Mar 08, 2021 Last Updated 10:39 PM, Mar 7, 2021

Izquierda Socialista

Escribe Mercedes Trimarchi, diputada bonaerense (m.c.) por Izquierda Socialista/ FIT Unidad 

Así como febrero es identificado con el mes del amor, marzo es presentado por publicistas como el mes de la mujer. Pronto veremos cómo aparecen descuentos especiales para mujeres en indumentaria, cosmética y gastronomía. Pero la historia de la fecha está muy lejos de ser un día de festejos, por el contrario, el 8M es un día de lucha por nuestros derechos.

La historia del 8 de marzo

En marzo de 1908 más de quince mil obreras textiles se movilizaron en Nueva York exigiendo la reducción de la jornada laboral, mejores salarios y el derecho a votar. En homenaje a esa heroica lucha, fue la feminista y socialista Clara Zetkin quien llevó la propuesta a la Segunda Conferencia de Mujeres Socialistas de Copenhague para que se promulgue el Día Internacional de la Mujer. Con esa resolución, y organizado por los partidos socialistas de la Segunda Internacional, se convocaron el mismo día y en todos los países acciones por las reivindicaciones de las mujeres.

Los paros internacionales de mujeres

Más acá en el tiempo, y ya en la cuarta ola de luchas feministas, en 2017 se llamó al paro mundial de mujeres (PIM) para el 8M. La convocatoria surgió luego de la masiva movilización en los Estados Unidos (Woman’s March) el día de la asunción de Trump. Participaron reconocidas feministas como Linda Alcoff, Cinzia Arruza, Nancy Fraser, Angela Davis, entre otras, quienes llamaron a construir una huelga global por las demandas de las mujeres trabajadoras y de los sectores populares contra todas las violencias del sistema patriarcal, el imperialismo, el colonialismo, el racismo, la supremacía blanca y el capitalismo.

Desde esa primera convocatoria a esta parte pasaron cinco años. Y cada vez fueron más países los que se sumaron a la huelga feminista. Este año tenemos el desafío de construir nuevamente una jornada internacional de lucha por nuestras demandas contra todos los gobiernos que, con sus políticas, perpetúan todas las violencias del capitalismo patriarcal.

Por un 8M de lucha con Isadora en todo el país

La pandemia y la crisis económica-social muestran la cara más cruel de un sistema perverso que solo busca enriquecer las ganancias de unos pocos frente a la miseria creciente y el deterioro de la salud de las mayorías. Las mujeres y disidencias somos el sector más castigado por las políticas de ajuste de los gobiernos capitalistas.

Por eso, este 8M de 2021 tenemos que impulsar una jornada internacional de lucha para que la crisis no la paguen las mujeres trabajadoras y los sectores populares. Porque no somos ciudadanas de segunda reclamamos nuestro derecho a la salud gratuita y de calidad. Decimos basta de discriminación laboral y brecha salarial. Exigimos que las tareas de reproducción y cuidado sean reconocidas como trabajo y remuneradas con un salario igual a la canasta familiar. Nos movilizamos por el derecho a una vivienda sin hacinamiento y sin violentos. Basta de femicidios y transtravesticidos, que se destine presupuesto para combatir la violencia de género, no para el pago de la deuda externa. Por estos reclamos te invitamos a que este 8M te movilices junto con Isadora en todo el país.

Escribe Laura Marrone, legisladora (mc) de CABA por Izquierda Socialista FIT-U

El 4 de marzo se fue un pedazo de nuestra historia. Nos dejó Dora Falco, madre de la desaparecida Dorita Falco, estudiante del profesorado de primaria en el Normal 3.

Junto a su compañero y padre de sus hijas, Dora fue de esas madres que golpearon puertas de cuarteles, despachos e iglesias, buscando a su hija durante la Dictadura militar. De las que anduvo en la ronda de los jueves cuando caminarla ponía en peligro la vida de ellas mismas.

En la década del 80 Dora ingresó al histórico MAS de Nahuel Moreno. Y fue la voz de las Madres en nuestros actos. Siendo ya grande, desarrolló una oratoria apasionada, expresión del amor a su hija y a todos los jóvenes que seguían luchando por las causas sociales como lo había hecho ella.

En la década del 90 Dora, ya alejada de nuestro partido, comenzó una nueva militancia: recorrer las escuelas de nuestra ciudad llevando la lucha por la Memoria, Verdad y Justicia a las nuevas generaciones. Para los 24 de marzo, deambulaba hablando a niños de inicial y primaria con su pañuelo blanco. Eran tiempos en que la lucha por la memoria no era política de estado y hablar de estos temas en las escuelas era de una audacia sorprendente. Dorita se sentaba en medio de los salones de actos rodeada de niños en el suelo y comenzaba un relato tan amoroso que, a pesar de ser terrible, llegaba a los corazones con un mensaje de lucha por la justicia.

Dorita dejó a sus hijas y nietos un mensaje de vida que trascendió a su propia familia. Quienes la conocimos, hoy quisiéramos abrazarlos a todos, de cuerpo presente. ¡Hasta la victoria siempre, Dorita!

Tags

A un año de la llegada de la pandemia las condiciones de vida de las mujeres trabajadoras se han recrudecido.  La precarización económica y laboral, la desigualdad y la violencia contra las mujeres son las otras pandemias que crecen día a día con la combinación de la crisis sanitaria y económica capitalista. Somos la mayoría de las que nos encontramos en el trabajo informal y en la subcontratación, sin ningún derecho, sin seguridad social, sin estabilidad laboral y con salarios de hambre. Somos las más vulnerables en tiempos de crisis, las primeras despedidas y en sufrir bajas salariales, forzadas a romper el confinamiento para salir a trabajar y buscar el sustento, poniendo en riesgo nuestra salud y la de nuestras familias. Los empresarios en acuerdo con los gobiernos, aprovechan la pandemia para superexplotarnos, profundizando los contratos precarios y la flexibilización,  lo que afecta principalmente a las trabajadoras en todo el mundo, como ocurre en el conjunto de América Latina dónde la informalidad es moneda corriente, en particular entre las jóvenes.

En el sector salud somos mayoría de las enfermeras, médicas, personal que se encuentran en la primera línea de batalla enfrentando la pandemia sin equipos e insumos.  Otra rama fuertemente feminizada, es el sistema educativo, donde las mujeres somos quienes estamos al frente de la educación a distancia. Actualmente en varios países estamos en las escuelas con un regreso a una presencialidad sin recursos ni presupuesto necesario. A esto se suma el incremento del trabajo de cuidados y domésticos, que cumplimos mayoritariamente las mujeres, con dobles o triples jornadas que se han hecho más extenuantes. En las ramas industriales, somos la mayoría de las trabajadoras de las ramas peores pagas como ocurre en la industria textil, dónde recibimos los salariaos más bajos.

La violencia de género no ha dejado de crecer de manera atroz, los feminicidios aumentan debido a la impunidad y complicidad de los gobiernos. En México se ha pasado de 10 a 11 mujeres por día asesinadas en plena pandemia, la ONU reportaba que 243 millones de mujeres habían sufrido violencia sexual o física hasta el mes de abril del año pasado y se pronosticaba que está se incrementaría en los siguientes meses de la pandemia, en confinamiento las llamadas a números de emergencia por violencia de género aumentaron hasta cinco veces en varios países. Tampoco se detuvieron los crímenes de odio hacia la comunidad de la diversidad sexo genérica. 

En medio de la pandemia, millones de mujeres se han visto obligadas a migrar, huyendo de la persecución de regímenes autoritarios, de guerras o de la pobreza. Son forzados a trabajar informalmente bajo condiciones de precariedad extrema y ONU calcula que hasta el 80% de las migrantes sufre violencia sexual durante su tránsito o son víctimas de trata y explotación sexual. Así que las mujeres migrantes y refugiadas están condenadas a la inseguridad económica y física y pobreza, al igual que otras trabajadoras, con efectos mucho más severos. La falta de acceso a los servicios básicos de salud debido a las guerras civiles, los ataques imperialistas, la movilidad, la pobreza y la discriminación social y estatal las dejó privadas de las medidas de prevención o tratamientos básicos contra el Covid-19, y mucho menos de las vacunas.

Mientras tanto, los gobiernos aprovechan la pandemia para enriquecer a las grandes farmacéuticas con las patentes de las vacunas, haciendo una distribución inequitativa y coartando el derecho a la salud, serán los países más pobres y la clase trabajadora en conjunto la que pagará con su salud y su vida estos designios criminales. Por eso, somos parte de la campaña internacional de “Vacunas para todas y todos”, exigiendo que se termine con las patentes y el negocio de unos pocos laboratorios en detrimento de un plan de vacunación masiva y gratuita en todos los países. 

Desde la Unidad Internacional de las y los Trabajadores – Cuarta Internacional llamamos a este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, a fortalecer la organización y la movilización de la lucha feminista en todos los países, a luchar contra los planes de ajuste que imponen los gobiernos que tienen el propósito de cargar sobre nuestras espaldas la crisis capitalista, despojándonos de nuestros derechos, sin atender la violencia y la desigualdad que nos azota, prefiriendo cuidar las ganancias de las grandes empresas y seguir pagando las deudas externas a los organismos imperialistas como el FMI, nosotras nos pronunciamos ¡Alto al pago de las deudas externas!¡Mayor presupuesto a salud, educación, trabajo y para erradicar la violencia de género! ¡Que la crisis no la paguen las mujeres trabajadoras! 

Llamamos a que las mujeres trabajadoras no dejemos de movilizarnos y organizarnos en la defensa de nuestros derechos, ya que constantemente los gobiernos, la Iglesia y todas las instituciones religiosas, las trasnacionales continúan imponiendo políticas reaccionarias anti-derechos, como se hizo en Honduras y Polonia, en donde  se avanzó con la prohibición del aborto, o en Turquía, en donde el gobierno de Erdogan quiso derogar la Convención Estambul, que es una ganancia de las mujeres para la prevención de la violencia machista. Todas medidas reaccionarias que atacan los derechos de las mujeres y acentúan la criminalización contra las mujeres.  Es cada vez más claro, que en esta sociedad capitalista y patriarcal las mujeres no debemos dejar de luchar. 

Convocamos a unirnos alrededor de campañas internacionales que nos permitan sumar y fortalecer al movimiento feminista  independiente de los gobiernos contra toda forma de violencia sobre las mujeres, que este 8M sea una movilización histórica, en la que se demuestre, que a pesar de la pandemia, las mujeres seguiremos tomando las calles, alzando la voz por ¡Ni una asesinada, ni una presa política, ni una desaparecida más!; brindemos todo el apoyo a las trabajadoras de la salud en su lucha por tener condiciones laborales dignas que les permitan combatir a la pandemia de manera eficaz. Luchemos contra las patentes de las vacunas, que haya vacunas para todas y para todos, por la inmunización universal. 

Que la marea verde que ascendió desde Argentina inunde todos los continentes con fuerza para seguir exigiendo a los gobiernos, desde las calles, la legalización del aborto. Defendamos los plenos derechos de las mujeres migrantes y refugiadas ¡que se abran las fronteras! Y unamos nuestras luchas contra el racismo, la xenofobia, y toda forma de criminalización y represión de nuestro movimiento. ¡No detendrán nuestra movilización por la defensa plena de nuestros derechos! ¡No lo permitiremos! ¡no nos callarán!

Llamamos a las mujeres trabajadores, jóvenes precarizadas, a las migrantes, de los sectores populares a organizarse en los centros de estudio, en los sindicatos, lugares de trabajo y en los barrios, para participar masivamente de las movilizaciones así como para garantizar la huelga allí dónde logramos imponerla a pesar del rol de las burocracias sindicales. Por un movimiento feminista anticlerical, anticapitalista, antirracista y antipatriarcal contra toda forma de explotación y opresión.  Este 8M a las calles por nuestros derechos y para que la crisis la paguen los capitalistas. 

Mujeres de la UIT-CI

 

Escribe José Castillo, dirigente de Izquierda Socialista

La condena a Lázaro Báez y su familia por parte del Tribunal Oral N°4 ha lado lugar a una larga lista de interpretaciones. Desde el gobierno peronista de Alberto Fernández y en particular desde el kirchnerismo, se han alzado voces planteando que dicho fallo es parte de una campaña “de la derecha” con el objetivo final de perseguir a Cristina Fernández. Vuelven a escucharse argumentos por parte de periodistas oficialistas como Víctor Hugo Morales, en los que se habla de lawfare, donde supuestamente sectores del poder judicial utilizarían imputaciones de corrupción para ir contra gobiernos o políticos “progresistas”. Recordemos que, desde estos planteos, se afirmó hace unos pocos años que eso llegaba hasta la existencia de un nuevo tipo de “golpe de estado”, colocándose bajo esa figura al impeachment que destituyó a Dilma Rousseff en Brasil. No faltaron tampoco planteos como los del senador kirchnerista Oscar Parrilli, que llegó a decir que a Báez “lo condenan por morocho” o “por ser amigo de los Kirchner”. Otros, ante la imposibilidad evidente de defender los hechos delictivos de Báez, insisten en que no habría “conexión” alguna entre ellos y Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

La oposición patronal de Juntos por el Cambio “festeja” el fallo, ya que le permite utilizarlo electoralmente y ocultar sus propios casos de corrupción.

Frente a estos hechos y a planteos como los arriba mencionados, desde Izquierda Socialista queremos ser claros. Por supuesto que no tenemos ninguna confianza en una justicia patronal que se la ha pasado ocultando los casos de corrupción de grandes empresarios y políticos corruptos. Así como no tenemos nada que ver con los “festejos” que, al conocerse el fallo, hace Cambiemos, en cuyo interior hay personajes y episodios tan corruptos como los de la época kirchnerista. Bastaría mencionar los Panama Papers, el caso del Correo Argentino, los negociados de Nicky Caputo (el “amigo del alma” de Mauricio Macri) y Calcaterra, o la gigantesca corrupción de un endeudamiento externo que se utilizó (préstamo del FMI incluido) para financiar la fuga de capitales de los amigos del macrismo.

Pero los hechos son contundentes: Lázaro Báez fue condenado por hechos de corrupción que llegan a 55 millones de dólares. Esto incluye licitaciones truchas, coimas, obras no concluidas o incluso siquiera iniciadas, fuga de divisas, blanqueo en paraísos fiscales y un largo etcétera de desfalcos. En todos los casos íntimamente relacionados a contratos de obra pública del kirchnerismo, primero en la provincia de Santa Cruz y luego a nivel nacional.

Nosotros respetamos las expectativas que sectores de trabajadores todavía tengan en el peronismo y sus gobiernos. Pero esto no debe hacernos perder de vista la realidad: durante los doce años de los gobiernos kirchneristas se dieron innumerables casos de corrupción, apañados y con la complicidad plena del gobierno de entonces. Tal vez Lázaro Báez sea el caso más escandaloso, pero ahí también está Cristóbal López o la trágica corrupción que se dio en los ferrocarriles donde, con las complicidades de De Vido y Jaime, se terminó produciendo la masacre de Once. Esta es la realidad. No es producto de ninguna “campaña de la derecha”, lawfare, ni mucho menos intentos de debilitar a un supuesto “gobierno popular”.

Lamentablemente estos argumentos esgrimidos por sectores del kirchnerismo encontraron eco en los compañeros del PTS.  En su nota “la derecha política y mediática eufórica tras la condena a Lázaro Báez por lavado de dinero” (www.laizquierdadiario.com, 25/2) el PTS se hace eco del planteo de que se trata de un caso de lawfare “para intentar complicar la situación política del oficialismo y de la misma vicepresidenta”. Más aún, sostiene que esto “esconde una operación política similar a la que hemos visto muchas veces en Latinoamérica” buscando perseguir y proscribir a “figuras políticas que no se subordinan completamente a los intereses del gran capital”.   

Queremos debatir sinceramente con los compañeros. Con planteos de este tipo no se le está diciendo la verdad a los trabajadores. Acá no hay “maniobras de la derecha” ni mucho menos “golpe institucional” en curso. Más allá de los jueces o la propia oposición patronal de Cambiemos hay hechos concretos. Millones de dólares fueron desviados hacia negocios espurios, con la complicidad del gobierno peronista kirchnerista de entonces.

Por otra parte, nos parece muy equivocado definir a Cristina Fernández o a Amado Boudou como “figuras políticas que no se subordinan al gran capital”. Su gobierno, y el actual, se subordinaron y se subordinan a los monopolios del gas y petróleo, a los grandes laboratorios como el de Hugo Sigman o Richmond, a las megamineras, a los banqueros que “se la llevaban con pala” o los usureros de la deuda externa

Sostener que los casos de corrupción kirchnerista no existieron o que no hay que hablar de ellos o condenarlos porque “favorece a la derecha”, como se argumenta desde el oficialismo (argumento que también aparece en muchos planteos del PTS) es una posición que no le sirve a la clase trabajadora. Porque la corrupción no es simplemente “un tema de la derecha”. Perjudica a los que menos tienen: plata que debía haber ido para salario, trabajo, educación o salud termina en los bolsillos de empresarios y políticos patronales.

Es un hecho incontrastable la corrupción del peronismo kirchnerista, como así también la del macrismo posterior. Como antes la de Menem; y así podemos seguir una larga saga. Que se basa en que todos los políticos patronales gobiernan para los de arriba, y les favorecen sus negocios, usando para ello los propios fondos públicos y violando todas las leyes que ellos mismos dicen respetar.

La izquierda debe tener frente a esto una posición clara e independiente. Todos los corruptos, sean empresarios, políticos o burócratas sindicales, tienen que ir presos y devolver lo que se robaron. Así de simple, planteando incluso invertir la carga de la prueba, para que estos personajes deban ser ellos quién demuestren si el acrecentamiento de sus fortunas se hizo por medios legítimos o no.

Hechos como los de Báez no son más que otra demostración de la decadencia del capitalismo semicolonial al que se encuentra sometido nuestro país. De porqué no van más estos políticos patronales que se llenan los bolsillos, y llenan los de sus empresarios amigos, locales e internacionales. Por eso nosotros luchamos por una alternativa distinta, donde se liquide todos estos repugnantes negociados y el dinero vaya verdaderamente para que todos tengan salarios y jubilaciones dignos, para la atención a emergencias de salud pública como la pandemia, para la educación pública, para construir viviendas populares que den trabajo y terminen tanto con el desempleo como con el hacinamiento habitacional. En síntesis, para que gobiernen los trabajadores y no estos dirigentes patronales corruptos.

 

Tags

Desde hace  nueve meses el oficialismo de Morales, en connivencia con el PJ, no acepta la renuncia del actual diputado Aldasoro, impidiendo así que el compañero Gastón Remy asuma su banca en la Cámara de Diputados de la provincia . Esta renuncia-asunción  es parte del sistema de rotación que tradicionalmente utilizamos en el FIT  para socializar los cargos entre las fuerzas al interior del frente. Sin embargo lo que los bloques mayoritarios de la UCR y el PJ, hacen con su negativa, no es sólo atacar a Gastón Remy, sino que atentan contra el Frente de Izquierda y su lógica de funcionamiento, ignorando a todos aquellos que al votar eligieron al FIT para que  los represente.

La renuncia de Iñaki Aldasoro fue presentada en mayo y no la aceptaron, y a fines de 2020 se habían comprometido a aceptarla en la primer sesión del 2021, pero una vez más faltaron a su palabra y se negaron a tratar el tema. Los diputados del Frente de Izquierda, se presentaron en la Legislatura provincial, acompañados por simpatizantes y militantes, y quisieron ingresar al recinto, pero los esperaba un fuerte operativo policial, que con un cordón de efectivos y bicicletas, obstruía el acceso.  La policía arremetió contra ellos, produciéndose un fuerte forcejeo, que  terminó con golpes de palo, bicicletazos y gas pimienta, un terrible ataque que se encarnizó especialmente contra las mujeres que encabezaban el contingente.

El diputado electo Gastón Remy, y la diputada Natalia Morales, terminaron con politraumatismos por los golpes, y debieron recibir asistencia médica.

Por esta represión la protesta se trasladó a la esquina de la legislatura, pero la policía amenazó con contravenciones y órdenes de desalojo. Queda claro que en el Jujuy de Gerardo Morales no hay democracia, ni libertad de opinión, ni derecho a la protesta.

El grado de ensañamiento de Gerardo Morales y su gobierno, contra los sectores populares, las mujeres, la juventud y la izquierda sobrepasa todos los limites. En esta oportunidad la asombrosa negativa a aceptar la renuncia de un diputado durante meses, y el posterior intento de silenciar el lógico reclamo, es un obsceno acto de autoritarismo que como broche final incluyó una fuerte represión.

Firmá el petitorio para repudiar la represión y para solicitar que se cumpla con el derecho del Frente de Izquierda a rotar sus bancas (petitorio aquí)

Izquierda Socialista Jujuy en el Frente de Izquierda Unidad

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa