaint, luchador contra el pago de las deudas externas, reivindican a León Trotsky. Sin embargo, no existe una Cuarta Internacional. Es una tarea pendiente.

La Cuarta fue fundada en 1938 por León Trotsky, en condiciones de extrema debilidad ante el poderío del aparato burocrático, reformista y represivo que, con Stalin, dominaba en la ex URSS y la Tercera Internacional. En octubre de 1917 Trotsky encabezó junto con Lenin, el triunfo revolucionario y socialista del Partido Bolchevique y los soviets en Rusia. Desde 1924, luego de la muerte de Lenin, Trotsky continuó la lucha de ambos contra el ascenso de la burocracia. Pero ganó Stalin, quien persiguió a toda oposición y en particular a Trotsky, hasta que logró su asesinato en México en 1940. Sin su conducción, la debilidad, divergencias y crisis en la Cuarta Internacional fueron creciendo.

Nahuel Moreno llamaba “movimiento trotskista” a este amplio espectro de organizaciones y dirigentes que desde 1951 iniciaron la división y dispersión, que llevan ya casi ochenta años. Dentro de él, Moreno construyó una corriente que fue adquiriendo una marcada personalidad propia, en lo político-programático, metodológico, organizativo e incluso moral2, y que después de su muerte en 1987 ha tenido continuidad.
 
El “morenismo”

 ¿Cómo sintetizar en trazos gruesos al trotskismo morenista? Podríamos comenzar diciendo que nuestro fundador y maestro tuvo el gran mérito y la constancia de combatir (aun con errores y limitaciones que él mismo señalaba) a los dos grandes males que hasta ahora han impedido la construcción y fortalecimiento de la Cuarta Internacional: el oportunismo y el sectarismo. Con ese marco político Moreno fue impulsando la ligazón con el movimiento obrero y de masas y el internacionalismo que lo distinguían, para construir los partidos revolucionarios.

El dirigente belga Ernest Mandel fue el más importante y conocido trotskista que cayó en el oportunismo. Refiriéndose a él y otros parecidos, Moreno decía: “juran por el Programa de Transición y hacen lo contrario”. Luego de la segunda guerra mundial, con el objetivo correcto de ligar a la Cuarta Internacional al movimiento obrero y de masas, los oportunistas cayeron en el error (para no decir crimen) de embellecer a las direcciones mayoritarias de entonces. Atribuyeron virtudes revolucionarias a los partidos comunistas burocráticos y stalinistas, que dominaban la ex URSS y el este europeo, al mariscal Tito en Yugoeslavia, y luego en China a Mao y a Castro en Cuba. También a los movimientos nacionalistas burgueses en auge por entonces. Como el FLN en Argelia con Ben Bella, el MNR de Paz Estenssoro en Bolivia (donde los seguidores de Mandel traicionaron una revolución obrera en 1952), e incluso al peronismo argentino. Así, abandonaban la tarea imprescindible de construir los partidos revolucionarios en cada país.3 Con esa orientación política la Cuarta Internacional quedó sentenciada a muerte.

En un sentido opuesto, pero con muchos puntos comunes con el oportunismo, otros cayeron en el sectarismo, es decir, en no reconocer grandes logros de las luchas y revoluciones aun cuando estuvieran encabezadas por direcciones traidoras. Se instaló en este sector el rechazo a la unidad de acción y la participación en las luchas de masas, cayendo en el divisionismo y la autoproclamación. Uno de los primeros y mayores errores fue ignorar el colosal triunfo democrático que significó en 1945 la derrota del nazismo y el fascismo, que habían dado lugar a la segunda guerra mundial. En Inglaterra un importante dirigente, Tony Cliff, redefinió a la URSS como un “capitalismo de estado”, rechazando aquel primer logro de la expropiación de la burguesía de la revolución socialista de 1917. En el caso de Cuba, con su enfoque erróneo los sectarios no reivindicaron el triunfo de la revolución socialista logrado a partir de la expropiación de la burguesía desde 1960/61. Este avance se produjo, como lo definió Moreno, a pesar del carácter inicial del castrismo como movimiento democrático popular, alentado por sectores burgueses anti Batista y del propio imperialismo yanqui. Moreno reivindicó el carácter socialista de Cuba y su defensa incondicional, sin renunciar nunca a la crítica a la dirección del Partido Comunista cubano, a Fidel Castro y al castrismo. De igual modo sus críticas al foco guerrillero alentado por el Che Guevara no le impidieron reconocerlo como un revolucionario enorme más allá de sus errores.4

Seguimos su lucha

Desde 1987, la dirección sin Moreno cayó en errores y desviaciones que dieron lugar al estallido de su corriente. Quienes desde hace años impulsamos la UIT-CI y sus secciones en distintos países reivindicamos plenamente sus enseñanzas, así como asumimos la autocrítica por los errores cometidos.5

En nuestra política y nuestra intervención cotidiana, sea en las luchas obreras, de las mujeres y disidencias, de les jóvenes o ambientales, las campañas electorales, y los distintos enfrentamientos que ellas implican contra las direcciones políticas y sindicales enemigas, buscamos evitar tanto el sectarismo como el oportunismo. Las luchas se fortalecen con la unidad de acción de las distintas fuerzas, y así la impulsamos, contra todo divisionismo y autoproclamación. Y al mismo tiempo, planteamos nuestro programa, política y métodos, para disputar la conducción de esas luchas y construir nuestros partidos y la UIT-CI, y avanzar en el mandato de Trotsky y Moreno: superar la crisis de dirección con la reconstrucción de una Cuarta Internacional que encabece la revolución socialista triunfante en cada país y todo el mundo.
 
Notas
1.Ver notas en El Socialista Nº 579 y Nº 580
2.Desgraciadamente, en las filas del trotskismo se infiltró tempranamente el método del estalinismo de lanzar calumnias morales para destruir a un adversario político e impedir el debate. Moreno lo combatió sistemáticamente.
3.Ver, entre muchos otros textos, El partido y la revolución (Polémica con Ernest Mandel), El Socialista, Bs. As., 2013, y también en nahuelmoreno.org 
4. Ver “Dos métodos frente a la revolución latinoamericana” (1964), en nahuelmoreno.org y en Polémica con el Che Guevara, Cehus, Bs. As., 2017. En particular también “Guevara, héroe y mártir de la revolución permanente” (1967), ídem.
5. Ver el texto de 1997 “Balance del MAS (1987-92)” en nahuelmoreno.org, “otros autores”.

 



 
De muestra bastan dos botones

Un ejemplo central de su trayectoria y enseñanzas fue la tenaz pelea de Moreno por construir partido ( el primero fue el GOM en 1944) con una política independiente y de clase en el seno de los trabajadores argentinos, que se volcaron masivamente por entonces al apoyo al movimiento burgués peronista. El trotskismo morenista se fue forjando con su participación unitaria en las luchas obreras y populares, pero sin cederle a la falsa ilusión de confiar en patrones y en dirigentes traidores, sino combatiéndola siempre y reivindicando la independencia de clase en todos los terrenos.
Como segundo ejemplo, se puede recordar la experiencia de participar en la lucha armada contra la dictadura en Nicaragua en 1979 con la Brigada Simón Bolívar.1 Desde 1978/79 comenzaron a masificarse la movilización anti Somoza y también el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, que había sido un pequeño foco guerrillero desde más de una década atrás). Moreno, sin renunciar por eso a sus diferencias y críticas a la conducción reformista y de conciliación de clases del FSLN y al guerrillerismo, impulsó desde su exilio en Bogotá la Brigada Simón Bolívar. En ella participaron dirigentes y militantes “morenistas” y luchadores que se sumaron. La brigada participó en las batallas del frente sur, donde dieron la vida tres de sus miembros y encabezó la toma del puerto de Bluefields sobre la costa atlántica. Desgraciadamente, previo a la victoria de la lucha antisomocista el movimiento trotskista en general había ignorado aquel proceso. Y luego de julio de 1979 mayoritariamente se extendió, encabezado por Ernest Mandel, la completa capitulación al sandinismo, que de la mano de Fidel Castro formó un gobierno de unidad con la burguesía.  Así, en la política y en la acción, entendía Moreno la necesaria unidad de acción en los distintos procesos, acompañada por la pelea permanente por combatir a las conducciones reformistas y traidoras de todo tipo, enfrentándolas día a día para construir los partidos trotskistas y avanzar así en la pelea imprescindible por superar la crisis de dirección de la clase obrera y las masas populares.


1. Ver “Perspectivas y política después del triunfo revolucionario en Nicaragua” (1979) en nahuelmoreno.org, publicado también en La brigada Simón Bolívar, El Socialista, Bs. As., 2009.
 
 


Más en esta categoría Misceláneas »

Deja un comentario

Los campos marcados (*) son necesarios para registrar el comentario.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa