Jul 19, 2024 Last Updated 9:34 PM, Jul 18, 2024


Escribe Mercedes de Mendieta, diputada nacional electa Izquierda Socialista/FIT Unidad

La jornada de lucha feminista mostró la fuerza del movimiento de mujeres y disidencias que se movilizó masivamente para decirle a Milei que la marea verde volvió a las calles contra su plan motosierra y discurso de odio. Trabajadoras en lucha, mujeres de los sectores populares y miles de jóvenes se convocan en las calles de todo el país con sus pañuelos verdes desafiando el protocolo de Bullrich.

A solo tres meses de asumido el gobierno de Milei, el movimiento de feminista marcó la cancha una vez más. En el día Internacional de las Trabajadoras, miles salimos a las calles contra las políticas de ajuste, los despidos, las privatizaciones, el cierre del Inadi y los ataques a nuestras conquistas como el derecho al aborto y el uso del lenguaje inclusivo en una jornada unitaria. Ni las vallas, ni la lluvia de ese día impidieron que se sienta la potencia de un movimiento que ya hizo historia, y una vez más fue marea. Fue una jornada unitaria que nos fortalece en la pelea más general contra todo el plan de Milei.

Los debates previos en las asambleas feministas

Las diferentes organizaciones feministas nos reunimos en asambleas convocadas por #NiUnaMenos y la Campaña por el derecho al aborto para organizar la jornada del 8M. Desde que se conquistó el aborto legal, el movimiento había quedado divido entre un sector que fue cooptado por el gobierno peronista de Fernández y un sector que, conformado por el Frente de Izquierda y otros sectores de izquierda feminista, se mantuvo independiente en las calles.

El cambio político que significa la llegada de un gobierno de ultraderecha y machista como es el de Milei, generó la necesidad de discutir salir a las calles de manera unitaria a enfrentar el brutal ataque dirigido especialmente contra mujeres y disidencias. Esa unidad en las calles que conquistó, independiente de todos los gobiernos patronales, el aborto legal, seguro y gratuito. Lograr esta unidad, no fue sin debates, sino lo contrario. Por ejemplo sobre el tipo de convocatoria, si era solo había que concentrarse por miedo a la represión o se había que llamar a una movilización para desafiar el protocolo de Bullrich, si se leía un solo documento o varios, y principalmente si era necesario que el movimiento feminista se pronuncie por la necesidad de un nuevo paro nacional.

Con nuestra agrupación de mujeres Isadora fuimos parte activa de las asambleas y allí batallamos para que saliera una marcha unitaria, porque creemos que eso fortalecía la masividad de la convocatoria que es fundamental para derrotar el plan integral de Milei y defender nuestros derechos. Para nosotras/es con Milei como gobierno es necesaria la unidad de acción de todas aquellas que creamos que hay que luchar contra este gobierno nefasto para derrotarlo.

Pero esta unidad, es también unidad-enfrentamiento en el marco de los debates y diferencias que tenemos dentro del feminismo en particular con las organizaciones peronistas kirchneristas y la burocracia sindical de la CGT y las CTA. Desde Isadora fuimos a batallar por la necesidad de que las centrales sindicales convoquen a un paro nacional el 8M que unifique todas las luchas en curso. Este debate fue muy importante porque las dirigentas de las centrales sindicales que estaban presentes, plantearon que no era necesario hacerlo ahora, que había que darse el tiempo para “construirlo”, que había que esperar. Pero, ya no podemos esperar más, en la Argentina de Milei, crece la pobreza, los despidos, los ataques a la cultura y peligra la educación pública.

Otro debate central fue alrededor las características del paro feminista. Para ellas, el paro de mujeres se “expresa de distintas maneras”, por ejemplo no realizando las tareas reproductivas en el hogar o haciendo acciones de visibilización, acciones que acompañamos pero que no reemplazan al paro general del conjunto de la clase trabajadora. Incluso, llegaron a decir que el paro efectivo era un “privilegio” solo de las trabajadoras sindicalizadas, cuando hoy la mayoría de las trabajadoras estamos bajo la línea de pobreza.

Está claro, que la convocatoria a un paro general fortalece la lucha contra el gobierno de Milei. Así, por ejemplo, el 24E día del paro nacional, junto a todo el proceso abierto desde el 20 de diciembre, fue un hito muy importante que fortaleció la lucha contra la Ley Ómnibus que finalmente cayó. En esa jornada, tanto trabajadoras sindicalizadas como las precarizadas pudimos expresarnos en la movilización frente al Congreso y eso no fue un privilegio sino una acción de lucha muy necesaria contra los atropellos de Milei a nuestros derechos. Finalmente, el documento unitario incorporó una formulación de consenso dónde el movimiento feminista se expresó por la necesidad de un nuevo paro nacional y plan de lucha.

Hay que frenar la motosierra y terminar con el negacionismo

Pasado el 8M y con la fuerza que mostramos en las calles debemos seguirla porque el ataque del gobierno continúa y la movilización de las mujeres y disidencias es muy poderosa para frenarlo. Es necesario un paro general y un plan de lucha nacional que le ponga fin a todo el plan de ajuste y la motosierra que nos perjudica más a nosotras y nosotres. Te invitamos a que te sumes a dar esta pelea con Isadora e Izquierda Socialista/ FIT Unidad y en la marcha del 24M gritemos juntes contra el negacionismo que son 30.000


Escribe Mercedes Trimarchi, legisladora electa CABA por Izquierda Socialista/FIT Unidad

La semana pasada se realizó una nueva audiencia en el juicio, que tiene en el banquillo de los acusados a José Alperovich. Recordemos que el ex senador peronista y ex gobernador de la provincia de Tucumán durante tres mandatos seguidos fue denunciado por abuso sexual en noviembre de 2019 por quien fuera su empleada y sobrina.

En febrero de este año, comenzó la primera audiencia del debate oral y se estima que las mismas durarán hasta agosto donde finalmente hará su descargo el acusado. La defensa del ex funcionario está encabezada por Augusto Garrido, miembro del estudio jurídico Cúneo Libarona (Mariano Cúneo Libarona dejó la defensa al asumir como ministro de Justicia de la Nación), y lo acompañan el tucumano Ariel Sosa y Mercedes Rodríguez Goyena.

Los hechos juzgados se produjeron entre el 14 de diciembre de 2017 y el 26 de marzo de 2018 en la Ciudad de Buenos Aires y en la provincia de Tucumán. La víctima desde que realizó la denuncia ha sufrido todo tipo de ataques y persecuciones por parte de la poderosa familia Alperovich para desacreditar su valiente testimonio. Exigimos que se haga justicia para que este caso no quede impune y que se condene al agresor.

Escribe Daniel Vera, docente, miembro de la Red de Sobrevivientes de Abusos Eclesiásticos de Argentina

El 15 de marzo se realizó en Buenos Aires el 1° Encuentro Regional de Redes de Sobrevivientes y Organizaciones Aliadas de Latinoamérica, EN NUESTRAS PALABRAS.

Organizado por la asociación civil Aralma (que trabaja en la visibilización y erradicación de la violencia que padecen bebes, niños, niñas, adolescentes), nos reunimos representantes de organizaciones de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Perú y Venezuela. Muchas de esas organizaciones eran de Abusos Eclesiásticos, como la que yo representaba. Escuchar en primera persona el accionar de la Iglesia Católica, confirma algo que ya sabíamos: es una institución intrínsecamente misógina y pedófila, y sigue muy vigente el “espíritu” de la Inquisición. Al estar siempre aliada al poder, hace que esa asimetría del abuso tenga rasgos clasistas.

La lucha contra la imprescriptibilidad del delito de todo tipo de abuso a niñas, niños y adolescentes es una urgencia. Coincidimos que, como lucha política que es, debemos exigir a los estados su urgente accionar. También coincidimos en que los derechos conquistados se lograron luchando en las calles, y que esta lucha también es internacional, sobre todo para enfrentar una organización que lleva el nombre de “católica” (que significa universal). La “calle virtual” nos da la posibilidad de visibilizar nuestro reclamo y la solidaridad con las víctimas de otros lugares, ya que el amedrentamiento y la coacción son moneda corriente en el accionar de la iglesia. Hay muches compañeres que temen por sus vidas.

Fue una jornada muy intensa y emocionante, ya que quienes somos sobrevivientes sabemos que nuestro cuerpo es el lugar del delito, como dice Eneas Espinoza de la Red Chilena. Todes quienes participamos somos militantes de distintas causas, y que nos encontraron en ese momento luchando contra el abuso, como parte de la lucha de clases.

¡Separación ya de las Iglesias de los Estados!


Escribe Mercedes Trimarchi, legisladora electa CABA por Izquierda Socilaista/FIT Unidad
 
Como cada 8 de marzo, las feministas del mundo entero homenajeamos a las pioneras que se movilizaron por mejores condiciones de trabajo y por el derecho al voto pero a la vez, salimos a las calles por nuestras demandas actuales más urgentes. Seguimos enfrentando las inclemencias del capitalismo patriarcal que nos violenta cada día.
 
A fines del siglo XIX y principios del XX, en parte de Europa y Estados Unidos, frente al auge del desarrollo industrial capitalista, las mujeres ocupaban un porcentaje importante de la mano de obra empleada en las fábricas. Las mujeres y los niños no solo tenían jornadas larguísimas sino que además, menores salarios. En 1845, Federico Engels ya describió “La situación de la clase obrera en Inglaterra” en su libro homónimo, así: “De 419.590 obreros del Imperio Británico […]  casi la mitad, tenían menos de dieciocho años, y 242.296 eran mujeres, de las cuales 112.192 de menos de dieciocho años.” Al calor de las luchas por la reducción de la jornada laboral, contra el trabajo infantil y por el voto femenino, las trabajadoras fueron protagonistas de enormes huelgas y movilizaciones con las que se lograron algunas conquistas.

La fecha surge reivindicando las luchas obreras

En marzo de 1857 las obreras textiles de Nueva York pararon contra las extenuantes jornadas de trabajo y los bajos salarios. En 1908, también en marzo y en la misma ciudad, más de quince mil obreras marcharon en demanda de mejores sueldos y condiciones de vida. Al año siguiente, también en marzo, cuarenta mil costureras industriales estadounidenses se declararon en huelga exigiendo el derecho de unirse a los sindicatos, reducción de la jornada laboral y en rechazo al trabajo infantil. Ese día, 129 obreras textiles fueron quemadas dentro de la fábrica textil Cotton, al ser encerradas por sus dueños para impedir que se unieran a la huelga.

En 1910 se realiza la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas en la ciudad de Copenhague, con la participación de más de cien delegadas de diecisiete países que asistieron al evento. Aquí es donde la feminista socialista, Clara Zetkin, redacta una resolución en la que se establece que cada 8 de marzo sea conmemorado como el día Internacional de la Mujer, reivindicando especialmente a las más de quince mil obreras textiles que se movilizaron en Nueva York en marzo de 1908 y en homenaje a las 129 obreras que fueron quemadas vivas en 1909. El lema con el que se aprobó la iniciativa fue: “El voto para las mujeres va a unir nuestras fuerzas en la lucha por el socialismo”.

El primer objetivo del Día de la Mujer fue aprovechar el impulso de la movilización por el voto femenino de la Primera Ola de luchas feministas para acercar las ideas del socialismo a las mujeres obreras. Se marcaba así la diferencia entre las feministas liberales que reclamaban por el derecho al voto solo para las damas o burguesas y las feministas socialistas, que luchaban por el derecho al sufragio universal y por mejorar las condiciones laborales.

En 1911, el primer Día de la Mujer formalmente convocado por los partidos socialistas de la Segunda Internacional fue el 19 de marzo, aniversario de la Revolución Alemana de 1848 y fecha en la que el rey prusiano prometió por primera vez el voto para las mujeres. En ese primer año, la convocatoria tuvo muchísimo éxito especialmente en Austria y Alemania donde se convocaron decenas de reuniones a las que asistieron miles de mujeres por primera vez.

En 1913 se celebró el Día de la Mujer en Rusia pese a la brutal represión zarista. El periódico bolchevique Pravda publicó artículos alusivos y convocó en un mercado de Petrogrado a una reunión secreta que se colmó de mujeres hasta que la policía ingresó y detuvo a las oradoras. En los años posteriores, con el advenimiento de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) en Rusia fue imposible convocar nuevas movilizaciones. La consigna democrática por el voto femenino significaba en Rusia un llamado revolucionario contra la dictadura del Zar Nicolás II. Al mismo tiempo, la traición de los partidos socialistas que apoyaron la Primera Guerra Mundial hizo imposible las convocatorias en otros países de Europa.

El imperialismo intentó ocultar el origen obrero de la fecha

Luego de la Segunda Ola de luchas feministas de los ’60 y ’70 del siglo pasado, se consiguieron el derecho al aborto y el divorcio en muchos países de Europa y en Estados Unidos. En 1975 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) decidió institucionalizar la fecha y transformarla en una jornada de festejo en cada país, con el claro objetivo de borrar su origen obrero, controlar al movimiento de mujeres y alejarlo de las calles. Así en 1977, la ONU eliminó la palabra ‘trabajadora’ del nombre quedando sólo como Día de la Mujer.

En los últimos años, al calor de la cuarta ola de luchas feministas con el movimiento Ni Una Menos y la Marea Verde en Argentina, el movimiento Me Too en Estados Unidos o La Manada en el Estado Español, se retoma el carácter de lucha y se recupera su impronta internacional. Pasaron más de cien años de aquel Congreso en Copenhague y, aunque las trabajadoras hemos obtenido muchas conquistas con la movilización, la pelea del feminismo socialista sigue más vigente que nunca porque las patronales y sus gobiernos siguen super explotando y oprimiendo a las trabajadoras en el marco del capitalismo patriarcal. Bregamos para que este 8M sea una jornada de movilizaciones contra todos los gobiernos y sus planes de ajuste que buscan descargar sobre las trabajadoras y todes les explotades y oprimides. Junto a ello, desde Izquierda Socialista y la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores-Cuarta Internacional (UIT-CI) seguimos luchando por gobiernos de la clase trabajadora y los sectores populares que impulsan el socialismo con democracia en todo el mundo para terminar con la opresión y la explotación capitalista.

En el día de ayer el vocero presidencial en conferencia de prensa informó que "se eliminaba el lenguaje inclusivo y todo lo que esté vinculado a la perspectiva de género en documentos que se emanen de la administración pública", declarando además que "las perspectivas de género se han usado como negocio de la política". 

A menos de dos semanas del 8M, una de las fechas más importantes en el calendario feminista, Milei monta una nueva provocación hacia nuestro movimiento, una nueva avanzada misógina y reaccionaria que no nos sorprende ya que el ultraderechista habla del  "adoctrinamiento del marxismo cultural" contra el cual batallará. Nada más absurdo y antiderechos.

Si bien todavía no hay nada en el boletín oficial al respecto que permita saber cuál sería el alcance real de esta medida, sí es claro que este gobierno no sólo es antifeminismo, sino que busca borrar con el codo, derechos que el feminismo ha conquistando producto de grandes peleas y movilizaciones en las calles, a lo largo de los años.

Por eso repudiamos este nuevo ataque de Milei, y decimos bien fuerte, ¡Ni un paso atrás en nuestros derechos!

Llamamos al conjunto de las organizaciones feministas, políticas, sociales, de DD HH, a seguir organizando y construyendo una gran jornada unitaria que debe ser masiva, este 8M, contra todos los ataques de Milei, contra el brutal ajuste en curso, contra el DNU y protocolo represivo y por todos los derechos que aun nos faltan conquistar.

A las calles este 8M en CABA y en todo el país.

Isadora

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos

Asonada militar frustrada en Bolivia

Asonada militar frustrada en Bolivi…

03 Jul 2024 El Socialista N° 585

Pacto de Mayo en Tucumán / Milei firma “el acta de la dependencia”

Pacto de Mayo en Tucumán / Milei f…

08 Jul 2024 COMUNICADOS DE PRENSA

Loan: la desaparición que indigna a un país

Loan: la desaparición que indigna …

03 Jul 2024 El Socialista N° 585

Después de la Ley Bases / Un gobierno en crisis

Después de la Ley Bases / Un gobie…

03 Jul 2024 El Socialista N° 585