May 22, 2024 Last Updated 4:54 PM, May 22, 2024

Escribe Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores – Cuarta Internacional

17/05/2024. Ilan Pappé es un reconocido historiador israelí, que siempre ha denunciado la implantación de Israel en tierra palestina expulsando a su población originaria. Por eso ha sido perseguido y vive, desde hace años, en el Reino Unido. Ahora viene denunciando el genocidio en Gaza y apoya la causa y resistencia palestina contra el sionismo. El pasado 13 de mayo, al llegar al aeropuerto de Detroit, Estados Unidos, fue detenido e interrogado por el FBI.

Según informó, el interrogatorio y detención por parte de los agentes federales de investigación de los Estados Unidos, tenía el objetivo de relevar su relación con Hamas y la resistencia palestina. “Llegué el lunes al aeropuerto de Detroit y el FBI me llevaron para una investigación de dos horas, y mi teléfono también fue tomado. Soy partidario de Hamas? ¿Considero las acciones israelíes en Gaza un genocidio? cuál es la solución al «conflicto» (en serio esto es lo que pidieron!). Quiénes son mis amigos árabes y musulmanes en América… cuánto tiempo los conozco, qué tipo de relación tengo con ellos. ¿Tuvieron una larga conversación telefónica con alguien, los israelíes?, y después de copiar todo lo que tenía en mi teléfono me permitió entrar”. Comentó el historiador en su red social Facebook el 15 de mayo.

El interrogatorio y la investigación de las comunicaciones privadas de Ilan Pappé, son repudiables y no representan más que la política represiva del imperialismo norteamericano. “La buena noticia es que acciones como esta por parte de los EE. UU. o países europeos tomadas bajo presión del lobby pro-israelí o el propio Israel huelen a puro pánico y desesperación en reacción a que Israel se convirtiera muy pronto en un estado paria con todas las implicaciones de tal estatus”, manifestó Pappé.

Desde la UIT-CI nos solidarizamos con Ilian Pappé y repudiamos esta detención e interrogatorio contra el historiador y contra todos las y los luchadores que en el mundo se despliegan en movilización en apoyo a la resistencia palestina.

A 76 años de la Nakba, el estado de Israel prepara su intervención militar sobre Rafah, poniendo en riesgo la vida del millón y medio de palestinos que viven en la ciudad. Denunciamos a Israel como genocida y levantamos en todo el mundo las banderas por una palestina única, laica, democrática y no racista que permita el regreso de todos los palestinos a sus tierras. ¡No a la invasión a Rafah! ¡Fuera Israel de Palestina! ¡Del rio al mar, Palestina vencerá!

Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores-Cuarta Internacional (UIT-CI)
17 de mayo de 2024


Escribe Miguel Lamas, dirigente de la UIT-CI

Se extienden en el mundo grandes movilizaciones, concentraciones y campamentos reclamando el fin del genocidio en Gaza y el cese de todo apoyo a Israel. Mientras el Estado sionista ejecuta otro ataque genocida contra la superpoblada ciudad de Rafah.

En más de ciento veinte universidades de Estados Unidos los estudiantes se movilizan desde hace varias semanas exigiendo al gobierno yanqui que deje de apoyar al genocidio con las armas que entrega a Netanyahu, que rompa económicamente con Israel y sus empresas, y también exigen a sus propias universidades la ruptura de relaciones con el Estado y empresas sionistas.

Estas protestas se han expandido internacionalmente, llegando a universidades en Reino Unido, Canadá, Suiza, Francia, Holanda, Noruega, Suecia, Alemania, España, Islandia, Australia, India, Bangladesh, Indonesia, México, Cuba, Marruecos, Túnez, Líbano. Cada día se suman más universidades en nuevos países. En la mayoría de los casos las y los estudiantes han recibido un fuerte apoyo de sus familias, profesores y sectores populares.

En Estados Unidos hubo una dura represión a las y los estudiantes movilizados y en campamentos. Más de 2.000 fueron detenidos, muchos fueron expulsados de sus universidades o perdieron sus becas y alojamientos universitarios. Las imágenes de la policía en la Universidad de Columbia agrediendo y golpeando a estudiantes y profesoras mayores que estaban apoyándolos impactaron al mundo.
Esta grandiosa movilización internacional estudiantil juvenil, es una continuidad y profundización de la gran solidaridad popular que se viene expresando por el ataque genocida de Israel a Gaza desde octubre del año pasado.

Tal es la magnitud de estas movilizaciones que son comparadas con las que ocurrieron en Estados Unidos y a nivel Internacional contra el genocidio yanqui en Vietnam. Acciones decisivas que obligaron a los gobiernos norteamericanos a retirarse de Vietnam en 1973 y definitivamente en 1975.

El ataque sionista genocida a Rafah

En la madrugada del martes 7 de mayo, el ejército israelí bombardeó y atacó por tierra parte de la súper poblada localidad en la frontera con Egipto, dejando dieciocho personas muertas y decenas de heridos. Ocuparon también el paso fronterizo con Egipto, lo que impidió el acceso de la ayuda humanitaria, alimentos, agua y medicina, y la pronta atención médica de las personas heridas con los bombardeos.

La ciudad de Rafah es el refugio de 1.500.000 palestinos que se han tenido que escapar de otras zonas de Gaza atacadas por Israel y no tienen prácticamente ahora adónde ir.

La operación militar sobre Rafah es y será otro crimen de guerra, que desenmascara una vez más el carácter genocida de Netanyahu, lo que ha profundizado su aislamiento. Fue denunciado por la asamblea de la ONU. Y hasta Biden, que avaló la invasión genocida a Gaza y envió la mayor parte de las bombas y armas utilizadas, ahora critica porque teme por la pérdida de apoyo en su base electoral, pensando en las próximas elecciones de Estados Unidos.

Extender la movilización mundial

Los acampes, ocupaciones y tomas de las universidades marcan el camino a seguir. El sionismo y sus aliados se encuentran empantanados a pesar de la masacre en Gaza, que ha asesinado a más de 40.000 personas.

El 15 de mayo se cumplen 76 años de la Nakba, fecha del exilio forzoso de los palestinos de su tierra a partir de la formación del estado de Israel. El brutal desplazamiento de 750.000 palestinos, impuesto por los sionistas en 1948 y el imperialismo yanqui y europeo, fue el puntapié inicial de la actual masacre. Desde entonces el sionismo pretende desalojar totalmente a los palestinos, destruir sus recursos y ocupar sus territorios. Hoy, con el genocidio perpetrado, intenta culminar ese objetivo, a 76 años de haberlo comenzado.

Desde la UIT-CI llamamos a seguir desarrollando acciones y movilizaciones unitarias que desplieguen todas las fuerzas, en todo el mundo; para incrementar la solidaridad hasta derrotar al régimen de apartheid de Israel. Llamamos a luchar para que todos los gobiernos rompan relaciones diplomáticas, políticas, económicas, militares y culturales. Salgamos a la calle para poner fin a los envíos de armas y ayudas económicas al genocida. ¡Que se retire la flota estadounidense del mar palestino! Para terminar con el genocidio, militar y por hambruna, que se abran los pasos fronterizos para el ingreso de la ayuda humanitaria y la asistencia médica a heridos, como así también la búsqueda de personas entre los escombros. ¡Por un alto al fuego inmediato! ¡No a la invasión sobre Rafah! ¡Por el retiro de las tropas sionistas de todo el territorio histórico de Palestina! ¡Por el retorno de todos los refugiados a su territorio! ¡Fuera Israel de Palestina! ¡Por una Palestina, única, laica, democrática y no racista! ¡Palestina libre del río al mar!

Escribe CST, sección de la UIT-CI de Brasil

Declaración de la Corriente Socialista de Trabajadoras y Trabajadores

En los últimos días, el país ha vivido con consternación una tragedia climática en el estado más meridional del país. Como resultado del calentamiento global y de la negligencia gubernamental, Rio Grande do Sul está experimentando la mayor catástrofe de su historia. Desde ya, la CST se solidariza con el pueblo trabajador de Rio Grande do Sul, víctima de esta tragedia. Destacamos la importancia de los cientos de miles de voluntarios que trabajan día y noche para salvar vidas.

Algunas de las escenas que vemos nos recuerdan a escenas de guerra. Puentes que se derrumban, carreteras sumergidas, barrios e incluso ciudades enteras que tienen que ser evacuadas a toda prisa en medio de un auténtico caos. Familias enteras esperan desesperadas en los tejados de sus casas el rescate en helicóptero o barco. El aeropuerto Salgado Filho de la capital de Rio Grande do Sul permanece cerrado al menos hasta el 30 de mayo. La estación de autobuses de Porto Alegre sigue completamente inundada y funciona improvisadamente en una zona alejada del centro.

En el momento de escribir estas líneas, la defensa civil de la RS ha confirmado 126 muertos y 74 desaparecidos. Según las cifras oficiales, 2,1 millones de personas se han visto afectadas por las inundaciones y más de 537.000 se han quedado sin hogar. Desgraciadamente, creemos que estas cifras siguen estando por debajo de la realidad debido a las dificultades de comunicación y es probable que sean aún mayores.

¿No es hora de encontrar a los culpables? ¡Leite y Melo son los culpables!

Algunos de los máximos responsables del desastre que vive la población de Rio Grande do Sul han declarado en los últimos días: «No es momento de buscar culpables». Uno de ellos fue el propio gobernador del estado, Eduardo Leite. Evidentemente, para el “tucán” (por su emblema partidario) neoliberal que gobierna Rio Grande do Sul, los crímenes que cometió contra el medio ambiente y, por lo tanto, contra el pueblo de Rio Grande do Sul, son impunes. En lugar de decir tantas tonterías, el gobernador, después de causar tanto daño al pueblo de Rio Grande do Sul, debería dimitir de su cargo.

Nosotros pensamos lo contrario. La única forma de recuperar Rio Grande do Sul y evitar nuevos desastres es señalar a todos los responsables de esta catástrofe climática. Sólo derrotándolos podremos revertir la política que condujo a esta tragedia anunciada. Si no encontramos a los culpables, seguirán sigilosamente destruyendo aún más el medio ambiente y nuevas tragedias, tal vez aún mayores, serán inevitables. Recordemos que fue Eduardo Leite quien destinó sólo 117 millones de reales a la lucha contra las catástrofes naturales. Un mísero 0,2% del presupuesto del Estado. Mientras tanto, Leite pagó más de 2.000 millones de reales de la deuda de RS a la Unión, dinero que en su mayor parte va a parar a las arcas de los grandes capitalistas.

En 2019, el gobernador “tucán” encabezó el cambio de casi 500 puntos del Código Ambiental de RS. Puntos que impedían el avance de la deforestación en varias regiones fueron criminalmente eliminados de la legislación por Leite y su grupo de apoyo en ALERS. Todos los diputados que votaron a favor de esta propuesta tienen una enorme responsabilidad en la catástrofe a la que se enfrenta la población de Rio Grande do Sul en estos momentos. En su momento, los ecologistas advirtieron de las inevitables catástrofes que generaría esta medida.

Las privatizaciones de la CEEE y de la CORSAN, llevadas a cabo por su gobierno, han contribuido en gran medida a la falta de inversión que hoy genera un enorme número de «gaúchos» sin acceso a la electricidad y al agua.

Creemos que es importante que la mayoría de los «gaúchos» ya reconozcan al gobernador como el culpable. Según una encuesta publicada por Quaest esta semana, el 68% afirma que Leite tiene «mucha responsabilidad» por las inundaciones en el estado de RS.

El alcalde de Porto Alegre, Sebatião Melo, partidario de Bolsonaro, también es en gran parte responsable de las inundaciones que destruyeron tantas vidas en la capital de Rio Grande do Sul. En 2023, el alcalde simplemente recortó por completo el presupuesto para la prevención de catástrofes. El desmantelamiento del DMAE y la falta de mantenimiento también han contribuido en gran medida a la magnitud de las inundaciones que asolan Porto Alegre en estos momentos.

La extrema derecha propaga noticias falsas para amplificar la catástrofe sufrida por el pueblo de Rio Grande do Sul

Los sinvergüenzas de la ultraderecha de Bolsonaro han vuelto a demostrar su carácter difundiendo mentiras sobre la situación. Después de años cuestionando el evidente calentamiento global, ahora se dedican a difundir desinformación, aumentar el caos y, por tanto, el sufrimiento de los habitantes de Rio Grande do Sul.

Las mentiras son innumerables. Si tuviéramos que enumerar todas las mentiras propagadas por la máquina de noticias falsas de extrema derecha, no cabría en este texto, pero les daremos algunos ejemplos. Para disuadir a la gente de ofrecerse voluntaria para los rescates, dijeron que no se permitía trabajar en los rescates a barcos y motos acuáticas con conductores sin licencia. Además, llegaron a compartir imágenes de cadáveres flotando, que eran de antiguas inundaciones e incluso de otras partes de Brasil. Para dificultar la llegada de donaciones al estado, difundieron la noticia de que el PRF exigía facturas de todos los productos que entraban en Rio Grande do Sul.

Un informe archivado por Rousseff preveía el desastre y proponía un plan de prevención

Según el sitio web The Intercept Brasil, en 2015 la presidenta Dilma Roussef (PT) archivó un estudio muy importante que predecía lo que estamos viendo en Rio Grande do Sul y advertía que debían tomarse medidas urgentes para evitar una catástrofe en el estado. El estudio se llamaba «Proyecto Brasil 2040» y señalaba detalladamente que Rio Grande do Sul se enfrentaría a lluvias sin precedentes en los próximos años y alertaba también de sequías gigantescas en el nordeste y la Amazonia. Según el sitio web, «el estudio fue considerado alarmista por la Secretaría de Asuntos Estratégicos de la Presidencia». Rousseff no sólo archivó el proyecto, sino que presentó otro completamente distinto en la Conferencia de París de ese mismo año. (Vea el artículo completo en este enlace: https://www.intercept.com.br/2024/05/06/enchentes-no-rs-leia-o-relatorio-de-2015-que-projetou-o-desastre-e-os-governos-escolheram-engavetar)

Las medidas de Lula también contribuyeron a la catástrofe

Más allá de los discursos de los últimos días, cuando analicemos las medidas concretas del gobierno de Lula, veremos que el gobierno federal también tiene responsabilidad en lo que está ocurriendo. Una vez más, es necesario analizar el presupuesto. En 2024, Lula planeaba invertir 1.190 millones de reales en Gestión de Riesgos y Desastres, menos del 0,03% del presupuesto federal. A modo de comparación, sólo en abril de 2024, el gobierno liberó más de 13 mil millones de reales en enmiendas parlamentarias. Rio Grande do Sul ya había pasado por dos inundaciones recientes (septiembre y noviembre de 2023), de menores proporciones, pero que indicaban que el estado necesitaba mucha inversión en el área. Aun así, el presupuesto federal para esta área era exiguo.

Además, el año pasado destinó más de 1,89 billones (el 43,23% del presupuesto) a pagar la deuda pública a los banqueros. Para el Plan Safra, donde el gobierno financia el agronegocio, dispuso de 435,8 millones de reales. Vale recordar que en 2022 el agronegocio fue responsable del 75% de las emisiones de CO² (dióxido de carbono) de Brasil.

A través del régimen fiscal, el gobierno viene estrangulando el presupuesto de los servicios públicos. Esto afecta a los organismos federales que trabajan en la inspección ambiental. No es de extrañar que los empleados del IBAMA lleven cuatro meses en huelga. Sin presupuesto suficiente para la inspección y con pocos empleados, el desmantelamiento de la agencia está contribuyendo directamente a la catástrofe climática.

Con todas estas medidas equivocadas a nivel federal, según la encuesta de Quaest publicada esta semana, el 58% de la población cree que el gobierno federal tiene «mucha responsabilidad» en la tragedia de Rio Grande do Sul.

Una organización de base ha salvado miles de vidas

En medio de la tragedia, destacamos la importancia de la organización de base. Nosotros, en la CST, que también tenemos activistas directamente afectados por la catástrofe, tenemos compañeros de nuestra organización participando activamente en campañas de solidaridad organizadas por sindicatos y organizaciones vecinales.

Es a través de las organizaciones de la clase trabajadora y de otras formas diversas de autoorganización que cientos de miles de voluntarios están en las cocinas comunitarias haciendo viandas, repartiendo agua potable en los refugios y en las viviendas, yendo al mercado a comprar alimentos para donar, acogiendo a la gente de las formas más diversas posibles, y también arriesgándose directamente en las aguas de la inundación para salvar la vida de miles de «gaúchos». Muchas personas también salvan la vida de animales que están en peligro.

Las mujeres organizan refugios sólo para otras mujeres y niños, los sectores más vulnerables en medio de la catástrofe. Las tristes denuncias de violaciones en los refugios dieron lugar a esta medida, que garantiza más seguridad a miles de trabajadoras desplazadas de sus hogares.

No tenemos dudas de que después de tantos años de privatizaciones y desmantelamiento de las políticas públicas en Brasil y en Rio Grande do Sul, si no fuera por la organización popular impulsada por la solidaridad, la situación del pueblo de Rio Grande do Sul sería mucho peor en este momento.

En este sentido, las organizaciones de la clase trabajadora, centrales sindicales, sindicatos, movimientos sociales, partidos de izquierda y parlamentarios deben convocar un plenario nacional para organizar la solidaridad y el activismo que exprese espontáneamente su voluntad de movilización, y convocar acciones que denuncien las políticas de los gobiernos para revertir inmediatamente los daños y prevenir futuros desastres.

A diferencia de los cientos de miles de trabajadores de Rio Grande do Sul que están trabajando como voluntarios para ayudar a la gente y salvar vidas, las grandes empresas están haciendo poco o nada para ayudar. Por ejemplo, no vemos a la familia Zaffari donando cientos de miles de paquetes de alimentos ni a los propietarios de Melnick donando cantidades realmente importantes de colchones y almohadas. Después de construir fortunas multimillonarias a costa del pueblo de Rio Grande do Sul, dan la espalda en estos momentos difíciles.

El modo de producción capitalista, origen del calentamiento global

Según el observatorio europeo Copernicus Climate Change Service, 2023 fue el año más caluroso de los últimos 100 años. En las próximas décadas, se prevé que los océanos suban y destruyan ciudades enteras. Acontecimientos como lluvias sin precedentes serán cada vez más frecuentes.

Nosotros, los socialistas revolucionarios de la CST, creemos que la única forma posible de revertir el calentamiento global y evitar las catástrofes que se avecinan es acabar con el capitalismo. Como dice el refrán popular, «hay que cortarlo de raíz». Un sistema centrado únicamente en generar beneficios en manos de muy pocos, los grandes empresarios capitalistas, es el responsable de la acelerada degradación del medio ambiente. Según datos de OXFAM, el 1% de la población mundial concentra dos tercios de toda la riqueza producida y existente en el mundo. Son los dueños de las empresas que destruyen el medio ambiente en todo el planeta. Mientras no tengamos una producción planificada (es decir, socialista) que equilibre la actividad humana con la naturaleza, estaremos sujetos a la posibilidad del colapso climático que amenaza a nuestra especie.

Medidas de emergencia para hacer frente a la catástrofe

– Ampliar la campaña de solidaridad organizada por sindicatos y organizaciones de la clase trabajadora, como CSP-Conlutas;

– Ayuda de emergencia de un salario mínimo por persona para todas las familias afectadas por las inundaciones;

– Paralización de todos los servicios no esenciales en las ciudades afectadas por las inundaciones;

– Estabilidad laboral. Ninguna empresa podrá despedir trabajadores hasta finales de 2024;

– La expropiación de propiedades en zonas seguras para la especulación inmobiliaria con el fin de ampliar la asistencia a las personas sin hogar;

– Por la reestatización inmediata de la CEEE y de la CORSAN, bajo control de los trabajadores;

– Combatir y detener inmediatamente a los que difunden noticias falsas con el objetivo de extender la catástrofe;

– ¡El fin del Plan Safra! Que los miles de millones gastados para financiar el agronegocio sean revertidos a la agricultura familiar sostenible;

– Que se fortalezca el IBAMA y todos los órganos de protección ambiental;

– Que Lula suspenda el pago de la deuda pública de la Unión, destinando todos los recursos a la asistencia a los afectados y a un plan de obras públicas para reconstruir todas las zonas afectadas en el estado

Pedí la revista a quien te acerca El Socialista o contactate vía Whatsapp al  +54 9 11 6258-8523 o a través de nuestras redes sociales

La humanidad enfrenta condiciones cada vez más difíciles debido a la desigualdad social, la pobreza, el hambre, el desempleo, las guerras y la destrucción ambiental. El sistema capitalista-imperialista, basado en una oligarquía ultra millonaria dueña de multinacionales y bancos, explota sin piedad a los pueblos. Los pueblos de todo el mundo han salido a luchar, desde rebeliones populares en Sri Lanka hasta movilizaciones en apoyo al pueblo palestino. Para avanzar, se requieren cambios profundos, como gobiernos de trabajadores con democracia obrera encaminados hacia el socialismo. La revista presentada por la UIT-CI contribuye a esta causa.

El 15 de mayo se realizan jornadas mundiales exigiendo el retiro de Israel de Rafah y el cese del genocidio en Gaza. La fecha recuerda la Nakba, voz en árabe para  nombrar al éxodo forzoso de 700.000 palestinos de sus tierras hace 76 años, en 1948, provocada por el naciente estado de Israel. Ocultando la verdad, el estado sionista festeja el día anterior, 14 de mayo,  un supuesto día de la Independencia.

En Buenos Aires, el Comité Argentino de solidaridad con Palestina llama a un jornada cultural y política de 16 a 19 en Plaza Houssay en rechazo al apoyo de Milei al genocidio israelí y en solidaridad con los estudiantes universitarios que en los Estados Unidos y Europa  acampan por el alto el fuego y en rechazo a la complicidad de sus propios gobiernos con la masacre en Gaza.

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa